Archive for 13/03/09

h1

PARLEMENT EUROPÉN: L´ONU DOIT S´OCCUPER DES DROITS DE L´HOMME AU SAHARA OCCUPÉ

13 marzo, 2009

Parlement Européen: L’ONU doit s’occuper des droits de l’homme au Sahara Occidental

Enquête d’une délégation du Parlement Européen sur le territoire que se disputent le Maroc et le Polisario

pTrois ans après le Haut Commissariat des Nations Unies aux Droits de l’Homme et trois mois après l’ONG Human Rights Watch (HRW), le Parlement Européen se prononce à son tour sur cette ancienne colonie dont l’Espagne s’est retirée en 1975. Quoique formulées dans un langage plus nuancé, ses conclusions sont similaires. EL PAÍS a eu accès au rapport de la délégation avant sa publication. (Voir document ci-joint)

Elle appelle notamment l’Union Européenne à travailler, «par le biais des Etats membres qui participent au Conseil de Sécurité [la France et le Royaume Uni]», pour que la MINURSO puisse surveiller le respect des droits de l’homme. A la différence d’autres forces de maintien de la paix ailleurs dans le monde, la MINURSO n’a pas de compétences en cette matière.

Human Rights Watch s’était déjà prononcée, le 19 décembre à Rabat, pour un élargissement du mandat de la MINURSO » qui s’est déployée dans le territoire en 1991 pour organiser un référendum que les objections du Maroc n’ont pas permis de tenir. Au printemps 2006 le Haut Commissariat aux Droits de l’Homme considérait déjà «indispensable» que les droits de l’homme fassent l’objet d’un suivi, mais son rapport n’a pas été publié à cause des pressions de la France, selon des sources onusiennes.

La délégation ad-hoc du Parlement Européen pour le Sahara Occidental, que préside l’ancien ministre des Affaires Étrangères chypriote, Ioannis Kasoulides, a entrepris les démarches pour enquêter dans la région fin 2005. Un an après elle a pu visiter Tindouf et plus de trois ans après, en janvier dernier, elle s’est finalement rendue à El Ayoune, la capitale du Sahara sous contrôle marocain.

Outre Kasoulides, trois députés européens en faisaient partie, Carlos Carnero (socialiste espagnol), Carlos Iturgaiz (Parti Populaire espagnol) et Luca Romagnoli (italien non inscrit). Leurs interlocuteurs marocains «ont mis à la disposition de la délégation toutes les facilités nécessaires», mais nombre de saharaouis qu’elle devait interviewer ont cependant été « empêchés par les forces de l’ordre marocaines d’accéder au lieu de la réunion». Ils ont été victimes «d’intimidations et mauvais traitements» et il y a eu même un cas de kidnapping pendant une nuit.

Des témoignages reçus, la délégation constate des «atteintes récurrentes aux droits de l’homme, notamment à la liberté d’expression, d’association, de manifestation de communication etc». Quant au fonctionnement de la justice il est biaisé car la législation marocaine sanctionne «les atteintes à l’intégrité territoriale » qui souvent ne sont que des simples prises de position indépendantistes.

Aussi les eurodéputés demandent-t-ils au Maroc «la suppression des sanctions basées sur l’atteinte de l’intégrité territoriale » et que les plaintes contre les policiers déposées devant la justice par les indépendantistes fassent l’objet d’un suivi. Ils invitent la représentation de la Commission Européenne à Rabat à « dépêcher des observateurs aux procès impliquant les militants saharaouis». Ils suggèrent, enfin, à Rabat de désigner un lieu à El Ayoun ou les manifestations puissent se dérouler librement.

Le rapport est moins critique sur la situation dans les camps contrôlés par le Front Polisario qui «s’est montré d’une extrême disponibilité» -l’Algérie, en revanche, a refusé tout contact- au point de se déclarer prêt à accueillir une délégation européenne « tous les trois ou six mois». Human Rights Watch et le Haut Commissariat aux Droits de l’Homme étaient, eux aussi, moins sévères envers le mouvement indépendantiste.

«Les tensions sporadiquement observées dans les camps ne sont guères étonnantes eu égard des conditions de vie extrêmement précaires » qui y règnent, signale la délégation. Ces conditions pénibles sont, en partie, dues à ce que les dirigeants du Polisario «redoutent que le développement d’un début d’infrastructure soit interprété par la population saharaoui comme un enracinement et, donc, un renoncement à la perspective d’un retour au pays».

Le principal reproche que font les eurodéputés au Polisario concerne également « le milieu judicaire et carcéral (…) qui demeurent très opaques ». «Les modalités de déroulement des procès ne sont pas claires ; des véritables interrogations demeurent en outre quant au code de procédure pénale utilisé ou encore sur le respect des droits de la défense».

h1

LA EUROCAMARA EXIGE A LA ONU QUE VIGILE LOS DERECHOS HUMANOS EN EL SAHARA OCCIDENTAL OCUPADO

13 marzo, 2009

El mandato de la MINURSO, el contingente de Naciones Unidas, debe incluir “la supervisión de los derechos humanos” en el Sáhara Occidental y en los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf (suroeste de Argelia). La mala racha que atraviesan los derechos humanos en esa región está “intrínsicamente vinculada a la imposibilidad de resolver, por ahora, la cuestión del ejercicio de autodeterminación del pueblo del Sáhara Occidental”.

Tres años después del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas y tres meses después de la ONG Human Rights Watch (HRW), el Parlamento Europeo también se pronuncia sobre esta antigua colonia de la que España se retiró en 1975. Aunque las formula con un lenguaje más matizado, sus conclusiones son similares. EL PAÍS ha tenido acceso al informe de esta delegación. (Ver documento adjunto).

En él lanza un llamamiento a la Unión Europea para que trabaje “a través de los Estados miembros que participan en el Consejo de Seguridad [Francia y Reino Unido]” para que MINURSO pueda supervisar los derechos humanos. A diferencia de otras fuerzas de mantenimiento de la paz de la ONU, MINURSO carece de competencias en este ámbito.

Human Rights Watch ya se pronunció, el 19 de diciembre en Rabat, por una “ampliación del mandato de la MINURSO” que se desplegó en el territorio en 1991 para organizar un referéndum que los reparos de Marruecos no han permitido celebrar. En la primavera de 2006 el Alto Comisionado para los Derechos Humanos consideraba ya “indispensable” que los derechos humanos sean observados de cerca, pero su informe no fue publicado a causa de las presiones de Francia, según fuentes de la ONU.

Bernardino León, “número dos” de la diplomacia española hasta abril pasado, abogó, en junio de 2005 en Rabat, porque MINURSO investigase el cumplimiento de los derechos humanos, pero tres años después el presidente José Luís Rodríguez Zapatero eludió contestar a una pregunta sobre el mismo tema durante una rueda de prensa con su homólogo marroquí, Abbas el Fassi. Naciones Unidas considera que España sigue ostentando la soberanía sobre el territorio.

La delegación ad-hoc del Parlamento Europeo para el Sáhara Occidental, que preside el ex ministro de Asuntos Exteriores chipriota, Ioannis Kasoulides, empezó los trámites para desplazarse a la región a finales de 2005. Un año después pudo visitar Tinduf y tres años más tarde, a finales de enero pasado, viajó finalmente a El Aaiún, la capital del Sáhara controlado por Marruecos.

Además de Kasoulides tres eurodiputados formaban parte del grupo, Carlos Carnero (socialista español), Carlos Iturgaiz (del Partido Popular español) y Luca Romagnoli (italiano no inscrito). Sus interlocutores marroquíes “pusieron a disposición de la delegación todas las facilidades necesarias”, pero a varios saharauis que debían entrevistar “las fuerzas del orden marroquíes les impidieron acceder al lugar de la reunión”. Padecieron “intimidaciones y malos tratos” y uno fue incluso secuestrado durante una noche.

De los testimonios recibidos, la delegación constata que se han producido “violaciones recurrentes de los derechos humanos, especialmente de la libertad de expresión, asociación, manifestación y comunicación”. El funcionamiento de la justicia está además “sesgado” porque la legislación marroquí sanciona “los ataques contra la integridad territorial” que con frecuencia con meros pronunciamientos a favor de la independencia.

En consecuencia los eurodiputados piden a Marruecos que “suprima las sanciones en relación a los ataques contra la integridad territorial” y que las denuncias contra policías formuladas ante los tribunales por los independentistas sean tramitadas. Instan además a la representación de la Comisión Europea en Rabat a “enviar observadores a los juicios de militantes saharauis”. Sugieren, por último, a Rabat que establezca un lugar en El Aaiún en el que las manifestaciones puedan celebrarse libremente.

El informe es menos critico con la situación de los campamentos controlados por el Frente Polisario que “se mostró extremadamente disponible” -Argelia, en cambio, rechazó cualquier contacto- hasta el punto de declararse dispuesto a acoger una delegación europea “cada tres o seis meses”. Human Rights Watch y el Alto Comisionado para los Derechos Humanos fueron también en su día menos severos con el movimiento independentista que con Marruecos.

“Las tensiones esporádicas observadas en los campamentos no son de extrañar ante las condiciones de vida extremadamente precarias” que allí imperan, señala la delegación. Estas condiciones penosas son, en parte, achacables a los dirigentes del Polisario que “temen que el desarrollo de las infraestructuras sea interpretado por la población saharaui como un manera de echar raíces y, en consecuencia, como una renuncia a la perspectiva de regresar a su país”.

El principal reproche que formulan los eurodiputados al Polisario concierne también “al mundo judicial y carcelario (…) que siguen siendo muy opacos”. “Las modalidades de desarrollo de los juicios no están claras; surgen auténticas interrogaciones sobre el código penal utilizado o el respeto de los derechos de la defensa”.

Fuente original: http://www.elpais.com/articulo/internacional/Parlement/Europeen/L/ONU/doit/s/occuper/des/droits/l/homme/au/elpepuint/20090313elpepuint_16/Tes

h1

LAS MENTIRAS DE MARRUECOS SOBRE SU RUPTURA DIPLOMATICA CON IRAN

13 marzo, 2009

Marruecos-Irán: realidad y apariencia de una ruptura diplomática

Permalink 11.03.09 @ 22:32:21. Archivado en Marruecos, Sahara Occidental, Oriente Medio

Marruecos ha roto relaciones diplomáticas con Irán el viernes 6 de marzo. Aparentemente la razón es que Irán ha “atacado” al “mundo árabe” al cuestionar la “integridad territorial” de un país árabe, Bahrein, por el hecho de que un alto responsable persa dijera que Bahrein fue una provincia iraní. Pero hay razones para pensar que las cosas no son como parecen, como casi siempre ocurre cuando se habla de nuestro vecino del sur.

Los hechos son los siguientes.
1º. El ex-presidente del Parlamento iraní, Ali Akbar Nateg Nuri ha afirmado que ha habido una etapa histórica en la que Bahrein fue una provincia de Persia. El hecho es, históricamente, innegable.
2º. El Sha de Irán aceptó la celebración de un referéndum de secesión en Bahrein. Como resultado del mismo, en 1971 Bahrein adquirió su independencia. Irán fue uno de los primeros países que reconoció su independencia.
3º. Marruecos mantuvo excelentes relaciones con el sha de Persia hasta que fue destronado.
4º. El 22 de febrero de 2009 el embajador de Irán en Bahrein asegura al ministro de Exteriores de este principado que Irán respeta la independencia de Bahrein y no tiene intenciones anexionistas.
5º. El 4 de marzo de 2009, el ministro de Exteriores de Arabia Saudí, el gran adversario de Irán en la región, pedía a los países árabes que se “unieran” para afrontar el “desafío” iraní.

Primera tesis: solidaridad con Bahrein
Marruecos, país árabe como Bahrein responde de este modo a las declaraciones del dirigente iraní.
Esta tesis no deja de ser cuestionable. En efecto, algo raro hay en la decisión de la corte de Mohamed VI. Y digo que algo raro hay porque Mohamed VI parece ser más “bahreiní” que los bahreiníes, ya que éstos, primeros afectados por las declaraciones iraníes no han roto relaciones diplomáticas con Irán. Insisto, el asunto no es lo que parece.

Segunda tesis: el chiismo amenaza al sunnismo en Marruecos
El sábado día 7 de marzo, el ministro de Exteriores del majzén, Fassi-Fihri decía que el “activismo” iraní atentaba a la unidad del rito malakita en el norte de África. Algunos han acogido en España esta “explicación”.
Sin embargo, basta constatar el escasísimo número de chiitas que hay en el norte de África para darse cuenta que esta medida es, en el mejor de los casos, desproporcionada.

Tercera tesis: Marruecos se alinea contra Irán para complacer a USA.
Algunos han avanzado esta tesis.
Sin embargo, resulta muy poco probable. ¿Tiene sentido romper con Irán… ¡justo en el momento en el que la nueva administración norteamericana quiere dialogar con Irán!?

Cuarta tesis: Marruecos se pliega a los deseos saudíes.
Marruecos es un país notoriamente enfeudado a Arabia Saudí desde antiguo. Conviene recordar, aunque muchos se esfuercen en olvidarlo, que fue la muy conservadora y reaccionaria Arabia Saudí quien en el conflicto del Sahara ofreció a Marruecos dinero para hacer la guerra al revolucionario Frente Polisario. Y no sólo dinero, sino un valioso apoyo diplomático especialmente importante en la Liga Arabe. La política marroquí lleva muchos años enfeudada a las causas saudíes. Las relaciones entre los monarcas absolutos de ambos países son constantes y fluidas.
Arabia Saudí e Irán mantienen una disputa no ya sólo religiosa, sino geopolítica en el Medio Oriente. Si Arabia Saudí apoya a los gobiernos de Líbano y de la Autoridad Palestina, Irán apoya a la oposición a ambos. Si Irán apoya a Siria, Arabia Saudí la ataca…. En este contexto no es, ni mucho menos improbable, que la medida marroquí haya sido dictada en Riad.

Quinta tesis: Respuesta a la decisión iraní de reconocer a la RASD.
Irán es uno de los países musulmanes que ha reconocido a la RASD. Fue en 1980. Al año de la caída del Sha Reza Pahlevi, gran amigo de Hassán II.
Marruecos ha intentado en numerosas ocasiones que Irán retire este reconocimiento. Sin éxito. Lo más que ha conseguido es que Irán, tras declarar (8-XII-2008) que mantienen el reconociendo de la RASD, haya dicho (12-II-2009)que mantiene congeladas sus relaciones con el Frente Polisario. Llama la atención, por tanto, que apenas unos días después de esta decisión iraní, Marruecos rompa relaciones con Irán.

A la luz de lo anterior, concluyo que, en mi opinión, la ruptura de las relaciones entre Marruecos e Irán se explica por las tesis cuarta y quinta, a saber, por una colusión entre, por un lado, el interés del aliado de Marruecos (Arabia Saudí) de aislar a su adversario (Irán) en la región y, por otro lado, la pataleta marroquí por la decisión de Irán de mantener su reconocimiento de la RASD.

Fuente original: http://blogs.periodistadigital.com/desdeelatlantico.php/2009/03/11/marruecos-iran-realidad-y-apariencia-de