h1

EL 36% DE LAS PROSTITUTAS MARROQUIES NO EXIGE EL USO DE PRESERVATIVO

3 febrero, 2009

El 36% de las prostitutas marroquíes no exige el uso de preservativo

La dirección de epidemiología y lucha contra las enfermedades realizó un estudio sobre “los conocimientos, actitudes y prácticas” de las trabajadoras de sexo. Para la mayoría de las profesionales de sexo, el paso a la profesión fue después del fracaso matrimonial.

Cada año son más numerosas las que se dedican a  la prostitución a consecuencia de “la pobreza, divorcio, violación o relación sexual precoz”, explica gran parte de ellas. Las trabajadoras del sexo en Marruecos  arriesgan su vida cada instante. Constituyen una población muy expuesta al riesgo de infección por el VIH. Las profesionales del sexo se sensibilizan poco a las infecciones sexualmente transmisibles. Después del estudio realizado en 2008 por la Organización Panafricana de lucha contra el SIDA (OPALS-Maroc) y que había cuestionado a 500 trabajadoras de sexo.

La dirección de epidemiología  y la lucha  contra las enfermedades realizó su estudio sobre “los conocimientos, actitudes y prácticas” de las trabajadoras del sexo. Esta investigación que se presenta en forma de un informe de 300 páginas está en curso de finalización. Ésta  orientó a 786 profesionales prostitutas de varias  regiones, Tetuán -Tánger, Agadir y región, Casablanca, Marrakech y Essauira, entre otras. El estudio revela la precocidad de las relaciones sexuales. El 2/3 de las mujeres consultadas tuvieron una primer relación sexual entre 13 y 18 años.
Para la mayoría de las  profesionales de sexo, el paso a la profesión no se hizo del celibato a la prostitución sino después del fracaso matrimonial. Es importante destacar que las trabajadoras del sexo que se casaron precozmente son las más numerosas,  han comenzado a prostituirse a una edad precoz. Los  2/3 de estas mujeres se han casado muy jóvenes, mientras que  un 68,4% de las trabajadoras del sexo son mayores, de entre 18 y 34 años.
Tratándose de la utilización del preservativo que figura entre la problemática más levantada en el ámbito de la lucha contra las infecciones sexualmente transmisibles y el SIDA, el estudio destaca que 420 lo utilizan cada vez, lo que representa un 53,4% de la muestra. Por el contrario, 62 trabajadoras de sexo no lo utilizan nunca y 172 reconocieron utilizarlo a veces. Para lo que se trata de la frecuencia de la utilización del preservativo en el informe anual, la situación es muy grave en la medida un 50% de los  profesionales de no lo utilizan nunca. Sólo son el 26,1% que lo utilizan siempre. El más sorprendente además  es la conducta de las trabajadoras de  sexo en caso de indisponibilidad del preservativo.

A este respecto, el estudio destaca que un 36,6% de las mujeres aceptan tener una relación sexual con un cliente propio sin preservativo y 46,3% están de acuerdo a condición de recibir una cantidad más importante de dinero. Y con todo, la mayoría de estas mujeres, lo que representa  el88,6%  de la muestra, conocen el SIDA. Con respecto al conocimiento de IST, el 85,1% no tienen ninguna idea sobre la Hepatitis viral y el 51,4% no conocen la Sífilis.  
A la pregunta de si la utilización correcta del preservativo es un medio eficaz para impedir el SIDA, el73,6% respondieron favorablemente. Pero un gran número de estas mujeres ignoran aún los métodos de transmisión del VIH. Y para prueba, 216 trabajadoras del sexo piensan que pueden ser infectadas por el VIH compartiendo una comida con una persona contaminada. Dicho esto, un 93,6% de entre ellas son conscientes de la contaminación por el VIH compartiendo una aguja hipodérmica ya utilizada por otra persona.

Actitud  de las trabajadoras de sexo
El estudio indica que en caso de infección sexualmente transmisible (IST), solamente el 32,6% de las trabajadoras de sexo se dirigen a un centro de salud o a un hospital público frente al 28,9% al sector sanitario privado. Por el contrario, un 17,1% de estas mujeres prefieren pedir consejos en las asociaciones. Sólo un 18%  deciden toda actividad sexual hasta desaparición de los síntomas. Otros elementos importantes indicar es que 10,2% de las trabajadoras del sexo se vuelven en los curanderos tradicionales y  6,5% utilizan medicamentos ya utilizados por una de sus amigas.

Fuente original: http://www.elfaroceutamelilla.es/content/view/26346/55/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: