Archive for 13/11/08

h1

JAVIER BARDEM ENCABEZARA LA MANIFESTACION POR EL SAHARA

13 noviembre, 2008

El cine español participará en una manifestación

por la independencia del Sáhara

 

Javier Bardem, Rosa María Sardá o Verónica Forqué y cineastas como Julio Medem formarán parte de la protesta que tendrá lugar en Madrid el próximo sábado

Actores como Javier Bardem, Rosa María Sardá o Verónica Forqué y cineastas como Julio Medem se manifestarán el próximo sábado en favor de la independencia del Sáhara, cuando se cumplen 33 años desde que España se retiró de los territorios saharauis.

La manifestación, organizada por la Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sáhara (CEAS-SÁHARA), comenzará a las doce del mediodía en Atocha y marchará hasta el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, en la Plaza de la Provincia.

Cuando hace 33 años España abandonó el Sáhara, a raíz de los Acuerdos Tripartitos de Madrid, en palabras de CEAS-SÁHARA “entregó su territorio a Marruecos y Mauritania.

“Marruecos sigue ocupándolo por la fuerza e incumple sistemáticamente todas las resoluciones de la ONU, además de “negarse a la celebración del referéndum de autodeterminación”, añade la nota informativa difundida hoy por CEAS-SÁHARA.
Y apunta que “el Gobierno español no asume su responsabilidad histórica con el pueblo saharaui”.

La manifestación de Madrid “en favor de la descolonización y la independencia del Sáhara Occidental” reclama “que se cumpla la legalidad internacional en su lucha por la independencia, resistiendo una parte del pueblo saharaui en los campos de refugiados, y otra en los territorios ocupados bajo la represión marroquí”.

Entre los nombres del mundo del cine que también participarán en la manifestación se encuentran también Lola Herrera, Carmelo Gómez o Willy Toledo, según el comunicado.

 

efe
Más de 2.000 personas formaron hoy una cadena humana multicolor frente al muro militar marroquí que divide el Sahara Occidental, el pasado mes de marzo
FOTO: efeFuente original: http://www.elcorreogallego.es/index.php?option=com_content&task=blogsection&id=9&Itemid=12&idMenu=11&idNoticia=364455
h1

MELILLA, MARRUECOS Y LA UE

13 noviembre, 2008
Melilla, Marruecos y la UE

Escrito por Irene Flores   

jueves, 13 de noviembre de 2008
Como el presidente Imbroda se ha encargado de subrayar estos días en foros diversos, entre ellos una entrevista reciente con este medio, el hecho de que Marruecos haya mejorado su situación respecto de la UE, significa un importante paso en la consolidación de la política euromediterránea, cuyas repercusiones sólo pueden ser favorables a los intereses españoles en Melilla y Ceuta.
El pasado 13 de octubre, la UE aprobó una serie de medidas destinadas a reforzar la asociación con Marruecos en el marco de lo que vino a denominar un “estatuto avanzado”.
En concreto, el paquete de iniciativas persigue una mayor cooperación política y en materia de seguridad, un acuerdo de libre comercio global y ambicioso, y una mayor integración progresiva del reino alauita en diversas políticas sectoriales de la UE. Todo ello, con el ánimo de respaldar el proceso de modernización y transición democrática emprendido por Mohamed VI y para el que Marruecos pide mayor apoyo a Europa.
Se trata, además, de una fórmula que la UE ha estrenado con el país magrebí y que convierte a nuestro vecino en la nación con relaciones más estrechas con el bloque europeo. Con el nuevo “estatuto avanzado”, Bruselas ofrece al régimen de Rabat la posibilidad de cooperar prácticamente en todos los campos aunque no admite que forme parte de sus instituciones.
La perspectiva que abre la pertenencia a un mismo grupo político, con metas comunes, es sin duda favorable a nuestros intereses. No obstante, seríamos ilusos si dejáramos todas nuestras expectativas al albur del desarrollo de ese nuevo marco de relaciones a tan alto nivel.
Tal cual escribí hace unos días en esta misma sección, es preciso implicar decididamente en nuestro futuro a las instituciones y autoridades españolas para despejar las incógnitas sobre nuestro desarrollo económico y repelar la amenaza de convertirnos en una ciudad subsidiada, condenada por ello al declive de una muerte lenta.
El pasado lunes, a instancias de la Consejería de Economía, en el Palacio de Exposiciones y Congresos, se presentó el primer Informe GEM que se realiza en nuestra ciudad y que supone una radiografía de nuestra actividad empresarial y la iniciativa emprendedora en Melilla. El informe está lleno de datos curiosos y de todo tipo, pero además incluye una serie de recomendaciones realizadas por un grupo de expertos melillenses pertenecientes a distintos ámbitos socioeconómicos.
Los aludidos expertos proponen, entre otras sugerencias, desarrollar una auténtica reducción de costes de los transportes, así como una mejora de los mismos para ser más competitivos; reducir los trámites en la frontera; más divulgación del régimen fiscal de Melilla; y más deducción de impuestos, especialmente durante los primeros meses de inicio de cualquier actividad empresarial en nuestra ciudad.
Traigo a colación algunas de esas recomendaciones para subrayar, una vez más, la necesidad de lograr medidas concretas de las Cortes españolas y el Gobierno central que favorezcan el reajuste económico de Melilla y su puesta a punto para los retos de futuro, más allá del trabajo diplomático necesario para normalizar nuestras relaciones con Marruecos bajo el marco común de la UE.
Teniendo en cuenta la mayor aproximación del país vecino a la Unión Europea, nuestra pretensión debería ser cada vez más factible. Desde mi punto de vista, lo peor no es que Marruecos juegue a ignorarnos o invisibilizarnos; lo peligroso es que las instituciones españolas le sigan el juego condenando a Melilla a una economía de subsistencia que prepare una muerte lenta.
Por ello, no resulta comprensible que propuestas como la ampliación de la bonificación de la cuota patronal para los sectores en crisis, sigan paralizadas por el Gobierno Zapatero y sujetas a una promesa de estudio que nunca se lleva a efecto.
La pelota en esta ocasión está en el tejado del Partido Socialista, pero exige del empeño y la participación del resto de los partidos con representación en las Cortes españolas.
El hecho de que el Senado, al unísono, aprobara hace unas semanas una moción favorable a Melilla tras las inundaciones, puede tomarse como una referencia de la oportunidad temporal para propiciar de una vez esos pasos decisivos que tanto necesita nuestra tierra.

Fuente original: http://www.elfaroceutamelilla.es/content/view/21360/143/

h1

ACABO EL DRAMA DE YASSINE Y SU FAMILIA

13 noviembre, 2008

El culé marroquí no volverá a prisión para cumplir el castigo

  1. • La pena de un año se mantiene pero el joven seguirá en libertad condicional
BEATRIZ MESA
MARRAQUECH

El joven Yasín Belasel, el culé marroquí que hace dos semanas salió en libertad condicional, no volverá a la cárcel, aunque para el resto de su vida pesará en su expediente una pena de un año de prisión por insultar al Rey Mohamed VI. Así lo decidió ayer el tribunal de apelación de Marraquech con una sentencia que demuestra que Marruecos no baja el nivel de exigencia sobre la protección de la figura del soberano.
“Lo importante es que la condena queda en suspenso”, insistió su padre, Mohamed Belasel. Con una voz muy apagada y agotada comparada con la exultante de hace dos semanas cuando su hijo salió de la cárcel dijo: “Quiero acabar con esta historia. No podemos más”. El joven pasó más de un mes en prisión, hacinado junto a otros 80 presos comunes, por escribir sobre el muro de su colegio “Dios, patria y Barca” en lugar del lema marroquí que reza “Dios, patria y Rey”, aunque la acusación también le atribuyó una expresión más dura: “Dios maldiga a tu padre”, en alusión al soberano.
Pese a reconocer su error y pedir disculpas ante el juez, le ha caído esta pena que no cumplirá en una celda pero que le “marcará toda su vida”, lamenta el padre. Está contento por la decisión porque “al menos se queda en casa y estudiando”, pero “mi hijo no es un criminal”. Por ello la familia volverá a recurrir. “En libertad, pero un año con el miedo de ¿y si cualquier cosa le lleva de nuevo a prisión?”, comenta asustado a EL PERIÓDICO. Yasín Belasel, que sujeta y besa repetidamente un retrato de Mohamed VI, intenta dejar atrás este episodio: “Gracias, gracias al Rey, a quien amo, a los medios y al Barca”.

TRASLADO A MARRAQUECH
Desde que abandonó la cárcel, el 29 de octubre, había puesto muchas expectativas en la sentencia de la que esperaba salir inocente. “Con la ayuda de todos, al menos, estoy en la calle”. Ahora solo piensa en retomar los estudios y sobre todo el fútbol, y por supuesto volver a seguir a su Barça. “Me voy a jugar un partido con él para que olvide este día”, comentó Mohamed Belasel.
En breve se trasladarán a su nueva casa en Marraquech donde desean “recuperarse y cerrar página”. De momento siguen viviendo con los abuelos del joven Yasín quien aún sigue traumatizado tras su paso por la cárcel. “No duerme bien”, dicen sus familiares, que se resignan a este mal menor. “La sentencia está bien. Solo queremos ver a Yasín fuera de la celda para siempre”.
Fuente original: http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idtipusrecurs_PK=7&idnoticia_PK=561555

h1

MANIFESTACION EN MARRUECOS POR LA LIBERTAD DE PRENSA

13 noviembre, 2008

Cientos de personas se manifiestan contra multa a director diario “Al Massae”

Rabat, 12 nov (EFE).- Unas 500 personas se manifestaron hoy en Rabat contra la multa de más de medio millón de euros impuesta por difamación al director del diario “Al Massae” (el más leído de Marruecos), Rachid Ninny.

Los manifestantes se congregaron en torno al teatro Mohamed V de la capital marroquí, donde se celebraba la entrega del Gran Premio anual de la prensa, para gritar consignas en contra del Gobierno y en favor de la libertad de expresión y de información.

Ninny fue condenado por la publicación de una noticia en noviembre de 2007 en la que se recogía la declaración de un policía sobre la presencia de un juez local, al que no se identificaba, en una presunta “boda homosexual” en la localidad de Alcazarquivir, en el norte de Marruecos.

La manifestación contra esta multa, que según el propio periódico amenaza de muerte su viabilidad, estuvo organizada por la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH) y otras organizaciones.

Para Adib Abdeslam, miembro de la AMDH, la condena a “Al Massae” supone una clara vulneración de los derechos fundamentales.

“Pedimos que se retire la condena y que, a cambio, se le imponga un dirham simbólico de multa”, explicó a Efe Abdeslam.

Entre los manifestantes, que fueron frenados por efectivos policiales hasta que la presión de cientos de personas les permitió el acceso a las puertas del teatro, se encontraban muchos periodistas marroquíes y varios trabajadores del diario multado.

Zakaria Chukrallah, redactor de “Le Soir” -la publicación en francés hermana de “Al Massae”-, dijo a Efe que la libertad de prensa se halla en peligro en Marruecos, pese a los intentos por parte de las autoridades por presentar al país como el más avanzado de los estados árabes en el campo de los derechos humanos.

“Ahora todo es interpretado como una amenaza y cada vez hay más casos en los que la justicia se emplea con dureza contra la gente normal. Todo esto da miedo”, subrayó.

Una opinión similar ofreció Munir Kejji, activista pro derechos humanos, para quien el presumible cierre de “Al Massae” tras la multa es “puro terrorismo intelectual”.

Para Kejji, lo más preocupante de todo es que las autoridades empujan a los propios periodistas a practicar la autocensura con este tipo de medidas.

Entretanto, “Al Massae” decidió hoy aumentar medio dirham su precio para poder sufragar la multa impuesta a Ninny. EFE

h1

200.000 REFUGIADOS SAHARAUIS TENDRAN SUMINISTRO DE AGUA

13 noviembre, 2008

200.000 refugiados saharauis tendrán suministro hídrico

La Diputación de Castellón ha aprobado la cofinanciación del proyecto de emergencia ‘Abastecimiento de agua para los refugiados saharauis. Perforación del pozo de Afreiyat Elbachir’, que beneficiará a 200.000 personas afectadas por la escasez de agua potable en la zona.

La cuantía de la subvención provincial asciende a 6.000 euros y será coordinada a través del Comité de Ayuda Humanitaria y de Emergencia de la Comunitat.

La implementación de dicho proyecto dará cobertura a la petición de la Media Luna Roja Saharaui, y su objeto es suministrar agua a la población y el ganado de la localidad de Bir Lehlu, de 10.000 habitantes y situada en el territorio del Sáhara Occidental no ocupado por Marruecos (‘territorios liberados’). A pesar de que en dicha zona existen pozos, la mayoría son improductivos e insalinos. La realización de diferentes estudios técnicos permitirá suministrar agua de calidad, a través de cisternas, a la población.

Campaña de apoyo

Por otro lado, con motivo de la celebración el día 15 de una manifestación en Madrid en apoyo de la causa saharaui, convocada por la Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sáhara, Castellón instalará hoy a las 19.00 una mesa informativa en la calle Enmedio.

h1

NO ES LOGICO QUE LA ONU EQUIPARE AL INVASOR CON EL INVADIDO

13 noviembre, 2008
Entrevista a Mahfud Ali Beiba, presidente del Parlamento saharaui
“No es lógico que la ONU equipare al invasor y al invadido, al que viola las leyes internacionales y al que exige que se cumplan”

Mañana se cumplen treinta y tres años de la firma del Acuerdo Tripartito de Madrid, por el que España dividió su colonia del Sáhara Occidental y la entregó a la ocupación de los ejércitos de Marruecos y Mauritania. En todo este tiempo los hombres y las mujeres saharauis se han enfrentado a la guerra, al exilio y a la represión más brutal, dentro de los territorios ocupados de su país, pero han sabido luchar por su identidad.

Para el presidente del Parlamento saharaui, Mahfud Ali Beiba, que en esta entrevista repasa la historia de su país y de su gente, a lo largo de estas tres décadas, ese es el elemento que define y caracteriza el futuro de su pueblo, la lucha inquebrantable de los saharauis, la decisión de ejercer su derecho a la autodeterminación y a conquistar su independencia y la soberanía sobre su territorio.

Treinta y tres años después de la firma de los Acuerdos Tripartitos de Madrid, ¿qué valoración cabe hacer de aquel hecho, tanto de lo que significó en su día como de las consecuencias que se han derivado de él a lo largo de este tiempo?

Creo que no hace falta decir que esos Acuerdos constituyen uno de los episodios más negro en la memoria colectiva de los saharauis. Fueron el anuncio de una traición que no esperábamos porque, en aquel momento, incluso las voces más autorizadas de la política española habían afirmado que iban a acompañar al pueblo saharaui hasta su autodeterminación.

Pero es que, además hay un capítulo muy interesante de este proceso que hay que tener en cuenta a la hora de sintetizar el análisis sobre la firma del Acuerdo Tripartito y es que, más o menos un año antes, se habían iniciado unas negociaciones entre el Frente Polisario y España (a través del Ministro de Exteriores, Cortina Mauri), en una localidad próxima a la frontera con Argelia, con el general Gómez Salazar, que era el Gobernador del Sáhara en aquel entonces. Estas negociaciones tenían como objetivo la apertura de un proceso de diálogo para llegar a un programa transitorio entre ambas representaciones. En esa reunión, celebrada en el mes de octubre de 1975, en la que hubo intercambio de detenidos y prisioneros por ambas partes, se llegó un acuerdo en torno a un programa transitorio que empezaba con la formación de una Comisión Mixta (de la que Barahim Ghali y yo fuimos nombrados los representantes del Polisario) encargada de abordar la articulación de un plan que englobaba aspectos militares, sociales y económicos durante un período de diez años. Incluso, se llegaron a aplicar algunas partes de ese plan. Por un lado la que hacía referencia a que los representantes del Polisario podían entrar legalmente al territorio en número de dos miembros por cada ciudad y por otro la que daba al ejército saharaui, incorporado a la negociación, una zona del territorio del Sáhara (desde Ausserd hacia el este) para que se estableciera en ella.

En este contexto, la delegación del Polisario se trasladó al Aaiún para tener un nuevo encuentro con el general Gómez Salazar y abordar tanto la formalización de la Comisión Mixta, pues la parte española aún no había designado a sus representantes, como la culminación del intercambio de detenidos y prisioneros. Como fuimos por carretera, los miembros de la delegación saharaui fuimos comprobando que la población saharaui, en ciudades como Tifaritti o Smara, acogía con manifestaciones y expresiones de júbilo el proceso que estaba naciendo.

De hecho el general Gómez Salazar se mostraba preocupado porque decía que las manifestaciones iban a provocar a Marruecos y, a pesar de que nosotros le aseguramos que ese no era el fondo ni el objeto de aquellas manifestaciones, quedó claro que la intención era la de ponerles freno a aquella afirmación espontánea de la voluntad del pueblo saharaui. Una vez en El Aaiún, tuvimos un encuentro con el Secretario General y acordamos con él una nueva cita para tres días más tarde, el tiempo suficiente para consultar con la sociedad saharaui, con la Juventud y, sobre todo con la Asamblea General del Sáhara.

En aquellos momentos existía en el territorio una organización política que se llamaba Movimiento Militar Democrático y algunos activistas de esta organización trabajaban, desde el Sáhara, en el servicio de Comunicación con Madrid. Fueron ellos los que nos trajeron el telegrama que decía que el tema del Sáhara había quedado zanjado y que la orden era arrestar a los delegados del Polisario. Cuando ese telegrama llegó a nuestras manos, los delegados del Polisario estábamos reunidos con un grupo de líderes estudiantiles en un lugar de El Aaiún y, al salir de allí, a sabiendas ya de que no habría reunión con Gómez Salazar, nos dimos cuenta de que la ciudad estaba tomada por los militares, se habían puesto alambradas en todos lados y el panorama era el de un cerco total.

Lo que quiero resaltar con este relato es que la traición que el Gobierno de España hizo a los saharauis en 1975 fue doble y que no sólo se reflejó en la firma de los Acuerdos Tripartitos de Madrd, sino también en la ruptura de ese proceso negociador del que ya se habían aplicado algunas fases.

Dicho esto, también hay que añadir un dato en la contextualización histórica de este episodio lamentable protagonizado de la administración del Estado Español: en el Acuerdo Tripartito de Madrid había una cláusula secreta que decía que la Asamblea General del Sáhara, en cierto modo y al estilo colonial, una institución legislativa, iba a legitimar esos acuerdos. Pues bien, cuando los miembros de la Asamblea tuvieron conocimiento de esta cláusula, decidieron reunirse, catorce días después de la firma del Tripartito (el 28 de noviembre de 1975) para disolverse y crear el Consejo Nacional Saharaui Provisional, que fue la antesala del Parlamento que ahora yo presido y que, por esta causa, tiene la característica de haber nacido antes que la propia RASD.

Aparte de esto, es fundamental afirmar que tantos años después, y a pesar de todo, el pueblo saharaui no sólo sobrevive, sino que mantiene en alto las mismas banderas de lucha que entonces, la descolonización y la independencia.

La deuda que España contrajo entonces con el pueblo saharaui está todavía pendiente y lo que hago aquí no es necesariamente culpar a un Gobierno más que a otro, es sólo constatar que la descolonización del Sáhara no se ha completado y este hecho implica directamente a los Gobiernos españoles, a todos. En este sentido, entiendo que las democracias están para solucionar los errores de las dictaduras y por eso, en mi opinión, es más inexplicable que esta parte de la Historia, compartida por España y por el Sáhara, siga aún inconclusa.

Ha dicho usted que es necesario resaltar que, pese a la firma de este Acuerdo, el pueblo saharaui sobrevive, ¿puede deducirse de ello que el objetivo no explicitado de esos acuerdos era la desaparición física o moral de su pueblo, que la identidad de las gentes del Sáhara Occidental quedara borrada?

Por parte de España no, no creo que hubiera esa intención, y tampoco en el caso de Mauritania. Otra cosa ocurre con Marruecos, y cuando digo esto no tengo temor alguno a equivocarme porque los hechos que se sucedieron desde entonces han puesto de manifiesto que lo que perseguían los marroquíes era el genocidio del pueblo saharaui.

Considero necesario, aquí, llamar la atención sobre dos hechos de coyuntura histórica. Por un lado hay que reconocer que el lobby pro marroquí que había penetrado en las más altas esferas del Gobierno era mucho más activo que el grupo pro saharaui que tenía su cota mayor de influencia en el entorno del Ministerio de Exteriores, y, en medio, estaban los militares, que se habían quedado fuera de juego.

Por otro, a Estados Unidos le preocupaba que lo que había pasado en Portugal (la Revolución de los Claveles) se transmitiera a España y que ése fuera el comienzo de la expansión del comunismo, venido del sur, hacia Europa. Hay que tener en cuenta que había elementos similares (a saber, una dictadura y una guerra colonial en África), que determinaron que EEUU conminara a España a abandonar el Sáhara y a reforzar al régimen marroquí como base de contención frente al comunismo que provenía del entorno africano, y que, en verdad no existía, salvo en la mente de los políticos de ese país.

Al margen de los elementos que acaba de citar, pero sumado ellos, ¿puede concluirse de los hechos sucedidos entonces que España, en el contexto de la puesta en marcha del proyecto continuista de la transición, no estuviera dispuesta a afrontar una guerra colonial con el Frente Polisario cuyos resultados no auguraban nada bueno para la metrópoli?

Bueno, los preparativos sobre el terreno lo que indicaban es que se iba a defender la colonia. Se habían hecho alambradas, campo de minas e, incluso, se habían reforzado las tropas españolas en el Sáhara, incluidos los efectivos saharauis que formaban parte de ese ejército. Además, los propios militares consideraban el abandono del Sáhara como una herida hecha a su honor y así nos lo llegaron a manifestar algunos mandos de la época, en la ciudad de Smara.

Por lo que respecta a los saharauis, hasta el último momento el mártir El Louali nos propuso que fuéramos a ver al entonces príncipe, Juan Carlos, porque estábamos convencidos de que los hechos que estaban sucediendo no representaban la postura oficial de España, sino más bien a la correlación de fuerzas que se había inclinado en favor de uno de los grupos de presión operativos, dentro de las estructuras del estado y, por supuesto, a las líneas políticas marcadas desde el exterior.

Por tanto, creo que el elemento catalizador del abandono español del Sáhara no fue otro que la presión de las grandes potencias; concretamente de Estados Unidos y Francia. No de forma gratuita, la bandera más grande que pudo verse en todo el tiempo que duró la Marcha Verde fue la estadounidense.

Todo el desastre histórico y humano que siguió a los hechos que usted narra no impidió que la vida del pueblo saharaui se articulara en torno a un Estado, la RASD, una de cuyas instituciones, el Parlamento, usted preside desde hace dos legislaturas. Háblenos de ese Estado, de los elementos que rodearon su declaración como tal.

Bueno hay que decir que esa articulación es un poco peculiar porque el hecho de que un Parlamento nazca antes que el propio Estado es una cualidad distintiva de la sociedad saharaui. Sin embargo, esta cualidad no surge de manera espontánea, sino que está marcada por aspectos históricos, y también por circunstancias del presente, que, como es lógico pensar, determinan su proyección hacia el futuro.

En referencia a los aspectos históricos, los saharauis, por la zona geográfica a la que pertenecemos, estábamos rodeados por poderes que no tienen nada que ver con el sistema propio saharaui. Así, Marruecos era una monarquía; en el este, Argelia era un emirato y en el sur, Mauritania también era emirato. El caso saharaui siempre fue distinto, el poder tuvo en su inicio un carácter popular, con lo que se conoció como el Consejo de los Cuarenta, que, digamos, marcaría la tradición democrática de nuestras instituciones desde su nacimiento. Esa tradición, esa manera de funcionar es la que explica, hoy por hoy, que el Frente Polisario sea un movimiento que engloba a todos los saharauis y no sólo a sus élites como ocurre en los partidos políticos clásicos. Dentro de ese movimiento, que no es monocolor, coexisten todos los planteamientos y el debate es continuo y abierto.

En cuanto a la creación del Estado saharaui como tal, en un principio fue algo teórico partiendo, en primer término, de que el país colonizador (España) había salido del territorio el 26 de febrero de 1975 y que para nosotros el colonialismo, políticamente hablando, había acabado ese día. Por eso proclamamos, en la madrugada del 26 al 27 de febrero, el Estado saharaui, porque dábamos por abolida la etapa colonial de nuestra historia. En segundo lugar, para los saharauis era prioritario que no hubiera un vacío de poder; hasta esa fecha había habido una administración y a ella le seguía otra, que era la legítimamente nuestra.

Como tercer punto, las circunstancias que se estaban dando nos decían que había que situar bien los hechos, que quedara explícito que dos Estados africanos, Marruecos y Mauritania, estaban agrediendo a un tercero. Así que la creación propia del Estado saharaui, independientemente de que fue anunciada por el Consejo Nacional Saharaui Provisional, como representante de la voluntad de las gentes del territorio, también tenía sus fines políticos y jurídicos.

El mártir El Louali dijo entonces que si el Estado Saharaui conseguía el reconocimiento de diez países, su independencia sería inevitable, tarde o temprano. Pues bien, con esa convicción seguimos hoy luchando.

Paralelamente se logró que el Frente Polisario, cuyo estatus de movimiento de liberación estaba en debate dentro de la Organización para la Unidad Africana, siguiera siendo considerado como tal y que la declaración del Estado Saharaui no frenara ese otro reconocimiento por parte de la comunidad internacional.

Cómo son las relaciones entre las instituciones de la RASD y el pueblo saharaui

Se han dado varias fases. Durante los 17 años de guerra, el Consejo Nacional se limitó a hacer pronunciamientos de carácter nacional y de gran calado en la esfera internacional, pero a partir del alto el fuego, nos dimos cuenta de que había que poner en funcionamiento las instituciones como una manera de prepararnos, la dirigencia y el pueblo juntos, para el día en que conquistáramos la independencia. Cuando se tomó esta decisión empezamos a ejercer las mismas tareas que cualquier Parlamento convencional, esto es, control del ejecutivo y legislación.

Ahora bien, en el momento actual, todas las instituciones son, por decirlo de alguna manera, armas de lucha en sí mismas y, por consiguiente, en lo que respecta al Parlamento que presido, en él se ha abierto un espacio de diplomacia parlamentaria, que hay que rellenar con acciones que aboguen por la causa, que contribuyan de manera directa a difundir la lucha saharaui y a despertar el mayor número de conciencias en su dirección.

Aparte de esto, como cualquier otra institución política, nos abrimos a las distintas capas de la sociedad, a las organizaciones de jóvenes, de mujeres, con el objetivo de fomentar la sociedad civil, de robustecerla en su conjunto; esta es la principal labor del Parlamento desde 1995.

Tras la finalización del mandato de Peter Van Walsum, debe ser nombrado un nuevo enviado especial del Secretario General de Naciones Unidas para la cuestión del Sáhara Occidental. A la vista del papel desempeñado por las últimas personas que han ocupado este cargo, ¿qué puede esperarse del nuevo representante propuesto por Ban Ki Moon, Christopher Ross, a quien Marruecos todavía no ha reconocido?

Existe un margen que depende de la acción de cada cual. Toda persona puede hacer que las cosas de las que se responsabiliza salgan bien o, por el contrario, se estropeen. En este caso, hay una serie de factores que son fundamentales y que constituyen el entorno de la acción de éste y de todos los enviados especiales de la ONU para el Sáhara Occidental.

En primer lugar el marco siempre ha de ser el de las Naciones Unidas, es decir que ninguno de ellos representa los intereses de uno u otro país, sino los del conjunto de la comunidad internacional. En segundo término está el medio por el que se debe alcanzar la solución al conflicto, que también está definido y que tiene que ser el diálogo, la negociación; nunca el precondicionamiento, ni la imposición por ninguna de las partes.

Por último está el objetivo, que es el derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui; no puede ser otro. Con estas cartas sobre la mesa, el problema real está en la propias Naciones Unidas y en el hecho de que la cuestión del Sáhara esté incluida en el capítulo VI (relativo a la resolución pacífica de conflictos) y que, por tanto, su solución dependa de la aceptación de las dos partes implicadas.

En este sentido si no se buscan las vías para imponer el fin del conflicto, no habrá fin para esta negociación, sobre todo teniendo en cuenta que una de las partes, en este caso Marruecos, ya ha dejado claras sus intenciones; esto es, que no hablará en términos distintos a los que se contemplan en su propuesta de autonomía.

Ocurre además que, como parte de su funcionamiento, las Naciones Unidas deben informar, tanto a sus miembros como a la opinión pública mundial, de los asuntos que se están tratando en su marco y responder de ellos. Pues bien, aquí surge el interrogante de cuál es la razón que hace que un tema como el del Sáhara Occidental lleve tanto tiempo estancado en esa instancia y que no se haya señalado con el dedo al culpable de esa situación. Opino que Naciones Unidas deberían tomar medidas en este tema porque no tiene sentido tratar a las dos partes de este conflicto de la misma forma. Hay un país invasor y un país invadido, hay una parte que no cumple la legalidad internacional y otra parte que la exige y no estamos en el mismo nivel.

A modo de conclusión, háganos un balance de los aspectos que ha mencionado en torno a la historia, el presente y el futuro de su país, la República Árabe Saharaui Democrática, y de su gente, el pueblo del Sáhara Occidental.

Puedo decir sin que me tiemble el pulso que he invertido 35 de los 55 años que tengo en este proceso y que sé que no ha sido en vano porque en este tiempo se ha consolidado la identidad saharaui. Hoy por hoy, desde La Habana, hasta el golfo arábigo, desde Finlandia, hasta Sudáfrica, toda nuestra gente se sabe parte, no ya del pueblo saharaui, sino parte del Polisario, como representante legítimo de este pueblo.

Somos un pueblo que tiene un pasado de confrontación con el colonialismo que todos los saharauis hemos interiorizado y que al Polisario (como movimiento de liberación, que, en distintas etapas, ha visto frustrados sus objetivos) le ha dado su aspecto contemporáneo, moderno y, también, su difusión y sus apoyos en el mundo.

Ese pasado es el que nos proyecta hacia un futuro que puedo decir que llegará, aunque no pueda precisar cuándo. La seguridad que tengo en ese futuro me la da la actitud del pueblo saharaui, la lucha incesante que los marroquíes no han podido quebrar en los territorios ocupados, unida a la resistencia de nuestra gente en las duras condiciones del exilio, en los campamentos de refugiados de Tindouf.

Se podrían decir muchas cosas, pero creo que la más importante es que la ocupación marroquí no ha podido doblegar la mentalidad de los saharauis, su identidad como pueblo y el empeño por conquistar su autodeterminación y su independencia.

Fuente original: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=75846