h1

MORATINOS VIOLA EL DERECHO INTERNACIONAL

17 abril, 2009

Sahara: Moratinos viola el Derecho Internacional
por Carlos Ruiz Miguel

 Moratinos se acaba de cargar la política exterior española sobre el Sahara Occidental. Ha sido el 17 de marzo. Con mentiras. Con engaños. Y no pasa nada. El PP, mira para otro lado. El movimiento “solidario” hace como que no ve. Y el Frente Polisario… responde, pero bajito.

         Los hechos han ocurrido en la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso de los Diputados el 17 de marzo de 2009. La gravedad de los mismos es extrema. Es una ruptura, en toda regla, con la política de España desde el 26 de febrero de 1976. 33 años de política exterior que tira a la basura Miguel Ángel Moratinos. Y además, mintiendo, manipulando y contradiciéndose.

         1. Moratinos miente sobre la propuesta marroquí, y ha mentido al Congreso al decir:

La propuesta marroquí (de 11 de abril de 2007) suponía la concreción de un paso anunciado desde hacía tiempo pero hasta entonces no realizado: una oferta de negociación y un esquema de autonomía sustantiva. (página 13 del Diario de Sesiones).

         Esto es falso, porque Marruecos, durante el gobierno de Aznar, en diciembre de 2003 presentó una propuesta de “autonomía” mucho más generosa que la que presentó en 2007. Y la presentó el ministro de Interior marroquí, Mustafá el Sahel, después de la cumbre hispano-marroquí de Marrakech de diciembre de 2003, ante el gobierno de Aznar.

         2. Moratinos se contradice sobre el referéndum. Por un lado, para oponerse a exigir un referéndum de autodeterminación, dice:

El referéndum no está incluido en la resolución del Consejo de Seguridad. Puede ser, las partes lo pueden decidir; no decimos que no (página 23 del Diario de Sesiones).

         Pero por otro, para oponerse al reconocimiento de la RASD, afirma:

No obliguen a un Estado a reconocer a un Estado cuando no se sabe si los saharauis van a decidir crear un Estado, ser independientes, integrarse en Marruecos o tener una autonomía (…) Hay que dejar al pueblo saharaui que decida por sí mismo, libremente, lo que quiere ser. (página 24 del Diario de Sesiones).

         El Sr. Moratinos se contradice a sí mismo y se niega a contestar a la siguiente pregunta: ¿qué ocurre si no se les deja a los saharauis decidir por sí mismos lo que quieren ser?

         Sudáfrica dio la respuesta: reconoció a la RASD precisamente porque Marruecos se opone a celebrar un referéndum sobre el destino de los saharauis.

         3. Moratinos manipula y oculta la realidad del Plan Baker. El ministro trata de poner en el mismo plano el “plan Baker I” (propuesta de autonomía de 2001) y el “plan Baker II” (autonomía de 5 años seguida de referéndum de 2003):

Es verdad que muchos hablan de este plan (el plan Baker II), pero si hablan de este plan es porque ha habido un Plan Baker I, y lo que no dice la gente es que el primero lo aceptó Marruecos y el segundo lo aceptaron los saharauis pero no los marroquíes. Son esfuerzos diplomáticos. Baker empezó con un primer plan, lo rechazaron los saharauis; empezó con el segundo plan y lo rechazaron los marroquíes (página 26 del Diario de Sesiones).

         Cualquiera que oiga al ministro Moratinos pensará que ambos planes tienen el mismo rango, pero no es así. El primer plan Baker (la “propuesta de Acuerdo marco” de 2001) no fue aprobado por el Consejo de Seguridad. Es más, ni siquiera se llegó a presentar al Consejo de Seguridad. El segundo Plan Baker fue presentado al Consejo de Seguridad, fue discutido y después apoyado, por unanimidad, por el Consejo de Seguridad en la resolución 1495 que lo calificó como “solución política óptima”. Por tanto, el “plan Baker” no es un “mero esfuerzo diplomático” comparable al plan de autonomía de 2001… la diferencia entre ambos es cualitativa.

         4. Moratinos miente sobre la autodeterminación. Después de haber dicho que el “referéndum” no era obligatorio, afirma:

El Consejo de Seguridad establece (que) ninguna solución será completa y aceptable si no permite respetar el principio de autodeterminación (…) pero también aquí cabe aplicar el método de la negociación para definir los contornos precisos de la manera en que una solución negociada entre las partes pudiera reconocer que este principio de autodeterminación se ha alcanzado (página 14 del Diario de sesiones).

         Curioso, el mismo individuo que hacía la propaganda del “Referendum plus” es el que dice que “autodeterminación” es algo que puede hacerse sin referéndum. La tesis del ministro es que la “negociación” de las partes fija las normas que se les deben aplicar… pero silencia que el Frente Polisario ya ha dicho que no acepta la propuesta marroquí.

         Es la perversión deliberada del Derecho. Porque las negociaciones son para buscar el modo de que las partes apliquen una norma que ha sido creada, no por ellas, sino por la comunidad internacional. Es más, la autodeterminación es una norma obligatoria para todos los Estados (ius cogens). Moratinos promueve la confusión entre “creación” y “aplicación” de las normas. Sabe que no son lo mismo, pero quiere engañar a los diputados y a la opinión pública.

         Lo que el Consejo de Seguridad pide es que Marruecos y Frente Polisario busquen un acuerdo para “aplicar” la autodeterminación pero no para que “definan” lo que es autodeterminación. La razón es muy sencilla y parece mentira Moratinos que no lo sepa: quien define lo que es autodeterminación es, y no puede ser otro, Naciones Unidas. Y así lo ha hecho en sus resoluciones 1514 y 2625 de la Asamblea General y en todos los casos conocidos de descolonización de un pueblo.

         El refrán dice que “la cabra siempre tira al monte”. Al Gobierno Rodríguez el Derecho le molesta. Mucho. Se dedica a destruir el Derecho Internacional igual que ha destruido la Constitución mediante el proceso que culminó con el nuevo Estatuto de Cataluña.

         Pretende hacer con la autodeterminación del Sahara Occidental lo que hicieron en España con el derecho a usar el español o la definición de la Nación.

         Pretende que las Naciones Unidas, que tratan la descolonización del Sahara Occidental desde 1965, violen, conscientemente, las normas que las propias Naciones Unidas han creado.

         Pero nos queda la esperanza de que ese gobierno no tiene, en los organismos internacionales, la capacidad de “influencia” que posee en el Tribunal Constitucional.

Carlos Ruiz Miguel es Analista del GEES en el área de Magreb y en temas de Derecho Constitucional

Fuente original: http://www.uruguayinforme.com/news/17042009/17042009_carlos_ruiz_miguel.php

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: