Posts Tagged ‘gibraltar’

h1

CEUTA Y MELILLA: marroquíes??? …. NO!!!

27 agosto, 2008

Las pretensiones de Marruecos sobre Ceuta y Melilla

7/ago/08 01:36

CON OCASIÓN de la última visita a Marruecos que realizó el presidente del Gobierno Rodríguez Zapatero, el pasado día 11 de julio, el primer ministro marroquí, Abbas el Farsi, afirmó el “derecho” de Marruecos a “recuperar” Ceuta y Melilla “por ser un sentimiento popular y del propio rey Mohamed VI”. Sin embargo, Zapatero eludió defender los intereses de España reivindicando la españolidad de las dos ciudades autónomas, como es su deber.

Entremos en detalles. Marruecos, históricamente, no tiene ningún derecho sobre las ciudades norteafricanas de Ceuta, Melilla, peñones e islas adyacentes porque nunca han pertenecido al reino alauí. Por consiguiente, nadie puede “recuperar” lo que no es ni ha sido suyo. La reivindicación de Marruecos sobre Ceuta y Melilla se basa, únicamente, en que ambas localidades se hallan situadas en su territorio, sin otro argumento legal o histórico.

Es preciso tener en cuenta como base de la improcedencia de la reivindicación de Rabat sobre Ceuta y Melilla que Marruecos, como nación soberana, data del año 1863, sin que con anterioridad pueda hablarse de nación marroquí, sino de tribus independientes. No obstante, este país siguió bajo la protección de Francia y España hasta el año 1957, en que ambas naciones pusieron fin a sus respectivos protectorados, otorgados por mandato internacional desde 1912, concediéndosele la independencia. En virtud del tratado firmado en Madrid, el 11 de febrero de 1957, entre el jefe del Estado español, Franco, y el rey de Marruecos, Mohamed V, España renunciaba a la zona norte del protectorado (comarcas del Rif y de la Yebala) pero reservándose Ceuta y Melilla además del Sector de Ifni, en la zona sur. Por consiguiente, ni el rey Mohamed VI ni su gobierno pueden reclamar “derechos” de soberanía sobre unas ciudades que nunca pertenecieron a su reino. Las evidencias documentales y los hechos históricos no ofrecen la menor duda.

Ceuta y Melilla no son, pues, zonas de influencia, colonias o porciones de suelo transitoriamente ocupados por usurpación, como es el caso de Gibraltar por Inglaterra. Ambas ciudades pertenecen a España desde los siglos XVI y XV, respectivamente. Marruecos, por lo tanto, no posee título alguno en que apoyar su reivindicación. El Gobierno español, o sea, el presidente Rodríguez Zapatero, como representante y responsable de la política de Estado, no puede renunciar a defender los intereses de España ante la tradicional petición marroquí sobre ambas ciudades autónomas. La posición española en este aspecto debe quedar clara, Ceuta y Melilla son españolas y no pueden estar en una mesa de negociaciones, ni para su cesión directa, ni siquiera para tratar de una cosoberanía o gobierno compartido, porque este sería el primer paso para lograr la cesión total de dichas ciudades a Marruecos y una vergonzosa traición al pueblo español.

Pero, ¿por qué Marruecos reclama con tanta insistencia a España Ceuta y Melilla? Dos son las posibles respuestas. Una, porque ambas ciudades poseen puertos: uno, Melilla, en pleno Mediterráneo; el otro, Ceuta, en la embocadura oriental del Estrecho de Gibraltar. Las dos abiertas a la atracción del turismo y al comercio internacional en una ruta marítima de un valor estratégico incalculable. La segunda razón, tal vez, obedece al deseo del Gobierno marroquí de centrar la atención de su pueblo que sigue y cree con fe ciega y fanatismo los dictados de su todopoderoso y omnipotente rey, para distraerle de los verdaderos problemas que le agobian: paro, hambre, miseria, analfabetismo, emigración, etc. Ya tuvimos ocasión de comprobar el poder de captación y persuasión de Hassan II sobre su pueblo, cuando en 1975 convocó y realizó la “Marcha Verde” sobre el Sahara español.

h1

UN REFLEJO DE LAS DESIGUALDADES DE marruecos

25 agosto, 2008

Estos días he comentado y publicado noticias sobre políticos como el senador este que ha sido detenido en 2 países de la Unión Europea. Esa es una de las imágenes que da marruecos al mundo, además de exportador de drogas, de terroristas suicidas y país que pisotea la legalidad internacional y los derechos humanos, entre otras cosas invadiendo un país como el Sáhara Occidental.

Este sábado estuve en la Expo de Zaragoza. Tenía entendido que uno de los mejores pabellones de la exposición era el de marruecos. Es uno de los pocos pabellones que tiene dos plantas y desde luego no es uno de los países invitados (es decir, aquellos países pobres a los que el gobierno español paga los gastos para que estén representados), por lo que ha cubierto todos los gastos del pabellón.

Pues bien, debo decir que no defrauda, siendo, de los que vi, el más espectacular. Es un espacio en el que se han metido muchos miles de euros, el más caro de toda la exposición. Derrocha opulencia, decoración, tecnología y arte.

Este es un fiel reflejo del marruecos actual. La convivencia entre la opulencia más exagerada y la pobreza más extrema. Como he comentado en noticias anteriores, el sultán mojamé 6 es uno de los hombres más ricos del mundo y tiene una red extensa de palacios por todo el país con el lujo más “asiático” que se pueda imaginar. También, el sultán sátrapa y sus colaboradores se dedican a hacer obras faraónicas como la piscina que durante años fue la más grande del mundo o una de las mezquitas más grandes del mundo islámico. Obras que un país gravemente enfermo no necesita.

Marruecos ocupa puestos por debajo del 100 en índice de desarrollo humano y es uno de los que tienen la riqueza peor repartida del continente. En PIB o renta per cápita no están tan abajo pero las riquezas son de unos pocos (alrededor del sultán) pero no se reparten entre los marroquíes.

El sultán prefiere vivir su propia vida, a espaldas de los marroquíes de a pie, que sufren la pobreza, la violencia, el paro, la falta de oportunidades y el auge del integrismo. Él (sultán) vive en sus palacios y es (o quiere ser) totalmente ajeno a la realidad de su país. A esa realidad en los que los marroquíes tienen que salir a millones a buscarse la vida fuera. A esa realidad de pateras cargadas de gente y de cadáveres de marroquíes en el Estrecho de Gibraltar.

El sultán prefiere mantener una guerra y una ocupación ilegal en el Sáhara Occidenta para llenarse los bolsillos de su chilaba pero no para repartir su botín con el pueblo que tanto lo necesita. Prefiere mantener un muro de cientos de kilómetros y su ejército desplegado a buscar el bienestar y el desarrollo de su pueblo.

Si marruecos no se hubiera metido en la ocupación ilegal del Sáhara y fuera una democracia real, posiblemente estuviera a la cabeza de Africa en cuanto a desarrollo y probablemente estaría en el grupo de “economías emergentes”. Eso beneficiaría al pueblo pero no a quien ahora se enriquece con el sudor, el trabajo y el sufrimiento de su pueblo. Por qué abandonar esa cómoda vida de riquezas sin fin? Pensará el sultán …

Con el turismo financiamos la guerra en el Sáhara, el armamento marroquí, la tortura, las detenciones ilegales, el genocidio saharaui y le damos divisas que van a las cuentas en Suiza a nombre del sultán y su familia.

Ah, y financiamos el mejor pabellón de la Expo de Zaragoza …

Ahora más que nunca: BOICOT AL TURISMO EN MARRUECOS Y A LOS PRODUCTOS MARROQUÍES