Archive for 20 20+02:00 agosto 20+02:00 2010

h1

MORATINOS, A LO SUYO, NIEGA CUALQUIER CRISIS CON MARRUECOS

20 agosto, 2010

Moratinos defiende que no ha existido «ni crisis ni conflicto con Marruecos»

Imbroda achaca lo ocurrido en Melilla a la «poca firmeza del Gobierno»

El director de Policía dice que todo está resuelto y el PSOE afirma que el ex presidente sólo buscaba empeorar las cosas

El presidente de Melilla cree que la escasa «firmeza y contundencia» del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero es uno de los elementos que explica el conflicto fronterizo con Marruecos.

 

Sin embargo, el ministro de Asuntos Exteriores Miguel Ángel Moratinos, aseguró que lo ocurrido en los últimos días en la frontera de Melilla no ha supuesto «un conflicto, ni un eventual conflicto, ni una crisis bilateral».

Moratinos aseguró que «precisamente dado el excelente estado de las relaciones con Marruecos se han podido resolver los incidentes en la frontera» e, insistió el ministro, «a través de los canales diplomáticos entre los dos países».

«He hablado en varias ocasiones con mi homologo marroquí, Taib Fasi Fihri, para disipar cualquier malentendido que pudiera afectar a la situación de la frontera en Melilla», ha agregado Moratinos.

Las críticas de Imbroda

Juan José Imbroda (PP) sostuvo que en cualquier otro punto limítrofe de España no hubiera ocurrido lo que ha pasado en la plaza norteafricana porque las fuerzas de seguridad habrían actuado con más contundencia para impedir el bloqueo del tránsito de mercancías. Se quejó, además, de que nadie del Ejecutivo le haya informado de la evolución de las negociaciones con los gobernantes de Rabat ni para interesarse por la situación en la ciudad.

Imbroda contrapuso la «ausencia» gubernamental en todo el conflicto con el comportamiento de José María Aznar, quien en un gesto de patriotismo «muy fuerte» visitó el miércoles Melilla durante seis horas y defendió que lo hiciera porque como español que es tiene «derecho a moverse libremente» por cualquier parte del país.

Pasividad

Rechazó que la presencia del ex presidente del gobierno buscara «provocar» a Marruecos, ni que fuera una «deslealtad» con España, como sostuvo el Gobierno, ya que el objetivo de la visita era reconfortar a los melillenses ante las provocaciones de unos «desalmados» que con «cuatro sillas» han bloqueado durante varios días los pasos fronterizos con Marruecos.

El presidente de Melilla, que ofreció una conferencia de prensa en la sede del PP de la ciudad y no en un edificio oficial, insistió en que el Gobierno de Zapatero ha actuado con pasividad en el conflicto, pero sobe todo el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, que ni siquiera ha tenido el detalle de «levantar la moral de su gente», en alusión a los policías y guardias civiles, «vilipendiados con acusaciones falsas de racismo» por parte de los agitadores marroquíes. Imbroda reiteró la oferta al titular de Interior para que visite la ciudad antes de desplazarse el lunes a Rabat para reunirse con su homólogo, Taieb Cherkaoui, y empaparse así de los problemas que tienen las fuerzas de seguridad.

La labor del delegado

El Gobierno no se dio por aludido por las acusaciones de Imbroda, aunque fuentes gubernamentales señalaron que las autoridades de Melilla fueron informadas de las gestiones por el delegado gubernamental en la ciudad autónoma.

El Ejecutivo defendió el perfil discreto en sus gestiones con Marruecos para no dar más realce a un conflicto promovido por grupos minoritarios, pero que ha adquirido dimensiones más graves debido a la visita de Aznar, que fue precedida además de la del vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons.

La secretaria de Política Internacional del PSOE, Elena Valenciano, se mostró convencida de que el Gobierno devolverá las aguas de las relaciones bilaterales a su cauce, «a pesar de la deriva irresponsable» del partido opositor con el envío de «antiembajadores» a Melilla, en referencia a Aznar y Pons, que han enturbiado más el conflicto.

Tras la visita de Aznar

En la misma línea, el secretario de Política Municipal de los socialistas, Antonio Hernando, arremetió contra el ex presidente por visitar la ciudad norteafricana con «toda la alharaca» y con intenciones que «no eran buenas» mientras el Gobierno trabajaba «discretamente» y con «diplomacia» ante las autoridades marroquíes.

«Se imagina alguien -se preguntó Hernando- al ex presidente Bush acercándose a la frontera sin informar al Gobierno de Barack Obama y con intención de no defender los intereses comunes y al Gobierno sino para hacer partidismo».

Fuente original: http://www.diariodenavarra.es/20100820/nacional/moratinos-defiende-ha-existido-ni-crisis-ni-conflicto-marruecos.html?not=2010082002165965&idnot=2010082002165965&dia=20100820&seccion=nacional&seccion2=politica&chnl=30

h1

EL REY VISITARA A «SU PRIMO» EL SULTAN MOHAMED6

20 agosto, 2010

Marruecos anuncia una próxima visita del Rey y critica el viaje de Aznar a Melilla

Interior da por zanjada la crisis y Moratinos revela que ha hablado con Rabat estos días en varias ocasiones

El portavoz del Gobierno marroquí y ministro de Comunicación, Jalid Naciri, anunció ayer que el Rey don Juan Carlos visitará próximamente el país para entrevistarse con Mohamed VI en un encuentro informal derivado de la conversación telefónica que ambos mantuvieron, por iniciativa del Rey, el pasado día 11.

Don Juan Carlos telefoneó al monarca marroquí para reconducir la crisis fronteriza de Melilla, que había estallado días antes. La crisis se inició a raíz de las denuncias hechas por Rabat sobre agresiones de la policía española a ciudadanos marroquíes en la frontera entre Marruecos y la ciudad autónoma.

En su conversación, los dos monarcas constataron entonces el «excelente y fluido clima» de las relaciones entre ambas Casas Reales y jefaturas del Estado, así como en el plano bilateral. Asimismo, convinieron en que «no es bueno» que haya «malos entendidos» que puedan perturbar o enturbiar las relaciones entre España y Marruecos.

El Ejecutivo marroquí también se pronunció ayer, tras celebrar el primer Consejo de Ministros después de las vacaciones, sobre la visita girada el miércoles por el ex presidente Aznar a Melilla. La visita, calificada de «desleal» por el Gobierno español, recibió ayer el mismo calificativo por parte de Rabat, que acusó a Aznar de «intentar perturbar» la reunión que el próximo lunes tendrá en Rabat el ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, con sus homólogos marroquíes.

El presidente del PP, Mariano Rajoy, salió ayer en defensa de la visita de Aznar, afirmando que el Gobierno socialista «ha abdicado» de sus responsabilidades para con Melilla, razón por la que el ex presidente se desplazó a ella -algo a lo que como ciudadano español, dijo, tiene «perfecto derecho»- para que los melillenses vean que «hay alguien que se preocupa por ellos».

Rajoy criticó el modo en el que el Gobierno ha gestionado la crisis. «Es inaceptable que el Gobierno español haya desaparecido», exclamó, para añadir que «el ministro de Asuntos Exteriores no existe, el embajador de España en Rabat no está, el cónsul de España en Nador no está». Rajoy se quejó, además, de que «el Gobierno no ha llamado a nadie del PP, ni al presidente de la ciudad de Melilla».

Mientras el PP lanzaba estas críticas, el Gobierno daba por zanjada la crisis, en un movimiento en dos tiempos que, horas más tarde, se cerró con el anuncio marroquí de la visita del Rey.

Por la mañana, el director general de la Policía y la Guardia Civil, Javier Velázquez, dio por solucionados los incidentes en Melilla, que ayer recuperó la normalidad tras el boicot de mercancías sufrido el martes. Velázquez se reunió el miércoles en Rabat con las autoridades marroquíes para preparar la visita de Rubalcaba y, coincidiendo con esta reunión, comenzó a desactivarse la crisis. No obstante, el Gobierno marroquí insistió ayer en que no tiene ningún vínculo con los activistas marroquíes que han protagonizado el bloqueo comercial y las protestas en la frontera.

Por la tarde, el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, aseguró que lo ocurrido en los últimos días no ha supuesto «un conflicto, ni un eventual conflicto, ni una crisis bilateral». Moratinos reveló que habló en varias ocasiones con su homólogo marroquí, Taib Fasi Fihri, para disipar cualquier malentendido.

Fuente original: http://www.lne.es/espana/2010/08/20/marruecos-anuncia-proxima-visita-rey-critica-viaje-aznar-melilla/957424.html