h1

LAS MARIONETAS DEL COLONIALISMO MARROQUI

23 abril, 2009

Las marionetas del colonialismo marroquí

Los marroquies estan apartando poco a poco a Jalihenna Errachid, una carta quemada para sustituirle por un hombre extremadamente astuto y discreto

Las acusaciones o el epíteto de traidor abundan en la historia política o cultural del mundo. Si ya han sido objeto de estudio en el campo literario o en historia medieval y moderna, los conceptos de traidor y traición siguen siendo poco abordados en la época contemporánea.

Al parecer, la traición responde a una definición simple. Corresponde al abandono de la lealtad – a un individuo, a une institución, a una facción, a un grupo político et, en general, como corolario de abjuración, el paso hacia el adversario o la ruptura con las antiguas solidaridades, amistades o principios.

La traición no es una emoción, es el gesto de otra persona cuando es vivido o interpretado como un rompimiento de la lealtad. Para que haya traición tiene que haber un vínculo y éste tiene que implicar cierta fidelidad.

En todos los movimientos de liberación, el castigo de los traidores tenía como objetivo eliminar a “los malos y los traidores” qui ayudaban al enemigo contra sus hermanos, al igual que a los refractores cuyo rechazo de obediencia no era menos peligroso para el éxito de la revolución : “Desinteresarse de la lucha es un crimen, oponerse a la acción es una traición”, decía el primer llamamiento del Ejército de Liberación Nacional de Argelia, publicado el 31 de octubre de 1954. El castigo de los traidores y los refractores era una necesidad militar para ganar la guerra de información y la propaganda contra el poder colonial, eliminando o aterrorizando sus ayudantes. Era también una necesidad política para sustituir la ley del poder colonial por la ley de los “rebeldes”. Era un deber imponer la lucha y la conciencia nacional a todos los ciudadanos identificando a los traidores como enemigos.

Las modalidades del castigo eran, a menudo, crueles (horca, degollación, mutilación) para deshonorar el cuerpo de la víctima y desalentar todo intento de venganza por parte de su familia. En efecto, una acción moral debía acompaňar al dolor físico para demostar el horror del crimen frente a ese castigo para que cada uno prefiera morir como patriota en lugar de morir como traidor.

En el caso del Sáhara Occidental, el movimiento de liberación nacional, el Frente Polisario, siempre ha sido muy indulgente con los traidores, tanto durante la guerra contra el colonialismo espaňol como contra el invasor marroquí.

Jalihenna Uld Errachid, el rey de los traidores, nunca fue inquietado ni molestado. En la época espaňola, es quien dirigía el PUNS (Partido de Unión Nacional Saharaui) un invento espaňol para fundar un estado saharaui estrechamente ligado a la metrópolis. Huyó a Marruecos incluso antes de que éste se estableciera en el Sáhara. Hoy, designado a la cabeza del CORCAS, lo vemos por todas partes defendiendo las tesis marroquíes. En las reuniones de Manhasset, pudo incluso estrechar las manos de los dirigentes saharauis presentes. Eso lo hizo aún más insolente que nunca. A pesar de que es el alcalde del Aaiún, casi nunca esta ahí. Su residencia principal la estableció en Rabat. Quizás sea por temor a las represalias de los jóvenes militantes de la capital saharaui, que, desde 1999, es testigo de continuas manifestaciones pro-independistas. Uld Errachid no es un hombre culto e, intelectualemente, no presenta ningún riesgo, perso su fidelidad a las autoridades marroquíes es indiscutible. Gracias a ello, se convirtió en uno de los hombres más ricos del reino alauita.

Al contrario, Mohamed Chej Biadillah es un hombre serio, trabajador e inteligente. A pesar de sa naturaleza discreta, aparece como el modelo de traición que los colonialistas llaman integración. De ministro de sanidad fue propulsado, como un cohete, para sustituir Fouad Ali Himma, amigo del rey Mohamed VI y su mano derecha, a la cabeza del PAM. De esta manera, pasó a ocupar el primer plano de la escena política gracias a sus orígen saharaui. “Yo no soy el saharaui de servicio”, dice Biadillah. Sin embargo, de entre todos los líderes de los partidos que fueron mandados a las diversas capitales para explicar la postura de Marruecos sobre el Sáhara Occidental, sólo el nombre de Biadillah tuvo, al principio, el honor de ser mencionado. Y de ser recibido personalment por el rey. Además, la primera reunión de su partido tuvo lugar en El Aaiún. Su nombramiento será seguido de toda una serie de declaraciones sobre la autonomía y la regionalización propuestas por Marruecos para el Sáhara. Curiosa coincidencia, verdad!?

El parecido con su hermano, Brahim, es asombroso. Este último es el comandante de la Segunda Región Militar del Frente Polisario. Su militantismo, combatividad y corage son irreprochables. Sólo que se encuentra al otro lado del muro de defensa marroquí que rodea a las ciudades saharauis.

Según Paul Léautaud, la traición puede ser el efecto de una inteligencia superior, complétamente desprovisto de ideologías cívicas. Mohamed Chej no es, de ninguna manera, más inteligente que su hermano. Desprovisto de ideologías civicas? Es posible. Lo que es seguro es que nunca buscó confrontarse a los responsables del Frente Polisario hasta el día en que las autoridades marroquíes le colocaron ante el hecho consumado : fue obligado a vigilar a los notables que llevaban a cabo la identificación de los electores para el referendum que nunca se celebró. Con esta nueva misión, de la que Marruecos espera sacara mucho provecho, seguro que lo veremos sentado en la mesa frente a los negociadores saharauis en la próxima ronda.

Según el novelista y crítico literario francés, André Thérive, “en política, no hay traidores, sólo hay perdedores”. Tratándose de Biadillah y Uld Erraachid, una cosa es cierta : perdieron toda estima de su pueblo como perdieron el noble ideal de luchar por la libertad.

Fuente original: http://www.kaosenlared.net/noticia/marionetas-colonialismo-marroqui

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: