Posts Tagged ‘integrismo islamico’

h1

CAMPAÑA DE LOS ISLAMISTAS PARA HUNDIR EL SISTEMA FINANCIERO MARROQUI

29 octubre, 2008
Los islamistas realizan una campaña para retirar el dinero de los bancos

Escrito por Jamal Ouahbi   

miércoles, 29 de octubre de 2008

 

Según los promotores tetuaníes, los islamistas están llevando una campaña para eludir  a los ciudadanos de los bancos. Contactan directamente a personas fáciles para convencerlos de la gravedad de la crisis y les bosquejan un panorama oscuro del futuro de la economía marroquí. Les avanzan que la economía nacional va a aplastarse como se aplastaron los grandes bancos occidentales y que es de su interés retirar su dinero almacenado en los bancos. 
Pocos islamistas son los que lo confirman estas acusaciones. Ya que el conjunto de los operadores de la ciudad de Tetuán que contactamos nos afirman que eso no tuvo absolutamente efecto sobre la actividad financiera. Y añaden, por lo que se refiere al activismo de estos islamistas, que “sus acciones siguen siendo actos aislados que no pueden tener efecto” afirman.
En este contexto, el CCIST (Cámara de Comercio y Industria y Servicios de la delegacion del gobierno de Tetuán) organizó el 17 de octubre un día de estudio bajo el tema: “La crisis monetaria mundial: Qué impacto en la economía local”. Los tetuaníes  se esperaban para que la campaña de los islamistas esté levantada en este encuentro. Pero, afirma a Abdelatif Afailal, presidente del CCIST, que este encuentro no tiene nada que ver con eso. “ Hemos organizado este día porque hay un verdadero temor en los empresarios de Tetuán  generada por la crisis. La gente se pregunta sobre el letargo que prevalece en la región. Sobre todo que hay un verdadero estancamiento de las actividades económicas a Tetuán. Como ejemplo, el registro de nuevas unidades de alojamiento disminuyó. Según el contable Abdelilah Benmakhluf, las nuevas unidades bajaron de 30 mil unidades a 5000 unidades.   
Esta manifestación propone sensibilizar a los operadores económicos que dependen de Tetuán a la coyuntura económica actual y a las gestiones que deben emprenderse para hacer frente a los impactos de la crisis monetaria mundial sobre la economía local. Aunque decimos que no hay crisis financiera en Marruecos, la gente dice no y alega de lo que prescinde en los bienes inmuebles. Pues el objetivo principal de este encuentro consistía en explicar a esta gente las verdaderas razones que dificultan el mercado inmobiliario en la región. Eso no tiene nada que ver con lo que hacen los islamistas.
En el encuentro, los debates pusieron de manifiesto que el letargo en la inmobiliaria se debe a la subida de los precios de los alojamientos y de las hipotecas. Lo que motivo a una gran parte de la sociedad, en particular, la clase media, de no comprar más alojamientos. Es la razón de la crisis de la inmobiliaria a Tetuán”, explica Afaial.  El director del banco estatal  ‘Bank Al Maghrib’ a Tetuán, Mohamed Tamuch, afirmó, en el encuentro organizado por el CCIST que “la política monetaria adoptada por Marruecos no se abre completamente sobre las instituciones financieras internacionales. Lo que supone que nuestro sistema se inmuniza contra los efectos de la crisis que podría paralizar la economía en general. Bank Al Maghrib que supervisa la política monetaria adoptó todas las medidas posibles para evitar las crisis que viven los países occidentales. Ciertamente, se afectarán algunos sectores, pero de manera limitada”, recalca Tamuch.
Cuando a Najib Bulif parlamentario del Partido de la justicia y el Desarrollo en el norte, ha declarado que “hay efectivamente gente que comienza a retirar su dinero de los bancos por miedo de los efectos de la crisis y por falta de confianza en estas instituciones. Pero eso permanece muy limitado y no se puede en ningún caso hablar de un fenómeno en este sentido. Como no se puede hablar de incentivo de la gente a retirar su dinero.
Los estafadores roban el dinero retirado de los bancos
Según un portal digital alemán de protección contra la criminalidad, la crisis financiera actual suscita vocaciones en los estafadores. Esta organización pone en guardia a los Alemanes contra la multiplicación de las estafas favorecidas por la crisis financiera que sacude la planeta estos días. La práctica más corriente de estas estafas es muy simple.
Los estafadores llaman por teléfono a particulares haciéndose pasar para empleados de banca. Luego anuncian la noticia del día: los bancos están hundiéndose y hay urgencia que retirar todos sus ahorros Con un último consejo: “Retire todo su dinero de su cuenta antes de que los bancos se conviertan en insolventes”. Pocas horas después de la llamada telefónica, suenan las alarmas contra robo y los asaltos en sus casas.
h1

FRANCIA Y EEUU SE MERIENDAN A ESPAÑA EN EL MAGREB

29 octubre, 2008

Francia y Estados Unidos se ‘meriendan’ a España en el norte de Africa

Los árabes denominan al-Yazirat al-Maghrib al territorio que conocemos hoy como Magreb, algo así como la tierra en la que se pone el sol. Pero a tenor de los últimos acontecimientos geoestratégicos en la zona -protagonizados por Francia y su dinámico presidente de la República- todo indica que donde realmente se ha puesto la luz del crepúsculo es en la política exterior española en la zona. La capacidad de influencia de la diplomacia de Madrid sobre la región, tanto en términos políticos como comerciales, está estancada. Y su papel lo ocupa cada día con más fuerza nuestro vecino del norte. Pero también, Estados Unidos, cada vez más interesado en el noroeste de África.

Los números cantan. Francia vende a Argelia cuatro veces más de lo que es capaz de exportar España, y en el caso de Maruecos el resultado es todavía más espectacular. Francia es el primer socio comercial de Rabat, pero es que, además, es el primer inversor directo, a mucha distancia de España. En los dos últimos años, la inversión extranjera directa de España en Marruecos apenas ha representado el 5,3% del total, nivel que incluso se sitúa por debajo de los registros obtenidos en la década de los ochenta.

Sólo en 1999 y 2003 se superaron ampliamente esos registros, pero fueron consecuencia de operaciones puntuales de gran envergadura como la adjudicación a Telefónica de una licencia para operar en telefonía móvil o la compra de la compañía estatal de tacacos por parte de la hispano-francesa Altadis. Gracias a estas dos operaciones, España pasó de ser el quinto inversor en Marruecos al segundo, aunque a una distancia sideral de Francia, que entre 1990 y 2005, según datos de la Oficina Económica española en Rabat, copó nada menos que el 41% de la inversión extranjera total.

Una china en el zapato

“Francia está utilizando a sus empresas públicas como punta de lanza en el norte de África”, asegura el economista Aldo Olcese, único representante español en la Corte de Arbitraje Internacional de Casablanca y gran conocedor de Marruecos, “y eso explica que el papel del Elíseo sea cada vez más determinante, sobre todo después de la llegada de Sarkozy”. “El presidente francés ha cogido el maletín de director general de comercio exterior y eso está favoreciendo a su país”, insiste Olcese, “al contrario que España, que cada cierto tiempo se encuentra una china en el zapato”.

Francia tiene una ventaja esencial con Marruecos. No tiene abierto ningún contencioso relevante con la casa real, al contrario que España, que periódicamente, ya sea por la isla Perejil, por Ceuta y Melilla o por el conflicto del Sáhara, se ve obligada cada cierto tiempo a lidiar con problemas diplomáticos, lo que supone en muchos casos empezar prácticamente desde cero, con las implicaciones que ello tiene desde el punto desde vista comercial. Esos contenciosos son los que, precisamente, aprovecha Francia para ampliar su presencia en la zona. El tren de alta velocidad entre Marrakech y Tánger (un negocio de 3.000 millones de euros) lo construirá Francia, y París, igualmente, ha anunciado la puesta en marcha de plantas nucleares en el Magreb.

Una coyuntura favorable

Una región que, al contrario, de lo que suele creerse vive desde hace algunos años -y de la mano del petróleo- un periodo de bonanza económica. El caso más evidente es el de Argelia -al margen de Libia- que vive actualmente el mayor crecimiento en tres décadas, con un aumento previsto del PIB para 2008 del 5,8% y con una inflación contenida. Gracias a esta buena coyuntura, el gobierno argelino ha lanzado un ambicioso plan de infraestructuras y de construcción de viviendas con un presupuesto superior a los 60.000 millones de euros a desarrollar entre 2005 y 2009. ¿Y quién se llevará la parte del león de esa gigantesca tarta? Pues nuevamente Francia.

Como señala Sofiane Khatib, responsable para África del Norte del Foro Económico Mundial, en un estudio publicado por el Real Instituto Elcano, un buen ejemplo de la presencia francesa en Argelia es la puesta en funcionamiento de la Escuela Superior Argelina de Negocios (ESAA), creada en 2004 con el apoyo de las prestigiosas escuelas de negocios francesas HEC y ESCP. El previsible ingreso de Argelia en la Organización Mundial de Comercio (OMC) será la puesta de largo del régimen argelino.

Para hacerse una idea de la presencia francesa en Argelia, su antigua colonia, hay que tener en cuenta que en 2005 vendió mercancías por valor de 4.670 millones de euros, muy lejos de los 1.061 millones de euros que logró vender España, con un saldo negativo equivalente a 3.400 millones de euros (principalmente por la compra de gas y petróleo). Y es que Marruecos y Argelia, nuestros vecinos del sur, apenas representan el 2,1% del total de las exportaciones españolas. Prácticamente el mismo porcentaje (el 1,9%) que se registraba en 2002, lo que pone de manifiesto el escaso avance en cuanto a búsqueda de nuevos mercados en un contexto de fuerte crecimiento económico en el caso argelino.

EEUU no olvida a Argelia

El interés del mundo por el Magreb no sólo está en Europa. Durante décadas, como afirma el profesor Yahia H. Zoubir, para el Instituto Elcano, EEUU prestó una atención más bien limitada al Magreb, dado que los líderes estadounidenses consideraban que la región entraba dentro de la zona de influencia europea y, más concretamente, francesa. Pero en los últimos años, y para ganar influencia en el mundo islámico, ha redoblado su interés en la región, hasta el punto de que ha formado un Acuerdo de Libre Comercio con Marruecos, algo impensable hace algunos años. El pacto supone, básicamente, la rebaja arancelaria para productos textiles marroquíes, que entrarán en el mercado estadounidense a precios muy competitivos.

EEUU, sin embargo, no olvida a Argelia. En julio de 2001, ambos países firmaron un acuerdo marco sobre comercio e inversión. El objetivo es duplicar el volumen de intercambios y permitir que las empresas estadounidenses puedan hacerse con una mayor cuota del mercado argelino, sobre todo en relación al sector de los hidrocarburos. EEUU es, de hecho, en la actualidad el principal inversor en este sector, con 4.100 millones de dólares, mientras que Francia, el principal socio económico de Argelia, invierte sólo 500 millones de euros. Eso sí, hay equilibrio en las relaciones entre ambos países, no como en el caso español, que unas veces apuesta por Argelia y otras por Marruecos, lo que complica una visión estratégica de la región.

h1

EL INTEGRISMO ISLAMICO AVANZA EN MARRUECOS

29 octubre, 2008

El integrismo islámico avanza en Marruecos

La sociedad marroquí vivió en este pasado Ramadán un fenómeno que ya afecta a varios países árabes consistente en un mayor uso de símbolos integristas y con la tendencia, que asume parte de la juventud, a seguir una versión conservadora del Islam.

De manera cada vez más frecuente se advierte en la vía pública la presencia de mujeres jóvenes con velo, fenómeno que era muy aislado en los años setenta y ochenta del pasado siglo y que comenzó a extenderse por el país a mediados de los años noventa.

En la apariencia física masculina, el vestido del ‘islam asiático’ (afgano y paquistaní) es el más extendido en los barrios limítrofes de los centros de las ciudades, que componen actualmente la mayoría del tejido urbano en Marruecos.

La afluencia de los jóvenes a la práctica religiosa se nota más en la vida marroquí y sobre todo en ramadán (mes de ayuno), periodo en el que las mezquitas registran un hacinamiento que obliga a los creyentes a usar la vía pública para la oración del viernes.

El calado de la cultura religiosa en Marruecos se nota también en el lenguaje utilizado por la población, que usa cada vez más términos tradicionales musulmanes.

Este fenómeno llegó hasta las playas y piscinas, donde un porcentaje importante de mujeres comenzó hace algún tiempo a nadar con el vestido tradicional, como alternativa al bañador, para no permitir a los hombres ver el cuerpo femenino, según una interpretación conservadora de la religión musulmana.

Para el profesor de filosofía en la Facultad de Letras de Rabat, Bensalem Himmich, varios elementos pueden explicar estos cambios en Marruecos, entre ellos, ‘una reacción ante la dominación de las fuerzas ‘imperialistas’ en Irak y en Palestina, y también ante las repercusiones negativas de la globalización’.

Himmich, autor de varios libros sobre pensamiento, cultura y sociedad, considera en su análisis que ‘todo lo que pasa en nuestro país viene de problemas conocidos, como la pobreza en las ciudades, el analfabetismo, la corrupción y que casi la mitad la población vive en el mundo rural, en condiciones precarias’.

‘Se habla en Marruecos de una transición democrática sin saber cuándo acabara este proceso. Le democracia es una cultura y una distribución equitativa de las riquezas y no solamente elecciones’, subraya.

El profesor Himmich, que publicó recientemente un libro sobre el problema de identidad en Marruecos titulado: ‘Crítica de la cultura de injusticia y ruralización del pensamiento’, insiste sobre lo que llama ‘la crisis de la identidad’ en Marruecos.

‘Yo creo que uno de los problemas mas graves en nuestro país es lo que podemos calificar de ‘crisis de identidad’, sostiene Himmich, quien añade: ‘nuestra identidad comienza a desaparecer ante una diversificación anárquica de la cultura, del lenguaje y de la política’.

‘La sociedad marroquí pierde sus referencias históricas y culturales, y las nuevas generaciones reciben una educación que esta en un estado de coma, según reconocen los responsables del Estado’, destaca.

El índice de lectura en Marruecos es uno de los más bajos del mundo y las librerías que aún no han cerrado exhiben con abundancia libros religiosos, en su mayoría importados de los países del Golfo Pérsico.

Los marroquíes, mejores telespectadores, incluso prefieren ver las cadenas de televisión que emiten por satélite desde aquella zona del mundo, donde domina una interpretación conservadora del Islam.

Pero mientras la mayoría de la población se identifica más con los países del Golfo por razones religiosas, la clases ricas y medias, minoritarias en la sociedad marroquí, miran más a Europa y sobre todo a Francia.

Pero estas minorías se enfrentan ahora a la agresividad del discurso tradicional conservador.

Frente al conservadurismo cultural y religioso, el Estado marroquí intenta resucitar mediante políticas públicas y declaraciones oficiales, lo que se califica de ‘Islam marroquí’, de tradición tolerante y abierta.

h1

NO HAY LIBERTAD RELIGIOSA EN MARRUECOS: HAY ALGUN TIPO DE LIBERTAD QUE NO SEA LA DE TORTURAR???

3 octubre, 2008

Marruecos castiga el proselitismo con la cárcel

Imprimir E-Mail

ACN Press   
lunes, 29 de septiembre de 2008
Rabat / No hay avances en la libertad religiosa en Marruecos. Es la conclusión de un estudio sobre este campo que ha realizado la Asociación americana Democracia y Derechos Humanos tomando como período de referencia 2007 y lo que llevamos de 2008. “El Estado sigue poniendo determinados límites -aseguran- a los cultos no íslámicos y al proselitismo”.


“Hemos constatado que persisten los abusos y discriminaciones para los creyentes que hacen pública su adhesión a otras religiones que no sean el Islam, en especial para los conversos desde esta religión al cristianismo”. Según los datos que aporta el informe de esta Asociación, en Marruecos se pueden contabilizar hasta cinco mil católicos y protestantes, dato que se eleva hasta los 25.000 si se cuenta a toda la comunidad cristiana.

En cuanto a los judíos, señala el informe, son entre cuatro mil y seis mil y la mayoría reside en Casablanca. Otras cuatrocientas personas, recoge, practican en el país la fe bahaí (religión monoteísta, cuya idea central es que la humanidad es una sola raza y que ha llegado el día de su unificación en una sociedad global, explican en su página web).

En Marruecos, el Islam es la religión oficial y el Rey Mohamed VI es el principal representante en la tierra de la comunidad islámica alauita. El Gobierno ha prohibido la distribución de materiales religiosos que no hagan referencia al Islam, considerando este tipo de actos como proselitismo, penado con cárcel (entre tres y seis meses de privación de libertad).

Entre los casos concretos estudiados por Democracia y Derechos Humanos, destaca el de dos jóvenes turistas franceses que fueron detenidos en marzo de este año en posesión de Biblias y compact disc con contenidos religiosos. Fueron acusados de proselitismo, aunque finalmente fueron puestos en libertad y pudieron abandonar el país. No en vano, se permite la venta de biblias en el reino en francés, español o inglés, pero no en árabe.

h1

EL VERDADERO MARRUECOS: VIOLACIONES Y TORTURAS EN SIDI IFNI

3 octubre, 2008

El testimonio de Maryam Aut Muhine, violada por la policía en Sidi Ifni

Otras chicas me han confesado que fueron victimas de violaciones colectivas dentro de comisaría.
La barbarie de la ofensiva militar del 7 de junio a través del testimonio de una victima   
 
AUTOR:  Mustafá HIRANE
Traducido por  Rocío Anguiano   

El siguiente testimonio es un desmentido irrefutable de las afirmaciones que juran, con la mano en el corazón, que el 7 de junio de 2008, la policía marroquí no violó a nadie en Sidi Ifni. Es de admirar el valor de Mustafá Hirane, el periodista que ha recogido este testimonio y que también fue víctima de la brutalidad policial por parte de las Fuerzas Auxiliares (1) cuando cubría una manifestación de titulados en paro ante el Parlamento de Rabat en mayo de 2007.

Me preparaba para ir a Sidi Ifini una semana después de los sangrientos sucesos del 7 de junio. Allí, la gente estaba atrapada entre el mar, la montaña y el yugo del Majzén (2) e intentaba recuperar el aliento y comprender lo que había pasado para poder digerirlo. La misión que me había sido claramente asignada por el comité de redacción de nuestro semanario Al Michaal (La Antorcha), consistía en recoger testimonios de muchachas víctimas de atentados a su pudor. No era una tarea fácil. Es difícil convencer a chicas educadas en un medio tradicional para que hablen sobre las atrocidades sufridas a manos de los animales depredadores del aparato ejecutivo del nuevo Mazjén. Insistí en alentar a las victimas, en convencerlas para que lo soltaran todo, fuera cual fuera la atrocidad. Para que esto no se repitiera o, al menos, el Majzén y sus esbirros se lo pensaran dos veces antes de saquear de nuevo los espacios privados y la intimidad de la gente y de violar a mujeres.

Algunas victimas aceptaron el reto. Debo decir con franqueza que estas mujeres son las dignas defensoras de la ciudadela del honor de las mujeres marroquíes, en una época en que las demás ciudadelas se hunden. El testimonio “grave” (en consonancia con “herida grave”) que van a leer es el de una joven baamraní (3) de Sidi Ifni. Su nombre: Maryam Aut Muhine (fotos). Se ofreció voluntaria entre un grupo de mujeres y jóvenes para informar a la opinión pública nacional de las atrocidades y bajezas del nuevo Majzén y sus esbirros. El testimonio de Maryam solo es el primero. Publicaremos otros proximamente.

El oficial de policía: “Coged a esta chica de m. y llevadla a donde podáis meterla”.

Salí la mañana del sábado 7 de junio a hacer la compra. Me crucé con un agente de policía que empezó a insultarme sin razón diciéndome: “Que te den, pedazo de p.” Respondí: “Cuida tu lenguaje” y empezó a insultarme de nuevo. En ese momento, se me acercó otro agente y me preguntó cuál era el problema entre su compañero y yo. Y cuando se lo expliqué, pensando que iba a solucionar el problema, aprovechó para cogerme y llevarme ante su jefe, un oficial. Este también me preguntó cuál era el problema. Le expliqué de nuevo lo que había pasado y le hablé de todos los insultos lanzados contra mí. Y le dijo al policía que me había llevado ante él: “Coged a esta chica de m. y llevadla a donde podáis meterla”.

Me llevaron cerca del colegio Mulay Abdalah, donde pude ver lo que hacían: habían tirado a un joven al suelo y le daban patadas por todas partes, sobre todo en la cara. Después me llegó el turno de recibir mi lote de golpes. Se pueden ver las marcas: estoy llena de cardenales e, incluso, no puedo sentarme. Al poco, llegó otro policía, con pasamontañas. Me cogió, me empujó contra la pared del colegio y empezó a pegarme en la parte baja de la espalda y cuando dejé de gritar porque ya no sentía mi cuerpo, que parecía un cadáver, comenzó a golpearme en la cabeza. Intenté protegerme el rostro de los golpes dados a ciegas, pero noté que se me rompía la nariz. Otros policías se unieron a la jauría, me sujetaron los brazos para que su compañero con pasamontañas pudiera golpearme a su antojo, bajo una incesante lluvia de insultos lanzados por todos ellos. “Que te jodan, puta, nos vamos a cepillar a tu madre” “¡Hija de maricona, hija de puta!»

Todo esto sucedió delante del colegio Mulay Abdalah. Después me llevaron a comisaría. Al bajar del furgón, fui golpeada, abofeteada, recibí puñetazos en la cabeza. Ya no podía mantenerme en pie. Me llevaron dentro de comisaría. Uno de ellos casi pisa mis gafas, que se me habían caído. Lo habría hecho si yo no le hubiera explicado que me eran indispensables y que había vendido una oveja por 500 dirhams (50 €) para pagarlas. Entonces las recogió y se las guardó en el bolsillo. Luego dos policías que creo que podría reconocer entre mil –uno de ellos se llama Badr y, según los jóvenes de la ciudad que lo conocen, después le dieron el traslado- me llevaron a una habitación y me obligaron a desnudarme. Me negué.

Ante esta negativa, empezaron a pegarme, rompiendo mi ropa. Todas las jóvenes detenidas en comisaría siguieron la misma suerte. Aquellas que lo nieguen mienten, por miedo a perder su honor, en una ciudad pequeña como Sidi Ifni. He visto cómo golpeaban a mujeres y hombres, que yo conocía, delante de sus maridos o sus mujeres. En el caso de otras mujeres, les rompieron la ropa en presencia de sus maridos. Con lo que me pasó, deseé volver a encontrarme cara a cara con un policía a solas y estoy segura de que le habría pegado. Pero desafortunadamente eran como buitres sobre un cadáver, que no lo dejan hasta que lo han limpiado a fondo.

“Metió un palo entre mis piernas mientras gritaba: “Vamos, muévete, hija de puta”

Después de que me desnudaran totalmente, uno de esos policías me metió un palo entre las piernas y empezó a besarme a la fuerza y cada vez que yo intentaba rechazarle, me pegaba en la cara o en la cabeza. Durante ese tiempo, los otros olfateaban los restos de mi ropa y me acariciaban las nalgas. Me dolía mucho, pero a pesar de eso, resistí. (…)

Otras chicas me han confesado que fueron victimas de violaciones colectivas dentro de comisaría.

Todos pasaron por turno a olisquearme y a besarme a la fuerza en los pechos. Mis gestos de rechazo provocaban cada vez nuevos insultos y golpes. Le dije a un policía que estaba besándome y abrazándome: “Aléjate de mí, por el amor de Dios”. En un momento dado, uno de los policías, que ya no soportaba lo que me estaban haciendo sufrir, me dijo: “Toma tu ropa y vístete. Perdóname”. Y me llevó a otra celda. Justo en el momento en que iba a entrar en la celda, empezó a insultarme y denigrarme: “¡Entra, puta, hija de maricona!” para que lo vieran bien sus superiores que acababan de entrar en la celda. Cogió la ropa y la tiró al otro extremo de la celda.

Yo no había visto nunca nada parecido, ni siquiera en el cine.

Había muchos jóvenes desnudos. Al lado de cada joven, había botellas vacías. Cuando salí de comisaría, pregunté la razón de la presencia de las botellas y me dijeron que les habían obligado a sentarse encima, pero no podían contarlo públicamente por vergüenza. La mayoría de esos jóvenes viven en el barrio de Colomina.

En estas circunstancias, los golpes caían sobre todos los cuerpos desnudos, sobre todas las partes del cuerpo, principalmente las nalgas y los órganos genitales y cuidado el que se resistiera. Fueron golpeados incluso con porras, patadas, en la cara, por todas partes, hasta que caían como un animal degollado.

Cuando le dije “No” en francés a uno de los policías que quería violarme, se volvió loco y me pegó como un histérico hasta que caí al suelo. Entonces me apodaron “No”. Decían: “Ven aquí, tu, la No”, evidentemente mientras me pegaban. En ese momento, vi que uno de sus superiores, que andaba como un pavo real nos miraba, a todos y todas desnudos como vinimos al mundo, con una sonrisa de desprecio. Un joven le dijo: “Por favor, pásame un teléfono para que llame a un caíd (4) en Agadir, que fue quien me envió aquí a trabajar, yo no he venido a manifestarme, podéis comprobarlo, mi coche está fuera y tiene matrícula de Agadir”. El oficial respondió: “Tenemos ordenes del rey para hacer lo que estamos haciendo y tu quieres hablar con el caíd… ¿O hay alguien por encima del rey en este país?”

Me acuerdo muy bien de la cara de este oficial y podría reconocerlo entre mil.

Al rato, un policía me llevó desnuda, me tiró al suelo, puso su pie sobre mi garganta y dijo: “Si te mueves, puta, mato a tu madre” (…) después me golpeó en las nalgas con la mano desnuda, luego con la porra, riéndose a carcajadas.

Todos los policías que nos trataron así trabajan en la comisaría de Sidi Ifni. Puedo reconocerlos porque me los cruzo todos los días, paseando por mi barrio de Colomina.

“¡Mira, puta, el largo miembro del Majzén!” (5)

Me hicieron salir de la segunda celda, a continuación me pusieron una venda en los ojos y me llevaron de la mano al piso de arriba. Cuando llegué a no sé donde, me interrogaron sobre mi estado civil -nombre del padre, de la madre, etc.-, una ráfaga de preguntas. Me preguntaron, por ejemplo, sobre Al Wahdani (6) que yo no conocía –supe quien era después, leyendo los periódicos. Me preguntaron también si conocía a Si Barra (7). Dije que no lo conocía. Me preguntaron si formaba parte de alguna asociación, respondí que no. Me preguntaron sobre mis opiniones, si estaba satisfecha con la situación actual en Sidi Ifni. Respondí sinceramente. Si hubiera pertenecido a una asociación, se lo habría dicho para que me dejaran en paz.

Cuando el interrogatorio acabó –durante el cual, y de forma excepcional, no me golpearon- alguien me cogió por la muñeca y me hizo salir. Seguía sin ver nada. Al bajar la escalera, oí una voz, por encima de mí, que me dijo: “Quítate la venda”. Reconocí la voz del oficial con andares de pavo real.

Me quité la venda y me agarré a la muñeca del policía, por reflejo del miedo. Entonces el oficial hizo este comentario: “Suelta al chico o ¿es que ha surgido electricidad entre vosotros?” Y estalló en una risa histérica junto con sus colegas. En ese momento, el policía que me había arrancado la ropa interior la primera vez me dijo: “Vamos, vístete y lárgate a tu casa, pedazo de puta”.

Oí insultos que no había oído nunca. Lo que me pasó no me había pasado nunca en la vida. (…)

Al salir, le pedí al policía que me insultaba que me devolviera las gafas. Me respondió: “Dónde están, hija de puta”, y me empujó violentamente fuera de comisaría. Una vez fuera, me encontré frente a una jauría de policías que gritaron a coro: “¡Eh, puta!” “¡Eh, puta!” y fue entonces cuando uno de ellos me agarró por el hombro y me sacudió diciéndome: “¿Has visto, pedazo de puta? Lo larga que es la picha del Majzén ¿eh?”

Notas de las traductoras:

(1)      Fuerzas Auxiliares: órgano encargado de hacer cumplir la ley, que tiene ciertas competencias en materia de orden público.

(2)      Majzén: Término que se utiliza para referirse a la élite dirigente del país, agrupada alrededor del rey, formada por miembros de su familia y allegados, terratenientes, empresarios, líderes tribales, altos mandos militares y otras personas influyentes que constituyen el poder fáctico.

(3)      Baamraní: miembro de una tribu berebere de la región de Sidi Ifni.

(4)      Caíd: Especie de juez o gobernador en los territorios del Norte de África. Los caídes contaban con gran respeto entre la población, pues eran los encargados de mantener el orden e impartir justicia.

(5)      Zob el makhzen touil y Yedd el makhzen touila (el largo brazo del Majzén) son expresiones que se oyen con frecuencia en Marruecos. Aquí hay un juego de palabras con zob, que procede del árabe زب (zub), y significa “miembro viril” habiendo pasado al argot francés como una de las múltiples denominaciones vulgares del pene.

(6)      Mohamed Al Wahdani: Detenido político tras el sábado negro del 7 de junio.

(7)      Brahim Barra: Responsable de ATTAC en Sidi Infini, detenido tras el sábado negro.

(8)      En una entrevista posterior en Al Yazira, Maryam precisó que finalmente le habían devuelto las gafas.