h1

INDIGNACION ENTRE LOS ACTORES ESPAÑOLES POR LA SITUACION DE LOS CAMPAMENTOS SAHARAUIS

30 abril, 2010

FISAHARA | Asombro e indignación de los actores patrios

‘¡Madre mía, cómo puede vivir esta gente en una situación así!’

Alberto Ammann en el campo de refugiados de Dajla. | R. Q.Alberto Ammann en el campo de refugiados de Dajla. | R. Q.

  • ‘Qué les dices cuando sabes que es un conflicto olvidado’, Mar Regueras
  • En el campamento el calor aprieta con una fuerza que oprime

Son novatos en esto. Nunca habían vivido una situación similar. Les habían contado cosas, habían visto fotos… Pero no ha servido de nada, lo que se han encontrado les ha desbordado. “¡Madre mía, cómo puede vivir esta gente en una situación así. Y durante 35 años!”. Es su exclamación más repetida.

Mar Regueras, Alberto Ammann, Víctor Clavijo y Antonio de la Torre son los actores debutantes del FiSahara, el festival de cine que, desde hace siete años, se celebra en el exilio de los campos de refugiados saharauis. Querían vivir la experiencia, y vaya que lo están consiguiendo.

La impresión que he sentido nada más bajar del coche -que les ha llevado del aeropuerto al campamento- ha sido de ‘¡Ostras, aquí viven! Es bastante impactante”, dice Regueras. “Sí, yo venía con muchas ganas de conocer cómo vive esta gente porque es la única manera de entender realmente el conflicto”, añade Clavijo. En seguida las reflexiones de los cuatro actores pasan al terreno político. Para eso están aquí, en el campamento de Dajla, el más alejado de la región argelina de Tinduf y, por tanto, el más necesitado de ayuda. Para remover conciencias.

“Yo la verdad es que no las tengo todas conmigo con nuestro papel. Es que esto pasa un año, y otro, y otro. Y no se soluciona nada, por eso no sé hasta que punto… Pero bueno, por lo menos que vean que venimos”, dice Clavijo.

Entonces irrumpe en la conversación Antonio de la Torre, el más rotundo en sus palabras. Y lo hace para enviar un menaje alto y claro. “Es que es inverosímil que esta gente lleve 35 años aquí, en medio de la nada. Nuestro gobierno es el causante de esto. Me gustaría pedirle que exija a Marruecos que cumpla las resoluciones de la ONU. No hay derecho a que esta gente esté así. En estos casos no caben malabarismos diplomáticos. Hay que ser contundente”.

Posturas irreconciliables

El protagonista de ‘Gordos’, uno de los grandes éxitos del cine patrio de 2009, resumen así el conflicto que se desató el 6 de noviembre de 1975, cuando Marruecos se anexionó el Sáhara Occidental, hasta entonces colonia española mediante la llamada Marcha Verde. Desde entonces, 35 años de posturas irreconciliables por parte de Marruecos, que desoye las resoluciones de la ONU para un referéndum de autodeterminación, y del Frente Polisario, que se niega a negociar una autonomía bajo soberanía marroquí como pretende el reino alauí, hacen imposible el acuerdo.

Fuera de la casa de adobe en la que conversan los actores el calor aprieta con una fuerza que oprime y el siroco golpea impasible. La arena se cuela por todos los rincones del cuerpo. El turbante se impone, pero eso no impide que los niños disputen sus partidos de fútbol y los mayores se paseen con grandes banderas saharauis para que las inmortalicen los medios que han venido desde España a cubrir el festival.

“Es desalentador. Qué les dices cuando sabes que es un conflicto olvidado, que a la comunidad internacional no le importa”, reflexiona Mar Regueras. De la Torre prosigue su denuncia: “Lo que pasa es que la comunidad internacional no presiona a Marruecos para poner una fecha de solución al conflicto. ¿Merece la pena por la renovación de un convenio pesquero? Que sean honestos y no pisoteen más a un pueblo que lleva 35 años en medio de la nada”.

¿Y si hiciesen algo? ¿Si retomasen las armas como quieren los más jóvenes? “Yo prefiero la opción pacifica”, dice Clavijo. “Si eso sucediese, sería culpa también del gobierno español. Mucha de la gente que está aquí tiene DNI español, no se les puede dejar en la estacada”, añade Ammann. “Ese es un debate complejo, la inacción de unos puede llevar a la acción de otros“, sentencia De la Torre.

Defienden sus posturas con pasión, mientras acarician sus cámaras de fotos. Han venido a vivir la experiencia, a inmortalizarlo todo y están deseando salir a mezclarse con los saharauis. Mar pide a unos niños que se fotografíen con ella mientras Ammann admira las pinturas reivindicativas que adornan un enorme camión. Les quedan escasas horas para mostrar su trabajo en el cine a los saharauis como parte de la agenda del festival. Cada uno da lo que tiene.

Fuente original: http://www.elmundo.es/elmundo/2010/04/29/solidaridad/1272571126.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: