Archive for 30 julio 2012

h1

EL DESGOBIERNO QUIERE AHOGAR LA AYUDA HUMANITARIA A LOS SAHARAUIS Y SIGUE SIN ACLARAR CUALES SON LAS “AMENAZAS” EN LA ZONA

30 julio, 2012

Las asociaciones pro-saharauis desafían al Gobierno y enviarán 20 cooperantes

20 cooperantes viajarán a los campamentos el próximo 7 de agosto

El presidente de CEAS Sáhara tilda de “acción grave” la medida del Ejecutivo

 

El presidente de la Coordinadora Estatal de las Asociaciones Solidarias con el Sáhara (CEAS), José Taboada, ha anunciado hoy que 20 cooperantes viajarán el próximo día 7 a los campamentos de refugiados, pese a que el Gobierno ha advertido de que podían ser objetivo de ataques terroristas. El viaje no estaba previsto, sino que es “una respuesta a esta acción grave del Gobierno” y al “miedo que se está intentando crear en la sociedad española” para que “no se visiten los campamentos”.

Exteriores evacuó el pasado sábado por sorpresa a todos los cooperantes que trabajaban en Tinduf con la justificación de “indicios fundados de un severo incremento de la inseguridad”. Solo uno de ellos, Pepe Oropesa decidió permanecer en la zona, pero el Gobierno le obligó a firmar un documento para eximir de responsabilidades a las autoridades españolas.

Taboada ha recalcado que el objetivo del viaje es, además de entregar ayuda humanitaria a los saharauis, reafirmar el compromiso de las asociaciones pro-saharauis para continuar con la cooperación y la ayuda. Además, ha señalado que “no es inocente” la repatriación de los cooperantes de Tinduf.

Ha insistido en que, antes de tomar la decisión de volver a los campamentos, han valorado esta advertencia, así como la seguridad que les ofrecen las autoridades saharauis y argelinas, “con un protocolo firmado hace siete meses que conoce el Gobierno español y que aumenta en muchísimos grados la seguridad” de los cooperantes.

Preguntado por si se ha puesto en contacto con el Ministerio de Exteriores, Taboada ha respondido que es el Gobierno el que debe concretar los motivos que le han llevado a repatriar a los cooperantes que estaban en la zona. “Que nos llame y nos explique las cosas y las razones por las que toma esta actitud. Estamos viajando todas las semanas, y no tenemos razones para no viajar. Ellos hablan de amenazas reales, de terrorismo, que nos digan cuáles son”, ha manifestado.

Y ha agregado: “Lo que no se puede hacer es huir del territorio siguiendo el objetivo de los terroristas, que es que se abandone a los saharauis”. Y ha apostillado: “No lo vamos a hacer”.

Los 20 cooperantes que viajarán a los campamentos el 7 de agosto, entre ellos el propio Taboada, pertenecen a distintas asociaciones e instituciones solidarias con el Sáhara, y entregarán un cargamento de ayuda humanitaria que se está preparando, ha indicado el presidente de CEAS

Fuente original: http://politica.elpais.com/politica/2012/07/30/actualidad/1343636651_487669.html

Anuncios
h1

AMENAZAS DE MUERTE EN EL SULTANATO DE marruecos POR DEFENDER LA LIBERTAD SEXUAL

12 julio, 2012

Amenazas de muerte por defender la libertad sexual en Marruecos

Una fetua de un predicador apunta a un periodista por apoyar las relaciones extramatrimoniales

Rabat quiere cerrar el debate descartando una reforma

Son llamamientos demasiado frecuentes en otros países musulmanes, pero en Marruecos eran hasta ahora inexistentes. Abdalá Nahari, un conocido predicador de Oujda, en el este del país, colgó un vídeo en Youtube en el que pronuncia una fetua (edicto islámico) tachando al periodista Mokhtar Laghzioui de dayute, es decir, de cornudo u hombre sin celos si su esposa comete adulterio. Y el profeta Mahoma instó a sus fieles a “matar a los que carecen de celos”.

¿Por qué el “cornudo” debía ser asesinado? Laghzioui se había declarado días antes, en un debate en la televisión libanesa vía satélite Al Mayadine, favorable a la libertad sexual de las mujeres, incluidas las de su familia, es decir, a mantener relaciones sin estar casadas. Laghzioui es el director de Al Ahdat al Magrebia, el diario más visceralmente antiislamista de Marruecos.

“Será un verano caliente debido al debate sobre la libertad sexual (…)”, titulaba, en portada, Akhbar al Youm, otro rotativo de Casablanca, y lo está siendo en un país algo influido por los vientos liberales que soplan de Europa, pero en el que la llegada al Gobierno de los islamistas del Partido de la Justicia y del Desarrollo (PJD) ha dado alas a los más conservadores.

El debate lo inició, el 19 de junio, la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH), una de las más potentes de la sociedad civil. Se pronunció por la abrogación del artículo 490 del código penal que estipula: “Serán castigados con una pena de cárcel de entre un mes y un año las personas de sexo opuesto que, no habiendo contraído matrimonio, mantengan entre ellas relaciones sexuales”. Otro artículo penaliza también, con más severidad, las relaciones homosexuales.

Las condenas por ese delito son más bien excepcionales, pero aún así hay que abolirlo, según Khadija Ryadi, presidenta de la AMDH. “Todos sabemos que las relaciones sexuales al margen del matrimonio son corrientes en Marruecos”, asegura. “El hecho de que todo esto se haga a escondidas favorece los abusos e infringe las libertades individuales”, añade.

El retraso en la edad media del matrimonio -29 años para las mujeres y 31 para los hombres- ha fomentado el sexo sin pasar por los abduls (notarios islámicos) que legalizan la unión. “Vivimos en una sociedad musulmana que tiene su propia cultura, sus creencias, sus convicciones y sus vetos”, explica Amal Chabach, la única mujer sexóloga en Marruecos. “Cada uno crece impregnado por todo ello”. “Y, cuando se hace adulto, opta por someterse, por deshacerse de ello o por intentar encontrar un equilibro entre ambas opciones, lo que hoy en día hacen ya muchos jóvenes”, concluye.

El periodista Laghzioui respaldó a la AMDH en el debate televisivo, el predicador lanzó su anatema y se desató la gran polémica que ha llegado al Parlamento. El periódico de Laghzioui puso una denuncia contra el propagandista radical ante la fiscalía de Oujda que le convocó para interrogarle sobre unas declaraciones “susceptibles de, a través de las prédicas, provocar actos criminales e incitar a la violencia”, según reza el comunicado que emitió.

El ministerio fiscal no ha inculpado ni detenido a Nahari, aunque le interrogó los tres primeros días de julio y le ha prohibido viajar al extranjero, según Nuredin Aboubaker, el letrado del predicador que es además concejal del islamista PJD en Oujda. Su cliente negó haber instado a matar al director de Al Ahdat al Magrebia. Habría una segunda razón para procesar a Nahari, pronunciar fetuas sin estar autorizado, pero la fiscalía no la tomó en consideración.

El predicador cosechó de inmediato una salva de apoyos. Los tres líderes del salafismo, Hassan Kettani, Omar Hadouchi y Abu Hafs, se solidarizaron con él a través de sus páginas en Facebook. “La arrogancia de los laicos es intolerable”, escribió Kettani. “Un cornudo declara a los cuatro vientos que está dispuesto a dejar pecar a su familia, un jeque [predicador] le denuncia y es este último el que corre el riesgo de ser encarcelados”, se indigna.

Los tres salafistas fueron condenados en 2003 a largos años de cárcel por inspirar con sus pronunciamientos los atentados que, en mayo de ese año, ensangrentaron Casablanca y causaron 45 muertos, pero el rey Mohamed VI les indultó en febrero pasado. Cuatro meses después Omar Hadouchi cruzó la frontera española para predicar un viernes en la mezquita de Al Tauba, en Ceuta.

A la solidaridad de los líderes salafistas se añadió la de los piratas informáticos que atacaron las webs del diario Al Ahdat al Magrebia y de la televisión pública 2 M. Al periodista Laghzioui solo le apoyaron sus colegas, que organizaron varias sentadas callejeras de rechazo al vídeo de Abdalá Nahari.

El grupo socialista en la Cámara de Representantes preguntó el lunes al ministro de Justicia, el islamista Mustafá Ramid, si preveía modificar la ley para que el sexo sin matrimonio dejase de ser un delito. “No aceptamos la despenalización de las relaciones sexuales consentidas fuera del matrimonio porque constituyen una perversión que atenta contra los principios del orden público de Marruecos, uno de cuyos pilares es la religión”, respondió.

De paso, Ramid reiteró también su negativa a despenalizar el aborto. El ministro, que fue hace nueve años el abogado de varios de los salafistas que ahora secundan al predicador de Oujda, prometió, eso sí, reforzar la legislación contra el acoso sexual.

La negativa de Ramid está en línea con aquello que repitió el líder de su partido y actual jefe del Gobierno, Abdelilá Benkiran, durante la campaña electoral de noviembre pasado: “La libertad sexual es nefasta para nuestra identidad. Las personas que la defienden y que dicen ser laicas solo quieren corromper a los que tienen fe. Cuando sea elegido me opondré a ello con la ayuda de Dios”.

Fuente original: http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/07/11/actualidad/1342029370_043488.html

h1

marruecos NO QUIERE TURISMO GAY

12 julio, 2012

El Nieuw Amsterdam es una isla de libertad para sus 1.564 pasajeros —en su inmensa mayoría homosexuales, el 95% hombres— y una verdadera pesadilla flotante para los homófobos de todo signo. Mientras en decenas de capitales occidentales se celebraba el día del Orgullo Gay, Marruecos denegaba la entrada de este crucero de bandera holandesa en el puerto de Casablanca, una escala confirmada hace meses. Y ha acabado en Málaga.

“Estaba en la peluquería cuando el capitán anunció por megafonía que la escala en Casablanca quedaba cancelada por motivos de seguridad y porque la llegada del barco se había convertido en un asunto de controversia pública”, afirma Eric, de Washington DC y funcionario del Gobierno de Estados Unidos y que ha pagado unos 7.100 euros por un pasaje para dos personas.

Según la naviera Holland America Line y la empresa organizadora del viaje, RSVP Vacations, especializada en el mercado gay, fueron las autoridades del país magrebí quienes rechazaron el desembarco de los homosexuales, la mitad de ellos estadounidenses.

Pero el ministro de Turismo, Lahcen Haddad, salió a la palestra para desmentir el veto. “No prohibimos ningún crucero y no preguntamos a nuestros visitantes sus preferencias sexuales”, declaró. . Marruecos necesita turistas, una de sus principales fuentes de divisas junto con las remesas de los inmigrantes. Pero no fue él quien tomó la decisión de vetar el desembarco sino su homólogo de Interior, Mohand Laenser. Los gais tenían previsto visitar la Gran Mezquita de Casablanca, la única en la que pueden entrar los no musulmanes fuera del horario de culto. 1.500 homosexuales concentrados allí podían, según temía, desatar una tempestad de protestas entre los sectores más conservadores.

En Marruecos, como en casi todos los países musulmanes, la homosexualidad es un delito. El artículo 489 del código penal prevé condenas de entre tres meses y tres años de cárcel para quién la practique y multas de 120 a 1.200 dírhams (de 11 a 111 euros). Casi nunca se aplica.

Algunos diarios, como Al Khabar recordaron la contradicción entre la legislación vigente y autorizar el desembarque masivo de los pasajeros gais. Otros señalaban, en cambio, que numerosos visitantes de Marraquech, la ciudad que recibe más turistas, son gais.

Por eso el ministro de Justicia, el islamista Mustafá Ramid, describió en marzo a Marraquech como un lugar “donde gentes del mundo entero acuden para pasar mucho tiempo cometiendo pecados y alejándose de Dios”. Su colega de Turismo, que pertenece a otro partido, le replicó de inmediato.

Desde que, en enero, un primer ministro islamista, Abdelilá Benkirane, encabeza, por primera vez, el Gobierno marroquí, una ola rigorista recorre el país. Pese a todo la Asociación Marroquí de Derechos Humanos encabezó, el mes pasado, un llamamiento a favor de la libertad sexual, es decir de despenalizar las relaciones sexuales de parejas que no estén casadas. Los sectores islamistas conservadores reprobaron con dureza su iniciativa.

No poder visitar Casablanca —el destino más exótico del crucero— supuso un chasco para los pasajeros. “El año pasado estuvimos en Túnez con el mismo barco y todo fue estupendamente”, asegura John Ribson, de Toronto (Canadá).

Algunos viajeros habían contratado una excursión optativa a Marrakech, destino que tuvieron que cambiar por el Museo Picasso y la playa de La Malagueta. “No dejaremos nuestro dinero en Marruecos, lo dejaremos en España”. Los californianos James y Nat llevan 16 años juntos y ayer decían: “Imaginábamos a los marroquíes más sofisticados”.

Fuente original: http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/07/01/actualidad/1341144872_188275.html