h1

MARINEROS RETENIDOS EN MARRUECOS POR LAS DEUDAS DE UN ARMADOR

18 enero, 2009
OCHO MARINEROS RETENIDOS EN MARRUECOS POR LAS DEUDAS DE UN ARMADOR
Ocho marineros de nacionalidad cubana permanecen retenidos, desde hace un año, a bordo del carguero «Alutrans» en el puerto marroquí de Safí. Esta tripulación sufre un auténtico calvario debido a una mezcla de deudas, problemas laborales y diplomáticos que les impide volver a su país y cobrar los salarios que les debe el armador de este barco desde agosto de 2007. Precisamente, los impagos del armador canario Manuel Barreto Acuña a las autoridades marroquíes han provocado que el barco esté atrapado en Safí y que su tripulación no haya podido salir en todo el año de una zona portuaria acotada.
El hecho de que se trate de un barco bajo bandera panameña, con tripulación cubana, propietario español y arrestado en un puerto marroquí complica una posible salida diplomática a la angustiosa situación en la que viven estos marineros.
En una zona contaminada
Según los testimonios recabados, y transmitidos por fax y cartas, los tripulantes describen los problemas psíquicos y físicos que sufren por su confinamiento en la zona industrial del puerto de Safí. Esta instalación portuaria está dedicada a la carga y descarga de productos altamente contaminantes, minerales, azufre, fosfatos y, de hecho, se recomienda que los buques tan sólo permanezcan en el puerto el tiempo necesario para estas labores.
Estos ocho marineros cubanos sobreviven gracias a la caridad, de lo que pescan en el muelle y consiguen mantener la electricidad en el buque racionando el escaso combustible que aún les queda en los tanques. Con el objetivo de ahorrar, y según cuenta uno de los marineros enfermos, José Manuel Rodríguez, están realizando las obligatorias maniobras semanales de cambio de posición del buque «a mano», lo que le provocado la aparición de una hernia.
La situación de estos marineros se comenzó a conocer gracias a que otra embarcación contactó con la asociación Stella Maris, y con representantes del Apostolado del Mar en Canarias. De hecho, las cartas y fax remitidos por los marineros a estos colectivos han hecho posible una colaboración para que sus condiciones de vida mejoren mínimamente.

 

Un largo historial
Hasta el momento se han dirigido misivas a los consulados cubanos, panameños y a la Media Luna Roja para que auxilien a estos profesionales del mar, aunque de momento con escaso resultado. El representante del Apostolado del Mar-Stella Maris en Tenerife, Juan Esteban Pérez Castro, también reclama a las autoridades españolas «que se impliquen» en buscar una posible salida humanitaria a este problema: «Ahora mismo lo que está en juego es la vida de este grupo de marineros y hay que hacer cumplir los convenios internacionales al respecto».
Barreto Acuña es un armador con un amplio historial en este tipo de cuestiones, y en su currículo empresarial figuran otros barcos y tripulaciones en situaciones parecidas, tales como fueron las de los buques Guajira, Tribox y Gelfo. De hecho, éste último barco se hundió hace unos años llevándose por delante la vida de dos marineros filipinos. ABC intentó ponerse en contacto con Barreto y con su empresa, Granince S.A., pero rehusaron hacer declaraciones acerca del caso del «Alutrans».
El modus operandi de quien en su día fue presidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas consiste en poner sus buques bajo lo que se conoce como una «bandera de conveniencia», en este caso, la panameña. Todas las fuentes consultadas coinciden en que no deja de resultar curioso que este pequeño país aglutine bajo su bandera al 23 por ciento de la flota mercantil mundial.
Huido de España
El siguiente paso es contratar una tripulación en países adecuados para que los tripulantes, bien por cuestiones económicas o por la ausencia de una regulación laboral específica, permanezcan amarrados a su empresa desde la misma firma del contrato. Si bien es cierto que quienes conocen el sector apuntan lo difícil que es estos días conseguir mano de obra cualificada española, lo cierto es que, en el historial de Barreto, las tripulaciones fueron primero lituanas, luego filipinas y ahora cubanas. La plantilla del «Alutrans» fue contratada en Cuba, en julio de 2007, a través de la agencia Select Mar y llegó al Archipiélago por vía aérea.
El buque está declarado como huido de los puertos españoles desde mayo de 2006, debido a las múltiples deficiencias detectadas y las malas condiciones de seguridad del navío. Por eso, este carguero se dedica desde entonces al transporte de graneles, meros cabotajes por la costa atlántica africana cercana a las Islas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: