Archive for 9/07/09

h1

MAP PIERDE MAS LA CREDIBILIDAD, AHORA EN LOS TRIBUNALES

9 julio, 2009

Condenan a la agencia de noticias de Marruecos por intromisión en el honor de Ali Lmrabet

El director de la delegación en Madrid de la agencia estatal de noticias de Marruecos (MAP), Saïd Ida Hassan, así como la propia MAP han sido condenados por un tribunal de Almería por intromisión ilegítima en el honor del periodista marroquí Ali Lmrabet a pagar 12.000 euros de indemnización.

Esta condena es la consecuencia de la actuación de Ida Hassan quien, en abril de 2005, después de un largo viaje de 650 kilómetros de Madrid a Almería, se presentó en el anfiteatro de la Universidad de Almería donde Lmrabet impartía una conferencia sobre inmigración.

Una vez allí, Ida Hassan se levantó de su silla y después de presentarse como “corresponsal de la MAP en España y miembro del Sindicato nacional de la prensa marroquí”, comenzó a increpar Ali Lmrabet, a insultarlo para terminar acusándolo de haber escrito en el diario EL MUNDO que “todos los marroquíes residentes en España son terroristas”.

Esta sentencia es una primicia en los anales de la MAP, ya que es la primera vez que esta agencia oficial es condenada por un tribunal Por su parte, el patrón del diario Assabah fue condenado, a principios del mes de junio, por la jusiticia francesa por difamación hacia un perdiodista de la cadena pública France 3 a la que acusó de ser un agente de los servicios secretos argelinos. Abdelmoumen Dilami, su director, fue condenado a pagar 3000 euros de multa et 5000 euros de indemnización por daños y perjuicios.

En octubre de 2007, el periodista de France 3 Joseph Tual reveló la existencia de cinco órdenes de detención dictadas por un juez francés en contra de los nacionales marroquíes sospechosos de haber participado en el secuestro del oponente marroquí Mehdi Ben Barka en París en 1965. Las órdenes de detención fueron emitidas durante una visita del Presidente Nicolas Sarkozy a Marruecos. En su edición del 3 y 4 de noviembre de 2007, Assabah publicó un artículo titulado “Los servicios de inteligencia argelinos disponen del expediente del caso Ben Barka”.

El ex presidente español José María Aznar acaba de presentar una demanda contra la revista marroquí L’Observateur, una de las primeras publicaciones que alegó que Aznar era el padre de la hija de la ministra francesa de Justicia Rachida Dati. Aznar lo negó, mientras Dati se abstuvo de dar a conocer la identidad del padre de la niña, nacida en enero. Aznar le reclama judicialmente una rectificación y una cantidad de 120.000 euros por los daños causados a su imagen y por intromisión en el derecho al honor. Todo el mundo sabe que detras de aquella oticia estaba el régimen marroqui, furioso con Aznar por el episodio de la Isla Perejil en 2002.

Cinco periodistas marroquíes se enfrentan a juicio en Casablanca por “lesionar públicamente” al líder libio Muammar Gadafi y “lastimar su dignidad”, informan la Red Árabe por la Información de Derechos Humanos (ANHRI) y el Comité por la Protección de los Periodistas (CPJ). La embajada libia en Rabat envío una queja al fiscal contra tres periódicos marroquíes (“Al-Masaa”, “Al-Jarida Al-Oula” y “Moroccan Events”) que los acusaba de publicar artículos que criticaban a Gadafi o se referían a él de una manera que la embajada libia califica como inaceptable.

Según la ley de prensa de Marruecos, los periodistas se enfrentan a hasta un año de cárcel y multas de hasta 100,000 dirhams (USD 12,090) de ser encontrados culpables de los cargos de difamación. Estas condenas harán que los perdiodistas marroquies se lo piensen dos veces antes de coger la pluma para acusar a ese eterno “enemigo exterior” al que hacen alusion cuando se trata de cualquier contencioso embarazoso para el régimen de Mohamed VI, como el Sahara Occidental, la situacion interna de Marruecos, el patrimonio del palacio, etc.

En febrero de 2008, la Audiencia Provincial de Madrid ya rechazó las pretensiones del director Ida Hassan y las de su colega de entonces, Mansour Madani, de que se admitiese una acción en justicia contra Lmrabet, condenando a los dos a pagar las costas del juicio.

CENSURADO

El periodista Ali Lmrabet es un defensor de la libertad de expresión, por lo que ha sido perseguido y censurado. Fue condenado en 2003 a tres años de prisión y al cierre de los dos diarios que dirigía. Lmrabet fue condenado por un delito de “ultraje al rey”. Había publicado una entrevista con un preso republicano marroquí en la que éste defendía  el derecho de autodeterminación para los saharauis en el Sahara Occidental, un artículo sobre el presupuesto de la Casa Real marroquí, y unas caricaturas de Mohamed VI. El periodista fue puesto en libertad en 2004, tras recibir el premio Reporteros Sin Fronteras. En abril de 2005, sin un juicio justo, fue condenado a diez años de prohibición del ejercicio del periodismo. El periodista había desvelado que los saharauis en Tinduf, en el suroeste de Argelia, no estaban secuestrados por el Polisario -tal y como mantenía el régimen marroquí- sino que no querían volver a Marruecos, eran refugiados políticos.

Ali Lmrabet y Nadia Yassin -portavoz del principal movimiento islamista de Marruecos, Justicia y Caridad-, iban a participar como invitados en dos mesas redondas en el festival La MAr de Músicas de Cartagena, dedicado este año a Marruecos, pero su participación fue censurada. Según el director del festival, Francisco Martín, la embajada no creía conveniente que estos dos opositores del régimen de Rabat fueran representantes del país.

Premio José Couso a la Libertad de Prensa

El periodista marroquí Ali Lmrabet recibirá fue galardonado en 2005 en Ferrol el Primer Premio José Couso de Libertad de Prensa en reconocimiento de su compromiso con la libertad de expresión y la libertad de prensa en un entorno difícil como es el Reino de Marruecos, según el fallo del jurado de este certamen convocado por el Colegio Profesional de Periodistas de Galicia (CPXG) y el Club de Prensa ferrolano.

Al respecto, el decano del CPXG, Xosé Manuel Vega Gómez, señaló que Ali Lmrabet “representa el significado de este premio”, encarcelado en su país entre el 21 de mayo del 2003 y el 7 de enero del 2004 por publicar informaciones sobre la familia real marroquí.

La justicia de Marruecos acababa de prohibir a este periodista, colaborador del diario El Mundo, ejercer su profesión en el país durante diez años a consecuencia de la publicación en el periódico español de un reportaje en la que narra su visita al campo de refugiados saharauis de Tinduf, en Argelia.

Además, Vega Gómez explicó que este galardón ?es también un homenaje a la familia de José Couso que sigue buscando por todo el mundo la verdad del por qué de su muerte?, y ?a todos los periodistas comprometidos en buscar la verdad?, así como ?una llamada de atención a los gobernantes para que respeten el derecho de los ciudadanos a recibir información libre y veraz?.

DECLARACIÓN INSTITUCIONAL

El decano del CPXG aprovechó este acto para dar lectura a una declaración institucional en la que se defiende un ejercicio libre de la profesión periodística, en la que los medios de comunicación de titularidad pública no estén controlados por el partido político en el poder? y ?ejerzan un verdadero servicio público.

Además, en la declaración se considera que “no es legítimo que no se celebren debates entre los candidatos a la Presidencia de la Xunta de Galicia en un proceso electoral”, y se añade que esas confrontaciones de ideas se tienen que realizar en los medios públicos.

La trayectoria del periodista marroquí ha sido premiada por los propios colegiados y socios del Club de Prensa, que han escogido a este profesional entre siete seleccionados, como Ignacio Ramonet, la Cadena Ser o Luís Gotisolo, entre otros.

Fuente original: http://elmercuriodigital.es/content/view/20420/57/