Archive for 17 febrero 2013

h1

CONTINUA EL GENOCIDIO SAHARAUI

17 febrero, 2013

Marruecos zanja con cadenas perpetuas y largas penas el juicio a 24 saharauis

Un tribunal militar juzgaba la muerte de 11 policías en el desmantelamiento de un campamento

Los activistas fueron detenidos hace más de dos años

Marruecos ha impuesto ocho cadenas perpetuas, cuatro a 30 años y siete más a 25 años de cárcel a los 24 militantes saharauis detenidos tras el desmantelamiento, por las fuerzas de seguridad marroquíes, del campamento de protesta de Gdim Izik erigido en las afueras de El Aaiún, la capital del Sáhara Occidental.

Un tribunal militar ha juzgado a los saharauis, en prisión preventiva desde hace más de dos años, durante nueve días sin interrupción. El macrojuicio, celebrado en Rabat, ha concluido a primeras horas de la madrugada del domingo. Los delitos que según el tribunal quedan probados son “formación de banda criminal, violencia contra la fuerza pública con resultado de muerte, y mutilación de cadáveres” en grado de autoría o de complicidad. Los saharauis han escuchado impávidos las condenas y, puño en alto, han proferido proclamas por la independencia y la autodeterminación del Sáhara, según la agencia EFE. A las afueras del tribunal, un pequeño grupo de nacionalistas marroquíes han celebrado el veredicto al grito de “traidores” y “asesinos”.

Una mujer marroquí muestra una foto de disturbios en Gdim Izik. / F. S. (AFP)
“A mí no me sorprende nada; es un juicio político y con normas militares; pese a que no hemos visto ninguna prueba inculpatoria, sabíamos que iba a ser así”, ha dicho a EFE Brahim Dahan, expreso político y presidente de la Asociación Saharaui de víctimas de violaciones graves de derechos humanos. Los detenidos han denunciado de forma sistemática torturas para arrancarles las primeras confesiones, pero el juez se ha negado a investigar sus denuncias. Los abogados de la defensa han argumentado la ausencia de huellas de los detenidos en las armas, la falta de pruebas de ADN, el vídeo proyectado en el juicio, en el que era imposible identificar a ninguno de ellos, y la ausencia de autopsias a los cadáveres.

El suceso, el más violento en la ciudad desde el alto el fuego de 1991 entre Marruecos y el Frente Polisario, empezó en la madrugada del 8 de noviembre de 2010, cuando las fuerzas de seguridad marroquíes iniciaron el desmantelamiento del campamento. Unos 20.000 saharahuis llevaban varias semanas concentrados pacíficamente en Gdim Izik para exigir mejoras sociales y un reparto justo de los recursos naturales de esa antigua colonia española. Los allí congregados no formularon exigencias políticas como, por ejemplo, la autodeterminación, informa Ignacio Cembrero.

Trece personas murieron en el asalto al campamento y en los posteriores disturbios. Once de las víctimas eran agentes de las fuerzas auxiliares (un cuerpo paramilitar) y de la Gendarmería, y dos eran civiles saharauis. En las redadas policiales tras el asalto fueron detenidos unos 200 saharauis, pero la mayoría fueron puestos en libertad sin cargos.

Via: http://internacional.elpais.com/internacional/2013/02/17/actualidad/1361069515_197064.html

Anuncios
h1

ESCARMIENTO? AL AMIGO SUBNORMAL DEL BORRACHO YAHYA YAHYA

15 febrero, 2013

Marruecos propina un escarmiento al mayor fustigador de España

Un tribunal marroquí condena al activista Said Chramti a un año de cárcel por amenazar a las fuerzas del orden en la frontera de Melilla

El amo de la frontera de Melilla

La Justicia marroquí ha dado un escarmiento al que ha sido estos últimos años el mayor hostigador de las autoridades españolas en la frontera de Melilla, en el Peñón de Vélez y hasta en el interior de la ciudad autónoma, donde sus secuaces amputaron, en noviembre, el brazo de la estatua de Pedro de Estopiñán, el conquistador de la plaza en 1497. Posteriormente trasladaron el brazo a Marruecos y se fotografiaron con él en el centro de Rabat.

Said Chramti, de 36 años, fue condenado la semana pasada a un año de cárcel y el equivalente de 110 euros de multa por un tribunal de Nador, la ciudad vecina de Melilla. Los tres jueces le consideraron culpable de haber proferido “amenazas” contra agentes de las fuerzas de seguridad marroquíes el 27 de octubre pasado en la frontera internacional de Beni Enzar.

En la sentencia, a la que ha tenido acceso este periódico, se señala que Chramti tiró piedras, junto con otros manifestantes, y bloqueó el único paso fronterizo internacional de Melilla, pero no se le condena por esta actuación.

Chramti tiene otras muchas “hazañas” en su biografía como la intrusión, en agosto pasado, de media docena de activistas en el Peñón de Vélez; un intento similar, pero frustrado, en el de Alhucemas; el envío de dos de sus adeptos a las islas Chafarinas coincidiendo con la celebración, en octubre pasado, de la cumbre hispano-marroquí.

Pero su mayor “gesta” fue la paliza propiciada a Vicente Goya, inspector jefe de la frontera, en septiembre de 2008, cuando regresaba a pie de una reunión en la sede de la aduana marroquí. A Goya le acompañaban el teniente coronel de la Guardia Civil de Melilla, el Jefe Superior de Policía y el Delegado de Hacienda en la ciudad que solo pudieron ayudarle a refugiarse en una peluquería. Estuvo dos meses de baja.

Junto con Chramti han sido condenados, a dos meses de cárcel y 45 euros de multa cada uno, tres de los más de cien jóvenes que le secundaron en el apedreamiento de la policía española en octubre. El tribunal considera demostrado que participaron en una “manifestación ilegal con el agravamiento de embriaguez en público y posesión de estupefacientes”. Además “insultaron” y “desobedecieron” a las fuerzas del orden. La pena parece pequeña a la vista de los delitos probados y de la severidad de la Justicia marroquí.

A lo largo de ambas sentencias, la de Chramti y la de sus seguidores, aparece en varias ocasiones Yahya Yahya, senador marroquí y alcalde de Beni Enzar, que preside el Comité para la Liberación de Ceuta y Melilla. Queda claro que este político, condenado en Italia en 2008 por agresión sexual, es el instigador de los cortes en la frontera, pero no se ha sentado en el banquillo porque, aparentemente, no pudo ser localizado. En Marruecos los parlamentarios no gozan de la misma inmunidad que en España.

Chramti, al que los policías españoles han apodado “el gigante” por su gran altura, fue detenido en noviembre por la policía judicial que registró su domicilio. Es vicepresidente del comité para la liberación de las dos ciudades autónomas, una asociación no legal que fustiga el colonialismo español y sus secuelas. Ha contratado a un nuevo abogado y ha anunciado que recurrirá la sentencia por lo que no ha ingresado, por ahora, en prisión.

El Rey de España efectuará una visita a Marruecos, acompañado por empresarios españoles, del 3 al 5 de marzo.

h1

VIDEO DE APOYO A LOS PRESOS POLITICOS SAHARAUIS

5 febrero, 2013

h1

JUICIO MILITAR A 24 CIVILES SAHARAUIS EN EL SULTANATO DE MARRUECOS

1 febrero, 2013

Inicio / Política
Comenzó en Rabat el mayor juicio contra saharauis de los últimos años
EFE – Rabat
01/02/2013 – 17:20h

Comenzó en Rabat el mayor juicio contra saharauis de los últimos años
El juicio contra 24 saharauis por los disturbios de 2010 en el campamento de Gdaim Izik (a las afueras de El Aaiún) que se saldaron con 13 muertos comenzó hoy en el Tribunal Militar de Rabat en medio de una gran expectación jurídica y mediática.

Este es el mayor proceso contra ciudadanos saharauis de los últimos años, y se celebra después de que los acusados hayan pasado más de dos años en detención preventiva, detalle que ha sido frecuentemente denunciado por numerosas organizaciones humanitarias.

Los acusados, todos vestidos con la darraa (túnica tradicional saharaui) entraron en la sala entonando lemas por la libertad del Sáhara Occidental y la autodeterminación, y uno de ellos dio vivas al Frente Polisario.

A las afueras de la sala, un grupo de saharauis reclamaba la liberación de sus amigos y familiares por un juicio que tildaron de “político”, mientras a escasos metros familiares de las víctimas exigían que se haga justicia y defendían la “marroquinidad” del Sáhara, en medio de un impresionante despliegue policial.

El portavoz del Gobierno marroquí, Mustafa al Jalfi, negó ayer cualquier motivación política tras el juicio a los saharauis, y justificó el hecho de que comparezcan ante un tribunal militar por el hecho de que la ley marroquí así lo establece cuando la víctima de un crimen es un miembro de la fuerza pública.

En los disturbios que siguieron al desmantelamiento del campamento de Gdaim Izik perdieron la vida 11 agentes del orden marroquíes y dos civiles saharauis, convirtiéndose en los sucesos más trágicos vividos en el Sáhara Occidental desde el alto el fuego declarado entre las partes (Marruecos y el Frente Polisario) en 1991.

Tras ser aplazado en dos ocasiones, el juicio se abrió hoy con la presencia de juristas observadores llegados de España, Francia, Italia o Luxemburgo, además de diplomáticos de varios países occidentales, en lo que fue visto como un “test” a la justicia marroquí tras la promulgación de la nueva constitución.

Cerca de setenta policías de uniforme estaban presentes en una sala en la que se sentaron los familiares de las víctimas y -sólo tras las protestas de la defensa- también los familiares de los acusados saharauis.

En una práctica inédita en Marruecos, el presidente del tribunal militar había llamado a traductores al español, francés e inglés en atención a los numerosos observadores internacionales, pero la defensa protestó porque ello alargaría innecesariamente el juicio, y el presidente despidió a los traductores.

El presidente de la sala también dijo que aceptaría estudiar la comparecencia de nuevos testigos solicitados por los abogados defensores, que pueden demostrar que los acusados no estuvieron implicados en la muerte de los policías.

En cualquier caso, dijo que pretende llegar a esclarecer la verdad de los hechos “aunque el juicio lleve un año”, y se comprometió a respetar en adelante el carácter público del proceso.

Uno de los abogados defensores recordó que cinco de los saharauis juzgados formaban incluso parte de un “comité de diálogo” previo al desmantelamiento del campamento, y que el mismo ministro del Interior en aquella época, Taieb Cherkaui, podría testificar en ese sentido.

En todo caso, el juez mostró un especial interés en respetar el procedimiento, como lo señaló a Efe la abogada defensora Yamila Suiri, presidenta de la Asociación Adala por la reforma de la justicia.

Los familiares de las víctimas han constituido una “Coordinadora de familias y amigos” que reclaman por su parte que se haga justicia con los agentes muertos.

“No queremos venganza ni la pena de muerte contra los acusados, pero sí queremos que se haga justicia y poder así hacer el duelo final por nuestra gente”, dijo a Efe Ahmed Atartur, primo de uno de los policías muertos en los disturbios.

Por su parte, los familiares de los saharauis los consideran inocentes, insisten en la falta de pruebas contra ellos y exigen su inmediata liberación tras más de dos años sin una acusación formal.

Según la agencia oficial MAP, los cargos que la fiscalía quiere aplicar a los acusados son “constitución de bandas criminales, violencia contra las fuerzas del orden con resultado de muerte, premeditación y mutilación de cadáveres”.

Vía: http://www.eldiario.es/politica/Comenzo-Rabat-juicio-saharauis-ultimos_0_96590807.html