Archive for 15 julio 2015

h1

ARE YOU GAY? LOOK HOW THEY TREAT GAY PEOPLE IN MOROCCO!

15 julio, 2015

VIDEO OF THE LAST HOMOPHOBIC ATTACK IN MOROCCO: https://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=INFtDvA5VoM

Human Rights Watch has urged Moroccan officials to stop stirring up anti-gay sentiments in the wake of a mob attack in Fez on an allegedly gay man, who may in fact be a trans woman.

This is an excerpt from the Human Rights Watch press release:


Morocco: Homophobic Response to Mob Attack
Justice Minister Implies Victim Shares Blame

(Rabat, July 15, 2015) – Moroccan officials should stop making homophobic comments in the wake of a mob attack on a man in Fez on June 29, 2015, Human Rights Watch said today.

While Justice Minister Moustapha Ramid has said the assailants should be prosecuted and two suspects are in custody, he has made several anti-gay statements since the assault. He said that homosexuals should avoid “provoking society,” and that citizens must not “enforce the law themselves” – as though the victim had been breaking the law due to his appearance. The Justice Ministry frequently prosecutes men under the country’s anti-homosexuality laws.

“What the person in charge of justice in Morocco should be announcing in the wake of this gay-bashing incident is a zero-tolerance policy toward such attacks,” said Sarah Leah Whitson, Middle East and North Africa director at Human Rights Watch. “Instead, he goes around making statements that suggest that people perceived as gay are abnormal and share the blame for anti-gay violence.”

The beating began at about 1:30 a.m., June 29, when a taxi driver ejected a male passenger after a dispute, shouting repeatedly that the passenger was a “khanit,” local pejorative slang for a homosexual or effeminate man, the victim told Human Rights Watch. A crowd surrounded the man and pummeled him, knocking him to the ground as they continued their attack, a scene that was captured on cell phones and posted on Moroccan news websites. In the videos the victim appears to have long hair and to be wearing a white robe. “The taxi driver’s yelling caused this whole thing,” he said. “I didn’t invite this attack or deserve it. I’m like any other person.’’

On July 1, the police announced the arrest of two 30-year-old suspects. At a first hearing on July 7, the Fez court refused to provisionally release the suspects and scheduled a second hearing for July 23. Moroccan media reported that they are being charged with assault. Fifty-five lawyers from several regions of the country, many representing Moroccan human rights organizations, have offered the victim legal support.

A policeman aided by a few youths eventually extricated the victim, who was taken to a police station, where he remained until noon the following day. The police questioned him about the beating but filed no charges against him.

Human Rights Watch is aware of a series of cases in which men have been prosecuted and imprisoned under article 489 of Morocco’s Penal Code, which provides a prison sentence of between 6 months and 3 years for “acts against nature when committed between members of the same sex.” Many of the trials appear to have been unfair, including two 2014 cases. In May, a first instance court sentenced three men in Taourirt to three years in prison for alleged homosexual acts in a private setting. The case is before the Oujda Appeals Court.

Morocco should abolish article 489 and decriminalize all sexual relations between consenting adults, Human Rights Watch said. The combination of a country that enforces anti-gay laws, a justice system that denies a fair trial, and the social stigma attached to homosexuality is a formula for serious violations of the rights to privacy and equality and other basic rights.

In addition, the criminalization of “unnatural acts” – and the demonstrated pattern of prosecutions of men perceived as gay, even when the evidence of a sexual act is weak or non-existent, inhibits victims of anti-gay violence from filing a police complaint.

h1

marruecos: EL PARAÍSO DE LA HOMOFOBIA

15 julio, 2015

Un hombre, que llevaba un vestido blanco, sufrió una brutal paliza el pasado 29 de junio en Fez, Marruecos. Según muestran varios vídeos de medios locales, una marabunta lo rodeó y le propinó una lluvia de puñetazos y patadas. Desde entonces, dos personas han sido detenidas por la agresión, pero las declaraciones del ministro de Justicia Moustapha Ramid, que ha asegurado que se perseguirá a los culpables, también señalan a las víctimas de los ataques: “Estas personas (los homosexuales) no deben provocar a la sociedad”.

Las palabras del ministro marroquí han indignado, entre otros, a la organización Human Rights Watch (HRW) que exige al gobierno alauí que se limite a condenar los ataques y deje de hacer “comentarios homófobos”, indican en un comunicado. Sarah Leah Withson, directora para Oriente Medio y Norte de África de HRW, indica que la persona que debería velar por la justicia en el país debería mostrar una posición de “tolerancia cero” a este tipo de ataques y no “hacer declaraciones que sugieren que las personas percibidas como homosexuales son anormales y que comparten la culpa de la violencia anti-gay”.

La víctima de la agresión afirmó a HRW que la violencia comenzó a la una y media de la madrugada, cuando un taxista lo expulsó del coche tras una discusión al grito de “janit”, un término peyorativo para nombrar a homosexuales u hombres afeminados. “El taxista causó esta situación. Yo no incité el ataque ni me lo merezco”, dijo el afectado, que no quiso precisar su orientación ni identidad sexual. “Soy como cualquier otra persona”.

Un duro vídeo del medio Goud.ma de la agresión, muestra cómo la turba de gente persigue al hombre hasta que éste consigue refugiarse detrás de un policía. La víctima pasó la noche en una comisaría, según apunta HRW, y “le preguntaron por la paliza pero no abrieron cargos contra él”.

VÍDEO DE LA AGRESIÓN: http://youtu.be/INFtDvA5VoM

En Marruecos las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo están castigadas por el artículo 489 del Código Penal, con penas de cárcel de seis meses a tres años. HRW recuerda que esta situación inhibe que los homosexuales que son víctimas de ataques denuncien los hechos ante las autoridades y ha pedido también al gobierno que retire este artículo de su ordenamiento en la reforma prevista del Código Penal.

El ministro de Justicia ha indicado que cualquier intento de descriminalizar la homosexualidad cruzará “una línea roja”. En la radio Chada FM, Ramid afirmó “no debemos permitir que la gente imponga la justicia… pero estas personas (los homosexuales) no deben provocar a la sociedad, porque la sociedad es así”. También apuntó que él está a favor de la cirugía para un hombre que “por dentro, es una mujer y actúa como una mujer”. Pero añadió: el hombre “que mantiene apariencia de mujer, y además, tiene prácticas sexuales que no encajan con su género, entonces eso se convierte en una cuestión de la ley”.

El pasado mes fue expulsada de Marruecos la delegada española de NOVACT, una ONG financiada con fondos de la cooperación española, la Unión Europea y el Ayuntamiento de Barcelona. La organización ha condenado la actitud del Gobierno en esta ocasión en concreto y en otras anteriores. Sarah Leah Whitson ha subrayado que el ministro no puede “reconocer que es un delito atacar a alguien por su apariencia” y, al mismo tiempo, “insistir en que ser gay es una condición anormal que la sociedad rechaza y que debería seguir siendo delito”.

h1

DOS MUJERES A JUICIO POR LLEVAR FALDA: LA MODERNIDAD DE MARRUECOS

14 julio, 2015

La movilización dio sus frutos. Las dos mujeres de 19 y 23 años que fueron procesadas en Marruecos por vestir con faldas y atentar “contra el pudor” el pasado 14 de junio en la localidad de Inezgane (120.000 habitantes, a 13 kilómetros de Agadir), fueron absueltas este lunes. Durante casi un mes, la opinión pública marroquí estuvo pendiente de este caso en el que la policía y el fiscal detuvieron y procesaron a las dos mujeres, en lugar de a quienes las hostigaron mientras hacían sus compras en el zoco de Inezgane.

“La historia recordará”, señala en su edición del martes el diario L’ Economiste, “que fue la sociedad civil quien organizó la resistencia. Eso es tranquilizante e inquietante a la vez. Tranquilizante en la medida en que una parte de la población marroquí, sin estar subordinada políticamente, permanece vigilante sobre sus logros sociales adquiridos. E inquietante porque se constata que las formaciones que supuestamente debían proporcionar las élites que estarán al mando del país no han tenido gran influencia en los acontecimientos”.

En efecto, fueron las organizaciones civiles, ONG en defensa de los derechos de la mujer, quienes dieron un paso adelante y comenzaron a recabar firmas hasta conseguir unas 30.000 por Internet. La noticia fue saludada como un gran logro dentro de la batalla que libran desde hace meses en Marruecos los liberales contra los sectores más reaccionarios de la sociedad. Pero aún quedan en esta historia muchos capítulos por escribir.

Las asociaciones liberales de Marruecos creen que sobre el país se abate desde hace meses una ola regresiva que atenta contra los derechos individuales. “En 1965”, señala en la revista TelQuel Laila Majdouli, secretaria general de la organización Solidaridad Femenina, “se podía salir con minifalda sin ningún problema en cualquier barrio popular de Casablanca. Esto da idea del avance obscurantista que se cierne sobre nuestra sociedad y pretende llevarnos hacia atrás. Hoy está amenazada la libertad de vestirse, pero mañana puede ser la libertad de hablar”.

Entre los capítulos que aún quedan por dirimirse en esta batalla entre liberales y autoproclamados vigilantes de la moral sobresale el del director de cine marroquí Nabil Ayouch, quien ya vio cómo el Gobierno del islamista Partido Justicia y Desarrollo (PJD) prohibía en mayo la difusión de su película Much Loved, sobre prostitutas en Marrakech. Ahora deberá comparecer este miércoles ante un tribunal de primera instancia en Marrakech, acusado de “incitación al vicio”, “atentado contra el pudor” y “difusión de fotos pornográficas”. Continuará.