Archive for 25/07/09

h1

ESTADOS UNIDOS – MARRUECOS: EL FRIO DISTANCIAMIENTO

25 julio, 2009

JORGE LUIS RODRÍGUEZ GONZÁLEZ

EE.UU.-Marruecos: ¿un frío distanciamiento?  
   
  Una vez que Washington comenzó a hablar sobre el arranque de su Comando Militar para África (AFRICOM) y el establecimiento de este programa en ese continente, muchas sospechas apuntaban a que las posibles sedes serían Marruecos y Liberia, por sus históricos lazos con la potencia americana, o cualquier otro estado petrolero teniendo en cuenta que el verdadero móvil de esta iniciativa es la hegemonía estadounidense en la explotación de los recursos naturales africanos, principalmente el denominado “oro negro” y el gas.

Muchos medios hablaron incluso de una base militar que construía Estados Unidos en la localidad costera de Tan Tan —muy cerca de la frontera con el Sahara Occidental y frente al archipiélago canario—, con una dimensión de mil hectáreas. El lugar se mostraba como uno de los favoritos por su posición privilegiada para Washington —un puerto en el Atlántico para el abastecimiento por vía marítima y un aeropuerto desde el cual desplegar sus tropas.

Una vez que algunos gobiernos africanos y organismos regionales se negaron a que AFRICOM se alojara en sus países, Marruecos aprovechó para mostrar su beneplácito a ese plan militar norteamericano disfrazado de humanitarismo y colaboración en materia de seguridad.

Pero, al parecer Estados Unidos cambió de decisión y ya no se muestra interesado en establecer allí su sede de AFRICOM, pues el precio político que tendría que pagar es demasiado alto. A cambio de brindar su suelo para el cuartel del Pentágono, Marruecos pidió a la potencia norteamericana que apoye su proyecto de autonomía sobre el Sahara Occidental, ilegalmente ocupado por el reino marroquí desde que España dejó esa colonia en 1975.

Y BARACK OBAMA NO ESTÁ DISPUESTO A CEDER

…algo que de seguro hubiese hecho John McCain —defensor de las políticas guerreristas de Bush y comprometido con el rey Mohamed VI— si hubiese llegado a la Casa Blanca. Obama ha abogado por la solución del conflicto teniendo en cuenta la legalidad internacional y el papel de Naciones Unidas en el mismo, y eso no gusta al rey, que durante ocho años contó con el apoyo de Bush a sus políticas anexionistas.

Durante la época de Bush, Rabat logró que Estados Unidos apoyara su ocupación ilegal del territorio saharaui, pues a cambió prestó el suelo marroquí para albergar cárceles secretas de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), además de repetir como papagayo que el estado saharaui en manos del Polisario —movimiento de liberación saharaui y representante de ese pueblo ante la ONU— se convertiría en nido de terroristas islamistas, que tanto molestan a Washington.

Primero en 2003, Bush apoyó el plan Baker II —diseñado por el entonces enviado del secretario general de Naciones Unidas y ex secretario de Estado de EE.UU., James Baker—, que establecía un período de autonomía del Sahara Occidental dentro de Marruecos de entre cuatro y cinco años, tras el cual se celebraría un Referéndum de Autodeterminación, en el que el pueblo saharaui decidiría si seguir anexada a Marruecos o ser un país independiente.

Desde entonces, el Frente Polisario ha respetado ese plan, además del firmado con el país agresor en 1991 para poner alto al fuego. Sin embargo, Marruecos, temeroso de perder las dos terceras partes que ocupa del Sahara y la más importante de ese país económicamente—, ha hecho caso omiso a ese acuerdo y no ha mostrado una voluntad política en la resolución del conflicto que solo puede culminar con la independencia saharaui.

Pero luego, el mismo Bush que apoyó el Plan Baker II, se echó para atrás en 2007 con su apoyo la propuesta en torno a la autonomía del Sahara bajo el dominio de Marruecos. Al parecer, ese fue el precio de los centros ilegales de detención.

Ahora, al juzgar por los hechos, parece ser que Obama comienza a alejarse un poco de la posición adoptada por su antecesor, o al menos intenta reivindicar el protagonismo de la ONU en la solución de ese conflicto sin tener que presionar.

En una carta que hizo llegar a Mohamed VI en respuesta a la felicitación que le enviara el rey absolutista con motivo de la fiesta nacional de Estados Unidos —el 4 de julio—, Obama no mencionó la última oferta marroquí referente a la autonomía para la antigua colonia española bajo el control marroquí.

Antes, en abril, en el marco del Consejo de Seguridad de la ONU, la embajadora estadounidense, Susan Rice, tampoco habló del tema.

Así, el movimiento independentista saharaui ha alimentado esperanzas de que finalmente EE.UU. muestre interés por encontrar una salida a la explotación del pueblo de esa nación africana, mientras el reino marroquí no anda muy contento por la omisión de Obama.

Al pisar suelo marroquí, el actual enviado personal de Naciones Unidas para el Sahara Occidental, Christopher Ross —nombrado el pasado de enero y sustituto del diplomático holandés Peter van Walsum, un adepto de las soluciones marroquíes— no fue recibido por el monarca aludiendo que se encontraba en Oujda, en el este de Marruecos. Tampoco el primer ministro, Abbas el Fassi, dio atención al diplomático de la ONU.

Para finales de julio debe celebrarse en Viena (Austria), bajo la mediación de Ross, un encuentro entre dos representantes del Frente Polisario y Marruecos, con el objetivo de destrabar el dialogo entre ambas partes en conflicto y llegar a una solución pacífica y negociada del drama saharaui.

Aunque Marruecos parece seguir atrincherado en su posición colonizadora. El titular de Exteriores, Taieb Fassi-Fihri, así lo ha dejado claro cuando dijo que ese encuentro será una nueva oportunidad para que Rabat explique su proyecto autonómico.

Mientras, si Obama llega a desmarcarse sin jugueteos de la política marroquí respecto al Sahara Occidental, las relaciones entre Washington y ese reino pueden enfriarse luego de tantos años de cooperación hasta en los asuntos más sucios. Y si realmente el Pentágono valoró la posibilidad de encontrar allí la sede de su AFRICOM, el asunto se pudiera complicar, al negarle a su socio marroquí lo que más desea: la anexión y el saqueo del pueblo saharaui.

h1

MAS JOVENES MARROQUIES EDUCADAS EN CATALUÑA ROMPEN CON LAS TRADICIONES DE SU PAIS

25 julio, 2009

Más jóvenes marroquíes, educadas en Catalunya, rompen con los dictados tradicionales de su país

“Madres e hijas ya forman un tándem contra el padre, que siempre se enroca”

Escribía el filósofo Ramin Jahanbegloo en su Elogio de la diversidad (Arcadia) que sin diálogo la diversidad es inalcanzable y sin respeto por la diversidad “el diálogo es inútil”. Pero ¿qué ocurre cuando el diálogo falta en el seno de la propia familia? En una familia marroquí, por ejemplo, ¿qué ocurre cuando Amina crece?

La mayor parte de las ciudadanas de origen marroquí empadronadas en Catalunya actualmente son niñas de entre 0 y 4 años. Inmediatamente después de esta última oleada, la franja más numerosa es la que incluye mujeres entre los 25 y los 29 años (10.626, según los datos del Institut Català d’Estadística) seguida por la de 20 a 24 años. ¿Qué ha cambiado estos dos últimos decenios? ¿Qué les espera a las mujeres de estas dos generaciones?

Amina, cualquiera de las Aminas que podamos imaginar, es una joven marroquí que ha crecido en Catalunya. Aquí ha sido educada, a la occidental, en la escuela, en el barrio. Pero al llegar a la adolescencia, parte de su familia quiere que siga las costumbres más arcaicas que han regido en su comunidad durante siglos. A saber: desde la posibilidad de un matrimonio de conveniencia hasta los imperativos estéticos, pasando por la prohibición de elegir según qué trabajo o la obligación de regresar a su país. Amina, nuestra Amina, Nadia o Fátima, se niega y ahí empieza la quiebra familiar. Una quiebra que, según sociólogos, sólo podrá sanar dentro de varias generaciones.

La oficina en Barcelona de la Asociación de Trabajadores Inmigrantes Marroquíes en España (Atime)considera que “eso ha cambiado algo en los últimos años, pero aún existen pugnas y desencuentros entre padres e hijos”. Ihsan, que trabaja allí, nos presenta a Meriem el Marji, una chica de 22 años. Meriem nació en el Sáhara Occidental, en Smara. Su padre trabajaba en el ejército y ella llegó a Catalunya con apenas 12 años.

Al principio, en la escuela fue durísimo: “El racismo que puede encontrarse una niña en un aula, a esa edad, resulta cruel. En una ocasión quisieron quitarle a mi hermana el pañuelo que llevamos en la cabeza y quemárselo, le decían que era calva y por eso lo llevaba, la rociaron con pintura de la cabeza a los pies”. Al día siguiente decidí ir sin pañuelo a clase. Meriem cursó ESO y Administración y Finanzas. Trabajó un tiempo en el Ayuntamiento de Sant Andreu de la Barca, donde vive, y tiene pensado preparar oposiciones.

Pero hace apenas un año Meriem volvió a colocarse el velo. Dice sentirse madura para defenderse de situaciones como las que se ha encontrado: “Al estrenar un puesto de trabajo en más de una ocasión me han exigido que me quitara el pañuelo. O me echaban. Decían que mi imagen representaba a la empresa”.

La antropóloga Marta Casas Castañé, de la Universitat de Barcelona, es autora de un estudio sobre Identidades de segundas generaciones de inmigrantes. “La identidad no es una cosa innata, ni única, sino que se va forjando a lo largo de nuestra vida –explica Casas– con nuestras experiencias y nuestros aprendizajes”. Estos jóvenes, pues, cargan con una identidad móvil –¿qué soy y qué quiero ser?, ¿de dónde vengo y adónde quiero ir?– y muchas de sus acciones son el resultado de adaptar la nueva sociedad en la que viven a las antiguas tradiciones de las que proceden.

Para la antropóloga, que coordinó el programa de la asociación sociocultural Ibn Batuta, resulta evidente que nuestra identidad individual no está formada por una sola pertenencia: “No somos sólo catalanes, o mujeres, o de clase media, sino todo a la vez. Eso nos lleva a hablar no de una identidad única, sino de varias identidades que cada uno de nosotros tenemos y que articulamos en función de cada momento”. Cuando un adolescente se enfrenta a esas distintas identidades es cuando estalla el conflicto con sus mayores.

Meriem piensa casarse con quien quiera. Al margen de la opinión de sus padres. “Ciertamente, en la cultura marroquí se montan bodas convenidas desde que una niña tiene, a lo mejor, 10 años. Conozco varios casos así. Aunque a ella le guste otro chico, el padre le dice: “Ni hablar, tú te casas con tu primo”. Pero yo ya no voy a pasar por eso. Mis padres han entendido que quien vivirá con esa persona seré yo, luego yo debo elegir”. Insiste en que, cuantos más años lleva una chica marroquí en Catalunya, mejor, porque significa que también esos años han hecho mella cultural en sus padres. “A más tiempo aquí, más entienden”. Le preocupan más las miradas xenófobas que las premisas familiares. “Porque contra las miradas de quien te prejuzga no puedes hacer nada. Con la familia ya sabes cómo batallar”.

Pero no siempre es así. Meriem conoce casos de chicas que se han alejado de sus familias. “Al final decides por ti misma en todo: es tu ropa, tu religión y tu marido”. Cree que va a acabar viviendo con un musulmán, “mis amigas que han formado parejas mixtas siempre han empezado de maravilla pero, pasada la luna de miel, se acabó: la religión los separa. No sale bien”.

Teresa Losada, presidenta de Bayt al Thaqafa, lleva 35 años trabajando en cuestiones de inmigración. Cree que habrá un cambio en un par de generaciones. “Hasta que la mayoría de emigrantes haya pasado por la universidad no podremos hablar de integración. Sólo de acomodación, de adaptación”.

Losada señala un fenómeno nuevo: la alianza entre madres e hijas. “Antes la chica se quejaba, la madre callaba y el padre decidía. En los últimos años estoy viendo algo distinto: madres e hijas marroquíes se alían, forman un tándem de complicidad, contra la rigurosa figura del padre, que siempre es quien se enroca, se encierra en su tradición. Para él cualquier cambio a la modernidad es de vértigo. Aliadas madres e hijas, ya no veo matrimonios forzados. Ya no son las chicas frágiles de antes y no se casan a los 16, se casan a los 25”.

Insiste en que no sólo las adolescentes han cambiado de perspectiva. “Los padres también cambian viviendo entre nosotros. Saben que si aspiran a la ascensión social deberán modificar conductas, o de lo contrario deberán volver a su tierra”. Actualmente, el principal desencuentro entre esas jóvenes y sus padres “no es el novio que se echen, sino que quieran estudiar en la universidad mientras los padres las instan a trabajar”.

La escritora Najat el Hachmi afirma que los padres también están cambiando. “He visto padres que aceptaban cosas que hace quince años habrían vivido como una gran tragedia, como que su hija tenga una pareja de aquí”. Los divorcios han aumentado, insiste, cuando el matrimonio es forzado, “por eso es una práctica que no se lleva a cabo ni en Marruecos, pero los padres siempre te instan a que busques un chico de allí, desesperados por conseguir que dirijas tu mirada hacia tu origen. Tienen miedo, saben que la sociedad de acogida nunca verá a sus hijos como iguales”.

También destaca El Hachmi que si la práctica de los matrimonios convenidos ha resucitado en los últimos años “es por la inmigración. Chicos y chicas tienen por objetivo traer más familiares de allí. Pero a menudo esta fórmula también acaba saliendo mal: después de obtener los papeles, el buen chico de allí acaba abandonando a la chica”.

Sentada aquí, en una plaza del Poble Sec, Meriem sigue encajando las miradas curiosas de quien pasa, directas a su velo celeste. “Siempre ocurre lo mismo. Juzgan injustamente, sin darte la oportunidad de que te conozcan. A veces vas a preguntar una dirección y, en cuanto notan que vas hacia ellos, desaparecen. Para algunos seguimos siendo unos moros con los que no quieren sentarse en el vagón del metro”.

Fuente original: http://www.lavanguardia.es/ciudadanos/noticias/20090725/53751907800/mas-jovenes-marroquies-educadas-en-catalunya-rompen-con-los-dictados-tradicionales-de-su-pais.html

h1

EL MULTIMILLONARIO MOHAMED6 MENDIGA AYUDA PARA LUCHAR CONTRA LA GRIPE A

25 julio, 2009

La OMS advierte de que el virus afecta ya a 160 países

La primera pandemia del siglo XXI sigue su expansión. La nueva gripe ha llegado ya a 160 países, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). “Prácticamente todos los estados de la OMS están afectados. Somos 193”, dijo ayer Gregory Härtl, portavoz de la organización. El virus H1N1 ha afectado a más de 147.000 personas en todo el mundo y ha causado 858 muertos. Cifras que seguirán aumentando. “A este ritmo de expansión y contabilizando la cifra de afectados podemos decir que habrá más muertes”, dijo Härtl.

El portavoz de la OMS explicó que por ahora el virus no ha cambiado su comportamiento. “Sigue provocando, en su mayoría, síntomas leves”, dijo. El virus, aclaró sin embargo, puede mutar. “Estamos muy atentos a todos los cambios que se puedan producir en él. Con toda probabilidad mutará, aunque no sabemos cuándo ni tampoco si va a ser un cambio hace una mayor virulencia”, dijo Härtl.

Las autoridades sanitarias de Estados Unidos advirtieron ayer de que la gripe A podría afectar a un 40% de sus ciudadanos en los próximos dos años, informa Efe. No el único país que puede verse desbordado. El rey de Marruecos, Mohamed VI, ha llamado al presidente francés, Nicolas Sarkozy, para pedirle ayuda en la lucha contra la nueva gripe. El último recuento de la OMS, del 6 de julio (esta organización ya no cuenta caso por caso los afectados) elevaba a 17 los afectados en Marruecos. Se prevé que hoy sean más. Así, el presidente francés ha enviado a Marruecos a varios expertos para asesorar sobre las medidas a tomar frente al H1N1, informa Ignacio Cembrero.

Fuente original: http://www.elpais.com/articulo/sociedad/OMS/advierte/virus/afecta/160/paises/elpepusoc/20090725elpepisoc_4/Tes

h1

LA TORTURA ES HABITUAL EN MARRUECOS

25 julio, 2009

La tortura de los detenidos es “habitual” en Marruecos

Mohamed VI empezó bien como rey. Gestos como permitir el regreso del ex preso político Abraham Serfaty y la destitución del tiránico ministro de Interior de su padre, Dris Basri, dejaban soñar con un Estado de derecho. Sin embargo, estos gestos no fueron acompañados del “relevo de todas las personalidades de los años negros del anterior reinado”, deplora Bernabé López.

Las cosas se torcieron definitivamente tras los atentados del 16 de mayo de 2003 en Casablanca. El miedo al terrorismo marcó el “retorno de la tortura, los secuestros y las desapariciones”, se lamenta Jadiya Ryadi, presidenta de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH). La “práctica habitual de la tortura, la impunidad de las fuerzas de seguridad y la utilización de la justicia“, dice Ryadi, están ahora plagadas de ejemplos.

El más reciente fue la condena hace unos días de Zahra Boudkour y diez de sus compañeros de la Universidad de Marraquech a entre dos y cuatro años de cárcel. Estos jóvenes, detenidos en 2008 por participar en una protesta estudiantil, fueron torturados salvajemente. A Zahra, de 21 años y única chica del grupo, le dieron una paliza brutal y después la dejaron desnuda en una celda, donde durante días yació en su propia sangre, pues tenía el período. Eso por no hablar del saharaui que, ese mismo día, quedó parapléjico tras ser arrojado desde un cuarto piso por la Policía.

Verdugos en el poder

Cuando se detallan los pasos positivos que ha dado el monarca, se alude siempre a la Instancia Equidad y Reconciliación, una especie de comisión de la verdad que ha indemnizado a muchas víctimas de la represión bajo Hassan II. Un logro ensombrecido por la prohibición a las víctimas de mencionar el nombre de sus verdugos. No es extraño, pues muchos siguen en la cúpula de poder en Marruecos.

La reforma en 2004 del código de estatuto personal, que rige la condición femenina, fue también “un avance”, reconoce Ryadi. Y cita “la eliminación del tutor para que la mujer contraiga matrimonio y la igualdad de derechos de los cónyuges”. El problema es que esta ley choca con unos “jueces retrógrados” a los que la reforma dejó excesivo margen; tanto que a veces ni siquiera la aplican.

Fuente original: http://www.publico.es/internacional/240560/tortura/detenidos/habitual/marruecos