h1

ASI TRATA MARRUECOS A LOS INMIGRANTES SUBSAHARIANOS ILEGALES

24 marzo, 2009

El alto precio de ser subsahariano clandestino en Marruecos

Rabat/ “El agente de seguridad me reconoció como nacional de Níger. Me dijo que era la tercera vez que me veía por ahí. Me golpeó con su fusil y me dijo que somos los tuaregs los que causamos problemas a Marruecos con el Polisario. Me sangraba la boca y la nariz. Quería que me arrodillara, pero caí al suelo, ya no tenía fuerzas”.

Es el testimonio de un subsahariano detenido por las fuerzas del orden en el reino alauí. Un testimonio que recoge la ONG Gadem (Grupo Antirracista de Acompañamiento y Defensa de los Inmigrantes en Marruecos) en un informe sobre la situación de los inmigrantes indocumentados en el país; un documento que acaban de hacer público y al que ha tenido acceso ACN Press.

El informe, sobre la aplicación por parte de Marruecos de la convención internacional sobre la protección de los derechos de los inmigrantes, denuncia que la situación de los indocumentados en el reino alauí continúa siendo muy precaria y asegura que los inmigrantes siguen siendo objeto de malos tratos, torturas o expulsiones arbitrarias sin haber recibido previamente asistencia jurídica. Recoge, además, testimonios de subsaharianos víctimas de estas violaciones.

La ONG cifra en unos 6.000 los subsaharianos clandestinos que se mueven por el país en busca de una oportunidad para embarcarse hacia Europa y alcanzar ‘El Dorado’. De ellos, cerca de 2.000 se encuentran estancados en el norte de Marruecos, en ciudades como Oujda, frontera con Argelia. De todos ellos, sólo 829 cuentan con el estatuto de refugiados, apuntan.

Según Gadem, Marruecos no respeta las normas internacionales que establecen que los inmigrantes detenidos deben ser alojados en centros apropiados y con unas mínimas condiciones de acogida. “Las condiciones de higiene -dice el informe- de estas instalaciones no son respetuosas en la mayoría de los casos con la integridad física, psíquica y moral de los indocumentados”.

RESCATES FRUSTRADOS

La ONG recomienda a las autoridades marroquíes formar a sus agentes para que “cesen de torturar y violar a los inmigrantes, les proporcionen cuidados médicos cuando lo requieran y tengan especial atención con niños y mujeres”. Asimismo, el documento contiene recomendaciones a la hora de formar también a los agentes de seguridad en rescate de embarcaciones clandestinas, para evitar, “como ya ha sucedido en varias ocasiones”, que las operaciones de salvamento terminen con el hundimiento de los indocumentados.

Se recoge también el testimonio de un inmigrante que intentó alcanzar las costas del sur de España desde el norte de Marruecos en abril de 2008: “La Marina nos seguía. Para parar la patera utilizó un objeto punzante, como un cuchillo. Provocó el pinchazo de la lancha neumática. Murieron 29 personas”. En julio de 2007 otro grupo de subsaharianos se lanzaba al mar para arribar a costas canarias.

“Navegábamos cerca de El Aaiún, éramos 37 personas. Se acercó a nosotros una embarcación de la Marina Real y nos lanzó unas cuerdas para rescatarnos. Nos asimos a ellas para saltar a su barco. Pero por razones desconocidas cortaron las cuerdas cuando íbamos a saltar. Sólo 20 de nosotros sobrevivimos. Nos recogió una segunda embarcación. Luego fuimos enviados a Oujda, al norte del país, y de ahí nos repatriaron a Senegal”.

Gadem no sólo denuncia “irregularidades y contratiempos” en el salvamento de los indocumentados o en su acogida en centros del país, incide también en lo que considera expulsiones arbitrarias de los subsaharianos a la frontera con Argelia o al desierto mauritano, plagado de minas. Unas expulsiones que se materializan, critican, sin que los clandestinos hayan tenido acceso, como se contempla en las normas internacionales adoptadas por Marruecos, a asistencia legal.

CRUCE DE CAMINOS

Gadem recuerda en su informe que Marruecos, país de emigración históricamente, se ha convertido desde hace años también en lugar de tránsito de indocumentados de otros países, en especial africanos. Las políticas de restricción de la inmigración en Europa, señala la organización, han provocado un aumento de los movimientos migratorios terrestres del África subsahariana hacia países como Marruecos o Argelia. Y esa política restrictiva, además, ha tenido también como consecuencia “que los africanos procedentes de Sierra Leona, Liberia, Costa de Marfil… queden bloqueados en el norte del continente a la espera de una oportunidad”.

Los inmigrantes, demandantes de asilo y refugiados, “viven en condiciones de extrema vulnerabilidad”, denuncia la ong al tiempo que critica las dificultades con las que se enfrentan para “conseguir la residencia en el país” y “los tratos discriminatorios a los que son sometidos”; que adquieren más gravedad si cabe, dice la ONG, si se tiene en cuenta la adhesión de Marruecos a la convención internacional sobre la eliminación de todas las formas de discriminación racial.
Fuente original: http://canarias24horas.com/index.php/2009032462476/internacional/el-alto-precio-de-ser-subsahariano-clandestino-en-marruecos.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: