h1

VISITA A LA PRESIDENCIA SAHARAUI

1 marzo, 2010

La Moncloa saharaui

  1. • Mohamed Abdelaziz, líder del Polisario y presidente de la RASD, vive sin ningún lujo en los campos de refugiados de Tinduf esperando poder volver al Sáhara Occidental

«¿Llevan armas?». Es la única pregunta que suena con cierta desconfianza. El todoterreno está preparado para que los periodistas españoles lleguen con rapidez al campamento de Rabuni, donde el Gobierno saharaui en el exilio ha instalado su Administración. Rabuni está a 40 kilómetros de Smara, el mayor de los campamentos, con aire de ciudad.
El chófer es miembro del Frente Polisario. Es fácil identificarlos: uniforme caqui, de camuflaje, aunque ni ellos ni los periodistas llevan pistolas. Hay bastante ajetreo estos días en los asentamientos saharauis en la desértica provincia argelina de Tinduf, junto a las fronteras del Sáhara Occidental –la antigua colonia española ocupada por Marruecos desde 1975– y Mauritania. Y es que hoy se cumple el 35 aniversario de la proclamación de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD).
El vehículo va a todo ritmo por la carretera argelina. Se ven puestos de vigilancia de dos ejércitos aliados, el argelino y el saharaui. «Este campamento es el más pequeño. Se llama 27 de Febrero y es aquí donde Mohamed Abdelaziz tiene la jaima [tienda] con su familia», explica el chófer. Abdelaziz vive de hecho en una pequeña casa, de adobe, como todas; sin agua corriente ni luz, como todas, y con la letrina en un corral marcado con pequeñas piedras, símbolo de una rudimentaria propiedad privada. Solo el servicio de seguridad marca la diferencia.
Mohamed Abdelaziz, 62 años, presidente en el exilio de la RASD y secretario general del Frente Polisario, espera a los informadores en palacio, por llamarlo de alguna manera. Dista mucho de parecerse a la Moncloa, al Elíseo o no digamos a una Casa Blanca en la que Abdelaziz ha depositado buena parte de las esperanzas de regresar en un futuro no muy lejano al Sáhara Occidental: «Veo en la Administración de Obama pequeños gestos que nos llenan de optimismo. Ahora ha firmado un acuerdo comercial con Marruecos en el que solo ha puesto una condición: que quedara al margen cualquier vínculo con el territorio saharaui».
Flores de plástico
Abdelaziz entiende perfectamente el español, pero prefiere expresarse en hasanía, el dialecto árabe de los saharauis. Abdati, el traductor, viste asimismo el uniforme del Polisario. Los periodistas deben esperar un poco, pero no hay problema alguno para moverse con libertad por palacio. Se supone que solo bajo la atenta mirada de las cámaras que ocupan la parte alta de los pasillos. Ni un lujo. Las plantas son de plástico y hasta dan ganas de regarlas de lo mustias que parecen. Las paredes y los techos están amarillentos, como castigados por el humo de millones de cigarrillos. Eso sí, en los baños hay agua corriente y tazas en vez de letrinas.
El despacho de Abdelaziz no es ni mucho menos el Oval. En esos mismos sillones se han sentado los mandatarios o los enviados de los países que han reconocido la RASD. Abdelaziz ha querido saludar a la prensa española que estos días visita los campamentos con motivo del Sáhara Maratón, y compartir un té para hablar de las dificultades de los suyos y reclamar una vez más la autodeterminación. «Mis compatriotas viven una situación inhumana. La ONU nos prometió un referendo en ocho meses. De eso hace 19 años».

Fuente original: http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=691068&idseccio_PK=1007&h=

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: