Archive for 2 02+02:00 diciembre 02+02:00 2010

h1

EXPULSAN DEL CONGRESO A WILLY TOLEDO Y CINCO SAHARAUIS DURANTE UNA VOTACION

2 diciembre, 2010

Expulsan del Hemiciclo a Willy Toledo y cinco saharauis en una votación

//

Los activistas, trasladados en un furgón policial. | Vídeo: Atlas | Foto: A. di Lolli

  • Han sido trasladados en un furgón a una comisaría de la Policía Nacional
  • A todos ellos se les acusa de ‘grave alteración del orden público’
  • Se trata de un delito castigado con una pena de seis meses a un año de cárcel
  • Gritaron a favor del Sáhara y llamaron ‘hipócritas y chorizos’ a los diputados

El actor Willy Toledo y otras cinco personas han sido expulsados esta mañana de la tribuna de invitados del Congreso de los Diputados, y conducidos a una comisaría de Policía, por haber interrumpido con gritos las votaciones que estaban realizando los diputados en el Pleno.

Willy Toledo y una joven saharaui acudieron a la tribuna invitados por Izquierda Unida-Iniciativa per Catalunya Verds (IU-ICV). Otras cuatro personas, activistas saharauis, habían accedido al mismo lugar de manera individual, tras acreditarse según los cauces habituales. En un momento de la votación, los seis se pusieron en pie y gritaron «el Sáhara no se vende», «libertad para el Sáhara» y otras frases. También llamaron «hipócritas» y «chorizos» a los diputados, que iban a votar una moción de IU-ICV instando al Gobierno a que condene los «incidentes violentos» en El Aaiún.

Como el público que asiste a los plenos del Congreso no puede aplaudir, protestar o alterar el orden, el presidente de la Cámara, José Bono, ordenó que fueran expulsados de la tribuna y conducidos a la comisaría, por si hubieran cometido un delito o falta.

Allí acudió la diputada Nuria Buenaventura, de IU-ICV. que poco antes había defendido en el Pleno la moción favorable al pueblo saharaui, para interesarse por ellos.

Trasladados en un furgón policial

Hora y media más tarde, el actor y las otras cinco personas fueron conducidas en un furgón policial desde el Congreso a las dependencias de la Brigada de Información Policial del barrio madrileño de Moratalaz. Allí van a prestar declaración por si hubieran cometido un delito de «alteración grave del orden público», que está castigado con una pena de seis meses a un año de prisión.

Desde dentro del furgón gritaron, a través de las rejillas del vehículo, «libertad», «no hay derecho, detenidos y acusados de un delito», «dónde están los Derechos Humanos» y otras frases. Willy Toledo dijo: «Nos llevan detenidos por ejercer la libertad de expresión».

Fátima, una joven saharaui cuya hermana se encontraba dentro del furgón, no había podido entrar en el Congreso por falta de acreditación. Cuando el vehículo iba a arrancar, lo golpeó reiteradamente mientras gritaba «Sois amigos de los dictadores».

Una decisión sorprendente

Algunas fuentes parlamentarias mostraron su sorpresa por este traslado a la comisaría, porque en otros casos de incidentes en la tribuna, los alborotadores han sido identificados por los agentes del Congreso pero no han sido trasladados a ningún recinto policial.

Fuente original: http://www.elmundo.es/elmundo/2010/12/02/espana/1291296737.html

h1

AMNISTIA INTERNACIONAL ASEGURA QUE HUBO TORTURAS GENERALIZADAS EN EL SAHARA OCCIDENTAL OCUPADO

2 diciembre, 2010

Amnistía corrobora que en El Aaiún se produjeron torturas generalizadas a detenidos

La pierna vendada de uno de los detenidos por Marruecos. | Ana RomeroLa pierna vendada de uno de los detenidos por Marruecos. | Ana Romero

  • Un equipo de AI onfirma que todos los saharauis arrestados sufrieron maltrato
  • Reclama al Estado marroquí que investigue los abusos
  • Rabat impiden a la organización internacional visitar a los detenidos

«Todos los detenidos con los que nos hemos entrevistado han sufrido torturas y malos tratos como práctica rutinaria». Lo constata Amnistía Internacional (AI), tras haber investigado durante seis días en El Aaiún los sucesos que siguieron al desmantelamiento del campamento de Gdeim Izik.

«Los malos tratos y golpes, en ocasiones causando heridas graves, fueron generalizados. Es lo que hemos podido averiguar hablando con los detenidos que fueron posteriormente liberados», explica Donatella Rovera, veterana investigadora de la organización internacional. Las torturas sistemáticas ya fueron confirmadas por otra investigación independiente llevada a cabo previamente por Human Rights Watch.

Las autoridades marroquíes no permiten a AI acceder a las cárceles.

El equipo de AI explica que pudo realizar su trabajo «sin problemas», aunque consciente de que sus investigadores eran seguidos por las fuerzas de seguridad. No ha podido, sin embargo, visitar a los saharauis que aún se encuentran detenidos. «Las autoridades marroquíes no nos autorizaron a acceder a los detenidos ni en la Cárcel Negra ni en el Hospital Militar», afirma Rovera a EL MUNDO.es, en una conversación telefónica.

A AI le consta que todavía hay cuatro personas que todavía se encuentran arrestadas en el Hospital Militar. Se trata de detenidos que necesitan tratamiento médico. Sus familiares sí que han podido visitarles.

«Entramos en el Hospital Militar el 25 de noviembre, pero sólo para hablar con su director médico. Él nos dijo que ya no quedaban allí heridos bajo detención. Pero no es verdad, porque hemos confirmado cuatro casos que hasta ayer [por el martes] permanecían en el centro. Sus familias han podido visitarlos, pero nosotros no pudimos conseguir una autorización», señala.

Han comprobado que, efectivamente, «hay dos muertos civiles saharauis».

La ONG reconoce que no se puede hablar de una masacre (pues esto implicaría que hay centenares de muertos) ni ha confirmado la existencia de fosas comunes. Han comprobado que, efectivamente, «hay dos muertos civiles saharauis». Lo que AI no ha podido determinar es cómo murieron. «Marruecos no ha emitido ningún informe médico oficial», asevera.

Preguntada sobre la hipótesis de que hubiera decenas de desaparecidos, Rovera declara que AI tiene confirmados «dos casos de personas desaparecidas, de las que sus familias no saben dónde están, si se han ido voluntariamente o si se encuentran detenidas».

Otra de las prácticas de las autoridades marroquíes que AI denuncia es que no informaron de los arrestos de saharauis a sus familias. Los detenidos, por tanto, estuvieron varios días desaparecidos, hasta que sus familiares lograron comprobar con sus propios ojos que se encontraban en la Cárcel Negra, cuando pudieron visitar el centro los pasados 23 y 24 de noviembre.

El Gobierno marroquí nunca informó de lo sucedido a los familiares de detenidos.

«La ley obliga a facilitar información a las familias, pero no hemos encontrado ningún caso en el que las autoridades tomaran la iniciativa de informar a los familiares de detenidos. Cuando éstos acudieron a las autoridades para preguntar dónde estaban sus parientes, no consiguieron ninguna información y eso duró varios días, hasta que el 24 de noviembre muchas familias pudieron visitar la Cárcel Negra por primera vez y confirmar así sus sospechas», incide Rovera.

Según los datos de AI, actualmente hay unos 115 detenidos saharauis en la antigua prisión española de El Aaiún. Otros 12 presos están en la cárcel de Salé.

«Hemos pedido a las autoridades marroquíes estableceruna investigación independiente para que investiguen cada caso, cada queja de las familias. Bajo la ley marroquí y bajo el Derecho Internacional, Rabat tiene la obligación de hacerlo», señala la activista de AI.

«Incluso cuando un detenido llega ante un juez con indicios de haber sido maltratado, Marruecos tiene la obligación de investigar esas torturas. Por el momento, no hemos recibido ninguna información de que Marruecos haya abierto una investigación para esclarecer las torturas», concluye.

Tras haber recabado información en El Aaiún entre el 24 y el 30 de noviembre, el equipo de AI se encuentra desde el martes en Rabat, donde se reunirá con el Gobierno marroquí para exponerle sus denuncias.

Fuente original: http://www.elmundo.es/elmundo/2010/12/01/internacional/1291232614.html