Archive for 18/10/08

h1

CARTA ENVIADA A LA MINISTRA DE DEFENSA

18 octubre, 2008

 

ESTA CARTA HA SIDO ENVIADA HOY A LA MINISTRA DE DEFENSA POR MAIL. SI RECIBO RESPUESTA, OS CUENTO…

ATT EXCELENTISIMA CARME CHACON 

Estimada Señora Chacón,

Como ciudadano de bien y fiel defensor de los derechos humanos, le escribo este correo por la enorme preocupación que para mí supone la situación de los derechos humanos en los territorios ocupados del Sáhara Occidental.

Como bien sabrá sobre el tema, dichos territorios formaban parte de España hasta 1976, en los que fueron invadidos por Marruecos. Las posteriores resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas consideran al territorio del Sáhara Occidental como Territorio Pendiente de Descolonización.

La población saharaui, más de 30 años después se encuentra repartida entre los campamentos de refugiados de Tindouf (Argelia) y los territorios ocupados por Marruecos en el Sáhara Occidental. Los saharauis que viven actualmente bajo ocupación marroquí, son víctimas de torturas, violaciones, encarcelamientos injustificados, persecución, desapariciones y ejecuciones. No me cabe ninguna duda de su conocimiento sobre estos hechos.

Tras la ocupación marroquí del Sáhara Occidental y el abandono del territorio por parte del ejército español, Marruecos y el Frente Polisario (único representante válido reconocido por las Naciones Unidas de la voluntad del pueblo saharaui) libraron una guerra que se extendió hasta 1991, año en el que se firmó una tregua que todavía hoy se mantiene. Por lo tanto, le recuerdo que Marruecos técnicamente (y en la práctica) es hoy un país en guerra, puesto que no se ha firmado ningún armisticio entre las partes implicadas.

En los últimos años, leemos con preocupación que el Ministerio de Defensa de España, del que es usted titular desde hace unos meses, vende armas a Marruecos, un país que además de estar en guerra, viola sistemáticamente los derechos humanos de saharauis y marroquíes y plantea constantes revindicaciones sobre los territorios españoles de Ceuta, Melilla, Canarias y las plazas del norte de Marruecos bajo soberanía española.

Según hemos pensado por comentarios y actitudes de miembros de su gobierno, España era un firme defensor de los derechos humanos, pero con todo esto vemos que no es así. Le rogaría me contestara a las siguientes preguntas:

– ¿Por qué España vende armas a un país en guerra que no respeta los derechos humanos?

– ¿Por qué una potencia colonizadora (España) vende armas al país ocupante de un territorio pendiente de descolonizar?

– ¿Por qué España vende armas a un país que durante más de 30 años ha practicado un genocidio sistemático de ciudadanos españoles hasta 1976?

– ¿Por qué se venden armas a un país (Marruecos) que revindica territorios bajo soberanía española?

– ¿Por qué se venden armas a un país (Marruecos) que ha tenido gestos hostiles con España ocupando territorios bajo soberanía española o en status quo (Islote Perejil)?

– ¿Por qué España vende armas a un país que ha utilizado armamento prohibido por tratados internacionales (bombas de fragmentación, napalm, fósforo blanco) contra el pueblo saharaui para para intentar eliminarlo?

Creo que el pueblo español merece una explicación, ya que nadie tiene la garantía de que lo que pasó en el Sáhara Occidental vuelva a pasar en territorios españoles como Ceuta o Melilla. Si los saharauis eran tan españoles como yo, ¿por qué a mí no me puede pasar lo mismo que a ellos?

No entiendo que un país que históricamente ha denunciado las violaciones de derechos humanos en todo el mundo, ahora se alinee con los que violan sistemáticamente dichos derechos.

Mientras continúe la venta de armas a Marruecos, España SERA CULPABLE Y RESPONSABLE DEL GENOCIDIO DEL PUEBLO SAHARAUI y de las violaciones de los derechos humanos del pueblo marroquí.

Por todo lo anteriormente expuesto y en espera de su respuesta, le solicito como ciudadano español preocupado por los derechos humanos y por la situación en el Sáhara Occidental, QUE ACABE LA VENTA DE ARMAS A MARRUECOS POR PARTE DE ESPAÑA.

Reciba un cordial saludo,

Raúl