h1

MAS DE 4000 MUERTOS AL AÑO EN LAS CARRETERAS MARROQUIES

18 octubre, 2010

Marruecos aprende a ceder el paso

Adopta un nuevo Código de Circulación para acabar con la anarquía al volante y castigar con dureza a los infractores

Después de recorrer una calle, de principio a fin, en dirección contraria, el taxista gira tras atravesar una línea continua y entorpeciendo el tráfico y toma, finalmente, la avenida de circunvalación de Casablanca. Interpelado por sus pasajeros, que llegan tarde a su cita, para que acelere el paso, el taxista se planta: «¡No! Aquí hay un límite de 60 kilómetros por hora y con la nueva ley, ¿sabe usted la multa que me pueden plantar si me pillan?».

La anécdota ilustra bien los retos a los que se enfrenta el nuevo Código de Circulación marroquí, que entró en vigor el 1 de octubre y que ya es considerado como el marco jurídico más amplio e importante que se ha aprobado en el país magrebí desde la reforma de la Mudawana, el Código de la Familia. Civismo al volante a base de multas, carné por puntos y controles de alcoholemia.
La tarea es titánica: los accidentes de tráfico son la principal causa de muerte no natural en Marruecos, en cuyas carreteras se dejaron la vida el año pasado más de 4.000 personas. Estos siniestros costaron a las arcas del Estado 11.000 millones de dirhams (975 millones de euros), un 2,5% del PIB.
El joven ministro de Transportes, Karim Ghellab, ha batallado durante dos años con partidos políticos, sindicatos de transportes e incluso miembros del Gobierno para sacar adelante la moderna ley. No ha sido fácil. Ghellab se ha enfrentado a varias huelgas de transportistas, quienes, al igual que otros colectivos como los profesor es de autoescuela, deberán contar a partir de ahora con un permiso de conducir profesional. La entrada en vigor del código «permitirá garantizar la seguridad de los ciudadanos», afirma el ministro, quien ha conseguido introducir medidas en el nuevo reglamento para acabar -o al menos reducir- la corrupción entre los agentes de tráfico. Para ello, los gendarmes deberán ir debidamente identificados, y se otorga a los conductores el derecho de apelar la multa.
El nuevo código introduce dos novedades importantes: los controles de alcoholemia y el carné por puntos. Durante muchos años, Marruecos ha cerrado los ojos a una realidad que supone un peligro para las carreteras del país. Al tratarse de un país musulmán, las autoridades no han considerado hasta ahora necesario comprobar la sobriedad de sus conductores ya que el alcohol está prohibido por el islam. Una hipocresía que ha costado muchas vidas. Además, los conductores cuentan desde este mes con 30 puntos en su carné. Si uno no se pone el cinturón de seguridad: un punto menos. Que decide viajar con un niño menor de 10 años sentado en el asiento delantero, otro punto. Y, por supuesto, multas.
Fuente original: http://www.eldiariomontanes.es/v/20101018/internacional/destacados/marruecos-aprende-ceder-paso-20101018.html
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: