Archive for 15 15+02:00 noviembre 15+02:00 2010

h1

EXTERMINIO SAHARAUI: MARRUECOS FORMA A COLONOS PARA CAZAR A SAHARAUIS

15 noviembre, 2010

Marruecos forma milicias de colonos para cazar saharauis

Cada patrulla está integrada por unos 50 civiles y dos policías de uniforme
Rastrean y registran las cuevas y escondrijos de la orilla del río de El Aaiún
Detienen a los jóvenes escondidos y los entregan maniatados a las comisarías

Especial para EL MUNDO

Zapatero embustero

Marruecos no parece dispuesto a dejar ningún cabo suelto, y para aumentar todavía más el control sobre la población saharaui en El Aaiún está recurriendo a milicias integradas por colonos. Así, las autoridades locales están formando patrullas, compuestas por 50 civiles y dos agentes uniformados, con la intención de cazar saharauis. También están recurriendo a sus servicios para que les proporcionen información.Sigue en página 28

Durante los últimos días, estos grupos han estado registrando todas las cuevas y escondrijos en los márgenes del río Saguia el Hamra, desde su paso por la ciudad de El Aaiún a su desembocadura en el Océano Atlántico, buscando saharauis que pudieran estar ocultos.

Zapatero embustero

Pese a que no llevan mucho tiempo funcionando, estas milicias populares han logrado detener ya a decenas de jóvenes saharauis, que son entregados, poco después de ser apresados, en las comisarías más próximas en un estado deplorable: maniatados, sucios y muertos de hambre y sed.

Sin embargo, lo peor siempre viene después, cuando sus captores los abandonan en las comisarías y comienzan entonces las torturas y los abusos, según han denunciado varios colectivos de defensa de los derechos humanos.

Pero cazar saharauis no es el único objetivo de estas milicias. También están siendo usadas para saquear viviendas y comercios con el amparo de las fuerzas de seguridad y como agentes encubiertos de los servicios de inteligencia.

Debido a su elevado número, se convierten en unos instrumentos muy útiles para saber qué está pasando en todos los rincones de El Aaiún. Vigilan las calles, las viviendas y los comercios y si ven algo que consideren sospechoso -como llevar una cámara fotográfica o un portátil- se lo transmiten inmediatamente a los agentes marroquíes, que se encargan de detener a los señalados por las milicias. Todo con un claro objetivo: impedir que se sepa qué está pasando en El Aaiún y que el único cauce informativo sea el que proporcione el Gobierno marroquí.

Sin embargo, conseguir un apagón informativo no es una tarea tan sencilla en la actualidad y, aunque sea a cuentagotas las denuncias de graves violaciones de los derechos humanos por parte de Marruecos se están conociendo.

De hecho, ayer, el Colectivo de Defensores Saharauis de Derechos Humanos (Codesa), que preside la activista Aminatu Haidar, daba a conocer tres nuevos casos de saharauis ya liberados, que fueron torturados y maltratados durante los interrogatorios por agentes marroquíes.

«La mayoría de los liberados han sido objeto de malos tratos, torturas y humillaciones, tras su detención en la comisaría de policía de El Aaiún. Siguen llevándose a cabo redadas, así como saqueos, incendios y robos de decenas de tiendas, coches y edificios», según aseguraba Codesa ayer en un comunicado, recogido por Europa Press.

En concreto, el colectivo citaba el caso del activista defensor de derechos humanos El Laili Layla, detenido el pasado 9 de noviembre, al día siguiente del desalojo del campamento de Gdeim Izik, por efectivos de la Policía marroquí de paisano. Layla «fue interrogado sobre su relación con el comité organizador del campamento, golpeado, escupido, sometido a palizas y humillaciones durante más de 24 horas antes de ser liberado» junto a unas 50 mujeres que habían permanecido también detenidas desde la incursión contra el campamento de protesta.

Asimismo, el comunicado citaba el caso de Hamza Chuwaf, de 14 años, detenido el 8 de noviembre en El Aaiún también por policías de paisano. Fue liberado en la noche del 10 de noviembre tras ser torturado en las oficinas de la Policía Judicial. «Todavía eran visibles los efectos de las torturas en diversas partes del cuerpo, especialmente en la boca, la cabeza y las piernas, quemadas con cigarrillos, y lesionaron su cuerpo con instrumentos cortantes».

Otro saharaui, de 28 años de edad, fue detenido el pasado 9 de noviembre cuando salía de su casa. Tras ser liberado tenía «marcas visibles en su cabeza, piernas y rostro, así como dificultades para hablar y moverse».

La calma en El Aaiún seguía siendo un lejano espejismo. Cientos de vehículos militares llegaron por la mañana para reforzar aún más si cabe el férreo dispositivo de seguridad marroquí.

Las detenciones continuaron también un día más. Al menos 30 personas fueron detenidas en El Aaiún y en una cercana localidad costera situada a tan sólo 24 kilómetros. Mientras, las autoridades locales se dedicaban a escribir misivas al secretario general de la ONU, al presidente francés, Nicolás Sarkozy, al presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y a la Unión Europea explicándoles su versión de lo sucedido. Una versión, que a la vista está, pretenden que nadie pueda contrastar.

OORBYT.es

Fuente: http://e-pesimo.blogspot.com/2010/11/el-genocida-marroqui-forma-milicias.html

h1

LA PELELE TRINI SIGUE HABLANDO DE MARRUECOS COMO PAIS DEMOCRATICO, PESE AL EXTERMINIO SAHARAUI

15 noviembre, 2010
¿Conocía el Gobierno español previamente que Marruecos iba a entrar por la fuerza en el campamento saharaui de El Aaiún? Hace apenas cinco días el ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, lo negaba, pero hoy Trinidad Jiménez ha recalcado el celo de Exteriores por proteger a los españoles en el Sahara y ha asegurado que el ministerio contactó con ellos «antes incluso del desmantelamiento del campamento».
Jiménez ha señalado que todos los que hoy permanecen en el Sahara están por voluntad propia porque a todos se les ofreció ayuda desde Exteriores para volver. «Hace mas de tres semanas las autoridades consulares españolas y las nuestras en Rabat se pusieron en contacto con todos los españoles, durante esas tres semanas lo hemos hecho periódicamente, aunque no siempre es posible, en el último contacto para salir de allí les di mi garantía personal de que podían salir, salieron dos cooperantes, su familia les convenció, en el otro caso han preferido quedarse y el Gobierno de España les garantiza su seguridad».
La ministra ha respondido a las críticas realizadas al Gobierno en los últimos días señalando que «se nos pide que no tengamos interlocución con Marruecos, cuando el Frente Polisario sí lo mantiene». «El Frente Polisario cenó con Marruecos en Nueva York el día que se comenzó el desmantelamiento del campamento, lo que no se les exige a ellos se le pretende exigir al Gobierno de España», insistió Jiménez en los micrófonos de la Ser. «No es incompatible mantener una buena relación de vecindad con la defensa de la libertad de expresión y Derechos Humanos».
Jiménez ha destacado la relevancia de mantener el contacto con Rabat: «Son relaciones con una importante colaboración en la lucha antiterrorista, drogas, migraciones, hay que saber que Marruecos es de los pocos países democráticos del Magreb y eso es importante para España»
Prudencia
Preguntada por si los periodistas expulsados del país fueron humillados, Jiménez ha considerado que tuvieron «un cierto sentimiento de incapacidad para cumplir su función» y ha insistido en que el Ejecutivo español ha pedido al Gobierno de Marruecos que puedan informar. «El Gobierno español no ha sido poco contundente y ha mantenido un contacto permanente pidiendo el acceso de los medios. Expresamos nuestra preocupación por los hechos, el hecho de que se haga con mayor contundencia o más alto no implica una mejor respuesta, a lo mejor podíamos haber usado otras expresiones, pero si hubiéramos perdido la interlocución no hubiera servido de nada», ha señalado Jiménez.
La titular de Exteriores ha pedido prudencia. «Ni el Gobierno nuestro, ni otro ha hecho una balance de lo ocurrido, nadie, ni Naciones Unidas, estamos a la espera de tener un análisis más detallado para hacer un balance final. Nadie puede decir qué ha pasado, ni los activistas deportados, tampoco del Frente Polisario, hay dificultad para saber lo qué está pasando. Por eso pedimos el acceso de los periodistas a El Aaiún».
Ha asegurado que el Ejecutivo, «sin abdicar ni un ápice» de su apoyo y cooperación al Sahara, continúa buscando una solución en el plano internacional. No se trata de un problema bilateral, a juicio de Jiménez, que ha apuntado a otros países, como Francia, con tanta historia común con el Sahara como España.
Fuente original: http://www.abc.es/20101115/espana/exteriores-contacto-espanoles-sahara-201011150911.html
h1

LOS JOVENES SAHARAUIS EN TINDOUF DAN UN ULTIMATUM AL POLISARIO PARA VOLVER A LA GUERRA

15 noviembre, 2010

Ultimátum desde la desesperación entre los jóvenes de los campamentos saharauis

 Cientos de jóvenes se manifiestan en Rabuni. | Ariel Ormeño Ramirez

  • ‘Sí, podríamos morir, pero nos estamos muriendo de brazos cruzados’
  • ‘Con las negociaciones no hemos conseguido nada. No interesamos’
  • ‘Nuestra única salida es un conflicto caliente como el de Palestina’

A unos 50 kilómetros de la frontera con el Sáhara Occidental, en mitad del desierto argelino, los jóvenes que viven en los campos de refugiados están al límite.

«La frustración y la desesperación son insoportables. Nos llegan noticas de que están torturando y deteniendo a nuestros familiares en El Aaiún y no podemos hacer nada. Entended que la impotencia y la agresividad se nos disparan«. Quien habla es Luchaa Saleh, un saharaui de 24 años que ha nacido y ha vivido siempre en el 27 de Febrero, el más pequeño de los cinco enclaves del desierto argelino que habitan los miles de saharauis que en 1975 huyeron de la Marcha Verde. Organizaciones humanitarias como Human Rights Watch los cifran en 135.000, pero los números no están claros. El del censo ha sido siempre un escollo de peso en el conflicto saharaui.

 El muro, custodiado por militares de Marruecos. | R.Q

Luchaa lleva unos días muy agitado. Como él, cientos de jóvenes de Smara, Aaiún, Dajla y Auserd -los campamentos tienen los mismos nombres que las ciudades del Sáhara- cumplen a rajatabla una agitada agenda de reuniones y manifestaciones frente a las diversas sedes del Frente Polisario, el gobernante en el exilio. Y lanza un mensaje claro: quieren ir a la guerra para recuperar una tierra en la que nunca han podido vivir.

«Nos hemos manifestado delante de la sede la Presidencia para decirle al Polisario que la guerra es la única solución. La juventud está cansada de seguir de brazos cruzados. El primer ministro nos ha pedido calma. Siguen abogando por la vía diplomática, pero nosotros no podemos más», afirma. Y prosigue: «Con las negociaciones no hemos conseguido nada: los países occidentales sólo negocian con potencias con dinero o recursos, que les puedan dar algo a cambio, por eso no rompen relaciones con Marruecos. El propio Zapatero lo ha dicho, que por encima de los derechos de nuestro pueblo están los interesas de España. Y nosotros no tenemos nada, por eso nunca vamos a importarles; nuestra única salida es que éste sea un conflicto caliente como el de Palestina para que, al menos, se hable de nosotros; para forzarles que se sienten a negociar».

Un muro minado como último recurso

 Una de las cinco millones de minas antipersona que preceden el muro. | R.Q

Luchaa argumenta cada palabra que dice. No es un exaltado, lidera muchos movimientos políticos juveniles en los campamentos y estudia y sigue con atención todo lo que atañe al Sáhara. Sabe que esa llamada a las armas es difícil de llevar a cabo y que las consecuencias de una guerra nunca son buenas. Pero considera que su pueblo no tiene otra salida. «Espero que el Polisario nos dé una respuesta que nos convenza, se ha comprometido a ello. Si no, el deseo que más se repite entre los jóvenes es echarse al muro«, afirma. Un muro de 2.500 kilómetros levantado por Marruecos en los años 80 para separar su territorio de los saharauis. Un muro precedido por un área de cinco kilómetros plagada de minas antipersona -hasta cinco millones, según las organizaciones humanitarias-, vigilada las 24 horas por soldados y en el que más de un saharaui ha resultado ya amputado.

«Ya sé que nos pondremos en peligro, que me quedaré sin piernas o me moriré, pero ya me estoy quedando sin vida de brazos cruzados. Estar parados está perjudicando a la independencia del Sáhara, los jóvenes tienen ganas de atacar el muro antes de cualquier otra cosa«. Y de nuevo, pese a la dureza de lo que dice, sus palabras suenan tranquilas, resignadas.

Junto a él, unos 800 jóvenes se están manifestando cada día en los campamentos de Tinduf para pedir al Polisario que vuelva a la guerra. Para esta semana han preparado nuevas reuniones y manifestaciones. «Nunca he visto actos tan grandes en los campamentos. Nunca nos habíamos movido tanto, pero estamos al límite. Estamos impacientes», afirman.

Fuente original: http://www.elmundo.es/elmundo/2010/11/14/internacional/1289742481.html

h1

LOS UNICOS TESTIGOS CONFIRMAN QUE SE ESTA PRODUCIENDO UNA LIMPIEZA ETNICA EN EL SAHARA OCCIDENTAL OCUPADO

15 noviembre, 2010

Los activistas de El Aaiún denuncian ‘el genocidio’ contra el pueblo saharaui

  • Indican que ellos están escondidos ‘desde hace días’ por su seguridad
  • ‘Nos quieren matar, porque estamos dando nuestro testimonio al mundo entero’

Los activistas Isabel Terraza, española, y Antonio Velázquez, mexicano, que permanecen escondidos «desde hace días» en El Aaiún, denunciaron este lunes el «genocidio que está cometiendo el régimen marroquí sobre la población civil saharaui» e instaron a Naciones Unidas y Cruz Roja Internacional a intervenir para solucionar el conflicto.

A través de un comunicado divulgado mediante un vídeo en Youtube, del que se han hecho eco las organizaciones Resistencia Saharaui y Fundación Sáhara Occidental, ambos activistas denunciaron la «violenta represión» de las fuerzas de seguridad marroquíes contra la población saharaui desde que el pasado 8 de noviembre se desalojara el campamento de Agdeim Izik, a unos 15 kilómetros de El Aaiún.

«Somos testigos del genocidio que está cometiendo el régimen marroquí sobre la población civil saharaui en estos momentos en la capital del Sáhara Occidental«, reza el texto, en el que Terraza y Velázquez indican que ellos mismos se encuentran escondidos «desde hace días» para garantizar su seguridad personal.

«A nosotros nos quieren matar, porque estamos dando nuestro testimonio al mundo entero, (…) pero como nosotros miles de saharauis están en la misma situación o peor porque policías y militares marroquíes entran con fuerza en sus casas, los torturan y muchos mueren víctimas de estas torturas», relataron.

Además, los activistas condenaron la decisión de Rabat de prohibir la entrada a la ciudad de la prensa extranjera, al considerar que el objetivo de esta medida es «esconder estas atrocidades».

En consecuencia, Terraza y Velázquez solicitaron la intervención «urgente» del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, «para que garantice los Derechos Humanos de la población saharaui» y de Cruz Roja Internacional, «para atender a las víctimas de la represión».

«Esto es una emergencia internacional y es necesario que todos los organismos internacionales detengan esta masacre» alertaron los activistas, al tiempo que instaron a la comunidad internacional a condenar «el violento ataque de Marruecos sobre la población civil saharaui».

Fuente original: http://www.elmundo.es/elmundo/2010/11/15/internacional/1289791268.html