Archive for 24 24+02:00 noviembre 24+02:00 2010

h1

LA ONU CONOCIA LOS PLANES DE MARRUECOS DE PROVOCAR LA MASACRE EN EL AAIUN

24 noviembre, 2010

Marruecos informó a la ONU de que asaltaría el campamento de El Aaiún

Los miembros de la Minurso llegaron al lugar tres días después de la tragedia

Los mandos de las fuerzas de la ONU destacadas en el Sáhara Occidental fueron informados de forma extraoficial por las autoridades marroquíes de que el día 8 asaltarían el campamento saharaui de Agdaym Izik. A pesar de ello, no acudieron al lugar de la tragedia hasta tres días más tarde, cuando el asentamiento ya había sido desmantelado. Así lo reconoció ayer Alexander Ivanko, principal asesor político del representante especial del secretario general de la ONU y jefe de la Minurso (Misión de Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental), el egipcio Hany Abdelaziz.

«Los marroquíes no nos informaron oficialmente, pero teníamos indicaciones de que el desalojo se podía producir», admite Ivanko en el cuartel general de la Minurso, en El Aaiún. «El jefe de la misión fue tres días después, pero allí ya no quedaba nada».

Cuando, horas más tarde del asalto al campamento, miles de saharauis iracundos se lanzaron a las calles de El Aaiún y comenzaron a incendiar coches y apedrear edificios, las fuerzas de la ONU no intervinieron. Tampoco actuaron poco después, cuando bandas formadas por cientos de colonos marroquíes acompañados por policías violaron, destrozaron y robaron los domicilios y los negocios de los saharauis. Simplemente, se encerraron en el cuartel, que fue inmediatamente rodeado por las fuerzas marroquíes, o permanecieron en sus hoteles y domicilios. Ivanko justifica así esta actitud pasiva: «No tenemos armas, y nuestra primera responsabilidad es proteger a nuestro personal».

El día 14, la Minurso envió a la sede de la ONU en Nueva York un informe de 27 páginas, que fue utilizado poco después en los debates del Consejo de Seguridad. Ivanko señala dos datos que aparentemente fueron incluidos en el texto a pesar de que los miembros de la fuerza de paz no presenciaron los enfrentamientos porque estaban recluidos. El primero es que no vieron armas de fuego en manos de los marroquíes que reprimieron a los saharauis. Y el segundo es que entre las fuerzas del orden que cargaron contra los alborotadores no había militares. Esta última afirmación es crucial, porque la presencia de militares en los enfrentamientos habría supuesto una ruptura del alto el fuego entre Marruecos y el Frente Polisario.

La Minurso es un organismo polémico. Es una de las pocas misiones de Naciones Unidas que carece de un mandato legal para fiscalizar el cumplimiento de los derechos humanos tanto en la zona ocupada por Marruecos como en la controlada por el Frente Polisario. Fue creada en 1991, tras la firma del alto el fuego entre ambos contendientes, con la misión de organizar un referéndum de autodeterminación entre los saharauis. Desde entonces ha empleado a más de 4.000 observadores militares y a varios cientos de funcionarios civiles y ha consumido un presupuesto cercano a los 1.000 millones de dólares, sin lograr su objetivo original. Ivanko reconoce implícitamente ese fracaso: «Nosotros completamos en 2004 el trabajo de identificar a los votantes, pero dado que las dos partes no se ponen de acuerdo sobre el referéndum, las listas han sido enviadas a la sede de la ONU de Ginebra. Ahora nos limitamos a supervisar el alto el fuego, a fomentar medidas de confianza entre Marruecos y el Frente Polisario y a retirar las minas plantadas en el territorio durante la guerra». Para esa tarea cuenta con 450 personas, la mitad de las cuales son militares de varias nacionalidades, entre los cuales no figuran españoles.

Fuente original: http://www.elpais.com/articulo/internacional/Marruecos/informo/ONU/asaltaria/campamento/Aaiun/elpepiint/20101124elpepiint_8/Tes

h1

EL REGIMEN MARROQUI SE ENFADA CON LA PRENSA ESPAÑOLA ELEGIDA

24 noviembre, 2010

Marruecos arremete contra EL PAÍS y ‘El Mundo’ por su cobertura en El Aaiún

Rabat considera «tendencioso» entrevistar a saharauis que afirman que les torturaron en comisaría

Rabat arremete contra los diarios El Mundo y El País por no avalar íntegramente su versión de los hechos en el campamento de Agdam Izik, desalojado violentamente por fuerzas de seguridad marroquíes.

Fieles a una tradición de aquí en adelante bien establecida de algunos medios de comunicación españoles», comienza la nota de prensa difundida por la agencia oficial de noticias marroquí, El Mundo y El País «persisten en su cobertura tendenciosa». En el mismo comunicado se acusa a los dos diarios, que cuenta ahora mismo con enviados especiales en la ciudad de El Aaiún, de reportar los hechos (torturas y abusos en comisarías a saharauis) «basándose solamente en las fuentes separatistas». Por ello, Marruecos acusa a estos periodistas de actuar deliberadamente de mala fe y dar «rienda suelta a su imaginación».

Los conflictos entre los medios de comunicación españoles y Marruecos han sido constantes desde que Rabat desalojó el campamento y cerró el acceso del mismo a la prensa. Los periodistas extranjeros no han podido informar libremente ni entrevistarse con los testigos de los hechos. Una larga lista de reporteros han sido expulsados del país por intentar informar: desde el corresponsal del diario ABC a periodistas de la Cadena SER que accedieron a la zona con permisos oficiales. Pese a todo, Marruecos insiste en que la presencia de los enviados de El Mundo y El País prueba que los periodistas «gozan de una total libertad de movimiento en las diferentes regiones del Reino, contrariamente a las mentiras divulgadas por algunas tribunas españolas».

Fuente original: http://www.elpais.com/articulo/internacional/Marruecos/arremete/PAIS/Mundo/cobertura/Aaiun/elpepuint/20101124elpepuint_1/Tes