Archive for 16 16+02:00 septiembre 16+02:00 2008

h1

EL CASO DE MOHAMED ERRAJI: LIBERTAD DE PRENSA EN UN SULTANATO MEDIEVAL

16 septiembre, 2008

(Marruecos): Un marroquí es condenado a dos años de cárcel por una supuesta ofensa al rey Mohamed VI

Un joven periodista digital marroquí, Mohamed Erraji, ha sido detenido después de que acusara a la monarquía alauí de fomentar una cultura de dependencia en la que la lealtad es premiada con favores.
<!– –>Un joven periodista digital marroquí, Mohamed Erraji, ha sido detenido después de que acusara a la monarquía alauí de fomentar una cultura de la dependencia en la que la lealtad es premiada con favores. Erraji ha sido acusado de falta de respeto al rey Mohamed VI, según informó el periódico digital para el que escribía, Hespress, y la o­nG Reporteros Sin Fronteras. 

Erraji afirmó en uno de sus artículos publicados en el que Marruecos ha sido destruido por las prácticas de caridad y regalos (como licencias de taxi) a unos pocos, una actitud que fomenta las súplicas de la gente. «Esto ha hecho del marroquí un pueblo sin dignidad, que vive de las donaciones y los regalos», afirmó. Erraji actualizaba además su propia bitácora, ‘El mundo de Erraji’, uno de los más antiguos, si no el más, de los blogs marroquíes. 

Agentes de la Policía detuvieron a Erraji el pasado viernes. Ayer lunes fue trasladado al Tribunal de Agadir para ser procesado y ha sido condenado a dos años de prisión y multado con 5.000 dinares (unos 445 euros) en menos de 72 horas, a pesar de que no se le ha permitido hablar con su abogado, según el comunicado colgado en la web ‘www.helperraji.com’. El joven periodista, de 32 años, ha sido condenado en virtud del artículo 41 del código de prensa marroquí que penaliza las injurias al rey. 

Reporteros Sin Fronteras (RSF) ya se ha hecho eco del caso y ha anunciado que su familia ha decidido apelar la sentencia. «Es una sentencia injusta. Mohamed Erraji ha sido víctima de un juicio expeditivo, en el que ni siquiera ha podido defenderse al carecer de tiempo para buscar un abogado. Se trata del primer ‘blogger’ marroquí encausado, y condenado, por unos artículos publicados en Internet. Condenamos la decisión, digna de los Estados más totalitarios, y pedimos la libertad de Mohamed Erraji», destacó RSF. 

Mientras que internacionalmente está reconocido el dinamismo de la blogosfera marroquí, esta sentencia representa un gran paso atrás para el reino. Después del internauta Fouad Mourtada, condenado por crear un perfil falso en Facebook, ahora es Mohamed Erraji a quien las autoridades usan como ejemplo para disuadir a los blogueros de criticar al rey en la Red. Es escandaloso», lamentó RSF en su comunicado. 

Por su parte el rey, sigue en sus vacaciones en Asia, a las que se añadieron otras de 45 días en Francia y Brasil, seguidas de varias escapadas al país galo para esquiar y pasar unos días en su casa de París. 

En junio, mientras los antidisturbios aplastaban brutalmente unas manifestaciones en la ciudad de Sidi Ifni, Mohamed VI seguía de asueto en la capital gala.

h1

LA FAMILIA REAL MARROQUI: CORRUPTOS Y ASESINOS

16 septiembre, 2008

¿Será juzgado un miembro de la familia real de Marruecos?

La prensa independiente pide que se siente en el banquillo un tío de Mohamed VI que tiroteó a un policía de tráfico

IGNACIO CEMBRERO – Madrid – 16/09/2008

 

«No eres más que un mosquito y te atreves a pedirme la documentación». «Soy tu dueño y señor». El conductor de un todoterreno Infinity, de color negro, contestó encolerizado a Tariq Mouhib, un policía de 32 años, que le acababa de pitar tras constatar que se había saltado un semáforo en la Corniche, el paseo marítimo de Casablanca.

Cuando un guardia de la circulación interpela a un miembro de la familia real marroquí que ha cometido una infracción circulatoria con un vehículo con matrículas ordinarias, el automovilista declina su identidad y el policía se cuadra para saludarle. La falta queda así saldada.

Pero Hassan Yacoubi, esposo de la princesa Lalla Aicha, cuñado del difunto Hassan II y tío político del rey Mohamed VI, no se identificó hace una semana. Insultó incluso al policía sobre el que llegó a abrir fuego. «¿Crees que eres el único que posee un arma?», la espetó. «Yo también tengo una, insecto». A continuación la sacó de la guantera y le disparó en una pierna. El agente cayó al suelo.

 

El guardia fue rápidamente evacuado por una ambulancia a una clínica privada y se le restringieron las visitas, pero el agresor permaneció en su vehículo rodeado por varias decenas de transeúntes indignados por su comportamiento. La policía, con el director regional a la cabeza, tardó un poco más en acudir pese a que en su radio un periodista pudo escuchar el mensaje: «Es un pez gordo. La situación es delicada». Cuando llegó protegió a Yacoubi y se lo llevó en su propio todoterreno.

 

Tres horas después la MAP, la agencia de prensa oficial, difundía una nota en la que precisaba que Yacoubi, del que no desvelaba que pertenecía a la familia real, «sufre desde hace varios años de la enfermedad de Korsakoff que provoca una grave degeneración mental» «Ha sido sometido a diversos tratamientos psiquiátricos durante cinco años (…)». «Desde 1995 gozaba de un permiso de armas que le ha sido inmediatamente retirado».

 

«¡Buena astucia!», ironiza el diario Le Soir Echos de Casablanca dejando entrever su escepticismo sobre la dolencia. Causada por el alcoholismo crónico, la enfermedad de Kordakoff provoca amnesia, problemas sensoriales y motores y gran confusión, pero no estados agresivos. ¿Cómo un enfermo puede disponer de un permiso de armas?, se pregunta además al unísono la prensa independiente marroquí.

 

La fiscalía de Casablanca, que ha abierto una investigación, ordenó el ingreso de Yacoubi en un establecimiento psiquiátrico de Salé. «Una semana después del suceso no ha formulado aún cargos contra el supuesto agresor», se sorprende, sin embargo, Ali Anouzla, director del diario «Al Jarida al Oula».

 

Anouzla y Rachid Niny, director del periódico Al Massae, el de mayor tirada, han pedido al monarca, en sendos editoriales, que de un ejemplo y permita que su pariente sea juzgado. Si acepta sería la primera vez que un miembro de la familia real marroquí se sienta en el banquillo.

 

Este incidente «muestra con claridad que las relaciones entre el palacio real y una parte de la prensa marroquí son execrables», se lamenta Khalil Hachimi Idrissi, director del rotativo oficialista Aujourd’hui Le Maroc. Su cobertura del suceso «tiene algo de malsano, que se asemeja con un ajuste de cuentas (…)», prosigue. Idrissi cree haber leído entre líneas el regocijo de sus colegas. «Esta vez os hemos pillado y vais a ver lo que vais a ver», razonan, según él, los periodistas marroquíes mientras se frotan las manos.