h1

LA REPRESION MARROQUI EN EL RIF

7 noviembre, 2008

“En busca de mi padre”

Revuelta en la cordillera del Rif marroquí

 

Hace exactamente cincuenta años, los habitantes del Rif marroquí se rebelaron contra la autoridad central. El Ejército aplastó la revuelta con mano dura, tras lo cual una gran cantidad de bereberes del Rif emigraron a Europa. Pese a que los medios apenas le concedieron atención, la insurgencia dejó huellas imborrables en muchas vidas.

Una de esas vidas es la de Mohamed Amezian, hijo del líder de los alzados. El 2 de noviembre de 1958, The New York Times dio parte de una pequeña revuelta en la cordillera del Rif marroquí. Según el diario, se trataba de un movimiento rebelde moderado que se levantaba contra el gobernante Partido de la Independencia, el cual tomó medidas severas contra los rebeldes.

Los únicos medios de comunicación extranjeros que enviaron reporteros al país fueron The New York Times y Time Magazine, el resto del mundo no se dignó prestar atención a lo que ocurría. La revuelta en el Rif fue totalmente eclipsada por el tumulto relacionado con la descolonización francesa del norte de África, y con la sangrienta guerra en la vecina Argelia.

República del Rif
El periodista de Radio Nederland Wereldomroep Mohamed Amezian nació en la región del Rif poco después del levantamiento, y su padre, una persona importante y culta entre los bereberes de la zona, fue quien dirigió la revuelta. Además, simpatizaba con las ideas de Abd el Krim Jatabi, quien en la década de los veinte había fundado la República Independiente del Rif. Tras que Marruecos declarara su independencia, en 1956, llegó a su fin la tradicional autonomía de la región.

Mohamed Amezian recuerda que casi toda la población se rebeló, y que sus exigencias eran sólo razonables, como la participación de uno de los suyos en el Gabinete y que no se impusiera el francés como lengua oficial, pues nadie la hablaba allí. “Con un poco de buena voluntad por parte de la autoridad central, estas demandas se hubieran atendido fácilmente,” comenta el informador.

Huida
La rebelión no duró mucho tiempo, ya que el Ejército intervino y sometió a los insurgentes bereberes, algunos de cuyos líderes fueron a parar a la cárcel. Pero el líder rebelde logró escapar, y su hijo recuerda que, tras el fracaso del levantamiento, su padre huyó en compañía de algunos de sus compañeros de lucha, primero al enclave español Melilla, de allí a España y luego a Egipto. “Desde 1959, mi padre nunca pudo volver a su país, y nunca más volvió a ver a su familia. Yo nací en una prisión.”

La madre del periodista y el resto de la familia fueron detenidos, y doce meses más tarde dejados en libertad. Su padre fue condenado en ausencia a la pena máxima, pero entre tanto ya había abandonado el país, y mientras él viajaba de España a Egipto, de Argelia a Iraq, su familia vivía en Marruecos, observada muy de cerca por las autoridades.

Combatiente
Tras muchos años, cuando su padre debió venir a Holanda para someterse a una operación, Mohamed Amezian aprovechó la oportunidad, solicitó una visa y viajó a Holanda para conocer a su padre. “Era una situación extraña y normal a la vez,” comenta el periodista, “extraña porque, desde niño, siempre estuve en busca de mi padre, soñaba casi a diario con él. Pero, cuando lo conocí, se esfumaron los sueños, y me preguntaba si él era o no mi padre. Por tanto, la búsqueda ocurría dentro de mí, porque, aunque lo conocí, lo consideré sencillamente como un combatiente. Cuando hablábamos, solía decirme, ‘eres mi hijo, pero todos los marroquíes lo son.’ Por tanto, la búsqueda no ha terminado.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: