Archive for 9 diciembre 2013

h1

OTRA PRUEBA MÁS DEL GENOCIDIO SAHARAUI

9 diciembre, 2013

La prueba más sólida de la querella por genocidio en la Audiencia Nacional
El informe de la exhumación de dos fosas en el Sáhara se incorpora a la causa que lleva el juez

Una vez recuperados los restos de dos fosas comunes por un equipo de investigación español, las familias de los ocho saharauis, entre ellos dos niños, ejecutados por militares marroquíes, quieren justicia y la pedirán en España. “El último soldado español abandonó el Sáhara el 26 de febrero de 1976 y estos asesinatos se produjeron el 12 de febrero. El informe sobre esta exhumación es la prueba más sólida que tenemos”, explicó Manuel Ollé, abogado de los saharauis que en 2006 presentaron una querella por genocidio en la Audiencia Nacional. Baltasar Garzón se declaró competente para investigar los hechos en 2007 y el juez Pablo Ruz heredó la causa, que sigue abierta.

El informe que Ollé ha incoporado a la querella, elaborado por el forense Francisco Etxeberria y el doctor en psicologia Carlos Martín Beristain está hecho con la metodología de un texto pericial — Etxeberria ha participado como perito, entre otros, en los informes sobre la muerte de Pablo Neruda o Salvador Allende y Beristain ha sido colaborador de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y la Corte Penal Internacional—.

El abogado confía en que sirva para que el proceso avance y se cite a declarar a los responsables. “Esta querella habla de torturas, desapariciones forzadas, asesinatos de familias enteras, atentados contra la libertad sexual, envenenamiento de pozos de agua… No eran crímenes ordinarios. Tenían una finalidad clara: exterminar al pueblo saharaui, un genocidio. Son crímenes de obligada persecución por la comunidad internacional”, aseguró en unas jornadas organizadas por la Asociación Pro Derechos Humanos y el Consejo General de la Abogacía.

Etxeberria y Beristain expusieron sus hallazgos el pasado 17 se septiembre ante la directora de la Oificina de Derechos Humanos del Ministerio de Asuntos Exteriores, Cristina Fraile. “Nos pidieron que le enviásemos más fotos de los DNI españoles que recuperamos entre los huesos y así lo hicimos al día siguiente, pero no hemos vuelto a tener noticias”, explica Beristain. “Hemos presentado pruebas muy contundentes que merecen una respuesta de nivel. España debería abrir una investigación propia sobre estos hechos, porque eran ciudadanos españoles y pedir a las autoridades marroquíes que colaboren”.

Un familiar de una de las víctimas muestra el DNI español hallado entre los huesos en la fosa común. / ARANZADI
Los análisis de ADN revelan, además, que Marruecos mintió porque en el informe elaborado por la Instancia Equidad y Reconciliación en 2006 aseguraron que cuatro de las víctimas recuperadas en las fosas habían fallecido en un cuartel de Smara. “Se exhuman huesos, pero también verdades. Y esta llevaba oculta desde 1976”, afirma Beristain.

En su último viaje a la zona, del que acaban de regresar, el equipo de investigación español localizó otras tres fosas comunes. El informe estima que hay más de 400 saharauis desaparecidos. “Tenemos que volver. Esperamos poder hacerlo en seis meses. Ahora hemos agotado los recursos. Cuando consigamos apoyo económico, volveremos”, asegura Etxeberria.

h1

LAS FOSAS DEL SÁHARA OCCIDENTAL Y MARRUECOS

9 diciembre, 2013

“Marruecos dice que mi hermano vive en El Aaiún, pero estaba en una fosa”
Mahmud acaba de recuperar los restos de su padre y su hermano, fusilados en 1976
Un equipo español exhumó en el Sáhara a ocho asesinados por militares marroquíes
Identificados ocho saharauis, dos con DNI español, en fosas comunes

Su madre, Taufa, se despertaba por las noches gritando. Todas, hasta que murió, en 2010. Sus cinco hermanas mayores estaban “siempre tristes”. Él, Mahmud Selma Daf no empezó a estarlo hasta que fue al colegio por primera vez, a los ocho años, y vio que a los otros niños los llevaba y los recogía su padre. Él no tenía. Empezó a preguntar y poco a poco supo de dónde venía esa tristeza que atacaba a toda la familia. “Al principio, mis hermanas me dijeron que mi padre se había ido tras el ganado y que no había vuelto porque el viaje era muy largo. Cuando cumplí 12 años, me explicaron que un niño había visto la ejecución de dos personas y que había reconocido la voz del que pedía clemencia: mi padre. El otro era mi hermano. Entonces comprendí por qué estábamos tristes”, recuerda Mahmud,de 41 años. Tenía solo cuatro cuando militares marroquíes les asesinaron, en febrero de 1976. Él era el penúltimo de ocho hermanos.

Cuando regresó de Cuba después de estudiar ingeniería técnica industrial con una beca del Frente Polisario y pasaporte argelino, Mahmud fue a ver a aquel testigo, que tenía solo 13 años cuando presenció cómo mataban a sangre fría a un padre y su hijo de 14 años. “Desde entonces tuve la esperanza de encontrarlos”, explica. En febrero de este año, un pastor encontró unos huesos en el Sáhara, en la zona de Fadret Leguiaa, en la región de Smara, a 400 kilómetros de los campamentos de Tinduf y a menos de uno del muro marroquí. En junio, un equipo de investigación español dirigido por el forense Francisco Etxeberria y el doctor en psicología Carlos Martín Beristain se desplazó al lugar y abrió en medio del desierto dos fosas en las que yacían los restos de ocho fusilados.

“Mi hermana recordaba perfectamente que mi hermano llevaba el día que desapareció un jersey azul de rombos. Cuando vi ese jersey en la exhumación lloré muchísimo. Paco [Etxeberria] nos iba explicando todo: cómo habían muerto, en qué posición habían caído a la fosa, por dónde había entrado el proyectil, por qué los casquillos encontrados demostraban que los habían matado allí mismo… Cuando nos comunicaron el resultado de las pruebas de ADN nos alivió, pero también nos entristeció, porque supimos con certeza que esas personas a las que llevábamos 37 años esperando ya no iban a volver”.

Cuando regresó de Cuba después de estudiar ingeniería técnica industrial con una beca del Frente Polisario y pasaporte argelino, Mahmud fue a ver a aquel testigo, que tenía solo 13 años cuando presenció cómo mataban a sangre fría a un padre y su hijo de 14 años. “Desde entonces tuve la esperanza de encontrarlos”, explica. En febrero de este año, un pastor encontró unos huesos en el Sáhara, en la zona de Fadret Leguiaa, en la región de Smara, a 400 kilómetros de los campamentos de Tinduf y a menos de uno del muro marroquí. En junio, un equipo de investigación español dirigido por el forense Francisco Etxeberria y el doctor en psicología Carlos Martín Beristain se desplazó al lugar y abrió en medio del desierto dos fosas en las que yacían los restos de ocho fusilados.

“Mi hermana recordaba perfectamente que mi hermano llevaba el día que desapareció un jersey azul de rombos. Cuando vi ese jersey en la exhumación lloré muchísimo. Paco [Etxeberria] nos iba explicando todo: cómo habían muerto, en qué posición habían caído a la fosa, por dónde había entrado el proyectil, por qué los casquillos encontrados demostraban que los habían matado allí mismo… Cuando nos comunicaron el resultado de las pruebas de ADN nos alivió, pero también nos entristeció, porque supimos con certeza que esas personas a las que llevábamos 37 años esperando ya no iban a volver”.

Documento del Grupo de Desapariciones forzadas de la ONU en el que Marruecos asegura que el hermano de Mahmud vive en El Aaiún.
El ADN probó, además, que Marruecos había mentido. En septiembre, la hermana de Mahmud acudió a la sede del Grupo de Trabajo contra las desapariciones forzadas de Naciones Unidas para explicarles el caso. “La ONU le entregó un documento en el que el Gobierno marroquí aseguraba que su hermano no había sido asesinado, sino que había cambiado de nombre y vivía actualmente en El Aaiún [ver documento]”. Pero Mahmud acaba de enterrarlo. “Hemos demostrado con pruebas científicas que mentían. Que Marruecos deje de jugar con nuestros sentimientos”.

El equipo de Etxeberria y Beristain regresó a la zona a finales de noviembre para entregar los restos a sus familiares. Los huesos se envolvieron en ocho lienzos blancos y se anudaron siguiendo la tradición musulmana. A la ceremonia asistieron varios miembros de la Minurso (el contingente de Naciones Unidas en el Sáhara). “El acto tuvo un impacto muy positivo no solo en nosotros, sino entre todos los familiares de desaparecidos saharauis, que ahora tienen esperanza”, explica Mahmud. Los restos se enterraron muy cerca de la fosa donde habían permanecido durante 37 años, y sobre las tumbas se colocó una placa de mármol con sus nombres y una frase del Corán: “En memoria de los mártires”.

Encontrar a los desaparecidos, de los que el dictador argentino Jorge Rafael Videla decía: “No están, no existen”, fue “un gran alivio”. Pero ahora Mahmud quiere que España se implique. “Yo nací bajo bandera española. Quiero que su justicia intervenga, que busque a los responsables. A nadie le gusta saber que el asesino de un ser querido pasea por la calle”.

h1

EL NOBEL OBAMA QUIERE UNA DEMOCRACIA TIPO GUANTÁNAMO PARA EL SÁHARA OCCIDENTAL

3 diciembre, 2013

Obama respalda el plan de autonomía de Marruecos para el Sáhara
El presidente recibe al rey Mohamed VI para discutir las reformas democráticas de su país y la estabilidad en la región

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha reconocido la viabilidad del plan para la autonomía del Sáhara Occidental que Marruecos presentó en 2007 durante su encuentro en la Casa Blanca con el rey alauí, Mohamed VI. Tras las tensiones que surgieron entre ambas naciones en abril, cuando la delegación estadounidense en Naciones Unidas trató de incorporar un sistema de supervisión de los derechos humanos a la Misión de la ONU para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO) -una iniciativa que se frustró por las presiones marroquíes-, el encuentro entre los dos mandatarios ha evidenciado la estrecha relación que une a sus respectivos países.

EE UU ha dejado claro que el plan de autonomía de Marruecos es serio, realista y creíble y que representa una potencial vía que podría satisfacer las aspiraciones del pueblo saharaui para poder gestionar sus propios asuntos con paz y dignidad”
Barack Obama
EE UU siempre ha tratado de mantener una posición de neutralidad respecto del conflicto del Sáhara y, este viernes, Obama ha hecho hincapié en esa política. “Nuestra postura ha sido consistente a lo largo de los años, EE UU ha dejado claro que el plan de autonomía de Marruecos es serio, realista y creíble y que representa una potencial vía que podría satisfacer las aspiraciones del pueblo saharaui para poder gestionar sus propios asuntos con paz y dignidad”, ha reconocido el presidente de acuerdo con el comunicado conjunto publicado tras el encuentro. El plan marroquí prevé un referéndum sobre un estatuto de autonomía para el Sáhara, mientras que el Frente Polisario aspira directamente a un referéndum de autodeterminación. El presidente ha instado a ambas partes a trabajar para encontrar una solución.

El lunes pasado, nueve antiguos embajadores de EE UU en Marruecos remitieron una carta a Obama en la que le pedían que apoyara al país africano en sus esfuerzos por resolver el conflicto con el pueblo saharaui. “Es hora de que EE UU sea contundente en el Consejo de Seguridad y que deje claro que la única manera realista de resolver esta situación es garantizando un territorio autónomo bajo la soberanía marroquí, para que la comunidad internacional pueda centrarse en resolver otros asuntos de mayor importancia en la región”, señala la nota. La petición de los embajadores se suma a la de varios legisladores -la mayoría republicanos- e inversores estadounidenses que desean que el presidente se implique de manera directa en resolver este conflicto, frente a una buena parte del Partido Demócrata que no oculta sus simpatías por el Frente Polisario.

De su primera reunión con Obama, Mohamed VI parece haber arrancado, al menos, una neutralidad positiva hacia la disputa. Para EE UU conservar las buenas relaciones con Marruecos es esencial. La inestabilidad en Egipto convierte al país alauí en el principal aliado de Washington en una región que se ha convertido en una de las principales prioridades para la seguridad de EE UU debido al asentamiento y extensión de los grupos extremistas pertenecientes a Al Qaeda en el Magreb.

La inestabilidad en Egipto convierte al país alauí en el principal aliado de Washington en una región que se ha convertido en una de las principales prioridades para la seguridad de EE UU debido al asentamiento y extensión de los grupos extremistas pertenecientes a Al Qaeda en el Magreb
Marruecos ha demostrado que es un aliado fiable en la lucha contra el terrorismo con su implicación en la intervención militar en Malí para frenar el avance de rebeldes islamistas en ese país. Obama ha reconocido el compromiso de la nación africana y su papel en el Consejo de Seguridad de la ONU “para avanzar en el alcance de la paz y la seguridad en el Sahel, Siria, Libia y Oriente Próximo”.

Marruecos, además, es uno de los pocos países de la zona que no se ha visto desestabilizado por las revueltas de la Primavera Árabe, gracias a las reformas democráticas impulsadas desde el trono alauí y al férreo control sobre la sociedad que ejerce su titular. Durante su encuentro, Obama ha reafirmado a Mohamed VI “la colaboración de EE UU en el fortalecimiento de las instituciones democráticas, la sociedad civil y un gobierno de inclusión”. El modelo marroquí es el que EE UU desearía que se extendiera en el resto de las monarquías de la región, máxime cuando Washington está necesitado de Gobiernos que no se vean amenazados por revueltas internas para impedir la penetración de los extremistas islámicos y contener la expansión de Al Qaeda en el Norte de África.

Las buenas relaciones que la familia real marroquí mantiene tanto con Palestina como con Israel también convierten al país africano en uno de los más firmes interlocutores de la región -ahora que Egipto está enrocado en sus problemas internos- para tratar de sacar adelante el frágil proceso de paz entre ambos países impulsado por el secretario de Estado, John Kerry.

Obama ha reafirmado a Mohamed VI “la colaboración de EE UU en el fortalecimiento de las instituciones democráticas, la sociedad civil y un gobierno de inclusión”
Durante la reunión, ambos líderes han “reafirmado su compromiso con el sistema de derechos humanos de Naciones Unidas y en su papel en la promoción y protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales”. Varias organizaciones de derechos civiles han denunciado que mientras Obama y el rey alauí estaban reunidos, en Marruecos se sentaban en el banquillo dos jóvenes de 14 años acusados de indecencia pública por colgar una foto de ambos besándose en Facebook. Amnistía Internacional ha llamado la atención estos días sobre la ley que obliga a las mujeres a contraer matrimonio con sus violadores, lo que ha provocado que en los últimos meses varias chicas hayan acabado con sus vidas para evitar tener que casarse con su agresor.

La relación diplomática con Marruecos se remonta a la presidencia de George Washington, ya que el país africano fue el primero en reconocer a EE UU como una nación independiente. Algo que ya recordó el presidente John F. Kennedy al padre de Mohamed VI, Hassan II, durante su encuentro en la Casa Blanca, ocho meses antes de ser asesinado en Dallas. “Aunque nos separa un océano, ambos países hemos estado unidos a lo largo de toda nuestra historia. Su país fue el primero en reconocer a EE UU en los días más difíciles de nuestra revolución y tiene una importancia estratégica en el mundo”. Como la mayoría de sus palabras, las de Kennedy también se confirmaron en el futuro. Un ejemplo de la preeminencia de Marruecos para EE UU es que, desde que llegó al poder, el actual monarca alauí ha sido recibido en el despacho Oval por Bill Clinton, George W. Bush y, ahora, por Obama.

h1

EL (DES)GOBIERNO DEL PP TRAICIONA A CEUTA POR NO DISGUSTAR AL SULTANATO DE MARRUECOS

3 diciembre, 2013

La limitada soberanía de España en Ceuta frente a Marruecos
Por: Ignacio Cembrero | 02 de diciembre de 2013
El Gobierno español rehúsa tramitar una petición unánime de la ciudad para no disgustar a Marruecos. La Asamblea ceutí solicitó por unanimidad hace dos años el ingreso en la unión aduanera europea.

El presidente de Ceuta, Juan Jesús Vivas (PP), comentó a este corresponsal en 2008 que la ciudad debía solicitar su incorporación a la unión aduanera europea. El pleno de la Asamblea de Ceuta pidió hace dos años, por unanimidad, el ingreso en la unión aduanera. La llamada Mesa de Economía de Ceuta, que integran las instituciones, los partidos políticos y los agentes socioeconómicos, apostó en junio de 2012 por la entrada en la unión aduanera. En portavoz del Ejecutivo ceutí declaró, en febrero pasado, ante la Asamblea, que Vivas había insistido, en varias ocasiones, al ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, y a su secretario de Estado de la Unión Europea, Iñigo Méndez de Vigo, que tramitaran esa iniciativa en Bruselas.
La unión aduanera es a largo plazo la salvación de Ceuta. Es la oportunidad de cambiar su modelo económico. Es su transformación en frontera comercial de la Unión Europea de la que quiso quedar excluida en 1986 cuando España entró a formar parte de lo que entonces era la Comunidad Europea. Permitirá reivindicar con fuerza que en la frontera de Ceuta se abra una aduana comercial que permita exportar legalmente mercancías a Marruecos. El género que, por un valor aproximado de 700 millones de euros al año, atraviesa ahora esa frontera es todo contrabando al que las autoridades ceutíes llaman púdicamente “comercio atípico”. No paga aranceles, pero reparte “propinas” entre aduaneros y policías marroquíes y golpes y empujones y leñazos entre las sufridas porteadoras.
Marruecos, que se queja con razón de que Argelia mantiene cerrada desde hace 19 años la larga frontera común, quiere que la de Ceuta solo esté entreabierta. Rechaza una aduana comercial porque, se teme, mermaría su reivindicación territorial sobre la ciudad. Cuando Marruecos accedió a la independencia, en 1956, el rey Mohamed V insistió en que la aduana comercial de Melilla debía permanecer abierta para poder exportar, a través de su puerto, los minales del Rif. Rabat objeta otorgar el mismo trato para Ceuta. ¿Se atrevería a negarse si la frontera de la ciudad fuese no sólo de España sino de la UE? Probablemente no.
Pero el Gobierno español no se va a gestionar ante la Comisión Europea y el Consejo de Ministros de la UE el ingreso de Ceuta en la unión aduanera por mucho que lo solicite por unanimidad su Asamblea y el Congreso de los Diputados en una proposición no de ley votada en noviembre de 2009.
Por si aún quedaba alguna duda Méndez de Vigo lo dejó claro durante su primera visita a Ceuta a finales de noviembre. Afirmó, entre otras cosas, según la prensa ceutí, que pedir la incorporación es una iniciativa que debe presentarse “con mucha potencia interna”. ¿No hay ya absoluta unanimidad? Aconsejó que se haga previamente “una reflexión”. ¿No hay estudios económicos que lo avalan? Aseguró que el Gobierno “escuchará con la mayor atención” a la ciudad. ¿No se ha pronunciado ya en múltiples ocasiones desde hace dos años? Por último se preguntó “si es el momento procesal” para dar ese paso.
Y Vivas, tan partidario en su día de la unión aduanera, dio la razón a su huésped. “Una a una se van cerrando todas las puertas abiertas en el Plan Estratégico para implantar un nuevo modelo económico y sacarnos del callejón sin salida en el que estamos metidos”, se lamentó Mohamed Ali, el líder del principal partido de la oposición, expresando una opinión generalizada. La oposición y los sindicatos no se plantean, sin embargo, movilizaciones para que se cumpla el acuerdo alcanzado en la Asamblea en 2011.
Las palabras de Méndez de Vigo tratan de disimular la realidad. El Gobierno español teme una reacción de Rabat a esa iniciativa; no quiere tensiones con un vecino que colabora en la lucha contra la inmigración irregular, según fuentes diplomáticas y gubernamentales conocedoras de este asunto.
Rabat ha impuesto, a principios del otoño, una reordenación del lado español de las fronteras de Ceuta y Melilla que obliga a los contrabandistas a pasar por unos pasos y no por otros. Para intentar disuadirles de que crucen por Tarajal y Beni Enzar, las dos grandes fronteras internacionales, policía y guardias civiles acaban exigiendo facturas a viajeros que transportan… cuatro cajas de galletas. “No es una medida de control de la mercancía ni de la factura; es una medida para evitar que salgan bultos por la frontera porque las autoridades marroquíes lo han pedido encarecidamente”, reconocía el Jefe Superior de Policía de Ceuta, Pedro Mélida, en el diario El Faro. Y añadía: “al igual que ellos [los marroquíes] colaboran en otras cosas”. No mencionó la palabra, pero se refería a la inmigración.