h1

6 MESES DESPUES, MARRUECOS SIN EMBAJADOR EN ESPAÑA

2 julio, 2010

Las relaciones España-Marruecos bajo lupa

 

Las relaciones bilaterales hispano-marroquíes siguen trabadas por la no solución de los contenciosos históricos, los prejuicios mutuos y la ausencia de una voluntad manifiesta por ambas partes de pasar página. Rabat ve con recelo “brotes agresivos” en la política de Madrid, que adopta además una actitud pasiva incomprensible al otro lado del Estrecho.

 Los tres meses de espera para que el gobierno de Rodriguez Zapatero diese el placet al nuevo embajador marroquí en España, Ahmed Uld Suilem, han sido vistos como un menosprecio por Rabat. No se entiende la tardanza. España es soberana para decidir si acepta sí o no al nuevo embajador. Pero si lo hace, las normas de uso diplomático requieren hacerse en tiempo. Prolongar durante noventa días la aceptación es enviar un mensaje de descontento institucional. “Habida cuenta de lo ocurrido, el nuevo embajador español en Marruecos, Alberto Navarro, deberá esperar como mínimo otros tres meses, antes de recibir el visto bueno de Rabat”, estima una fuente conocedora de la politica del Palacio alauita a El Imparcial.

Desde Marruecos se subraya sin embargo que la ausencia de un embajador en puesto en Madrid no paraliza las relaciones entre los dos países; simplemente las perturba. Las áreas de actividad bilateral, económica, securitaria, social (inmigración) y militar, funcionan en paralelo y no se resienten. Las comunicaciones entre los diferentes departamentos ministeriales se hacen en directo. “Nunca como hoy ha habido tanta intensidad de relaciones entre empresas, bancos, inversores, import-export”, asegura Rabat. “Lo mismo en las relaciones policiales y de seguridad, así como en las castrenses”. Además las relaciones entre las dos Casas Reales nunca se han interrumpido. Desde La Zarzuela se han enviado repetidos mensajes de tranquilidad y de comprensión a Mohamed VI.

Sin embargo, el gobierno de Marruecos se ha visto sorprendido por lo que se ha llamado el “incidente” de Alhucemas, que ha prestado el flanco a algunos propagandistas españoles hostiles a Marruecos, para proferir diatribas que rayan en el insulto, hacia el Jefe de Estado del país vecino. Ningún articulista, ni columnista hispano ha puesto el acento en que la principal razón del descontento marroquí por los vuelos de los helicópteros de suministro a la guarnición del Peñón de Alhucemas, se debían a los riesgos para la seguridad del monarca. Algo que en las relaciones entre Estados es obvio. “Cuando el rey Don Juan Carlos veranea con su familia en Marivent en Mallorca, a ningún “analista” se le ocurre cuestionar las restricciones impuestas en el espacio aéreo colindante con el palacio”, se subraya en Rabat. “Pues en Marruecos es lo mismo: no es admisible que un ingenio aéreo pase por encima del yate en el que se encuentra el Rey, que además está en su país”, se añade.

Toda la polémica suscitada por la designación del saharaui Ahmed Suilem como embajador en España es promovida por “algunos círculos del poder político, económico y financiero” que no quieren que haya una solución al conflicto del Sahara Occidental. Así lo estiman sectores políticos en Marruecos, que señalan que “los lobbys antimarroquíes” en España prefieren el statu quo actual, a una solución consensuada. Actualmente sólo algunos ganan, aunque la mayoría sale perdiendo.

Mohamed VI es particularmente sensible a los vaivenes de las relaciones bilaterales. “Si hay algún dossier de política internacional que el Rey sigue a diario y en persona, es el de España-Marruecos” apunta a El Imparcial una fuente diplomática. En las otras áreas, el equipo de Palacio, sus consejeros, analistas y otros especialistas, se las arregla sólo. Pero en las cuestiones hispano-marroquíes, sobre todo las que atañen a la Familia Real, el soberano alauita lleva su seguimiento personalmente y decide en solitario. Ni el jefe de Gobierno Abbas el Fassi, ni el ministro de Exteriores, Tayeb Fassi Fihri, ni los altos funcionarios de la diplomacia marroquí tienen idea de cuando el Rey convocará a Ahmed Suilem para entregarle sus cartas credenciales que debe presentar en Madrid.

El ambiente enrarecido en las relaciones bilaterales no es el más propicio para buscar “soluciones innovadoras” al conflicto del Sahara. La decisión de Mohamed VI de designar a Suilem como representante diplomático en España, muestra su deseo de encontrar una solución al litigio. Mientras que los tenores de la “línea dura” formados en la época de Hassan II, son partidarios de no mover ficha y dejar el conflicto sometido a la política de hechos consumados. “El tiempo juega a nuestro favor. Sólo nos echarían del Sahara con una guerra. Y ni el Polisario, ni Argelia, ni España, tienen la capacidad de hacerlo”, afirmó hace un tiempo a El Imparcial un general de división y máximo responsable de la seguridad marroquí. Una afirmación que sigue siendo válida.

Frente a esta alternativa, Mohamed VI ha propuesto una “vía política” de solución, consistente en el proyecto de Autonomía para la región del Sahara, y una iniciativa innovadora con el nombramiento de un saharaui llegado de las filas del Polisario como embajador en Madrid. Lo que supone una alteración del statu quo actual. El movimiento independentista sigue aferrado a la opción de la independencia y del referéndum de autodeterminación en los términos en los que las Naciones Unidas han dado su aprobación desde 1991. “En esas condiciones sería más sensato que España anime la llegada de un embajador saharaui-marroquí, y no que lo frene”, se estima en Rabat. Al fin y al cabo la solución sigue estando en el diálogo y acuerdo entre los contendientes. España, Francia, Argelia, Estados Unidos o Mauritania, pueden y deben pareticipar en su medida, pero no se pueden sustituir a las partes en conflicto, que son el gobierno de Marruecos y el Frente Polisario.

Fuente original: http://www.elimparcial.es/nacional/las-relaciones-espaa-marruecos-bajo-lupa-66673.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: