Archive for 24 julio 2008

h1

ATAQUES CONTRA SAHARAUIS

24 julio, 2008

El Polisario pide a la ONU que detenga los ataques en el Sahara

LUIS DE VEGA CORRESPONSAL
RABAT. El líder del Frente Polisario ha escrito una carta al secretario general de Naciones Unidas para expresarle su preocupación por el incremento de la violencia en el sur del Sahara Occidental en los últimos días. «Varios miles de colonos marroquíes han llevado a cabo una agresión bárbara contra un centenar de pescadores saharauis» el lunes pasado, según la misiva enviada por Mohamed Abdelaziz a Ban ki Moon, cuyo texto ha sido hecho público por la agencia de información del Polisario.
Los hechos tuvieron lugar a unos 65 kilómetros de la ciudad de Dajla, la antigua Villa Cisneros española, al sur del Sahara Occidental. Marruecos se refirió a los incidentes, a través de la agencia oficial Map, como una «riña» entre pescadores que terminó en «actos vandálicos».
La carta enumera los nombres de 40 personas heridas, una dada por desaparecida, dos detenidas y 13 cuyas propiedades -vehículos, comercios o casas- fueron destruidas. «Los agresores tienen vínculos con las Fuerzas de Seguridad marroquíes y seguían sus instrucciones», asegura Abdelaziz.
Los independentistas exigen responsabilidades a Naciones Unidas, presente desde 1991 en el Sahara por medio de la Minurso, que debe velar por un proceso de descolonización que lleva bloqueado desde que España dejó el territorio en 1975 y lo ocupara Marruecos. Por eso el Presidente saharaui reclama una «intervención rápida» de la ONU tras los acontecimientos cerca de Dajla.
La nueva ronda, sin fecha
Ante este panorama, la quinta ronda de contactos entre el Frente Polisario y Marruecos, que debería celebrarse en una fecha aún no prevista otra vez en Nuva York, sigue siendo una incógnita.
Marruecos ha considerado como una victoria el hecho de que el enviado personal de Moon para el conflicto, Peter Van Walsum, no haya sido apartado de su puesto después de que a finales de abril dijera que la independencia del Sahara no es una opción «realista». Esas palabras causaron gran revuelo y el Frente Polisario amenazó con vetar al diplomático holandés, al que ya no considera apto como mediador.

Anuncios
h1

DERECHOS HUMANOS EN LOS TERRITORIOS OCUPADOS

21 julio, 2008

Sahara Occidental: las cárceles

23:59h. del Domingo, 20 de julio.

Antonio José Montoro Carmona / laRepublica.es

El cuarto espacio de este itinerario es la cárcel, ámbito donde las violaciones de los derechos fundamentales tienen un carácter más grave por la impunidad con que se cometen, al amparo de unas instituciones penitenciarias cómplices de los abusos y a espaldas de la comunidad internacional, además de numerosos centros secretos de detención que han sido escenarios de abusos hacia este colectivo.

El artículo 6 del Pacto consagra el derecho a la vida de todas las personas, prohibiendo de manera taxativa que se les prive de ella de manera arbitraria. Si bien Marruecos lleva a cabo una política respecto a la pena de muerte que, en la práctica, puede ser considerada abolicionista1, las deplorables condiciones de las prisiones donde permanecen los y las saharauis han provocado, en 13 ocasiones durante el año 20072, la muerte de alguno de ellos.

Estas condiciones de detención, caracterizadas por el hacinamiento3, violan el artículo 10.1 del Pacto, que exige el tratamiento humano y de respeto a la dignidad de las personas durante el periodo que se encuentren cumpliendo condena.

En estas prisiones no existen módulos separados donde puedan ubicarse de manera diferenciada los/as presos/as en espera de sentencia, de aquellos que ya se encuentran cumpliendo condena. Los/as reclusos/as menores de edad son obligados/as a permanecer en las mismas celdas con presos comunes, exponiendo a los primeros a abusos de todo tipo y contraviniendo así el artículo 10.24.

Este hacinamiento es fácilmente imaginable cuando leemos testimonios sobre la Cárcel Negra del Aaiún: “(…) es una de las peores prisiones marroquíes. Carece de condiciones mínimamente humanas y no satisface necesidades básicas de nutrición, higiene o atención médica. (…) El diseño de su construcción inicial fue pensado para albergar a 200 internos, pero actualmente aloja a 400 (…).5.

Las condiciones de detención constituyen un castigo añadido a la condena, ignorando las funciones de reinserción social que el artículo 10.3 del Pacto mandata.

La tortura, que violenta radicalmente el artículo 7 del Pacto, es una práctica habitual y cotidiana en las cárceles marroquíes, denigrando a los/as presos/as saharauis con diversas modalidades de ensañamiento, cuyo objetivo ya no puede ser arrancar confesiones, sino humillar a estas personas para inocularles el miedo a volver a sus actividades políticas.

Antonio José Montoro es experto Universitario en Derechos Humanos por la UPV-EHU y Coordinador de la Delegación de Mundubat en la RASD

h1

CONTRA EL ROBO DE LOS RECURSOS SAHARAUIS

18 julio, 2008

Dinamarca advierte contra el comercio con Sáhara Occidentalafrol News, 17 de Julio

La advertencia del gobierno de Dinamarca a las empresas danesas sobre el comercio con los recursos en el Sáhara Occidental ha sido bien acogida, pero con reservas.

Las voces más críticas alegan que, a pesar de que la advertencia del gobierno danés es digna de elogio, debe considerarse en relación con los recientes acontecimientos, especialmente la firma y la apertura de las aguas marroquíes para los miembros de la UE.

Pedro Pinto Leite, abogado especializado en derecho internacional y co-editor de un libro sobre derecho internacional y la cuestión del Sáhara Occidental, también acogió con satisfacción la declaración danesa, pero con cautela, diciendo que la declaración podría tener alguna influencia positiva sobre todo en el apoyo de un llamamiento sueco a favor de una revisión del acuerdo UE – Marruecos o quizás incluso solicitando su anulación ante el Tribunal Europeo de Justicia.

“Esta declaración está en la misma línea que las posiciones de Noruega y Suecia. Constituye una clara advertencia a las empresas danesas de no violar lo que queda establecido dentro del derecho internacional en la cuestión del Sáhara Occidental”, dice Pinto Leite.

Un reciente acuerdo pesquero de la UE con Marruecos ha abierto las aguas frente a las costas del Sáhara Occidental a la flota pesquera comunitaria. De todos los estados miembros de la UE, sólo Suecia ha votado en contra del acuerdo, manteniendo la coherencia con las políticas del gobierno de Estocolmo sobre el comercio de los recursos naturales del Sáhara Occidental.

Además, dijo que la declaración se refiere a los “beneficios” de la población local, pero no menciona la forma en que las empresas pueden saber si es en beneficio de la población local o no, diciendo que se trata de una situación en la que uno no sabe dónde preguntar, si a Marruecos o al Polisario. Concluyó subrayando que no había pruebas claras de que los intereses y deseos de los saharauis no están siendo respetados por la industria marroquí y el gobierno.

Sidi Omar, alto cargo del gobierno en el exilio de Sáhara Occidental, que espera que otros países sigan el ejemplo de este apoyo, también acogió con beneplácito la declaración danesa, diciendo que “esperamos que otros países sigan su ejemplo, especialmente aquellos cuyos nacionales y empresas están actuando en el territorio ocupado de Sáhara Occidental”.

“Lo que entiendo de la declaración es que el gobierno danés respeta las normas del derecho internacional aplicables a los territorios no autónomos, incluidos los territorios del Sáhara Occidental, y por lo tanto, desalienta todo tipo de participación de las empresas danesas en la explotación de los recursos del Sáhara Occidental bajo ocupación marroquí, ya que será una violación de esas normas”, añadió Omar.

El gobierno danés ha explicado que la medida ha sido adoptada en reconocimiento de los principios del derecho internacional relativos a los recursos no renovables de los territorios no autónomos. “Es de la opinión del Ministerio danés de Asuntos Exteriores que esa explotación no debe tener lugar”, dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores a través de un comunicado remitido a afrol News.

El comercio exterior de fosfatos, pescado y otros recursos del Sáhara Occidental es fuertemente criticado por los representantes del Polisario, el gobierno saharaui en el exilio, que denuncia que Marruecos se apropia de los beneficios económicos del comercio, en contra de los deseos legítimos del pueblo saharaui.

h1

DERECHOS HUMANOS EN MARRUECOS

17 julio, 2008

Madres saharauis denuncian la desaparición de 15 jóvenes en territorio ocupado por Marruecos

A finales de 2005, un grupo de 15 jóvenes saharauis desapareció en El Aaiún. Las autoridades marroquíes aseguraron que habían muerto ahogados víctimas de un naufragio tras embarcarse en una patera con rumbo a Canarias. En diciembre, las familias de los jóvenes eran informadas por medios oficiosos pero solventes de que sus hijos estaban en manos de las autoridades marroquíes de ocupación en el Sahara Occidental. 
INCLUIMOS LA CARTA DE UNA DE LAS MADRES DENUNCIANTES 

 14:45  

Enviar
Imprimir
Aumentar el texto
Reducir el texto

Una mujer en uno de los campamentos de refugiados saharauis en Tinduf, Argelia. LA OPINIÓN
 MULTIMEDIA

LA OPINIÓN / SANTA CRUZ DE TENERIFE A finales de 2005, un grupo de 15 jóvenes saharauis desapareció en El Aaiún. Las autoridades marroquíes aseguraron que habían muerto ahogados víctimas de un naufragio tras embarcarse en una patera con rumbo a Canarias, informa el Servicio de Comunicación Saharaui en Canarias. En diciembre, las familias de los jóvenes eran informadas por medios oficiosos pero solventes de que sus hijos estaban en manos de las autoridades marroquíes de ocupación en el Sahara Occidental. Las madres tomaron el mando. Se reunieron con todo el que les quiso escuchar, marroquí, saharaui, extranjero y hasta informaron a miembros de Amnistía Internacional en el territorio, a la prensa. Se manifestaron y fueron apaleadas y detenidas. Hoy, las conocen como “las madres del grupo de los quince”. Una de ellas, que prefiere guardar el anonimato para evitar represalias, ha hecho llegar una carta al Servicio de Comunicación Saharaui en Canarias (SCSC) pidiendo que se haga llegar tan lejos y a tantos lugares como se pueda. Mientras, sigue esperando el milagro de volver a ver a su hijo:

El Aaiún, cualquier mes de 2008

No sé cómo empezar este escrito. Ni siquiera sé si alguien quiere dedicar unos minutos a escuchar mi desgracia.

Todo comenzó el 15 de diciembre de 2005, cuando me enteré de que mi hijo había sido secuestrado por las autoridades marroquíes. Mi vida se vio envuelta en un camino de dolor y sufrimiento por la desaparición forzosa de mi querido hijo.

He agotado todas las vías “legales”, si es que se puede hablar de legalidad cuando los que ocupan nuestra tierra tienen un desprecio total por los derechos humanos más elementales.

He implorado y he suplicado a cualquiera que pudiera tener alguna relación con el caso de mi hijo. He tocado a todas las puertas para saber de su caso. Lo único que he recibido son rumores que me queman el alma y me rompen el corazón: que lo habían trasladado junto a sus compañeros de la cárcel de El Aaiún a otra en Marruecos; que bajo tortura murieron dos del grupo; que otros quedaron discapacitados o mutilados?

Las preguntas me angustian y no me dejan dormir, ¿dónde estará mi hijo?, ¿estará vivo o habrá corrido la peor suerte?, ¿podrá soportar las tristemente célebres torturas marroquíes?,¿cómo son sus noches?…¿y sus días?, ¿cómo puede sucederle esto ami hijo, que nunca ha hecho mal a nadie, ni ha matado a nadie, ni ha robado a nadie?

Su único delito es el haber expresado explícitamente en manifestación pacífica el sentir y el deseo de todos nosotros. Lo que es la realidad. Somos saharauis, no somos marroquíes y reivindicamos nuestro derecho a la autodeterminación e independencia.

Cuando deambulo mirando sin nada que ver, pienso que llegará un milagro, pero los milagros parecen haber roto hace tiempo su alianza con los más débiles.

Me vence la impotencia y me doy cuenta de que mi caso es insignificante para el mundo, que no es más que un número que se añade a tantos otros. Me doy cuenta de que nosotros, los saharauis, valemos muy poco a ojos de un mundo en el que reina la ley del más fuerte.

No me queda más que encomendarme a Dios e implorar con desesperación la justicia divina ya que parece que la comunidad internacional es indiferente a nuestras plegarias.

Aún así, quiero lanzar un grito de desesperación e impotencia con la esperanza de que llegue a oídos receptivos. Para que en este mundo globalizado también se luche por que los derechos humanos se globalicen también y que los saharauis disfrutemos de ellos. En particular, apelo a todos los pueblos de España para que nos estrechen su mano solidaria en la misión de buscar el paradero de mi hijo y sus compañeros.

Puede que un día, ojalá no lejano, me encuentre con mi hijo, tenerle entre los brazos de nuevo y que nuestras vidas recuperen la normalidad. Necesito conseguir que David vuelva a vencer a Goliat.

El caso de mi hijo no es único en el Sahara Occidental. Hay demasiadas madres saharauis que están en la misma situación que la mía.

h1

EL TERRORISMO AUMENTA EN MARRUECOS

17 julio, 2008

Terrorismo marroquí se extendería a Europa

EFE

Los nuevos terroristas marroquíes del integrismo islámico tienen como primer objetivo atentar en el Magreb, pero sus proyectos de llevar sus acciones a Occidente podría conducirlos a países próximos como España, Francia o Portugal, según el jefe del antiterrorismo francés.

El jefe de la Unidad de Coordinación de la Lucha contra el Terrorismo en Francia (Uclat), Christophe Chaboud, señaló en una entrevista publicada hoy en Le Parisien que “el peligro inmediato está en el Magreb, pero el riesgo de externalización del conflicto es elevado”.>

Según Chaboud, hay proyectos para exportar la lucha a Occidente. y la proximidad con Marruecos de Francia, España e Italia, tanto a nivel geográfico como de las comunidades, es un factor de riesgo.>

Por eso, a su juicio, el desafío es “poner en marcha una cooperación internacional que permita identificar las redes y a sus miembros operativos lo más pronto posible”.>

El responsable de la Uclat señaló que Marruecos “es hoy nuestra principal preocupación” con una “generación renovada” en el terrorismo integrista, aunque la existencia de células terroristas en ese país se remonta a comienzos de los años 90, como lo ilustró el asesinato de dos turistas españoles en Marraquech en agosto de 1994.>

El problema con esta nueva generación es que “se ha reducido el lapso entre la radicalización de estos individuos y su entrada en acción”. Además como se vio en los atentados de Marruecos de este año detrás no hay “una estructura real, en parte porque Al Qaeda ya no necesita actuar como antes sistemáticamente”, argumentó.>

Preguntado sobre el adoctrinamiento de los kamikazes que participan en los atentados, Chaboud respondió que la situación en Irak “es fuente del sentimiento de victimización y de injusticia” y matizó que la pobreza de los suburbios de las ciudades marroquíes “no explican todo”.>

No obstante, reconoció que personas con poco nivel de educación pueden fácilmente ser utilizadas por religiosos que “van a explotar la ignorancia religiosa con fines terroristas”.>

Además, hay delincuentes comunes que “se radicalizan en contacto con integristas islámicos” en las cárceles, añade, aunque “afortunadamente no es la norma”.>

h1

ASI ES MARRUECOS Y ASI QUIEREN QUE SEA EL SAHARA OCCIDENTAL. AUTONOMIA PARA LA PUTA MADRE DEL SULTAN.

16 julio, 2008

El ´Mandela saharaui´ recibe otra paliza en zona ocupada Fue golpeado por la Policía marroquí poco antes de que España le denegara el visado para viajar a Las Palmas

LA OPINIÓN | SANTA CRUZ DE TENERIFE Todo sucedió el pasado martes, aunque se supo hace pocos días, cuando el activista saharaui de Derechos Humanos y presidente del Comité Saharaui de Apoyo al Derecho de Autodeterminación (Cssaso), Premio Rafto 2002, Sidi Mohamed Daddach, se dirigía al Tribunal de Primera Instancia de El Aaiún, capital del Sáhara Occidental, para asistir a un juicio que se celebraba contra cinco jóvenes saharauis por defender pacíficamente el derecho a la independencia de su pueblo, según recuerda el mismo Daddach al Servicio de Comunicación Saharaui en Canarias.
Antes de que Daddach, conocido como el Mandela norteafricano por ser el preso de conciencia saharaui que más tiempo ininterrumpido ha permanecido en las cárceles marroquíes (24 años), pudiera entrar en el Tribunal, cinco miembros de las fuerzas de seguridad marroquíes, tres de ellos parte de la cúpula policial de la ciudad, “me insultaron, agredieron y amenazaron de muerte bajo la dirección del oficial Mohamed Hassani”, denunció la víctima.
Daddach ya había recibido una paliza, denunciada por numerosos organismos internacionales de Derechos Humanos comoAmnistía Internacional, el pasado 17 de junio, cuando iba a dar la bienvenida a otro preso político saharaui liberado de prisión después de dos años de cautiverio, Brahim Sabbar.
La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) le invitaba unos días después a la Conferencia Internacional de Juristas por el Sahara que se celebró en Las Palmas el 27 y 28 de junio, pero el cónsul español en Agadir, José María Rodríguez Coso, le denegó el visado alegando falta de documentación, lo que ha sido desmentido categóricamente por diversas fuentes y por él mismo.
Poco después de que se produjera el altercado violento contra Daddach, los cinco jóvenes saharauis acusados, Omar Khnaibila, Bachir Jadda, Mohamed Bachir, Hasan Dah y Abdesalam Lumadi, entraban en la sala del tribunal gritando eslóganes a favor del derecho a la autodeterminación e independencia del Sahara Occidental.
Los cinco presos políticos saharauis declaraban ante tribunal que fueron “objeto de tortura por parte de la policía marroquí en El Aaiún a causa de su participación en manifestaciones pacíficas y a sus ideas políticas a favor de la independencia del Sahara Occidental” y uno de ellos, Lumadi, denunciaba haber sido “violado con una botella de cristal por agentes de la policía marroquí que aún se encuentran en la ciudad”, pidiendo al tribunal que “investigue el asunto para que los responsables sean enjuiciados por el crimen que cometieron”, asegura el Colectivo de Defensores Saharauis de Derechos Humanos (Codesa) en un comunicado al que ha tenido acceso Scsc.
En la sala del tribunal estuvieron presentes cinco observadores españoles, dos del Consejo General de la Abogacía Española y tres del Observatorio de Derechos Humanos de Badajoz. El tribunal marroquí de Apelación de Segunda Instancia en El Aaiún, “haciendo caso omiso a las declaraciones de los reclusos y de los argumentos de la defensa”, ratificó la pena de 10 meses de prisión firme a cada uno de los cinco presos políticos saharauis.
Sobre la negativa a acudir a Las Palmas, explicó Sidi Mohamed Daddach: “Sólo puedo decir que se presentaron todos los documentos necesarios y que incluían la solicitud oficial y el respaldo de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado. Además, he sido reconocido ante todas las instancias y de forma oficial como activista de Derechos Humanos por organizaciones tan serias y con tanta credibilidad como Amnistía Internacional. El rechazo a mi solicitud de visado no tiene base y me siento muy dolido”.

Prohibidos los testimonios de la represión

Efe
El Tribunal de Primera Instancia de Rabat ordenó el viernes la suspensión temporal de la publicación por parte del semanario Al Hayat al Yadida de testimonios relacionados con los años de represión bajo el reinado de Hasán II. El director del semanario, Mohamed Hafid, fue juzgado por este tribunal por una querella presentada por el Consejo Consultivo de Derechos Humanos (CCDH), para impedir la publicación de testimonios recogidos por la Instancia Equidad y Reconciliación (IER) sobre el asesinato, en 1965 en París, del líder socialista marroquí Mehdi Benbarka. El tribunal pidió al semanario, en la persona de su director de publicación, suspender la publicación bajo la amenaza de una multa de 500 dirhams (unos 45 euros) por cada día de retraso. La querella fue presentada por el presidente del consejo, Ahmed Herzeni, que consideró ilegal la publicación de esos testimonios, tutelados por el CCDH, por la falta de leyes en Marruecos que traten de la utilización de archivos. Dichos testimonios fueron recogidos por la IER, que fue creada para investigar la situación en materia de derechos humanos desde 1956 hasta 1999 y que entregó al rey Mohamed VI, el pasado 16 de diciembre 2006, un informe de más de 700 páginas sobre la represión en dicho periodo. Otro diario, “Al Yarida al Ula”, fue juzgado por este mismo tribunal a raíz de una querella del presidente del CCDH, por publicar testimonios sobre le represión de los saharauis, en la época de Hasán II.
A “Al Yarida al Ula” le fue impedido por ese tribunal publicar los testimonios y fue obligado a devolver los documentos al CCDH.

h1

RETRATO DEL SULTAN DE MARRUECOS: “EL REY DE LOS POBRES” jejejeje

16 julio, 2008

Mohamed VI
El rey nazi-macaco

La opinión pública española asiste atónita y espantada a las imágenes de los emigrantes subsaharianos entregados a la policía marroquí y abandonados por ésta en mitad del desierto, sin agua ni alimentos. Sin embargo nadie debería sorprenderse. Acontecimientos de ésta o similar naturaleza son moneda corriente en el territorio de nuestro país vecino, gobernado con puño de hierro por una oligarquía de usos semifeudales y regido por un monarca al que –parafraseando a Alfred Jarry– ningún otro calificativo conviene más que el de rey nazi-macaco

Corrupción real

Mohammed VI encarna en su persona las atribuciones del presidente de la Conferencia Episcopal, el rey, el presidente del Gobierno, el primer banquero, el jefe del Estado mayor de la defensa y el presidente del Tribunal Supremo todos juntos

Siguiendo las descripciones, imágenes comparativas y datos ilustrativos que ofrece el periodista marroquí Alí Lmrabet –encarcelado por dirigir una revista satírica que se atrevió a caricaturizar al rey– Mohammed VI encarna en su sola persona los atributos y potestades que en nuestro país corresponderían al presidente de la Conferencia Episcopal, el rey, el presidente del Gobierno, el primer banquero, el jefe del Estado mayor de la defensa y el presidente del Tribunal Supremo todos juntos.

Un poder omnímodo que se sostiene sobre tres sólidas patas. Una corrupción institucional sin límites, que se extiende desde las comisiones por el tráfico ilegal de drogas o el de emigrantes clandestinos que –de un modo u otro– ascienden por la escala jerárquica de jefes policiales, jueces y altos funcionarios para acabar en las arcas de la Casa real, hasta la propiedad de la mayoría de las acciones del holding industrial y financiero, Omnium Nord Africain –ONA–, que mueve un porcentaje decisivo del PIB nacional y copa el 60% de la capitalización de la Bolsa de Casablanca. Un complejo y reducido núcleo oligárquico de empresarios, altos burócratas y militares que conforman un entramado de poder paralelo compuesto por las redes leales a Palacio, en que el monarca es el epicentro de esta oscura organización, tradicionalmente conocida con el término intraducible de Majzen, que forma el auténtico gobierno en la sombra de Marruecos, apoyándose en un omnipresente régimen policiaco. Y, finalmente, en la permanencia de una relación especial con Francia que ha sabido combinarse con el establecimiento en paralelo de una línea directa con Washington.

“El rey gana más que todos los marroquíes juntos” gritaban en los semáforos a finales del pasado año los vendedores de prensa en Casablanca (capital económica del país) anunciando la publicación en la revista Tel Quel de las cuentas de la Casa real. En el reportaje se daba cuenta de que su presupuesto anual declarado asciende a 248 millones de euros (más de 41.000 millones de las antiguas pesetas). Comparativamente, la Casa del Rey de España dispone de apenas 8 millones de euros para 2005, una cantidad similar a la que gastan Bélgica, Holanda o las monarquías nórdicas. Entre las propiedades privadas de Mohammed VI se encuentran una docena de palacios en diferentes localidades del país, así como numerosas residencias de lujo y casas en Francia, EEUU, Suiza y otros países. A lo que hay que añadir decenas de miles de hectáreas cultivadas por todo el país con una gran producción de vino y cereales. Así como la propiedad real del holding ONA, el peso pesado de las empresas del reino, dedicado a la producción agroalimentaria, la minería, la distribución, la televisión, la banca, los seguros,… y del que la familia real es la primera accionista del grupo, heredado del banco francés Paribas. De conjunto, la revista mensual Economie et Entreprises calculó en 2001 que la fortuna de la familia real marroquí ascendía a 584 millones de euros (casi 100.000 millones de pesetas) sin contar el patrimonio inmobiliario.

Y mientras tanto, el desempleo y la pobreza se extienden entre las clases populares, que han visto cómo en los últimos 5 años descendía todavía más su ya ínfima renta per cápita en un país que en 2004 ha caído al puesto 125 de entre 177 países en el ranking de desarrollo humano de la ONU. Y que en el mundo árabe sólo está por delante de Sudán, Mauritania, Yemen y Djibuti.

Pero los grandes intereses de la monarquía en el mundo de los negocios son sólo un aspecto del desequilibrio en las relaciones de poder en Marruecos. El rey y su entorno palaciego siguen ostentando de facto un poder absoluto sobre todos los asuntos decisivos que afectan al conjunto de la sociedad marroquí. Para la mayoría de organizaciones de derechos humanos (Amnistía Internacional, Human Rights Watch, Federación Internacional de Derechos Humanos,…) los atentados de Casablanca han supuesto un deterioro todavía mayor de los derechos civiles y políticos. En sus informes denuncian el aumento de casos de detenciones ilegales, torturas, manipulación de testimonios, procedimientos arbitrarios, ausencia de testigos, falta de pruebas y denegación del derecho a la autodefensa. Las iniciales promesas de apertura, democracia y modernización se han convertido, 6 años después de la entronización de Mohammed VI, en la consolidación del régimen teocrático-feudal-policíaco que con tanta habilidad como persistencia construyó su padre. Y que ha tenido como conclusión, por el momento, el trágico destino de los emigrantes subsaharianos condenados a vagar y/o morir en el desierto por la abyección y la pueril crueldad de tan grotesco personaje coronado.

Mientras España siga teniendo conflictos territoriales con el reino alauita, bien sea por Ceuta, Melilla o por Perejil, la preponderancia de Francia en Marruecos estará a salvo. Esto lo conoce bien –y desde hace tiempo– París y se dedica a cuidarlo con esmero. No sólo promoviendo, alentando o consintiendo periódicamente incidentes fronterizos como el del islote de Perejil en 2003, sino creando cuidadosamente el entorno francófilo en el que crece la clase dirigente marroquí.

Como la mayor parte de los jóvenes de la elite marroquí, que desde hace generaciones estudian en Francia, Mohammed VI completó su educación en la Universidad Sophia Antipolis de Niza, donde se doctoró en Derecho en 1993. E incluso durante algún tiempo trabajó en la Comisión Europea bajo la supervisión directa del presidente de entonces, el francés Jacques Delors. Sin embargo, esto fue tan solo el corolario. Su formación francófila, en realidad, arranca desde bastante antes.

Como el resto de miembros de la monarquía alauita, Mohammed VI se educó en el Colegio Real, una institución creada ad hoc en la que, junto a los miembros de la Casa real, estudian alumnos elegidos cuidadosamente en todo el país, tanto por su vinculación con el majzen como por la brillantez de sus currículos. Pese a estar instalado físicamente dentro de los límites del palacio real, el Colegio Real no está financiado por la monarquía marroquí, sino que su presupuesto corre íntegramente a cargo de la República Francesa. Un coste que, de acuerdo a un informe del Senado francés del año 2001, asciende a más de 100 millones de pesetas anuales. Desde París se elige y se costea la contratación de eminentes catedráticos de todas las disciplinas –incluidas lenguas extranjeras como el castellano– reclutados de entre las mejores universidades francesas. Como hicieron con su padre, la educación y la formación de la familia real marroquí es un asunto prioritario, de Estado, para Francia. Y por eso durante su etapa escolar en el Colegio Real enviaron como director a Raymond Deville, antiguo preceptor de Hassan II.

Francia conoce bien el sistema político marroquí y por ello dedica dinero, atención, diplomacia y esfuerzos para que el entorno de la Familia Real no pueda entenderse al margen de los vínculos que ella misma promueve. La influencia francesa domina en exclusividad las escuelas privadas y universidades marroquíes en las que se forma la elite dirigente del país. Muchos de los llamados a ser los principales cuadros del Estado reciben directamente su formación en las grandes escuelas superiores francesas. Los principales consejeros y asesores de Mohammed VI tienen en común haber sido formados en el sistema de educación privado francés y/o en universidades francesas. Ello constituye una privilegiada base de vínculos e influencias sobre la que se asienta las sólidas y fluidas relaciones entre Rabat y París.