Posts Tagged ‘desaparicion’

h1

PAYASOS MARROQUIES: PREOCUPAOS ANTES DE LOS DERECHOS HUMANOS EN EL SAHARA OCUPADO

7 octubre, 2008
Marruecos preocupado por el deteriorio de la situación humanitaria en Palestina      
Escrito por MAP   
martes, 07 de octubre de 2008
Marruecos sigue con ‘una profunda preocupación’ el deterioro de la situación humanitaria y de seguridad en los territorios palestinos, indicó, ayer en Nueva York, el embajador, representante permanente agregado del Reino ante la ONU, Hamid Chabar.
“La cuestión palestina preocupa al conjunto del pueblo marroquí con sus distintos componentes y sensibilidades. El consenso político nacional sobre esta cuestión se ilustra claramente por el apoyo indefectible del rey, Presidente del Comité Al Qods, a los esfuerzos de la Autoridad Palestina para la edificación de un Estado palestino independiente con su capital Al Qods”, precisó Chabar en una reunión del Movimiento de los No-Alineados, en conmemoración del 60 aniversario de la Naqba (catástrofe).
Añadió que “el rey despliega esfuerzos diplomáticos por todas partes ante los jefes de Estados hermanos, amigos y aliados, con el fin de acelerar el arreglo definitivo de esta cuestión y preservar el estatuto y las especificidades culturales de la ciudad de Al Qods”.
La acción del soberano contempla principalmente, prosiguió Chabar, “preservar la identidad plural y federalista de las tres religiones monoteístas de la ciudad santa así como la protección de su patrimonio arquitectónico e urbanístico”.
Por otra parte, el diplomático marroquí recordó que el 60 aniversario de la Naqba “nos impone a todos, sin excepción, un deber de memoria, para enseñar a las generaciones futuras unos valores fundamentales como el respeto del otro y el reconocimiento de su identidad así como la primacía del derecho”, haciendo hincapié en la responsabilidad de los distintos órganos de la ONU para aplicar las resoluciones pertinentes que han sido adoptadas sobre la cuestión palestina.
Esta crisis “sigue languideciendo porque la ONU ha sido incapaz de aplicar una resolución adoptada desde hace 61 años”, deploró.
“La paz, tanto esperada entre Israel y Palestina, tiene una fórmula: la cohabitación pacífica entre dos pueblos y dos Estados. Este axioma está en el centro de la Iniciativa árabe, de los esfuerzos del Cuarteto y la Declaración de Anápolis”, dijo el representante marroquí.
h1

LA CRUELDAD DE MARRUECOS NO CONOCE LIMITES: TAMBIEN LOS NIÑOS PAGAN

6 octubre, 2008

El corazón de Ahmed

ROCÍO RUIZ ROMERO – Casares. Málaga – 05/10/2008

Es la segunda ocasión que me dirijo a ustedes con el mismo propósito, rescatar del ostracismo la causa del pueblo saharaui.

Ahora lo hago narrándoles una historia, para algunos, seguro que insólita por ocurrir en un lugar del mundo en el que muchos desconocen la existencia de un conflicto.

Esta es la historia de Ahmed, un niño de 13 años cuyo sufrimiento personal no hace más que reflejar el propio sufrimiento de su pueblo entero. Cuando apenas contaba con nueve años, su padre se vio obligado a llevarle desde El Aaiún, capital del Sáhara Occidental, hasta los campamentos de Tindouf .

La causa fue que la policía marroquí le había extirpado su dedo corazón a ladrillazos por hacer el signo de la victoria y gritar Sáhara Libre. Tras conocer ésta y muchas otras historias de sometimiento realizadas por la policía marroquí en tierras saharauis, me pregunto una y otra vez por la justicia y la legalidad internacional, palabras tan pronunciadas por nuestro presidente y otros representantes internacionales.

Tenemos el deber de abrir los ojos a nuestros Gobiernos para que no sean los intereses los que primen y el pueblo saharaui alcance finalmente su libertad plena. Mientras esto no ocurra, seguirá habiendo muchos Ahmed en El Aaiún, Dakhla o Smara.

Sólo nos queda la esperanza de que, a pesar de que Marruecos hace lo posible por cercenar la libertad en el Sáhara Occidental, a Ahmed no pudieron extirparle su voluntad y sus deseos, y con su otra mano, seguirá haciendo el signo de la victoria hasta el final.

h1

ATENTADOS CONTRA EXTRANJEROS EN MARRUECOS

6 octubre, 2008

El atentado que nunca existió

Dos turistas españoles apuñalados hace un año en Marruecos sostienen que fueron víctimas de un ataque terrorista. Rabat se niega a reconocerlo

IGNACIO CEMBRERO – Madrid – 06/10/2008    Enviar

Mohamed Hamza se acercó por la espalda a Ángel Olmos López, profirió unos gritos en árabe y le clavó un cuchillo en el cuello. Después, sin sacar el arma, la hundió en la herida con todas sus fuerzas. Hamza atacó a continuación a Juan Cristóbal Sánchez, y hubiese hecho otro tanto con Juan Ballesta, Juana Sánchez y Esther Messeguer, de no haber sido porque unos militares que observaron la agresión desde la su cuartel se apresuraron en reducirle. Ellos llamaron también a la Gendarmería y a una ambulancia.

Dos australianos fueron apuñalados un mes después en Marraquech

Un francés de 17 años fue asesinado a cuchilladas en 2005 en Fez

Los excursionistas fueron atacados en un restaurante de la zona del Atlas

El agresor gritó algo en árabe y hundió un cuchillo en el cuello de Ángel

Los cinco españoles, originarios de Murcia, habían parado, el 7 de abril de 2007, en plena Semana Santa, en Mrirt, un pueblo de Marruecos, para almorzar. Regresaban de hacer senderismo en el Alto Atlas. Aún no se habían sentado en el restaurante cuando Hamza, sorteando las mesas atestadas de clientes marroquíes, les alcanzó.

Los dos heridos fueron conducidos a una clínica local, pero la gravedad del estado de Ángel Olmos -tenía la yugular seccionada- requirió su traslado en helicóptero al hospital militar Moulay Ismail de Mequinez y de ahí al Mohamed V de Rabat, donde fue operado una primera vez. Un avión médicalizado le transportó a Madrid y después a Murcia, donde volvió a ser intervenido en el hospital Virgen de la Arrixaca. Padece parálisis facial, de una cuerda vocal, afonía, dificultad para ingerir alimentos y cojera. Lleva 19 meses de baja.

Horas después de la agresión, la agencia de prensa oficial marroquí, MAP, señaló escuetamente que dos jóvenes turistas españoles habían resultado heridos tras ser apuñalados por un “enajenado mental” que estaba sometido a tratamiento psiquiátrico. A los periodistas españoles que intentaron obtener más información, el Consulado de España en Rabat les indicó que las víctimas no deseaban que se revelara su identidad ni su lugar de origen.

“Fue la Embajada de España la que nos aconsejó que no diéramos publicidad a lo sucedido y nos mantuviéramos en el anonimato”, afirma Ángel Olmos, desmintiendo la versión diplomática. “Se trataba, nos dijeron, de evitar el acoso de la prensa y tensiones innecesarias en las relaciones España-Marruecos”.

Olmos -profesor de educación física-, su novia, Esther, y sus demás compañeros están ahora convencidos de que se trató de un “atentado terrorista”, perpetrado por un integrista, que las autoridades marroquíes intentan disimular con la complicidad española.

“Primero, el agresor solo la emprendió con nosotros, los únicos extranjeros que estábamos allí, y no tocó un pelo a los demás clientes”, recuerda Olmos. “Después, la policía preguntó una y otra vez a los compañeros ilesos si habían oído proferir al agresor la palabra Alá”, prosigue. “Pero ellos corrieron a ponerse a salvo y no recordaban nada de sus alaridos”.

La opacidad que rodea los trámites burocráticos y judiciales en torno a este asunto incrementa aún más las sospechas de las víctimas. El consulado se demoró casi un año en entregarles una copia en árabe -no la mandó traducida- de la denuncia que pusieron ante la Gendarmería contra el agresor, cuya identidad tardaron también meses en conocer. Y aún no han conseguido las declaraciones de los testigos de Mrirt.

El juicio de Hamza, inculpado de “asalto con intento de homicidio”, fue fijado en Mequinez para el 30 de julio de 2007, pero aún no se ha celebrado, pese a que la justicia marroquí suele ser expeditiva en estos asuntos. Olmos cree que un abogado del consulado debería representarles ante el tribunal. Ante la situación creada, los cinco montañeros han recurrido ahora al Defensor del Pueblo.

“El consulado se ha dirigido en numerosas ocasiones al Tribunal de Mequinez para que le mantuviera informado”, responde a las críticas el consejero de prensa de la Embajada de España en Rabat, Pablo López. Pero el juicio ha sido constantemente aplazado. Se sorprende porque “los interesados quedaron en su día muy satisfechos por la labor del consulado” y, según asegura, así lo manifestaron en una carta.

Si ahora creen que se trató de un atentado, “se podrían personar en el procedimiento, a través de un abogado”, dice el consejero de la Embajada, “para ejercer sus derechos al margen de la acción pública que lleva a cabo el ministerio fiscal”.

Al mes siguiente de la agresión de Mrirt, dos farmacéuticos australianos fueron heridos por un hombre que, con un mono de trabajo, se introdujo en el hotel Sofitel de Marraquech con un machete. La MAP le describió enseguida como un “desequilibrado”. Igual que al que había atacado a los españoles.

Aunque no son muy frecuentes, hay otros casos de ataques similares contra turistas en Marruecos. El más dramático fue el asesinato a puñaladas en Fez, en 2005, de Benjamin Vanseveren, un francés de 17 años. Su padre, Eric, luchó con todas sus fuerzas para tratar de probar que el autor era un islamista, pero el tribunal rechazó el testimonio de cuatro testigos de la acusación particular.

h1

EL RECONOCIMIENTO DE LA RASD

6 octubre, 2008

Piden que España y UE reconozcan la República Saharaui
Madrid, 6 oct (PL) El Primer Encuentro Internacional de Solidaridad con el Sahara llamó hoy a los gobiernos de España y del resto de la Unión Europea (UE) a reconocer a la República Árabe Saharaui Democrática (RASD).

 

En una declaración emitida al concluir esta madrugada en la ciudad de Sevilla, la reunión calificó de cómplice la postura de la diplomacia española y de la UE a favor de Marruecos y del mantenimiento de su ocupación del territorio saharaui.

 

 

El texto señala que esa alianza de las grandes potencias con el régimen marroquí y los acuerdos económicos y comerciales entre ambas partes tienen el objetivo de explotar los recursos soberanos del pueblo saharaui.

 

 

Si España no ejerce su inexcusable deber, debe ser considerada directamente responsable de los futuros desarrollos del conflicto en el Sahara Occidental, asegura el documento.

 

 

Asimismo denuncia la situación de los derechos humanos en los territorios ocupados por Marruecos en el Sahara Occidental.

 

 

También exige la implicación activa del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas en el cumplimiento del llamado Plan de Paz para el Sahara que conduzca a un referéndum de autodeterminación.

 

 

La declaración rechaza las campañas de Rabat sobre supuestos planes de autonomía para el territorio y reclama apoyo activo para el Frente POLISARIO, como Movimiento de Liberación Nacional, y la RASD, único estado soberano de los saharauis.

 

 

La reunión de Sevilla estuvo auspiciada por la Asociación hispano-saharaui Resistencia Sumud, el Consejo español en defensa de la solidaridad y la paz y el Ayuntamiento de la capital de Andalucía.

h1

MOHAMED ERRAJI: VICTORIA DE LA LIBERTAD DE EXPRESION EN MARRUECOS?

3 octubre, 2008

Opinión:Victoria parcial de la libertad

Antonio José Chinchetru:Si las protestas seguían creciendo, la condena a Erraji se podía convertir en un asunto muy incómodo para Mohamed VI, un monarca con una fama ganada a pulso de ser poco respetuoso con la libertad de expresión.
 

Fernando Díaz Villanueva, periodista de Libertad Digital, historiador y bloguero impertinente explicó en su bitácora de forma tan concisa como clara el caso de Mohamed Erraji: “Detenido el jueves, juzgado el lunes en sólo 10 minutos y condenado el martes a 2 años de cárcel. ¿El delito? criticar a Mojamé, y no mucho ni con demasiada mala sombra, la verdad”. La continuación no es tan trepidante, pero casi: el jueves es puesto en libertad condicional y una semana después declarado inocente. Sin embargo, la buena noticia está empañada por un matiz muy importante. Erraji ha sido absuelto por un “vicio de forma”.

Los tribunales no han decidido que Erraji tenía derecho a escribir lo que publicó, tan sólo han constatado lo que el juicio express al que fue sometido hacía sospechar. Durante el proceso no se habían respetado las mínimas garantías, comenzando con la asistencia de su abogado. La libertad de expresión sigue sin existir en Marruecos, o al menos continúa estando muy limitada. Da la impresión de que los jueces han buscado una salida digna que les permitiera acallar las protestas de dentro y fuera de Marruecos sin tener que poner en duda una legislación contraria a los más fundamentales derechos de las personas, entre los que se encuentra la libertad de expresión.

Tras la detención de Erraji se puso en marcha una tímida campaña para pedir su libertad en la que participaron unas 3.000 personas de diversos países. Este y otro tipo de protestas, como la huelga de hambre de algunos blogueros marroquíes, tuvieron su punto central en Marruecos, pero se extendieron a otros países, principalmente Francia, Canadá, Estados Unidos y España. Si las protestas seguían creciendo, la condena a Erraji se podía convertir en un asunto muy incómodo para Mohamed VI, un monarca con una fama ganada a pulso de ser poco respetuoso con la libertad de expresión.

Esta ha sido, sin duda alguna, una victoria de la movilización en internet a favor de la libertad. Pero tan sólo una victoria parcial. En Marruecos siguen vigente la normativa que permitió encarcelar a Erraji, y decenas de ciberdisidentes sufren prisión en varios países del mundo, entre los que destaca China. Mientras esto no cambie, y mientras haya gobiernos que controlan la red o incluso que impidan que los ciudadanos accedan a ella, internet estará todavía lejos de ser libre.

La libertad de expresión a través de la red no es más importante que por otros canales, como la prensa o las conversaciones tomando un café, pero su estado suele ser un buen termómetro para medir como se encuentra en los demás ámbitos de un país. Sin embargo, sí que es más peligrosa para los gobiernos autoritarios de todo signo, puesto que es más difícil de controlar que un periódico o una radio y permite que quienes antes tan sólo podían hablar con unos pocos ahora puedan hacer llegar su mensaje a miles.

h1

NO HAY LIBERTAD RELIGIOSA EN MARRUECOS: HAY ALGUN TIPO DE LIBERTAD QUE NO SEA LA DE TORTURAR???

3 octubre, 2008

Marruecos castiga el proselitismo con la cárcel

Imprimir E-Mail

ACN Press   
lunes, 29 de septiembre de 2008
Rabat / No hay avances en la libertad religiosa en Marruecos. Es la conclusión de un estudio sobre este campo que ha realizado la Asociación americana Democracia y Derechos Humanos tomando como período de referencia 2007 y lo que llevamos de 2008. “El Estado sigue poniendo determinados límites -aseguran- a los cultos no íslámicos y al proselitismo”.


“Hemos constatado que persisten los abusos y discriminaciones para los creyentes que hacen pública su adhesión a otras religiones que no sean el Islam, en especial para los conversos desde esta religión al cristianismo”. Según los datos que aporta el informe de esta Asociación, en Marruecos se pueden contabilizar hasta cinco mil católicos y protestantes, dato que se eleva hasta los 25.000 si se cuenta a toda la comunidad cristiana.

En cuanto a los judíos, señala el informe, son entre cuatro mil y seis mil y la mayoría reside en Casablanca. Otras cuatrocientas personas, recoge, practican en el país la fe bahaí (religión monoteísta, cuya idea central es que la humanidad es una sola raza y que ha llegado el día de su unificación en una sociedad global, explican en su página web).

En Marruecos, el Islam es la religión oficial y el Rey Mohamed VI es el principal representante en la tierra de la comunidad islámica alauita. El Gobierno ha prohibido la distribución de materiales religiosos que no hagan referencia al Islam, considerando este tipo de actos como proselitismo, penado con cárcel (entre tres y seis meses de privación de libertad).

Entre los casos concretos estudiados por Democracia y Derechos Humanos, destaca el de dos jóvenes turistas franceses que fueron detenidos en marzo de este año en posesión de Biblias y compact disc con contenidos religiosos. Fueron acusados de proselitismo, aunque finalmente fueron puestos en libertad y pudieron abandonar el país. No en vano, se permite la venta de biblias en el reino en francés, español o inglés, pero no en árabe.

h1

EL VERDADERO MARRUECOS: VIOLACIONES Y TORTURAS EN SIDI IFNI

3 octubre, 2008

El testimonio de Maryam Aut Muhine, violada por la policía en Sidi Ifni

Otras chicas me han confesado que fueron victimas de violaciones colectivas dentro de comisaría.
La barbarie de la ofensiva militar del 7 de junio a través del testimonio de una victima   
 
AUTOR:  Mustafá HIRANE
Traducido por  Rocío Anguiano   

El siguiente testimonio es un desmentido irrefutable de las afirmaciones que juran, con la mano en el corazón, que el 7 de junio de 2008, la policía marroquí no violó a nadie en Sidi Ifni. Es de admirar el valor de Mustafá Hirane, el periodista que ha recogido este testimonio y que también fue víctima de la brutalidad policial por parte de las Fuerzas Auxiliares (1) cuando cubría una manifestación de titulados en paro ante el Parlamento de Rabat en mayo de 2007.

Me preparaba para ir a Sidi Ifini una semana después de los sangrientos sucesos del 7 de junio. Allí, la gente estaba atrapada entre el mar, la montaña y el yugo del Majzén (2) e intentaba recuperar el aliento y comprender lo que había pasado para poder digerirlo. La misión que me había sido claramente asignada por el comité de redacción de nuestro semanario Al Michaal (La Antorcha), consistía en recoger testimonios de muchachas víctimas de atentados a su pudor. No era una tarea fácil. Es difícil convencer a chicas educadas en un medio tradicional para que hablen sobre las atrocidades sufridas a manos de los animales depredadores del aparato ejecutivo del nuevo Mazjén. Insistí en alentar a las victimas, en convencerlas para que lo soltaran todo, fuera cual fuera la atrocidad. Para que esto no se repitiera o, al menos, el Majzén y sus esbirros se lo pensaran dos veces antes de saquear de nuevo los espacios privados y la intimidad de la gente y de violar a mujeres.

Algunas victimas aceptaron el reto. Debo decir con franqueza que estas mujeres son las dignas defensoras de la ciudadela del honor de las mujeres marroquíes, en una época en que las demás ciudadelas se hunden. El testimonio “grave” (en consonancia con “herida grave”) que van a leer es el de una joven baamraní (3) de Sidi Ifni. Su nombre: Maryam Aut Muhine (fotos). Se ofreció voluntaria entre un grupo de mujeres y jóvenes para informar a la opinión pública nacional de las atrocidades y bajezas del nuevo Majzén y sus esbirros. El testimonio de Maryam solo es el primero. Publicaremos otros proximamente.

El oficial de policía: “Coged a esta chica de m. y llevadla a donde podáis meterla”.

Salí la mañana del sábado 7 de junio a hacer la compra. Me crucé con un agente de policía que empezó a insultarme sin razón diciéndome: “Que te den, pedazo de p.” Respondí: “Cuida tu lenguaje” y empezó a insultarme de nuevo. En ese momento, se me acercó otro agente y me preguntó cuál era el problema entre su compañero y yo. Y cuando se lo expliqué, pensando que iba a solucionar el problema, aprovechó para cogerme y llevarme ante su jefe, un oficial. Este también me preguntó cuál era el problema. Le expliqué de nuevo lo que había pasado y le hablé de todos los insultos lanzados contra mí. Y le dijo al policía que me había llevado ante él: “Coged a esta chica de m. y llevadla a donde podáis meterla”.

Me llevaron cerca del colegio Mulay Abdalah, donde pude ver lo que hacían: habían tirado a un joven al suelo y le daban patadas por todas partes, sobre todo en la cara. Después me llegó el turno de recibir mi lote de golpes. Se pueden ver las marcas: estoy llena de cardenales e, incluso, no puedo sentarme. Al poco, llegó otro policía, con pasamontañas. Me cogió, me empujó contra la pared del colegio y empezó a pegarme en la parte baja de la espalda y cuando dejé de gritar porque ya no sentía mi cuerpo, que parecía un cadáver, comenzó a golpearme en la cabeza. Intenté protegerme el rostro de los golpes dados a ciegas, pero noté que se me rompía la nariz. Otros policías se unieron a la jauría, me sujetaron los brazos para que su compañero con pasamontañas pudiera golpearme a su antojo, bajo una incesante lluvia de insultos lanzados por todos ellos. “Que te jodan, puta, nos vamos a cepillar a tu madre” “¡Hija de maricona, hija de puta!”

Todo esto sucedió delante del colegio Mulay Abdalah. Después me llevaron a comisaría. Al bajar del furgón, fui golpeada, abofeteada, recibí puñetazos en la cabeza. Ya no podía mantenerme en pie. Me llevaron dentro de comisaría. Uno de ellos casi pisa mis gafas, que se me habían caído. Lo habría hecho si yo no le hubiera explicado que me eran indispensables y que había vendido una oveja por 500 dirhams (50 €) para pagarlas. Entonces las recogió y se las guardó en el bolsillo. Luego dos policías que creo que podría reconocer entre mil –uno de ellos se llama Badr y, según los jóvenes de la ciudad que lo conocen, después le dieron el traslado- me llevaron a una habitación y me obligaron a desnudarme. Me negué.

Ante esta negativa, empezaron a pegarme, rompiendo mi ropa. Todas las jóvenes detenidas en comisaría siguieron la misma suerte. Aquellas que lo nieguen mienten, por miedo a perder su honor, en una ciudad pequeña como Sidi Ifni. He visto cómo golpeaban a mujeres y hombres, que yo conocía, delante de sus maridos o sus mujeres. En el caso de otras mujeres, les rompieron la ropa en presencia de sus maridos. Con lo que me pasó, deseé volver a encontrarme cara a cara con un policía a solas y estoy segura de que le habría pegado. Pero desafortunadamente eran como buitres sobre un cadáver, que no lo dejan hasta que lo han limpiado a fondo.

“Metió un palo entre mis piernas mientras gritaba: “Vamos, muévete, hija de puta”

Después de que me desnudaran totalmente, uno de esos policías me metió un palo entre las piernas y empezó a besarme a la fuerza y cada vez que yo intentaba rechazarle, me pegaba en la cara o en la cabeza. Durante ese tiempo, los otros olfateaban los restos de mi ropa y me acariciaban las nalgas. Me dolía mucho, pero a pesar de eso, resistí. (…)

Otras chicas me han confesado que fueron victimas de violaciones colectivas dentro de comisaría.

Todos pasaron por turno a olisquearme y a besarme a la fuerza en los pechos. Mis gestos de rechazo provocaban cada vez nuevos insultos y golpes. Le dije a un policía que estaba besándome y abrazándome: “Aléjate de mí, por el amor de Dios”. En un momento dado, uno de los policías, que ya no soportaba lo que me estaban haciendo sufrir, me dijo: “Toma tu ropa y vístete. Perdóname”. Y me llevó a otra celda. Justo en el momento en que iba a entrar en la celda, empezó a insultarme y denigrarme: “¡Entra, puta, hija de maricona!” para que lo vieran bien sus superiores que acababan de entrar en la celda. Cogió la ropa y la tiró al otro extremo de la celda.

Yo no había visto nunca nada parecido, ni siquiera en el cine.

Había muchos jóvenes desnudos. Al lado de cada joven, había botellas vacías. Cuando salí de comisaría, pregunté la razón de la presencia de las botellas y me dijeron que les habían obligado a sentarse encima, pero no podían contarlo públicamente por vergüenza. La mayoría de esos jóvenes viven en el barrio de Colomina.

En estas circunstancias, los golpes caían sobre todos los cuerpos desnudos, sobre todas las partes del cuerpo, principalmente las nalgas y los órganos genitales y cuidado el que se resistiera. Fueron golpeados incluso con porras, patadas, en la cara, por todas partes, hasta que caían como un animal degollado.

Cuando le dije “No” en francés a uno de los policías que quería violarme, se volvió loco y me pegó como un histérico hasta que caí al suelo. Entonces me apodaron “No”. Decían: “Ven aquí, tu, la No”, evidentemente mientras me pegaban. En ese momento, vi que uno de sus superiores, que andaba como un pavo real nos miraba, a todos y todas desnudos como vinimos al mundo, con una sonrisa de desprecio. Un joven le dijo: “Por favor, pásame un teléfono para que llame a un caíd (4) en Agadir, que fue quien me envió aquí a trabajar, yo no he venido a manifestarme, podéis comprobarlo, mi coche está fuera y tiene matrícula de Agadir”. El oficial respondió: “Tenemos ordenes del rey para hacer lo que estamos haciendo y tu quieres hablar con el caíd… ¿O hay alguien por encima del rey en este país?”

Me acuerdo muy bien de la cara de este oficial y podría reconocerlo entre mil.

Al rato, un policía me llevó desnuda, me tiró al suelo, puso su pie sobre mi garganta y dijo: “Si te mueves, puta, mato a tu madre” (…) después me golpeó en las nalgas con la mano desnuda, luego con la porra, riéndose a carcajadas.

Todos los policías que nos trataron así trabajan en la comisaría de Sidi Ifni. Puedo reconocerlos porque me los cruzo todos los días, paseando por mi barrio de Colomina.

“¡Mira, puta, el largo miembro del Majzén!” (5)

Me hicieron salir de la segunda celda, a continuación me pusieron una venda en los ojos y me llevaron de la mano al piso de arriba. Cuando llegué a no sé donde, me interrogaron sobre mi estado civil -nombre del padre, de la madre, etc.-, una ráfaga de preguntas. Me preguntaron, por ejemplo, sobre Al Wahdani (6) que yo no conocía –supe quien era después, leyendo los periódicos. Me preguntaron también si conocía a Si Barra (7). Dije que no lo conocía. Me preguntaron si formaba parte de alguna asociación, respondí que no. Me preguntaron sobre mis opiniones, si estaba satisfecha con la situación actual en Sidi Ifni. Respondí sinceramente. Si hubiera pertenecido a una asociación, se lo habría dicho para que me dejaran en paz.

Cuando el interrogatorio acabó –durante el cual, y de forma excepcional, no me golpearon- alguien me cogió por la muñeca y me hizo salir. Seguía sin ver nada. Al bajar la escalera, oí una voz, por encima de mí, que me dijo: “Quítate la venda”. Reconocí la voz del oficial con andares de pavo real.

Me quité la venda y me agarré a la muñeca del policía, por reflejo del miedo. Entonces el oficial hizo este comentario: “Suelta al chico o ¿es que ha surgido electricidad entre vosotros?” Y estalló en una risa histérica junto con sus colegas. En ese momento, el policía que me había arrancado la ropa interior la primera vez me dijo: “Vamos, vístete y lárgate a tu casa, pedazo de puta”.

Oí insultos que no había oído nunca. Lo que me pasó no me había pasado nunca en la vida. (…)

Al salir, le pedí al policía que me insultaba que me devolviera las gafas. Me respondió: “Dónde están, hija de puta”, y me empujó violentamente fuera de comisaría. Una vez fuera, me encontré frente a una jauría de policías que gritaron a coro: “¡Eh, puta!” “¡Eh, puta!” y fue entonces cuando uno de ellos me agarró por el hombro y me sacudió diciéndome: “¿Has visto, pedazo de puta? Lo larga que es la picha del Majzén ¿eh?”

Notas de las traductoras:

(1)      Fuerzas Auxiliares: órgano encargado de hacer cumplir la ley, que tiene ciertas competencias en materia de orden público.

(2)      Majzén: Término que se utiliza para referirse a la élite dirigente del país, agrupada alrededor del rey, formada por miembros de su familia y allegados, terratenientes, empresarios, líderes tribales, altos mandos militares y otras personas influyentes que constituyen el poder fáctico.

(3)      Baamraní: miembro de una tribu berebere de la región de Sidi Ifni.

(4)      Caíd: Especie de juez o gobernador en los territorios del Norte de África. Los caídes contaban con gran respeto entre la población, pues eran los encargados de mantener el orden e impartir justicia.

(5)      Zob el makhzen touil y Yedd el makhzen touila (el largo brazo del Majzén) son expresiones que se oyen con frecuencia en Marruecos. Aquí hay un juego de palabras con zob, que procede del árabe زب (zub), y significa “miembro viril” habiendo pasado al argot francés como una de las múltiples denominaciones vulgares del pene.

(6)      Mohamed Al Wahdani: Detenido político tras el sábado negro del 7 de junio.

(7)      Brahim Barra: Responsable de ATTAC en Sidi Infini, detenido tras el sábado negro.

(8)      En una entrevista posterior en Al Yazira, Maryam precisó que finalmente le habían devuelto las gafas.