h1

MARRUECOS, A POR EL PARTIDO UNICO QUE ACABE CON LA “DEMOCRACIA”

15 junio, 2009

Mohamed VI abre el camino al partido único monárquico

 

Las Elecciones comunales que acaban de realizarse en Marruecos representan un rotundo fracaso del sistema político imperante en el país, y la vía abierta para instaurar el « partido único », esta vez de naturaleza monárquica.

A diferencia de las legislativas celebradas en 2007, las municipales atraen siempre mayor número de votantes. La gente considera más cercanos a los alcaldes y ediles municipales, que se ocupan de los problemas de proximidad que afectan a la vida diaria, transportes, salud, red viaria, escuelas, terrenos de construcción, licencias municipales, etc. Todo ello hace que la misma gente que da la espalda al Parlamento y al gobierno, se vuelca en las elecciones locales.

Sin embargo, en Marruecos se ha vuelto a producir una deserción masiva de las urnas. Según los datos oficiales proporcionados por el ministro del Interior, Chakib Benmusa, han votado unos 6 millones 900 mil personas, lo que supone un 33,5% del conjunto de gente con derecho a voto. Las cifras oficiales que da el gobierno, corresponden a los porcentajes en relación con el número de ciudadanos que han retirado su carnet de voto, que vienen a ser unos 13 millones 300 mil. Pero ahí no están contabilizados ni los no inscritos en el censo electoral que son unos 5 millones, ni los que estando inscritos no retiran su carnet de electores, que son más de 3 millones. Con lo cual la abstención real es de más de un 66%. Y a ello hay que añadir los 700 mil votos en blanco o nulos. Cifras que por sí mismas dan una idea de la indiferencia y del rechazo de una población que no se siente en absoluto representada por los organismos electos, sean nacionales, regionales o locales.

Hacia el « partido único »
Junto a esta constatación, hay otra de indudable trascendencia. El Partido Autenticidad y Modernidad (PAM), creado por el amigo y confidente del rey Mohamed VI, Fuad Ali El Himma, que compartió con el monarca pupitre durante sus años escolares, ha sido el vencedor de las elecciones municipales. Una victoria pírrica, sin embargo, ya que con 1.155.247 votos sólo contabiliza un 5,6% de los ciudadanos con derecho a voto. Para los otros partidos, que vienen detrás, los porcentajes son aún más irrisorios: el partido nacionalista Isticlal no llega al 5%, los independientes del RNI no alcanzan el 4% y los socialistas de la USFP se quedan por debajo del 3% de porcentaje real. En cuanto a los islamistas del PJD (Partido de la Justicia y el Desarrollo) rondan el 2% de sufragios.

De este modo, la distribución de alcaldes y concejales, responde a una participación minoritaria y a una representatividad por lo menos cuestionable. El Partido monárquico se lleva 6.015 ediles, el Isticlal 5.292, los centristas independientes 4.112, los socialistas 3.226 y los islamistas se sitúan en torno a los 1500 representantes municipales.

El resultado del partido monárquico liderado por el amigo del Rey, Fuad El Himma era una de los mayores interrogantes de estos comicios. En una operación destinada a preparar un cambio político posterior, el PAM había decidido retirar su apoyo al Gobierno de coalición que preside el nacionalista Abbas el Fassi y pasar a la oposición. Esto se produjo justo antes del comienzo de la campaña electoral.

La finalidad de la maniobra política era la de « independizar » el partido monárquico de la coalición gubernamental, para poder justificar un cambio posterior del gabinete y la designación para presidir el Ejecutivo, del « gran ganador de las Elecciones », Fuad El Himma. Esta prerrogativa está entre las manos exclusivas del Rey, que no tiene que esperar a que haya Elecciones anticipadas para remodelar el gobierno y nombrar un nuevo primer Ministro.

El Himma fue designado jefe del gabinete de Mohamed VI cuando éste todavía era el príncipe heredero en 1998, y tras la muerte del rey Hassan II, pasó a ocupar el cargo de ministro delegado del Interior desde el que ejerció como “hombre fuerte” de la política marroquí, ocupando en cierto modo el papel que jugó Dris Basri en la era de Hassan II. Cuando El Himma decidió constituir un partido, el PAM, arrastró tránsfugas de todos los demás partidos, incluyendo decenas de diputados que corrieron a las filas del « partido del amigo del monarca » con armas y bagajes.

En los círculos políticos marroquíes se tiene cada vez más clara la impresión de que la finalidad de este proceso político-.electoral, es la de instaurar el sistema de partido único monárquico, que facilite la puesta en marcha de una serie de reformas políticas e institucionales tendientes a la modernización y desarrollo del país, aunque ello signifique aquejarse considerablemente del sistema democrático.

Fuente original: http://www.elimparcial.es/mundo/mohamed-vi-abre-el-camino-al-partido-unico-monarquico-41744.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: