Archive for 8 08+02:00 noviembre 08+02:00 2010

h1

BOICOT A LOS PRODUCTOS MARROQUIES MANCHADOS DE SANGRE!!!

8 noviembre, 2010

NO COMPREIS PRODUCTOS MARROQUIES!!! ESTAN MANCHADOS DE SANGRE!!! PARA TODOS LOS QUE ESTAMOS A FAVOR DE LA DEMOCRACIA Y LOS DERECHOS HUMANOS, NO COMPREMOS PRODUCTOS DE MARRUECOS.

h1

LA POLICIA MARROQUI GOLPEA A UN PERIODISTA ESTADOUNIDENSE CREYENDO QUE ERA ESPAÑOL

8 noviembre, 2010

«Me agredieron porque pensaron que era español»

La Policía marroquí agrede en El Aaiún a un periodista norteamericano creyendo que era español. John Thorne iba junto al delegado de Human Rights Watch, que recibió una paliza

Un periodista estadounidense y el delegado saharaui de la ONG norteamericana Human Rights Watch (HRW) fueron agredidos esta mañana en el centro de El Aaiún por agentes marroquíes, según han confirmado ellos mismos a ABC.
Tras la agresión, agentes de paisano se excusaron ante el informador, John Thorne, porque «pensaban que era español». El incidente tuvo lugar en una «callecita» cerca del Café Las Dunas y el hotel Negjir, explica en castellano Thorne.
«Señor Thorne, si hubiésemos sabido que era usted norteamericano… pero pensaron que era español», le dijeron los policías en medio de una ciudad tomada, por tierra y por aire, por distintos cuerpos de las Fuerzas de Seguridad.
Brahim Elansari, el delegado de HRW, fue fuertemente golpeado, insultado, humillado y tratado como un «perro». Su relato, transmitido a ABC, explica bien la situación que se vive en la capital de la ex colonia española.
«A las 7:30 de esta mañana recibí una llamada diciendo que las autoridades habían desmantelado el campamento por la fuerza. Caminé por la avenida Smara y vi a muchos en dirección al barrio de Matalla», recuerda el delegado saharaui de HRW, insistiendo en la presencia de fuerzas marroquíes como el GIR (grupo de intervención rápida), policías de paisano y en uniforme, agentes auxiliares…
«Cuando caminábamos por la calle, un policía le pidió a John su cámara y al negarse empezó a insultarnos y amenazarnos. Nos persiguieron y nos golpearon con palos, llamándonos traidores, separatistas…».
«Sólo eres un perro y te mereces estar en el suelo», le dijeron al delegado de HRW. Al rato soltaron a ambos hombres, pidiéndoles que se fueran a su hotel y no se metieran en más líos…
h1

ESTALLA LA GUERRA EN EL SAHARA OCCIDENTAL OCUPADO

8 noviembre, 2010
Según el Frente Polisario desde Argelia, el enfrentamiento entre saharauis y soldados marroquíes que han asaltado el campamento-protesta cerca de El Aaiún se ha saldado hasta el momento con un muerto, 80 heridos, 70 detenidos y decenas de desaparecidos, informa Luis de Vega desde Rabat. Por su parte, el Gobierno marroquí confirmado la muerte de tres agentes de las fuerzas del orden durante la operación de desmantelamiento del campamento de protesta saharaui de Gdaim Izik.
Pulse para ver el video

Pulse para ver el video

Batalla campal en El Aaiún

Los saharauis resisten y defienden la ciudad de El Aaiún con piedras y banderas de la RASD. Un ejemplo de ello lo encontramos en la calle de Skeikima, totalmente liderada por los ciudadanos saharauis, que están luchando por sus derechos y libertades. Con los medios que encuentran a su alcance, los saharauis se defienden atacando el edificio de correos, el centro de minería y recursos con bombonas de butano y la delegación del Gobierno en la ciudad. Además, están empezando a llegar ambulancias procedentes del puerto de El Aaiún. Por su parte, el ejército marroquí está atacando a la población saharaui con armas de fuego, hay varios muertos por disparos y los cuerpos son llevados por los militares en sus camiones. Se habla de una rotura del alto al fuego, la ciudad es una auténtica batalla campal.
sps
Fotos facilitadas por el Polisario: un saharaui (a la izquierda) y un agente marroquí fallecidos hoy en El Aaiún
En cualquier caso, las informaciones en torno al número de fallecidos y heridos en los enfrentamientos que las Fuerzas de Seguridad marroquíes y activistas saharauis tras desmantelarse el campamento de protesta a las afueras de El Aaiún son confusas, y resulta prácticamente imposible aportar una cifra que no sea cuestionada por una u otra fuente.
«Un saharaui de toda confianza ha visto cómo subían siete cuerpos de saharauis a un camión en el campamento», informaba Raquel del Castillo, portavoz de la organización prosaharaui Thawra, siete horas después de que comenzaran los enfrentamientos a las afueras de El Aaiún.
Fuentes de la delegación del Gobierno marroquí en El Aaiún corregían esa cifra poco después, indicando que en la operación de desalojo se produjeron «dos muertos y 70 heridos, cuatro en estado grave» en el lado de las Fuerzas de Seguridad, mientras que en el lado de «los manifestantes» se produjeron cuatro heridos y 65 detenciones.
Sin embargo, Brahim Ahmed, vecino de El Aaiún, informó de que al menos 16 militares y 12 policías marroquíes habrían muerto en los disturbios posteriores al desalojo. La cifra de fallecidos en los saharauis seguía, no obstante, siendo confusa. «Hay un adolescente de 14 años muerto por disparos del Ejército. Tenía un orificio de bala en la cara», explicaba Ahmed.
En esa misma línea, fuentes del Frente Polisario, cifraban las bajas saharauis entre siete y doce, aportando incluso nombres concretos de los mismos. Pese a ello, el Polisario sólo confirmó la muerte de Babi Mahmud el Gargar, a través de un comunicado del Ministerio de Información de la autoproclamada República Arabe Saharaui Democrática.
Unas informaciones que desmentía la delegación del Gobierno marroquí en El Aaiún, considerándola «pura propaganda» y afirmando que los nombres eran «son completamente ficticios y no existen».
Apuñalados hasta la muerte
Entre los fallecidos marroquíes hay un gendarme, un policía y un bombero, muertos mientras intentaban apagar el fuego en una jaima. Según un portavoz del Gobierno, los mataron «cuando las fuerzas de seguridad entraron en el campo. Los apuñalaron hasta la muerte. Es la primera vez que usan armas blancas para matar a agentes de la seguridad del Gobierno».
Una multitud de colonos marroquíes respaldados por camiones de militares han atacado después el barrio de Matalla, denuncian fuentes saharauis.
Este es el testimonio de los activistas de Thawra desde el campamento, en el momento del ataque:
«Los saharauis resisten y defienden la ciudad de El Aaiún con piedras y banderas de la RASD. Un ejemplo de ello lo encontramos en la calle de Skeikima, totalmente liderada por los ciudadanos saharauis, que están luchando por sus derechos y libertades. Con los medios que encuentran a su alcance, los saharauis se defienden atacando el edificio de correos, el centro de minería y recursos con bombonas de butano y la delegación del Gobierno en la ciudad. Además, e stán empezando a llegar ambulancias procedentes del puerto de El Aaiún. Por su parte, el ejército marroquí está atacando a la población saharaui con armas de fuego, hay varios muertos por disparos y los cuerpos son llevados por los militares en sus camiones. Se habla de una rotura del alto al fuego, la ciudad es una auténtica batalla campal».
Fuente original: http://www.abc.es/20101108/internacional/muertos-campamento-201011081247.html
h1

UN COOPERANTE MEXICANO RELATA LA MASACRE EN EL CAMPO SAHARAUI

8 noviembre, 2010

«Querían matar a todo el mundo»

abc
 Antonio Velázquez, cooperante mexicano en El Aaiún, ha denunciado en Punto Radio la brutalidad empleada por los militares marroquíes, que entraron en el campamento «con gases lacrimógenos, agua caliente, piedras y unas porras de más de 75 centímetros de largo».
Velázquez explica cómo la intervención del ejército no ha dejado ninguna jaima en pie: «destrozaron todo el campamento […] algunos se quedar0n a luchar allí, otros salieron rápidamente caminando hacia El Aaiún», cuenta.
Al llegar a El Aaiún, el cooperante cuenta cómo se encontraron con una auténtica «batalla campal». «Al enterarse que nos estaban atacando, los saharauis que no estaban en el campamento salieron a manifestarse».
«Lo peor de todo es que el Gobierno marroquí ha incitado a los colonos a que salgan a defender su territorio», añade Velázquez, que cuenta cómo varios marroquíes llegaron a meterse por la fuerza en la casa en la que él se ecuentra. «Querían matar a todo el mundo», concluye.
h1

LOS SAHARAUIS DAN OTRA LECCION AL MUNDO Y SE SIENTAN A LA MESA CON LOS ASESINOS MARROQUIES

8 noviembre, 2010

Marruecos y el Polisario se reúnen en Nueva York pese al enfrentamiento en El Aaiún

Marruecos desmantela un campamento saharaui poniendo fin a la mayor protesta desde que España se retiró hace 35 años.- Rabat asegura que entre el asalto y los disturbios posteriores en El Aaiún han muerto tres agentes marroquíes.- Al menos una víctima mortal en el bando saharaui.- El Polisario afirma que no puede haber avances en las conversaciones tras los sucesos de hoy

Fallecido saharaui en el conflicto de El Aaiún

Las fuerzas de seguridad marroquíes han tomado por la fuerza el control del campamento saharaui levantado en Agdaym Izik, a unos 15 kilómetros de El Aaiún (Sáhara Occidental), poniendo fin a la mayor protesta desde que España se retiró del territorio hace 35 años.

El campamento, en llamas

 En el asalto y los enfrentamientos posteriores al menos un saharaui ha muerto, según el Frente Polisario, y tres agentes marroquíes -dos en el campamento y otro en El Aaiún-, según fuentes oficiales de Rabat. El Ministerio de Comunicación marroquí ha negado que haya víctimas mortales entre los acampados en la ciudad saharaui. Precisamente esta tarde, delegaciones de las dos partes ha reanudado en Manhasset (cerca de Nueva York) las conversaciones sobre el futuro del Sáhara Occidental. Pese a que fuentes de Naciones Unidas, organización que coordina el encuentro, han asegurado que ha dado comienzo, el ministro de Exteriores saharaui, Mohamed Uld Salek, se ha apresurado a afirmar que las negociaciones «no pueden avanzar en circunstancias tan graves, informa Efe.

El delegado del Frente Polisario en España, Bouchayara Beyun, señaló en un principio que en el «brutal desmantelamiento» del campamento habían perecido al menos 13 saharauis y varias decenas han resultado heridos. Cifra que posteriormente ha corregido el Ministerio de Información saharaui al comunicar que el único muerto es Babi Mahmud El Guergar. El wali (gobernador) de El Aaiún, Mohamed Guelmouss, ha indicado, por su parte, que dos miembros de las fuerzas de orden público habían perecido y que otros 70 estaban heridos, cuatro de ellos graves. 65 manifestantes han sido además detenidos.

Asalto de madrugada

La operación empezó de madrugada, poco antes de las 07.00 (08.00, hora peninsular española) con el sobrevuelo del campamento situado en Agdaym Izik por varios helicópteros mientras que la Gendarmería advertía por megafonía a los 20.000 acampados que debían abandonarlo de inmediato. Algunos grupos de mujeres con niños se marcharon y, a la salida, les esperaban autobuses en los que fueron transportados hasta El Aaiún, la capital del Sáhara Occidental.

Tras la salida de este pequeño colectivo empezó, al amanecer, el asalto al campamento de Agdaym Izik en el que la Gendarmería utilizó cañones de agua, gases lacrimógenos, porras y disparó balas de goma contra los allí acampados. Los jóvenes opusieron resistencia y se organizó una auténtica batalla campal. pero fueron vencidos. Los camiones del Ejército entraron entonces en el campamento y aplastaron las jaimas (tiendas nómadas).

Por razones desconocidas decenas de jaimas empezaron a arder sembrando el pánico entre las familias acampadas. Algunas de las figuras saharauis más destacadas del campamento, como Enaama Safari, habrían sido detenidas por la Gendarmería, según sus allegados. Tras la destrucción de las jaimas y la toma de control del campamento, miles de saharauis emprendieron camino a pie, por un pasillo abierto por las fuerzas de seguridad, hacia El Aaiún. «Aquí vamos todos caminando por el desierto y, a lo lejos, en la ciudad, vemos mucho humo», narra Omar a través de su teléfono móvil.

El gobernador de El Aaiún declaró a la agencia de prensa oficial (MAP) que las fuerzas del orden habían llevado a cabo de madrugada una «operación para liberar a los «chioukhs» (notables saharauis), a las mujeres y a los niños que estaban en poder de un grupo de individuos con antecedentes penales por delitos comunes» y se habían refugiado en el campamento. «Tras agotar todas las vías de diálogo para encontrar una salida a esta situación inaceptable desde un punto de vista legal», continuó el gobernador, las fuerzas del orden intervinieron para «detener de manera pacífica a los elementos que estaban fuera de la ley, pero se les impidió acceder al campamento y se enfrentaron con una reacción violenta por parte de aquellos que usaron (para atacarles) cócteles molotov bombonas de gas».

Levantamiento en El Aaiún

Al enterarse del asalto al campamento los habitantes de los barrios saharauis de El Aaiún intentaron acercarse a Agdaym Izik para, aparentemente, acoger y prestar ayuda a los que de allí salían expulsados. La policía se lo impidió bloqueando la salida de la ciudad. En protesta por este veto los habitantes empezaron a erigir barricadas y a quemar neumáticos en la céntrica avenida de Smara y en los barrios saharauis. Es esa humareda la que veían los expulsados del campamento mientras caminaban. Las unidades antidisturbios de la policía dispararon pelotas de goma y lanzaba gases lacrimógenos para disolver las manifestaciones.

Más tarde se sumaron a estas manifestaciones los jóvenes que regresaban del Agdaym Izik. Con piedras y cócteles molotov atacaban los edificios públicos. Los enfrentamientos habían vaciado las calles de El Aaiún donde muchas tiendas, oficinas y hasta algún colegio estaban cerrados. El ministro-portavoz del Gobierno de Marruecos, Khalid Naciri, declaró el jueves, tras el Consejo de Ministros, que la evolución de las conversaciones con los representantes de los acampados era «positiva», pero el sábado las fuerzas de seguridad marroquíes apretaron las tuercas al campamento y, el domingo, lo cerraron a cal y canto.

El comité que gobernaba el campamento reivindicaba viviendas y puestos de trabajo o, en su defecto, ayudas sociales para los saharauis. En ningún momento formuló exigencias políticas como la autodeterminación y la independencia aunque algunas voces en Agdaym Izik mostraban cierta inclinación por «elevar el nivel de la protesta».

«Es terrible lo que ha sucedido», se lamentó la célebre activista saharaui Aminatú Haidar desde Lisboa en el curso de una conversación teléfonica. Mañana recogerá un premio que le otorga la Universidad de Coimbra. «Marruecos reprime sin piedad cuando los saharauis solicitan simples mejoras sociales», añadió. «Ya que de todas formas trata de aplastarnos pidamos directamente la autodeterminación y la independencia».

Fuente original: http://www.elpais.com/articulo/espana/Marruecos/Polisario/reunen/Nueva/York/pese/enfrentamiento/Aaiun/elpepuesp/20101107elpepunac_11/Tes

h1

SILENCIO COMPLICE (A LO BATASUNA) DE LA NUEVA MINISTRA DE EXTERIORES

8 noviembre, 2010

Trinidad Jiménez pide al Consejo de Seguridad de la ONU que intervenga

  • La ministra opina que es la ONU la que debe intervenir en este tema
  • El Secretario de Organización del PSOE pide ‘máxima contención’ a Marruecos
  • Gaspar Llamazares ha anunciado que pedirá contundencia contra el país vecino
  • Varias asociaciones pro saharauis han convocado concentraciones de rechazo
  • Varios grupos políticos pedirán una reacción firme al Gobierno de España

La ministra de Asuntos Exteriores de España, Trinidad Jiménez, ha pedido que «el Consejo de Seguridad» de las Naciones Unidas, que ahora preside el Reino Unido «tome alguna decisión o iniciativa» sobre los recientes y graves sucesos de El Aaiún porque «no se trata de un asunto entre España y Marruecos», sino «un asunto que concierne a toda la comunidad internacional».

La ministra, que se encuentra en La Paz (Bolivia) en su primera gira por Latinoamérica como titular de Exteriores, se mantiene en contacto permanente con la Embajada de España en Marruecos y no ha querido valorar la posible existencia de muertos en los enfrentamientos en el campamento.

Jiménez ha hecho un llamamiento a la comunidad internacional para que intervenga. «Naciones Unidas y la comunidad internacional en su conjunto deberían hacer algún tipo de pronunciamiento», ha asegurado.

La ministra ha destacado que ante «las informaciones confusas» y «contradictorias» que se están dando sobre los sucesos, el Gobierno de España aún no puede adoptar una postura concreta sobre la crisis. La ministra sí ha asegurado que «están bien» los españoles que se encontraban en el campamento, dato que en España ha afirmado también el secretario de Organización del PSOE, Marcelino Iglesias, aunque ha advertido de que esas informaciones no están «del todo confirmadas».

Jiménez ha recordado que hoy precisamente se iban a reiniciar las conversaciones entre el Frente Polisario y el Gobierno de Marruecos en el marco de las Naciones Unidas. El embajador de España ante la ONU, ha explicado, está esperando un informe de la misión de la ONU en el Sáhara, la Minurso.

«La situación», ha añadido Jiménez en conversación con los periodistas, «es muy compleja» y ha querido hacer «un llamamiento a la calma y a la contención» para que «se reanuden cuanto antes las conversaciones», lo cual sería «un elemento de diálogo y de calma absolutamente imprescindible para evitar que el conflicto pueda ser mayor».

Las fuerzas políticas muestran su rechazo

Iglesias ha dicho que Gobierno y PSOE siguen «con preocupación» los acontecimientos de El Aaiún, donde las fuerzas de seguridad han evacuado el campamento de protesta próximo a la ciudad y han protagonizado enfrentamientos con manifestantes saharauis en las calles de la ciudad, y que lo único que sabe «con certeza» es que hay una «operación abierta».

El dirigente socialista ha pedido a Marruecos que actúe con la «máxima contención» y ha subrayado la importancia de la seguridad en el Magreb.

El diputado de IU, Gaspar Llamazares, ha sido mucho más contundente y ha pedido la comparecencia del jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ante el pleno del Congreso para que explique su posición ante los sucesos que se están viviendo en el Sahara Occidental.

Llamazares también ha lanzado un mensaje para la ministra de Asuntos Exteriores y le ha pedido que exija a Marruecos «el cese inmediato de la represión».

El diputado de IU desea que, además de exponer la posición del Gobierno ante esos hechos, Zapatero explique también su actitud ante las agresiones a informadores y la prohibición de entrar en El Aaiún a parlamentarios y periodistas españoles.

El PNV tampoco se ha mostrado suave y condena el «asalto violento e injustificado» del campamento saharaui de Gdaim Izik, cerca de El Aaiún, por fuerzas de Marruecos, y pide al Gobierno que se posicione y actúe «de inmediato» intensificando las labores diplomáticas necesarias para acabar con la situación y «evitar nuevas víctimas».

El comunicado del Grupo Vasco del Congreso de los Diputados denuncia el «abuso» en el uso de la fuerza por parte de Marruecos contra «una población de refugiados que está protestando de manera pacífica».

Anuncia también que pedirá «explicaciones» sobre este asunto a la ministra de Asuntos Exteriores y Cooperación, Trinidad Jiménez, en el Pleno del Congreso del miércoles próximo.

Asimismo, la diputada del Bloque Nacionalista Galego (BNG), Olaia Fernández Dávila, ha registrado en el Congreso de los Diputados una pregunta escrita dirigida al Gobierno «sobre el violento desmantelamiento del campamento saharaui de Agdaym Izik por parte de Marruecos».

Fernández quiere saber si el Gobierno español se ha dirigido a su homólogo marroquí para pedirle explicaciones por el violento ataque al campamento saharaui y, en caso de que no lo haya hecho, pregunta si va a realizar alguna gestión al respecto.

Otras peticiones

Las plataformas de apoyo al pueblo saharaui han convocado una concentración ante la Embajada de Marruecos de Madrid en protesta por el asalto de las fuerzas de seguridad marroquíes al campamento de protesta de El Aaiún.

La concentración tendrá lugar a las 18:30 horas de esta tarde frente a la Embajada de Marruecos, en el número 179 de la calle de Serrano, según anunciaron la Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sáhara (CEAS-Sáhara) y la Plataforma de Apoyo Político al Pueblo Saharaui (PAPPS) en sendos comunicados.

La Asociación Catalana de Amigos del Pueblo Saharaui (Acaps) ha convocado hoy a las 19.30 una concentración ante el Consulado General de Marruecos en Barcelona para protestar contra los ataques en la capital del Sáhara Occidental, El Aaiún.

En un comunicado, la entidad ha cargado contra la «brutalidad» del ejército marroquí en el campamento saharaui de protesta en las afueras de la ciudad, Gdeim Izik. «No podemos quedarnos ni quietos ni callados».

Por otro lado, el Cabildo de Tenerife, a través del responsable en materia de Cooperación internacional, Efraín Medina, ha expresado en un comunicado la preocupación de la Corporación insular ante la actual situación que están viviendo los saharauis acampados en las afueras de El Aaiún tras la reciente intervención del gobierno marroquí de manera «desproporcionada».

En esta línea, Medina reitera la exigencia al Gobierno español que adopte una postura «firme» y condene estos hechos. En este sentido destacó la necesidad de que las instituciones internacionales se impliquen en la búsqueda de una solución «definitiva» a este conflicto y promuevan la celebración de un referéndum que acabe con una situación que dura ya más de 30 años.

Fuente original: http://www.elmundo.es/elmundo/2010/11/08/internacional/1289223009.html

h1

CINCO PARTIDOS PIDEN LA COMPARECENCIA DE ZAPATERO POR LA MASACRE EN EL SAHARA OCCIDENTAL OCUPADO

8 noviembre, 2010

Cinco partidos piden la comparecencia de Zapatero por los incidentes en el Sáhara

  • De momento lo han solicitado ERC, IU, ICV, Nafarroa Bai y BNG
  • También pedirán que explique las agresiones a periodistas españoles

El grupo parlamentario de ERC-IU-ICV, junto a Nafarroa Bai y BNG, del grupo mixto, han solicitado hoy la comparecencia en el Congreso del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, para que explique la posición del Ejecutivo tras el desmantelamiento del campamento de protesta cercano a El Aaiún.

También pedirán a Zapatero que informe a la Cámara Baja sobre las agresiones a periodistas en Marruecos, además de la prohibición de entrada a parlamentarios e informadores españoles por parte de las autoridades marroquíes.

Esta iniciativa parlamentaria, suscrita por el grupo mixto y el grupo de ERC-IU-ICV, ha sido presentada esta mañana en el registro central del Congreso.

Según un comunicado Nafarroa Bai, el Gobierno marroquí ha arremetido contra quienes ejercen el derecho a conocer e informar libremente al respecto al margen de las consignas oficiales dictadas por el rey Mohamed VI.

Además, el BNG ha presentado hoy una pregunta escrita al Gobierno acerca sobre las medidas que adoptará el Gobierno tras el «violento desmantelamiento» del campamento saharaui y sobre el compromiso del Ejecutivo para terminar con «la desprotección y el desamparo» del pueblo saharaui por parte de la comunidad internacional.

Por otra parte, el portavoz adjunto del PNV, Aitor Esteban, preguntará, en este caso a la ministra de Asuntos Exteriores y Cooperación, Trinidad Jiménez, sobre este asunto.

Esteban ha condenado el «asalto violento e injustificado» por parte de las fuerzas de seguridad de Marruecos y ha pedido al Gobierno español que «se posicione».

Así, ha instado al Ejecutivo a que «actúe de inmediato» intensificando las labores diplomáticas para poner fin al conflicto y ha denunciado «el abuso en el uso de la fuerza» de las autoridades marroquíes frente a «una población de refugiados que están en una protesta pacífica».

Fuente original: http://www.elmundo.es/elmundo/2010/11/08/espana/1289236859.html

h1

MASACRE EN EL SAHARA OCCIDENTAL OCUPADO: MARRUECOS INCENDIA EL CAMPAMENTO DE PROTESTA SAHARAUI

8 noviembre, 2010

CONFLICTO | Los saharauis hablan de siete muertos

Duros enfrentamientos entre los soldados marroquíes y los saharauis en El Aaiún

  • El Ejército marroquí lanzó gases y quemó las jaimas del campamento
  • ‘Nos hemos llevado palos y palos. Hemos perdido la batalla’, relata un saharaui
  • En El Aaiún, los saharauis se enfrentan a los soldados marroquíes
  • El Ejército marroquí ha desmantelado por la fuerza el campamento de protesta de ‘Gdeim Izik’ en el que 20.000 saharauis reivindicaban una mejora de sus condiciones sociales y económicas.

    Los enfrentamientos se han trasladado a la ciudad de El Aaiún, a 15 kilómetros del campamento. Los soldados marroquíes están atacando con camiones blindados y los saharauis se defienden con palos y piedras. Las Fuerzas de Seguridad marroquíes están realizando registros «casa por casa» en los barrios de la ciudad.

    «La gente se está defendiendo en sus casas. (Las Fuerzas de Seguridad marroquíes) rompen las puertas y realizan detenciones», ha afirmado Brahim Ahmed, uno de los residentes saharauis de El Aaiún, según informa Europa Press. «Todo el mundo tenía a media familia en el campamento» de protesta, ha explicado.

    En torno a las seis de la mañana, el Ejército marroquí ha comenzado a lanzar gases lacrimógenos, a quemar las jaimas y a sacar a la gente por la fuerza, según han informado los colectivos prosaharauis. «Nos atacaron de madrugada. No hemos podido hacer nada. Nos hemos llevado palos y palos», relató a ELMUNDO.es Sidi, un saharaui que lleva en el campamento desde el segundo día.

    El portavoz del Ejecutivo marroquí, Khalid Naciri, ha reconocido la intervención militar en el campamento de protesta saharaui de ‘Gdeim Izik’. «Las fuerzas del orden han tenido que actuar porque algunos individuos se han erigido en autoridades ilegales en el interior del acantonamiento y estaban impidiendo a otros saharauis abandonar sus instalaciones», ha asegurado el también ministro marroquí de la Comunicación.

    Los saharauis han intentado resistirse y ha habido enfrentamientos con las Fuerzas de Seguridad marroquíes. «Ha habido heridos y hay muchas mujeres llorando buscando a sus hijos. Todo el mundo está regresando a El Aaiún», aseguró Sidi. Su voz, a través del hilo telefónico, sonaba a desesperación, a decepción, al amargo sabor de la derrota: «Hemos perdido la batalla», se lamentaba.

    El Frente Polisario ha denunciado que las bajas «se cuentan por miles», según ha asegurado el Ministerio de los Territorios Ocupados de la autoproclamada República Árabe Saharaui Democrática (RASD).

    Una mujer saharaui recoge pan en el campamento. | ReutersUna mujer saharaui recoge pan en el campamento. | Reuters

    «Las bajas se cuentan por miles y, aunque se desconoce aún el número de personas muertas, se tiene constancia de este hecho«, informa la agencia de noticias saharaui SPS citando fuentes del Ministerio.

    «Se está agrediendo a todo el mundo, niños, mujeres, hombres, ancianos. Es una lucha cuerpo a cuerpo contra todos los ciudadanos saharauis. Están destruyendo sus jaimas y una parte del campamento está ardiendo. Las mujeres están aterrorizadas, pero no quieren huir porque temen que maten a sus maridos y a sus hijos», aseguraron desde el colectivo Sáhara Thawra.

    En estos momentos, ya no quedan mujeres ni niños en el campamento, que han huido en coches y a pie. Todavía permanecen algunos hombres que están resistiendo la ofensiva de los soldados marroquíes. Parte del campamento está ardiendo y varias ambulancias han trasladado heridos saharauis al hospital militar de El Aaiún, según informa el colectivo Sáhara Thawra.

    El desalojo se produce justo el día en el que el Frente Polisario y Marruecos se reúnen en Nueva York para debatir sobre el futuro de la ex colonia española. La cita ha sido convocada por el enviado especial de la ONU, Cristopher Ross, y a ella también asistirán observadores de Argelia y Mauritania.

    Mujeres, ancianos y niños

    El responsable de información del campamento de protesta, Omar El Mumeiry, también confirmaba el desalojo: «Los militares han entrado esta mañana en el acantonamiento, sobre las siete de la mañana hora local; han intentado desalojar a las mujeres, los ancianos y a los niños y han comenzado la intervención», aseguró agitado al otro lado del teléfono.

    «No sabemos mucho más porque la mayoría de las comunicaciones están cortadas y es imposible contactar con la gente que está dentro», prosiguió Omar, que ayer abandonó el campamento para instalarse en El Aaiún.

    Las fuentes consultadas en El Aaiún no han podido concretar el número de efectivos que habrían entrado en el campamento, pero sí que dan fe de que los militares «incluso están prendiendo fuego a las jaimas».

    El campamento de protesta saharaui se levantó hace más de tres semanas. Allí convivían más de 25.000 saharauis en 7.500 jaimas. Sus reivindicaciones eran socioeconómicas, aunque muchos de sus habitantes no escondían sus vínculos con la causa saharaui.

    «Creemos que hay ya bastantes heridos, varias ambulancias han salido desde el acantonamiento con saharauis y otros han huido por la carretera», informaron fuentes saharauis, que añadieron que «la policía y las fuerzas auxiliares en El Aaiún no están permitiendo a los habitantes de la ciudad que salgan a recibirlos a su llegada».

    Las calles de El Aaiún «están tomadas», ha manifestado Hassana Duihi, del Comité de Presos Saharauis. «Tanto en la ciudad como en el campamento, Marruecos está empleando gases lacrimógenos para disuadir a la masa», continuó.

    En la avenida de Smara se congregan en estos momentos, según testigos presenciales, más de mil personas. «No son activistas conocidos, son gente del pueblo, que protesta por lo que está pasando en el campamento y que está lanzando proclamas independentistas», explicaron fuentes saharauis desde El Aaiún.

    En algunos barrios, según Duihi, la Policía «está lanzando disparos al aire» y «no para de salir la gente de sus casas».

    Este periódico ha intentado ponerse en contacto sin éxito con fuentes oficiales de la wilaya (gobierno local) de El Aaiún, así como del Ejecutivo marroquí.

    Fuente original: http://www.elmundo.es/elmundo/2010/11/08/internacional/1289203693.html

    h1

    MARRUECOS NIEGA LA ENTRADA AL EURODIPUTADO WILLY MEYER AL SAHARA OCCIDENTAL OCUPADO

    8 noviembre, 2010

    Rabat impide la entrada del eurodiputado Willy Meyer y lo devuelve a España

    Vista general del campo de desplazados saharauis instalado cerca de El Aaiún. | EfeVista general del campo de desplazados saharauis instalado cerca de El Aaiún. | Efe

    • El dirigente de IU quería visitar el campamento de protesta saharaui
    • Tres periodistas que viajaban en el aparato, agredidos por gendarmes

    El eurodiputado por Izquierda Unida Willy Meyer ha corrido la misma suerte que los tres parlamentarios del País Vasco y Navarra expulsados de Marruecos cuando intentaban viajar a El Aaiún para visitar el campamento de protesta que miles de saharauis han instalado a las afueras de la capital para protestar por las malas condiciones de vida en el Sáhara Occidental.

    La policía marroquí ha impedido a Meyer descender del avión que le había llevado hacia El Aaiún. Entre el pasaje también viajaban tres periodistas españoles que han sido agredidos por varios policías marroquíes. Todos ellos han tenido que regresar en el mismo vuelo hacia Las Palmas.

    Nada más aterrizar en El Aaiún, el europarlamentario pudo ver a «medio centenar de colonos marroquíes con banderas y enseñas lanzando gritos y proclamas nacionalistas y con actitud nada amistosa«, según contó él mismo a sus compañeros de partido mientras se encontraba retenido en el avión.

    Willy Meyer, a su llegada a Las Palmas. | EfeWilly Meyer, a su llegada a Las Palmas. | Efe

    Posteriormente, y ya desde Las Palmas, adonde regresó el avión, Meyer relató que «contraviniendo todas las leyes internacionales y españolas», la policía secreta marroquí irrumpió en la aeronave «con muy malos modos, empujando a una periodista», informa Efe. Otro reportero sufrió en ese momento un ataque de ansiedad.

    Ante los gendarmes, el eurodiputado se identificó como tal, mientras que el comandante del avión, Javier Guzmán, exigió a los policías que abandonaran la aeronave porque era territorio español, con lo que defendió, según Meyer, «con mucha dignidad la jurisdicción española».

    ‘La UE tiene que pasar ya a la acción’

    El eurodiputado ha denunciado que con la negativa de Marruecos a dejar entrar a diversas delegaciones y a los medios de comunicación, «lo que quiere la fuerza ocupante es que no haya testigos de los desmanes que están cometiendo en el Sáhara Occidental».

    «Si esto lo hacen con un cargo público, qué no harán a los ciudadanos marroquíes», se ha lamentado Meyer, según informa Europa Press.

    Por ello, Willy Meyer ha anunciado que pedirá a la ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, y a la alta representante de la UE para Asuntos Exteriores, Catherine Ashton, que exija explicaciones «de inmediato» a Rabat. «La UE tiene que pasar ya a la acción», ha reclamado Meyer.

    Escalada de tensión

    El episodio vivido por Meyer y por los parlamentarios del País Vasco y Navarra se une a los incidentes de la pasada semana, cuando dos periodistas españoles fueron agredidos durante un juicio contra siete activistas saharauis en Casablanca.

    Dicha agresión se produjo en plena escalada de tensión en el Sáhara Occidental y días después de que el ministro de Exteriores marroquí arremetiera contra la prensa española por sus informaciones sobre el conflicto tras entrevistarse con Trinidad Jiménez en Madrid.

    La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) anunció que estudiaba la presentación de «una queja formal» ante el Ministerio de Exteriores marroquí por la agresión.

    Menos comedida en su respuesta se mostró ayer la Abogacía del Estado, que acusó directamente al Gobierno español de desatender a los abogados que asistían como observadores al juicio contra los activistas y que denunciaron haber vivido situaciones de peligro.

    Fuente original: http://www.elmundo.es/elmundo/2010/11/07/espana/1289147350.html

    h1

    TENSION Y DISTURBIOS EN EL AAIUN

    8 noviembre, 2010

    Tensión en El Aaiún por el campamento de protesta saharaui

    «La carretera de acceso a Gdeim Izik está totalmente bloqueada por la policía y los militares desde esta mañana». Habla una fuente saharaui desde el campamento de protesta levantado a 15 kilómetros de El Aaiún, capital administrativa del Sahara Occidental, hace más de tres semanas y en el que conviven cerca de 25.000 saharauis en 7.500 jaimas.

    Según las mismas fuentes, «ya no se puede entrar ni salir del campamento; las autoridades marroquíes le han echado el cerrojo» y «han aumentado la presencia militar alrededor del muro de arena que construyó Marruecos para cercar el perímetro del acantonamiento».

    Para manifestarse contra esa decisión, decenas de saharauis han salido a las calles de la ciudad de El Aaiún esta tarde, «pidiendo que se permita el acceso a Gdeim Izik». Informadores saharauis aseguran que en la avenida Smara de la ciudad y otros barrios «los manifestantes han hecho barricadas de piedras y algunos coches han circulado tocando el claxon sin cesar como señal de protesta». Algunos de ellos han lanzado proclamas independentistas.

    Unidades de las fuerzas del orden marroquíes se han desplegado en la zona y han comenzado a cargar contra los manifestantes.

    Fuentes del Polisario han advertido de que podría haber una intervención militar en el campamento, aunque informadores que se encuentran en el acantonamiento han afirmado que «ahora la situación es de calma, aunque sí que se ha incrementado también el número de ambulancias alrededor del campamento en los últimos días».

    La Asociación Sahara Marroquí (ASM), por su parte, ha denunciado que los manifestantes que se encuentran en El Aaiún han lanzado cócteles molotov contra la policía, extremo que negaron tajantemente saharauis que se encuentran en la Avenida de Smara.

    Hablan de un policía fallecido

    En un comunicado, la ASM ha difundido además que «un grupo de separatistas» ha forzado un control policial en la ruta hacia el campamento y que doce policías han resultado heridos de gravedad; además hablan de un posible agente muerto, aunque no pueden confirmar todavía esta información.

    Estos hechos tienen lugar sólo un día antes de que El Frente Polisario y Marruecos mantengan la tercera reunión informal desde la última ronda de negociaciones, que se celebró el 16 de marzo de 2008.

    «Las relaciones con Marruecos están muy crispadas y nos encontramos en una de las peores situaciones que se han vivido hasta ahora en el Sahara Occidental«, ha dicho a este periódico Brahim Galli, embajador de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) en Argelia.

    «El monarca Mohamed VI ya le expresó al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que vamos a las negociaciones con buena fe y con voluntad para solucionar el problema», ha declarado a ELMUNDO.es el portavoz del Ejecutivo marroquí, Khalid Naciri.

    La misma voluntad que dicen tener dentro de las filas del Polisario, según Gali. El embajador de la RASD en Argelia, sin embargo, ha querido dejar claro que «Marruecos, con su conducta, intenta hacer fracasar una solución justa». Y ha expresado su «solidaridad» con «los agredidos por ciudadanos marroquíes en el juicio de este viernes en Casablanca contra siete activistas saharauis», entre los que se contaron los corresponsales en el reino alauí de TVE y la Cadena Ser.

    Por otra parte, Gali ha asegurado que «el campamento de protesta saharaui establecido a 15 kilómetros de El Aaiún (capital administrativa del Sahara Occidental) es un mensaje claro para la ONU y la comunidad internacional; si les interesa, que lo descifren».

    Fuente original: http://www.elmundo.es/elmundo/2010/11/07/internacional/1289160921.html