h1

MARRUECOS AVISO A MORATINOS DE LA EXPULSION PREMEDITADA DE AMINETU HAIDAR

27 noviembre, 2009

Marruecos alertó a Moratinos de que iba a expulsar a Haidar

Aminatu Haidar, cada día más débil, a causa de la huelga de hambre. | ReutersAminatu Haidar, cada día más débil, a causa de la huelga de hambre. | Reuters

  • El Ejecutivo español mostró al Reino alauí su rechazo a la expulsión
  • Marruecos no atendió a las quejas de España y la embarcó rumbo a Lanzarote

El Gobierno español rechaza en la forma y en el fondo la manera en la que se ha llevado a cabo la expulsión de Aminatu Haidar desde El Aaiún hasta Lanzarote. Así se lo comunicó el Ministerio de Exteriores a Marruecos cuando el país vecino alertó vía telefónica a Miguel Ángel Moratinos de que iba a devolver a España a la activista saharaui, que se encuentra en huelga de hambre en el aeropuerto de Lanzarote, según han informado fuentes diplomáticas.

Marruecos hizo caso omiso de las quejas de España y embarcó a la saharaui en un avión rumbo a la isla canaria. Ante esta situación, la compañía aérea española se vio en la obligación de trasladar a Haidar, a pesar de que no tenía pasaporte, para no vulnerar el artículo 66 de la Ley de Extranjería, que establece que las compañías deben hacerse cargo de un extranjero si es devuelto por las autoridades del país.

El Gobierno, según la versión de Exteriores, no tuvo más remedio que acoger a la conocida defensora de los Derechos Humanos por dos motivos fundamentales: porque tenía tarjeta de residencia en nuestro país y para no poner en apuros legales a la compañía aérea que le había traído. Además, en caso de ser rechazada, Aminatu Haidar habría sido tratada como una inmigrante irregular y habría tenido que ingresar en un centro de internamiento.

El Ejecutivo rechaza además que Haidar haya “sido secuestrada”, como ella ha denunciado en varias ocasiones, y reconoce su derecho a salir y entrar del territorio español, siempre y cuando obtenga su pasaporte. Desde Exteriores insisten en las dos posibles soluciones para que pueda lograr su objetivo de regresar a El Aaiún: concederla asilo político o que acuda al Consulado marroquí a solicitar un nuevo pasaporte.

El relato de los hechos

Aminatu Haidar aterrizó el pasado viernes 13 de noviembre en El Aaiún, la capital del Sáhara Occidental, después de haber recogido el Premio Coraje Civil en Nueva York. Ya cuando se encontraba en la fila del control de entrada, fue requerida por un comisario que se la llevó a dependencias policiales.

La conocida activista saharaui fue sometida a dos duros interrogatorios y tras permanecer 24 horas retenida, fue expulsada a España bajo el argumento de que puso nacionalidad ‘saharaui’ en la tarjeta de desembarque.

Los agentes marroquíes le requisaron su teléfono móvil y su pasaporte, alegando que ambos serán utilizados como prueba en una causa judicial abierta contra ella. Aminatu Haidar fue subida a la fuerza en un avión de la compañía Canarias Aeronáutica para ser enviada rumbo a Lanzarote.

Antes de volar con una pasajera sin pasaporte, el piloto consultó con la dirección de su compañía y se realizó una llamada al puesto fronterizo de Gran Canaria. Allí, según fuentes diplomáticas, se dio el visto bueno a la entrada de Haidar en España, puesto que tenía la tarjeta de residencia en nuestro país.

En esos momentos, se produjo otra llamada del Ministerio de Exteriores marroquí al español para alertar de que la activista saharaui iba a ser expulsada a España. Exteriores mostró su rechazo y sorpresa ante esta decisión, pero Marruecos decidió seguir adelante con ella.

Según la denuncia que la activista presentó ante la Policía Nacional, cuando el piloto se seguía resistiendo a trasladarla a España, el comisario marroquí le espetó: “La tienes que llevar porque el Ministerio de Asuntos Exteriores español está informado y ha dado su conformidad”.

Aminatu Haidar opina que estas conversaciones hacen al Ejecutivo de Zapatero “cómplice de su situación”: “Me siento secuestrada por el Gobierno español. Estoy en una prisión en España. Yo no quería venir aquí porque tengo a mi familia en el Sáhara. Quiero volver, aunque vaya a prisión. Ha habido una complicidad total entre el Gobierno español y el de Marruecos”, ha declarado en una entrevista en ELMUNDO.es.

Así, Haidar entró en España con tarjeta de residencia, pero sin pasaporte. Cuando ese mismo sábado 14 de noviembre quiso salir del país, no fue autorizada a hacerlo porque no tenía pasaporte.

La situación parece encontrarse en un callejón sin salida, ya que la llamada ‘Gandhi’ saharaui no acepta ninguna de las dos opciones que ofrece Exteriores y su salud se va debilitando cada día, ya que lleva 12 jornadas en huelga de hambre.

Fuente original: http://www.elmundo.es/elmundo/2009/11/27/espana/1259306030.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: