Archive for 29/11/09

h1

MAS DE CINCO MILLONES DE MINAS ANTIPERSONA EN EL SAHARA OCCIDENTAL

29 noviembre, 2009

Por más que uno intente ponerse en el lugar del otro, existen destinos tan maltratados por la vida que resulta un ejercicio fútil.

Sarik Mohamed resultó herido por una mina antipersona durante la guerra entre el Frente Polisario y Marruecos. Desde entonces, buena parte del cuerpo le resulta ajena a su voluntad.

Conversamos. Intento agacharme, situarme a su altura, para acortar las distancias físicas, porque las otras, de las experiencias vitales, de los destinos, parecen insalvables.

Sarik habla casi susurrando. “Llevo más de veinte años en una cama”, afirma y permanece en silencio. Por la ventana se cuela la luz resplandeciente del desierto y el susurro del viento sobre la arena.

Una cama en el desierto

En el hospital Heridos de Guerra Mártir Cherif hay 54 internos. La mayoría de ellos antiguos combatientes del Frente Polisario que no pueden valerse por sí mismos. Las condiciones sanitarias en las que viven son buenas en relación a los campamentos de refugiados. Tienen agua corriente, electricidad. Y cada uno cuenta con su propia habitación.

Una característica del centro médico que resulta ciertamente desazonadora: se encuentra literalmente en medio de la nada. Rabuni, la capital administrativa del exilio en la hamada argelina, apenas se vislumbra en el horizonte. Esto hace que a la reclusión de estos hombres en sus cuerpos maltrechos se sume el aislamiento físico del resto del mundo.

Minas marroquíes, víctimas saharauis

Desde el comienzo mismo de la guerra, los marroquíes empezaron a sembrar el terreno de minas antipersona para tratar de detener a las fuerzas del Frente Polisario. Según me explica Boybat Cheik Abdelhay, director de la organización Sahara Campaign to Ban Landmines, parte de estas armas les fueron vendidas al reino alauí por España.

El muro de Marruecos, frente al que más de 2.000 personas nos manifestamos hace menos de una semana, está antecedido por más de cinco millones de estas minas, que también se encuentran esparcidas del otro lado, en el territorio ilegalmente ocupado desde la Marcha Verde.

Esto convierte al Sáhara Occidental en una de las regiones más minadas del mundo. La lista la encabeza Camboya, con 10 millones de minas y un mutilado cada 236. Luego viene Angola, con 9 millones y un lisiado por cada 407 personas). Después siguen Bosnia-Herzegovina, Afganistán, El Salvador, Nicaragua, Colombia, Sudán, Mozambique, Somalia e Irak.

La única diferencia con la mayoría de estos países es que en el Sáhara nadie las está sacando del terreno porque sería una forma de desbaratar la estrategia marroquí para mantener a los saharauis alejados de su tierra ancestral.

Convención de Ottawa

Al no haber firmado la Convención de Ottawa, Marruecos no tiene obligación de dejar de emplearlas. Pero la República Árabe Saharaui sí se ha sumado al tratado. Y ha ido destruyendo progresivamente su arsenal.

Hasta hoy el Tratado ha sido ratificado por 144 estados. Se dice quienes la suscribieron ya han destruido 37 millones de minas. Esta campaña internacional obtuvo el Premio Nobel de la Paz en 1997.

Entre los países que no lo firmaron se encuentran además de Marruecos, Estados Unidos, China, Rusia, Israel, Pakistán, Sudáfrica, Corea del Norte y del Sur, Nepal, India, Singapur y Vietnam, que son algunos de sus principales productores. Entre todos tienen almacenadas 185 millones de minas.

En el terreno se estima que permanecen 110 millones de minas esparcidas en 64 países, la mayoría de ellos africanos. Al año más de 26.000 personas mueren o sufren mutilaciones como consecuencia de este armamento que no distingue entre civiles y combatientes.

Pueden permanecer activas durante más de 50 años después del fin de un conflicto. Colocar una mina puede costar 1,8 euros, pero desactivarla puede llegar a mucho más: hasta 718 euros.

La decidida y mala voluntad de Marruecos hace que, esporádicamente, alguna persona se lleva por delante uno de estos artefactos explosivos, y se suma así a un destino mermado, condicionado hasta el final de sus días, como el de Sarik Mohamed.

h1

AMINETU HAIDAR RECHAZA EL PLAN DE EXTERIORES DE DARLE LA NACIONALIDAD ESPAÑOLA

29 noviembre, 2009

CONFLICTO | Pilar Bardem pide la intervención del Rey

Haidar rechaza el plan de Exteriores de darle la ciudadanía española

Aminatou Haidar habla con Agustín Santos, emisario de Moratinos. | ReutersAminatou Haidar habla con Agustín Santos, emisario de Moratinos. | Reuters

Rafael J. Álvarez | Madrid

Actualizado domingo 29/11/2009 19:13 horas

Aminatu Haidar ha rechazado la propuesta del Ministerio de Exteriores de concederle la ciudadanía española para regresar al Sáhara, ya que no quiere “ser extranjera en su propia casa”.

Tras su negativa, la Plataforma de Solidaridad con la activista saharaui urge la “inminente intervención” del presidente del Gobierno central, José Luis Rodríguez Zapatero, para intentar solucionar este conflicto y evitar que la huelga de hambre que mantiene Haidar tenga un “trágico final”.

Así lo ha manifestado en rueda de prensa la abogada de la defensora de los derechos humanos, Inés Miranda, tras concluir la segunda parte de la reunión en el aeropuerto de Arrecife, en Lanzarote, con Agustín Santos, el director del Gabinete del ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, a la que no asistió Haidar por prescripción médica debido a su grave estado de salud tras 14 días en huelga de hambre.

“Ella y toda la sociedad responsabilizamos al Gobierno español si esto continúa y tiene circunstancias trágicas porque es España quien impide que Haidar vuelva a su casa y esté con sus hijos”, aseguró la letrada, que explicó que la conocida como la ‘Gandhi saharaui’ ha rechazado también las otras dos alternativas de Exteriores sobre la concesión del pasaporte marroquí a través de las autoridades competentes del país alauí en España, y la del estatus de refugiada para ella y su familia.

Añadió que Haidar está “muy decepcionada” y lamenta “mucho” la propuesta del Gobierno de España de ofrecerle la nacionalidad española, así como las otras opciones, que, si bien las ha agradecido, insiste en que “jamás esperaba que un Gobierno democrático donde el Estado de Derecho debe cumplirse pudiera actuar de esta manera”.

La reunión debía haber comenzado a las 16.00 horas de Canarias en el aeropuerto de Lanzarote, pero se retrasó 45 minutos en espera de que mejorase la salud de la activista saharaui, que sufrió un desvanecimiento por la mañana que obligó a interrumpir dicho encuentro.

Finalmente, sin embargo, el encuentro se llevó a cabo sin Haidar, que fue trasladada para que descansara al recinto que habilitó Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) en el aeropuerto de Lanzarote para que pasase las noches.

Concierto en Rivas Vaciamadrid

El empeoramiento del estado de salud de Haidar le ha impedido dirigirse a los asistentes al concierto que se ha celebrado en la localidad madrileña de Rivas Vaciamadrid en el que destacadas voces del mundo de la cultura han dado su apoyo a la conocida saharaui.

Antes de que diera comienzo dicho acto, la actriz Pilar Bardem, asistente al mismo, ha pedido la intervención de la Corona española para solucionar la situación. En concreto, Bardem ha reclamado la actuación del “Rey, ya que es tan amigo de Marruecos”.

Ya durante el acto reivindicativo, se ha leído la carta que Javier y Carlos Bardem escribieron en apoyo de Haidar y en la que llegaron a afirmar que si ésta ‘cierra los ojos, el Gobierno de España será verdugo’.

Los asistentes al concierto no han dejado de lanzar gritos como ‘Marruecos culpable, España responsable’ y exigiendo la ‘dimisión de Moratinos’.

Almodóvar pide más presión hacia Marruecos

Más conciliador con el Ejecutivo español se ha mostrado el director de cine Pedro Almodóvar, quien considera que el Gobierno está “en una posición muy difícil”. Aún así, según el cineasta, “debe conseguir presionar diplomáticamente a Marruecos, pese a que Marruecos es insensible y no se mueve”.

“Si yo tuviera un cargo en el Gobierno español”, ha dicho Almodóvar a preguntas de los periodistas en Rivas, “hoy estaría allí con ella y le diría que su dignidad no tiene que mostrarla muriéndose”.

“El Gobierno no es el causante de esta situación, pero es una deuda que tenemos. En 1975 esto se hizo mal, muy mal, y el resto de los gobiernos no lo ha arreglado. Habrá que seguir llamando a las puertas inexpugnables de la monarquía marroquí a ver si se cae“, ha añadido el director de cine, quien se ha mostrado “aterrado” ante la posibilidad de que Haidar “se muera”.

Poco después, durante su intervención en el concierto, Almodóvar ha leído una carta del escritor José Saramago, en la que ha asegurado que “sin Aminatu todos seríamos más pobres”.

“Los separatistas son los que separan a las personas de su tierra. No arriesgues tu vida. Eres necesaria”, ha dicho Saramago, al tiempo que ha reclamado “sensibilidad” al Gobierno español.

Por su parte, el diputado de Izquierda Unida Gaspar Llamazares ha reclamado al Ejecutivo de Zapatero que “deje de enredar” y exija a Marruecos “que respete a los saharauis”.

“España ha antepuesto las relaciones diplomáticas a los derechos humanos”, asegura Llamazares.

Fuente original: http://www.elmundo.es/elmundo/2009/11/29/espana/1259498418.html

h1

AMINETU HAIDAR SOLO QUIERE VOLVER AL SAHARA, CON O SIN PASAPORTE

29 noviembre, 2009
Petición al Gobierno español

Haidar “sólo” quiere “escuchar” que la devuelven a El Aaiún “con o sin pasaporte”

foto
Foto: Reuters

   ARRECIFE (LANZAROTE), 29 Nov. (EUROPA PRESS) –

   La activista saharaui Aminatou Haidar, que continúa en huelga de hambre en el aeropuerto de Lanzarote, “sólo” quiere “escuchar” del Gobierno español que la devuelven a El Aaiún “con o sin pasaporte” y “ha dicho desde el primer día que no quiere la nacionalidad española ni ningún tipo de documento ni asilo político, ni nada”.

   Así lo declaró a Europa Press la portavoz de la Plataforma de Solidaridad con Haidar, Edi Escobar, que aseguró no tener constancia de que hoy se desplazará a la isla el jefe de gabinete de Exteriores, Agustín Santos, para discutir “con tranquilidad” las tres opciones posibles que le ofreció ayer a la activista el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Ángel Moratinos, sobre la posibilidad “excepcional” de concederle la ciudadanía española, el pasaporte marroquí a través de las autoridades competentes del país alauí en España, o bien la concesión del estatus de refugiada para ella y su familia.

   “No han comunicado oficialmente esa visita, ni quién viene ni a qué hora viene”, aseguró Escobar, que también subrayó que Haidar “no tiene ninguna constancia oficial” de la oferta sobre la nacionalidad española.

“SIMPLEMENTE ESO”

   En este sentido, comentó que, “si se la dicen hoy, Haidar le contestará a la persona que viene lo que piensa, pero ella desde el primer momento ha dicho que no quiere la nacionalidad española ni ningún tipo de documento ni asilo político, ni nada, ella sólo pide que la devuelvan a El Aaiún con o sin pasaporte y en las condiciones que sean”. “Lo que ella pide simplemente es eso”, reiteró.

   De este modo, comentó que “la esperanza nunca se pierde, pero Haidar no lanza las campanas al vuelo”. “Está dispuesta a escuchar una propuesta seria y firme respecto a lo que ella pide que es que la devuelvan a El Aaiún y eso es lo que ella quiere escuchar por parte del Gobierno. Ésa es la solución que quiere escuchar”, incidió Escobar.

   Igualmente, resaltó que “por lo menos por fin se ha producido el contacto con el Gobierno español, que ella esperaba desde el primer día”. De hecho, recordó que ayer Haidar trasladó en su primera conversación telefónica con Moratinos su “indignación” por el “mal trato” del Gobierno español durante su permanencia en el aeropuerto de Lanzarote debido a que “nadie se hubiera puesto en contacto con ella” desde que fue expulsada de Marruecos.

“CADA DÍA MÁS DÉBIL”

   Según Escobar, la defensora de los Derechos Humanos “todos los días espera que se solucione esta agonía”.

   Por otro lado, subrayó que su estado de salud “cada día es más débil”. “Son ya 14 días en huelga de hambre y está debilitándose poco a poco, pero es muy firme en sus posiciones y en su petición”, agregó.

   El director del Hospital General de Lanzarote, Domingo de Guzmán, realiza controles diarios a la conocida como la ‘Gandhi saharaui’, si bien ayer le examinó de forma “más exhaustiva” al sufrir una recaída y “tuvo que atenderla porque estaba muy nerviosa”, afirmó Escobar, que comentó que, tras partir ayer un vuelo a las 18.00 horas a El Aaiún, el próximo será el martes.

Fuente original: http://www.europapress.es/nacional/noticia-haidar-solo-quiere-escuchar-devuelven-aaiun-pasaporte-20091129123549.html

h1

AMINETU HAIDAR: UNA FLOR ENTRE VOLCANES

29 noviembre, 2009

Una flor entre volcanes

DEIA pasa la noche en el aeropuerto de Lanzarote junto a la activista saharaui en huelga de hambre

Una niña saharaui posa con un cartel de apoyo a la activista Aminatu Haidar, que ayer cumplió catorce días en huelga de hambre en protesta por ser expulsada de Marruecos cuando volvía a El Aaiún.

Una niña saharaui posa con un cartel de apoyo a la activista Aminatu Haidar, que ayer cumplió catorce días en huelga de hambre en protesta por ser expulsada de Marruecos cuando volvía a El Aaiún. (Foto: MAN CHAGAF)

LA cambiante coloración del horizonte distrae a los voluntarios y a los amigos de Aminatu. En la distancia se distinguen los perfiles pelados de los montes cercanos, y sobre ellos los rojos, los azules y los amarillos retozan juntos durante unos minutos mágicos. En el interior del aeropuerto de Lanzarote se respira un silencio denso. Los amigos de Aminatu Haidar recogen mantas, carteles y posters de la activista mientras sus colaboradores más cercanos la cogen en brazos y la levantan para acomodarla luego en una silla de ruedas. Una disimulada mueca de dolor se posa en los labios de la activista saharaui que apenas puede mantenerse en pie. Le pesa el hambre y no puede disimular su debilidad física. Su ánimo, por el contrario, es envidiable. Se ha pasado el día atendiendo a visitantes, curiosos, amigos, colaboradores y representantes de distintas instituciones que se acercan cada día hasta el aeropuerto para mostrarle su cariño y su adhesión.

Los gritos de las mujeres saharauis -los famosos zaerites– inundan la sala y arropan a Aminatu en su traslado hasta el habitáculo en el que pasará la noche, un pequeño cuartucho en el que duerme acompañada de dos mujeres de confianza. Es mejor que estar a la intemperie, experiencia que vivió al principio, cuando arrancó este desigual conflicto. Después la dirección del aeropuerto Guacimeta acondicionó una oficina de la parada de autobuses turísticos, un cubículo modesto donde despliegan colchones y mantas para que Aminatu deje caer su cuerpo exhausto cada anochecer.

imágenes demoledoras Algunos de sus seguidores plantan cara al sueño visionando un impresionante documental sobre el Sahara que arranca en la Marcha Verde y concluye con la última intifada de 2005.

Pablo Vidal y Jordi Ferrer, autores del documental, se muestran satisfechos del trabajo. “Han sido cinco años de duro trabajo, pero creo que ha merecido la pena”, declara henchido Pablo. “Hemos recibido subvenciones de Cataluña y Extremadura y ahora estamos promocionándolo”. Una producción cuidada, testimonios desgarradores e imágenes inéditas del conflicto saharaui conforman esta película sobresaliente (www.elproblema.net). Los voluntarios no pueden contener gestos de sorpresa, de rabia, de tristeza. El documental es explícito, agrio, doloroso.

Los grupos de apoyo a Aminatu se turnan para vigilar el perímetro. No se fían. Después de la bronca del primer día permanecen alerta. La Guardia Civil los sacó del aeropuerto a rastras, a empujones, y tampoco se fían de Marruecos. Nunca se sabe. Duermen a dos pasos de la líder saharaui, unos en la sala de las máquinas de refrescos, otros pocos acurrucados dentro de sacos de dormir, a la intemperie.

No es fácil conciliar el sueño cuando sabes que una mujer de este calibre duerme a pocos metros de ti. Es como si todos pudieran sentir el pulso lento de Aminatu, como si su mirada los incitara en sueños. A las dos de la madrugada todo es silencio. Una puerta se abre y dos mujeres sacan a Aminatu en brazos y la llevan hasta los váteres. Regresa minutos más tarde, acompañada por sus inseparables colaboradoras. Es una mujer alta, y aunque camina algo torcida no puede disimular su esbeltez, una figura que vuelve a esconderse tras la puerta del cuartucho de la parada de autobuses, como si un fantasma disfrazado de beduina hubiera visitado de forma fugaz la lanzadera de autobuses.

Pulso de dignidad En Lanzarote el sol se despereza entre volcanes y se desparrama sobre la tierra yerma que rodea el aeropuerto de Guacimeta. Son las siete de la mañana y los voluntarios estiran músculos, apartan legañas y se aprestan a afrontar otro día de trabajo. Casi todos vuelven a subir a la primera planta del aeropuerto, donde varios jóvenes saharauis despliegan los carteles y las plataformas que anuncian la inminente presencia de alguien especial. Además, recogen firmas de adhesión. “Han firmado más de mil personas”, informan.

Aminatu despierta tarde. Sigue cansada y cada vez se encuentra más débil. “Sólo toma agua y azúcar, y hace tres días que dejó de tomar sus medicinas. Tiene una úlcera pero ha decidido prescindir de ellas. No sé cómo va a acabar esto”, sentencia uno de los voluntarios. La líder saharaui ha pasado la noche en compañía de Boi-tia, representante del Centro Robert F. Kennedy de Justicia y Derechos Humanos. “Estamos tratando de buscar una salida justa a este problema. Hemos acercado el tema al presidente Obama, sabemos que lo sabe y que es consciente de la injusticia que sufre Aminatu. Su situación es ilegal y les corresponde a España y a Marruecos solucionar este problema”. Las palabras de Boi-tia son un bálsamo y calan hondo entre los colaboradores de la mujer saharaui. “La verdad es que la desgracia de Aminatu, la injusticia que está viviendo ha avivado la llama de un conflicto que estaba casi olvidado. Aunque poco a poco, los medios de comunicación se están preocupando por este tema y por el problema saharaui en general. Esperemos que todo acabe bien y que Aminatu pueda regresar a su tierra, el Sahara Occidental, pero lo curioso es que esta mujer ha hecho más en dos semanas por el conflicto que el Frente Polisario en veinte años”, recalca el actor Guillermo Toledo, adalid de la causa saharaui.

Otra jornada de lucha A las doce del mediodía de ayer Aminatu llegaba retorna al aeropuerto. Está más débil que el viernes. Los medios de comunicación la rodean, intentan abordarla, pero sus colaboradores crean un cordón de seguridad que no logra espantar a los periodistas. La cantante Cristina del Valle se acerca a la mujer, que no quiere recibir a nadie. Se forma un tumulto desordenado, un remolino de gentes. “No me dejan hablar con ella, ya lo veis”, clama al cielo la ex cantante de Amistades Peligrosas. “Tú no eres nadie, deja en paz a Aminatu”, le espetan desde el corrillo. “Que venga Moratinos, tú no pintas nada aquí”. La cantante desiste y Aminatu, ajena a lo que acontece a su alrededor, se tumba y se refugia entre las mantas. Parece agotada. Cristina del Valle no para de decir que ella puede ponerla en contacto directo con el ministro de Asuntos Exteriores español, Miguel Ángel Moratinos, pero los grupos de apoyo que están con la activista saharaui le apartan: “Aminatu hablará con el ministro en cuanto se recupere; ahora no está bien. Lo hará cuando ella lo considere oportuno, cuando se lo deje su salud”.

Más tarde el ruido se apaga y los ánimos se aplacan. Las sensaciones no se saben, se viven, y el círculo que rodea a Aminatu es un torrente de sensaciones que, además, se contagian. Nadie quiere apartarse de ese cuerpo frágil que ayer apenas podía moverse. El viernes fue distinto, Aminatu se mostraba vital, cercana y corajuda, a pesar de que sus movimientos eran limitados. Se le cambiaba el paisaje de su mirada cada vez que un niño o una niña se acercaban en busca de un beso o un autógrafo. Su instinto materno brotaba entonces y sus pupilas se encendían, quizá pensando en los dos hijos que la esperan en su tierra, el Sahara Occidental. Su rostro pequeño, sus ojos prietos como dianas… Aminatu es la heroína sencilla de este belén improvisado que inunda la segunda planta del aeropuerto de Lanzarote, y su presencia no deja de ser algo mística, arrebatadoramente misteriosa. Además, el trasfondo de este pleito particular flota en el ambiente, un problema que se arrastra desde 1975, cuando España abandonó a sus conciudadanos saharauis, que entonces lo eran.

Aminatou se incorpora sobre su brazo izquierdo. Se queda recostada, en silencio. No necesita hablar, sus ojos lo dicen todo. De un negro profundo, esos ojos dibujan un mapa de sentimientos y de convicciones firmes que Aminatu está dispuesta a defender hasta el final.

Determinación Lo dijo hace unos días: “De aquí me llevan a mi tierra o me sacan muerta”, y lo sostiene. No es un farol. Ella sabe lo que es pasar hambre a favor de la causa que defiende. Lo hizo hace años, cuando estaba presa en la Cárcel Negra, una de las prisiones más tenebrosas del Sahara Occidental ocupado. Allí la torturaron y allí plantó cara a sus verdugos durante más de un mes, protagonizando una huelga de hambre que no tuvo tanto eco como esta última. Mide las palabras, mide los silencios, y las miradas. No hay odio ni rencor en su corazón, esta mujer no se comporta como un jabalí asaetado, no es un perro perseguido, es la flor del desierto que brotó de pronto entre las losas frías del aeropuerto de Lanzarote, rodeada de volcanes y de hombres.

Fuente original: http://www.deia.com/2009/11/29/mundo/una-flor-entre-volcanes

h1

PORTUGAL, TAMBIEN CON AMINETU HAIDAR

29 noviembre, 2009

El Parlamento portugués aprobó hoy una votación en solidaridad con el activista de derechos humanos saharaui en huelga de hambre que fuera expulsada por Marruecos y obligada a volar de vuelta a Lanzarote, tras serle requisado su pasaporte al negarse a poner en la ficha de control policial que su nacionalidad es marroquí Aminetu Haidar

En la aprobación el parlamento exige el respeto de los derechos humanos en el Sahara Occidental ocupado por Marruecos desde 1976, e insta a Marruecos a cumplir las resoluciones aprobadas por las Naciones Unidas en lo que respecta al conflicto en el Sahara Occidental, última colonia en África.

El voto de la solidaridad fue hecho por el Grupo Parlamentario del Partido Comunista Portugués y condena la grave violación de los derechos humanos por el gobierno marroquí que no es más que la violación derecho internacional

Aminetu Haidar, activista saharaui de derechos humanos principales ha sido detenido en el aeropuerto de El Aaiún, capital del Sahara Occidental, el pasado 13 de noviembre, por las autoridades marroquíes a su regreso de Nueva York después de haber sido galardonado con el premio al Coraje civil 2009.

A su llegada fue detenida llevada de regreso a bordo de un vuelo a Lanzarote, Islas Canarias, Aminetu Haidar se encuentra en el aeropuerto de Lanzarote desde el 14 de noviembre, en huelga de hambre hasta que pueda regresar a El Aaiún, donde su familia y sus dos hijos la esperan.

En la actualidad, su estado de salud esta muy débil que peligra su vida debido a la huelga y los muchos años en que fue encarcelada y torturada, según el equipo médico que lo acompaña.

La ONU mantiene en el territorio del Sahara Occidental durante 18 años la MINURSO (Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum en el Sahara Occidental), con el objetivo de garantizar el alto el fuego entre las partes – el Frente POLISARIO y Marruecos y la celebración de un referéndum para la autodeterminación del Sahara Occidental. (SPS)