h1

FRANCIA Y EEUU SE MERIENDAN A ESPAÑA EN EL MAGREB

29 octubre, 2008

Francia y Estados Unidos se ‘meriendan’ a España en el norte de Africa

Los árabes denominan al-Yazirat al-Maghrib al territorio que conocemos hoy como Magreb, algo así como la tierra en la que se pone el sol. Pero a tenor de los últimos acontecimientos geoestratégicos en la zona -protagonizados por Francia y su dinámico presidente de la República- todo indica que donde realmente se ha puesto la luz del crepúsculo es en la política exterior española en la zona. La capacidad de influencia de la diplomacia de Madrid sobre la región, tanto en términos políticos como comerciales, está estancada. Y su papel lo ocupa cada día con más fuerza nuestro vecino del norte. Pero también, Estados Unidos, cada vez más interesado en el noroeste de África.

Los números cantan. Francia vende a Argelia cuatro veces más de lo que es capaz de exportar España, y en el caso de Maruecos el resultado es todavía más espectacular. Francia es el primer socio comercial de Rabat, pero es que, además, es el primer inversor directo, a mucha distancia de España. En los dos últimos años, la inversión extranjera directa de España en Marruecos apenas ha representado el 5,3% del total, nivel que incluso se sitúa por debajo de los registros obtenidos en la década de los ochenta.

Sólo en 1999 y 2003 se superaron ampliamente esos registros, pero fueron consecuencia de operaciones puntuales de gran envergadura como la adjudicación a Telefónica de una licencia para operar en telefonía móvil o la compra de la compañía estatal de tacacos por parte de la hispano-francesa Altadis. Gracias a estas dos operaciones, España pasó de ser el quinto inversor en Marruecos al segundo, aunque a una distancia sideral de Francia, que entre 1990 y 2005, según datos de la Oficina Económica española en Rabat, copó nada menos que el 41% de la inversión extranjera total.

Una china en el zapato

“Francia está utilizando a sus empresas públicas como punta de lanza en el norte de África”, asegura el economista Aldo Olcese, único representante español en la Corte de Arbitraje Internacional de Casablanca y gran conocedor de Marruecos, “y eso explica que el papel del Elíseo sea cada vez más determinante, sobre todo después de la llegada de Sarkozy”. “El presidente francés ha cogido el maletín de director general de comercio exterior y eso está favoreciendo a su país”, insiste Olcese, “al contrario que España, que cada cierto tiempo se encuentra una china en el zapato”.

Francia tiene una ventaja esencial con Marruecos. No tiene abierto ningún contencioso relevante con la casa real, al contrario que España, que periódicamente, ya sea por la isla Perejil, por Ceuta y Melilla o por el conflicto del Sáhara, se ve obligada cada cierto tiempo a lidiar con problemas diplomáticos, lo que supone en muchos casos empezar prácticamente desde cero, con las implicaciones que ello tiene desde el punto desde vista comercial. Esos contenciosos son los que, precisamente, aprovecha Francia para ampliar su presencia en la zona. El tren de alta velocidad entre Marrakech y Tánger (un negocio de 3.000 millones de euros) lo construirá Francia, y París, igualmente, ha anunciado la puesta en marcha de plantas nucleares en el Magreb.

Una coyuntura favorable

Una región que, al contrario, de lo que suele creerse vive desde hace algunos años -y de la mano del petróleo- un periodo de bonanza económica. El caso más evidente es el de Argelia -al margen de Libia- que vive actualmente el mayor crecimiento en tres décadas, con un aumento previsto del PIB para 2008 del 5,8% y con una inflación contenida. Gracias a esta buena coyuntura, el gobierno argelino ha lanzado un ambicioso plan de infraestructuras y de construcción de viviendas con un presupuesto superior a los 60.000 millones de euros a desarrollar entre 2005 y 2009. ¿Y quién se llevará la parte del león de esa gigantesca tarta? Pues nuevamente Francia.

Como señala Sofiane Khatib, responsable para África del Norte del Foro Económico Mundial, en un estudio publicado por el Real Instituto Elcano, un buen ejemplo de la presencia francesa en Argelia es la puesta en funcionamiento de la Escuela Superior Argelina de Negocios (ESAA), creada en 2004 con el apoyo de las prestigiosas escuelas de negocios francesas HEC y ESCP. El previsible ingreso de Argelia en la Organización Mundial de Comercio (OMC) será la puesta de largo del régimen argelino.

Para hacerse una idea de la presencia francesa en Argelia, su antigua colonia, hay que tener en cuenta que en 2005 vendió mercancías por valor de 4.670 millones de euros, muy lejos de los 1.061 millones de euros que logró vender España, con un saldo negativo equivalente a 3.400 millones de euros (principalmente por la compra de gas y petróleo). Y es que Marruecos y Argelia, nuestros vecinos del sur, apenas representan el 2,1% del total de las exportaciones españolas. Prácticamente el mismo porcentaje (el 1,9%) que se registraba en 2002, lo que pone de manifiesto el escaso avance en cuanto a búsqueda de nuevos mercados en un contexto de fuerte crecimiento económico en el caso argelino.

EEUU no olvida a Argelia

El interés del mundo por el Magreb no sólo está en Europa. Durante décadas, como afirma el profesor Yahia H. Zoubir, para el Instituto Elcano, EEUU prestó una atención más bien limitada al Magreb, dado que los líderes estadounidenses consideraban que la región entraba dentro de la zona de influencia europea y, más concretamente, francesa. Pero en los últimos años, y para ganar influencia en el mundo islámico, ha redoblado su interés en la región, hasta el punto de que ha formado un Acuerdo de Libre Comercio con Marruecos, algo impensable hace algunos años. El pacto supone, básicamente, la rebaja arancelaria para productos textiles marroquíes, que entrarán en el mercado estadounidense a precios muy competitivos.

EEUU, sin embargo, no olvida a Argelia. En julio de 2001, ambos países firmaron un acuerdo marco sobre comercio e inversión. El objetivo es duplicar el volumen de intercambios y permitir que las empresas estadounidenses puedan hacerse con una mayor cuota del mercado argelino, sobre todo en relación al sector de los hidrocarburos. EEUU es, de hecho, en la actualidad el principal inversor en este sector, con 4.100 millones de dólares, mientras que Francia, el principal socio económico de Argelia, invierte sólo 500 millones de euros. Eso sí, hay equilibrio en las relaciones entre ambos países, no como en el caso español, que unas veces apuesta por Argelia y otras por Marruecos, lo que complica una visión estratégica de la región.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: