Posts Tagged ‘prisión’

h1

CUATRO DIPUTADOS ESPAÑOLES CONSIGUEN ENTRAR EN EL SAHARA OCCIDENTAL OCUPADO

30 septiembre, 2013

Entra en el Sáhara por primera vez una delegación española sin permiso previo
El PP y el PSOE se descolgaron del grupo que viajó a El Aaiún
Les acompaña la activista saharaui Aminatú Haidar

Pero esa masiva presencia policial no ha sido, como en anteriores ocasiones, para impedir su entrada, sino para decirles que no sufrirían restricción alguna durante su estancia, pese a que “por razones de seguridad” no debían salir del hotel, según ha explicado el diputado de Compromís, Joan Josep Baldoví, en conversación telefónica. “El problema es que los activistas saharauis no quieren venir hasta aquí a visitarnos porque temen a los policías que están dentro y fuera del hotel. Así que no tendremos más remedio que salir a su encuentro”, ha avisado.

La delegación está integrada por Jokin Bizdarratz (PNV), Jon Iñarritu (Amaiur) y Joan Josep Baldovi (Compromís) y encabezada por Joan Josep Nuet, de IU-La Izquierda Plural. Ningún diputado del PP, del PSOE ni de CiU se sumó a ella pese a que participan en el Intergrupo Parlamentario de Amistad con el Sáhara Occidental.

En un primer momento dos diputadas populares se apuntaron al viaje, pero después se dieron de baja. La visita a El Aaiún fue aprobada por el intergrupo parlamentario en respuesta a una petición que formuló la activista Aminatú Haidar. La reunión con el colectivo saharaui de defensa de los derechos humanos, que preside Haidar, figura en la agenda de la delegación española. Los parlamentarios tienen previsto, además, entrevistarse con la asociación saharaui de víctimas de violaciones de derechos humanos, que encabeza el activista Brahim Dahan, y con los responsables de la Minurso, el contingente de la ONU desplegado en la antigua colonia. “Queremos vernos con todas las partes”, explicó Nuet, “y por eso solicitamos también cita con el wali [gobernador] de El Aaiún, Khalil Dkhil, pero este nos pidió que tramitáramos la entrevista con él a través del Ministerio del Interior en Rabat”. No lo hicieron.

El cambio de actitud de Rabat —que, por primera vez, autoriza una visita no pactada de antemano con los ministerios de Exteriores e Interior marroquíes— hace presagiar que en los próximos meses otras muchas delegaciones parlamentarias europeas, nacionales y autonómicas van a intentar a su vez visitar ese territorio hasta ahora vetado.

A lo largo de este mes la diplomacia marroquí ha sufrido dos reveses con relación al conflicto del Sáhara. La Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo aprobó, el 24 de septiembre, un informe sobre los derechos humanos en ese territorio y en el Sahel en el que pide para el “pueblo saharaui (…) la libertad de expresión y el derecho a manifestarse de forma pacífica”.

También “condena” la expulsión por Rabat, en marzo pasado, de cuatro diputados de la Eurocámara que querían visitar el Sáhara, entre ellos el español Willy Meyer.

La semana anterior el Departamento de Estado remitió al Congreso de Estados Unidos otro informe crítico sobre las iniciativas del Gobierno de Marruecos con relación a los derechos humanos en el Sáhara.

Fuente original: elpais

Anuncios
h1

LAS PRUEBAS DEL GENOCIDIO SAHARAUI Y LAS MENTIRAS DE MARRUECOS

11 septiembre, 2013

“Marruecos mintió y vamos a pedir a la ONU que intervenga”

El equipo que ha identificado a ocho fusilados en fosas del Sahara viaja mañana a Ginebra

Los expertos mostrarán en Naciones Unidas los hallazgos

Rabat aseguró en 2006 que cuatro de las víctimas exhumadas habían muerto en prisión

“Llevaba un jersey azul”, les dijo Mahmud Salaf Dafa a los investigadores. Treinta y siete años después, recordaba perfectamente cómo iba vestido su hermano, de 14 años, la última vez que le vio, el 12 de febrero de 1976. También Salka Mohamed Mulud describió con detalle el “rosario de grandes cuentas rojas y verdes” de su padre, desaparecido aquel mismo día. Cuando el equipo español de investigación dirigido por el forense Francisco Etxeberria (Universidad del País Vasco) encontró y abrió el pasado junio en el Sáhara dos fosas comunes, allí estaban el jersey azul y el rosario. Entre los huesos, en la arena, también encontraron las vainas del fusil con el que los habían asesinado militares marroquíes tras preguntarles, infructuosamente: “¿Dónde están los Polisario?”.

Un niño de 13 años lo había visto todo. Y 37 años después se lo contó al equipo de investigación y forense desplazado al Sáhara desde el País Vasco respondiendo a una petición de la Asociación de Familiares de Presos y Desaparecidos Saharauis (Afapredesa). “Hacia las ocho de la tarde vino uno [militar marroquí] en un jeep. Llamó a Mohamed Mulud primero. Le preguntó: ‘¿Dónde están los Polisario?’. Mohamed Mulud negó tener conocimiento del Polisario. Acto seguido le disparó directamente, en pleno corazón. Luego llamó a Abdelahe Ramdan, le hizo la misma pregunta que a Mulud, y le disparó de la misma manera. El hombre que les disparó tenía pistola, pero cogió un fusil para hacerlo”, les explicó Aba Ali Said Daf.

El equipo de Etxeberria, de la sociedad de ciencias Aranzadi, llegó hasta aquellos huesos, en la zona de Fadret Leguiaa, en la región de Smara, a 400 kilómetros de los campamentos de Tinduf, el pasado 8 de junio. En tres días, localizaron y abrieron dos fosas comunes en las que encontraron los restos de ocho víctimas, dos de ellas menores de edad y entre ellas, un padre y su hijo, de solo 14 años. Aba Ali Said Daf no vio estas dos últimas ejecuciones, pero explicó a los investigadores que sí oyó a Salma Daf Salec Bachir suplicando que no mataran a su pequeño. Ni el ruego ni la edad del niño apiadó a los asesinos. Un análisis genético realizado en la Universidad del País Vasco ha confirmado que son dos de las víctimas arrojadas a esta fosa.

Entre los huesos, los arqueólogos encontraron dos documentos de identidad españoles. Los de Mohamed Abdalahe Ramdan (DNI A-4131099) y Mulud Mohamed Lamin (DNI A-4520032). Otro esqueleto conservaba una cartera con membrete español y el carné de racionamiento de azúcar de la época, a nombre de Salama Mohamed Ali Sidahmed.

Durante décadas, explica el informe elaborado por Etxeberria y el doctor en psicología Carlos Martín Beristain, de Hegoa (Instituto de Estudios sobre Desarrollo y Cooperación Internacional), Marruecos no dio una respuesta oficial a las familias sobre el paradero de sus seres queridos. En 2004, el actual rey marroquí, Mohamed VI, creó la Instancia Equidad y Reconciliación para hacer balance de los crímenes llevados a cabo, durante los llamados años de plomo, por su padre, Hassan II, e indemnizar a las víctimas. El informe que dicha instancia emitió, en 2006, con un listado de víctimas, incluía a cuatro de las halladas en estas dos fosas, asegurando que habían sido llevadas al cuartel de Smara y que allí habían fallecido durante el tiempo de detención. “Arrestado por el ejército real en junio de 1976 en Smara, fue conducido a una de sus bases, donde falleció”, dice, por ejemplo, de Salma Daf Sidi Salec.

El equipo de investigación español ha demostrado que Marruecos mintió. “Las detenciones ocurrieron el mismo día [12 de febrero de 1976] y los detenidos no fueron trasladados a ningún cuartel, sino que fueron ejecutados inmediatamente en el mismo lugar”. El análisis genético lo confirma.

“La mentira sobre esas cuatro víctimas pone en cuestión la credibilidad de todo el documento oficial elaborado por Marruecos”, afirma Etxeberria. “Por eso este jueves viajamos a Ginebra, a la ONU, para pedirle que intervenga. También hemos pedido una reunión con el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, porque las víctimas son saharauis de nacionalidad española, y creemos que debería tener algo que decir al respecto”.

Debido a que la zona está bajo supervisión, por parte de la MINURSO, del alto el fuego firmado por las partes en 1991, los restos de las víctimas, explica el equipo de investigación en su informe, “fueron dejados debidamente protegidos y señalados en el lugar donde se encontraron con el objeto de que se realice próximamente una misión de verificación oficial que pueda concluir con la entrega de las víctimas a sus familiares y se instauren medidas para la protección de otras fosas que se encuentran en la misma zona”. Actualmente, recoge el informe, “existen más de 400 víctimas de desaparición forzada saharauis”. El equipo español quiere volver en unos dos meses al terreno con observadores internacionales para exhumar los restos y entregárselos a sus familias.

Etxeberria, que ha abierto más de un centenar de fosas del franquismo en España; que ha participado en la reciente exhumación del poeta chileno Pablo Neruda; que realizó las autopsias de los restos de Salvador Allende y del cantautor Víctor Jara; que exhumó a las 17 primeras víctimas identificadas de la dictadura chilena… ha regresado emocionado de la experiencia en el Sáhara. “En aquel lugar tan lejano, tan inhóspito, encuentras sentimientos idénticos a los que he escuchado abriendo una fosa de la Guerra Civil en Teruel o exhumando en Guatemala o Chile: el sentimiento de la injusticia perpetuada en el tiempo; la necesidad de saber qué les ocurrió a sus seres queridos, el duelo que no se cierra…”.

“El hijo de una de las víctimas que hemos encontrado en el Sáhara nos dijo: ‘Nosotros éramos unos niños felices, hijos de pastores. Vivíamos en paz. Todos nos conocíamos. Hasta que vinieron los militares, mataron a mi padre, nos echaron. Y desde ese día todo fueron llantos y ver cómo mi madre perdía la razón”. Etxeberria ha escuchado muchas veces ese relato. A pie de fosa, mucho más cerca de casa, en las cunetas españolas a las que fueron arrojados padres, hijos, y hermanos de represaliados del franquismo que han sufrido el mismo dolor que estas ocho familias saharauis.

Fuente original: el país

h1

LAS FOSAS DE HASSAN2 INCLUYEN NIÑOS

10 septiembre, 2013

Identificados ocho saharauis, dos con DNI español, en fosas comunes

Un equipo español ha exhumado a las víctimas, ejecutadas en 1976 por el ejército marroquí
Dos de ellas son padre e hijo. Entre los restos hay dos menores de edad
Los forenses hallaron entre los huesos sus carnés de identidad y vainas de fusil
Un testigo que presenció los fusilamientos cuando tenía 13 años señaló el lugar
Las fosas se encuentran a 400 kilómetros de los campamentos de Tinduf

Un equipo de investigación y forense de la Universidad del País Vasco ha localizado en dos fosas comunes en el Sáhara e identificado mediante análisis de ADN los restos de ocho saharauis, dos de ellos menores de edad, que fueron ejecutados por arma de fuego el 12 de febrero de 1976 por miembros del ejército marroquí. Dos de las víctimas tenían DNI español. Los técnicos encontraron entre los huesos el documento de identidad de Mohamed Abdalahe Ramdan (DNI A-4131099) y de Mulud Mohamed Lamin (DNI A-4520032). Otro esqueleto conservaba una cartera plastificada con membrete español que contenía el carné de racionamiento de azúcar de la época, a nombre de Salama Mohamed Ali Sidahmed. Junto a los huesos, como ocurre en las fosas del franquismo exhumadas en España, el antropólogo forense Francisco Etxeberria, que dirigió la investigación con el psicólogo Carlos Martín Beristáin, encontró vainas de proyectiles de fusil.

El equipo se desplazó los días 8, 9 y 10 del pasado mes de junio a la zona de Fadret Leguiaa, en la región de Smara, a 400 kilómetros de los campamentos de refugiados de Tinduf, en medio del desierto, para comprobar si, como les había comunicado la Asociación de Familiares de Presos y Desaparecidos Saharauis (AFAPREDESA) allí había restos humanos de víctimas saharauis.

Familiares de las víctimas informaron al equipo de investigación de la existencia de un testigo que había presenciado las ejecuciones: Aba Alid Said Daf, que tenía 13 años cuando se produjeron los hechos. El equipo español corroboró su identidad y le entrevistó. Los resultados de la investigación forense, documental y genética de la fosa “corroboraron absolutamente su relato”, según el informe elaborado por Etxeberria y Beristain.

Un testigo: “Le disparó directamente, en pleno corazón”

El 12 de febrero de 1976 fuerzas militares marroquíes desplegadas en la zona de Amgala detuvieron a varios beduinos. Varios de sus familiares fueron testigos de la detención colectiva. El testigo, Aba Ali Said Daf, fue detenido, a pesar de ser menor de edad, con otros dos beduinos, vecinos y conocidos suyos: Mohamed Mulud Mohamed Lamin y Abdelahe Ramdan.

“Hacia las ocho de la tarde vino uno [militar marroquí] en un coche jeep. Llamó a Mohamed Mulud primero. Le preguntó: ‘¿Dónde están los Polisario?’. La segunda pregunta que le hace es: ‘Dame tu carné de identidad’. Mohamed Mulud negó tener conocimiento del Polisario. Acto seguido le disparó [el militar marroquí] directamente, en pleno corazón. Luego llamó a Abdelahe Ramdan y le hizo la misma pregunta que a Mulud, disparándole de la misma manera. El hombre que les disparó tenía pistola, pero cogió un fusil para hacerlo”, relató Aba Ali Said Daf a los investigadores españoles.

El chico también fue testigo de la detención de Bachir Salma Daf, otra de las víctimas halladas en la fosa, de solo 14 años. Aba Ali Said Dad declaró que escuchó la voz del padre del chico, Salma Daf Salec Bachir, suplicando que no lo mataran. Ambos fueron ejecutados.

Ese día también fueron detenidos Sidi Salec, menor de edad, Sidahmed Segri Yumani, Salma Mohamed Sidahmed y Salama Mohamed Ali Sidahmed. Sus familiares no volvieron a saber de ellos. Todos eran beduinos que vivían del pastoreo de camellos y cabras.

Marruecos dijo que habían muerto en un cuartel militar

Durante tres décadas, explica el informe, Marruecos no dio respuesta oficial a las familias sobre su paradero. El informe de la Instancia de Equidad y Reconciliación (2006) de Marruecos recogía información sobre cuatro de los detenidos aquel día, asegurando que habían sido llevados al cuartel de Samara y que allí habían fallecido durante el tiempo de detención. El informe marroquí señala sobre Salma Daf Sidi Salec: “Arrestado por el ejército real en junio de 1976 en Smara, fue conducido a una de sus bases, donde falleció”. De su hijo, Bachir Salma Daf, de 14 años, dice lo mismo. De Salama Mohamed Ali Sidahmed, “fallecido durante el secuestro sin fecha exacta”. De Abdelahe Ramdan, “arrestado el 22/02/1976 en Amgala por el ejército, fue conducido hacia la base militar de Samara, donde falleció, sin fecha exacta”.

El equipo de investigación español ha demostrado que dicha información es falsa: tanto las fechas señaladas como los hechos. “Las detenciones ocurrieron el mismo día y los detenidos no fueron trasladados a ningún cuartel, sino que fueron ejecutados inmediatamente en el mismo lugar”, recoge el informe. El análisis genético lo confirma.

Los asesinos enterraron superficialmente a las víctimas. A finales de febrero de 2013 un pastor llamado Abderrahman Abaid Bay encontró unos restos humanos esparcidos sobre la arena en la zona. Cuando el equipo de investigación y forense llegó al lugar, descubrió un hueso fémur derecho semienterrado, afectado por la exposición solar.

Un jersey azul y un rosario

Además de los DNI españoles ya señalados, los forenses recuperaron prendas que vestían las víctimas el día de su desaparición y que sus familiares habían descrito a la perfección antes de que se abriera la fosa y se comprobara que tenían razón. Así, Mahmud Salma Daf identificó el jersey azul de su hermano, que tenía 14 años cuando lo mataron, y las cuentas del rosario de su padre.

Pese a que los entierros fueron superficiales, algunos de los objetos se habían conservado muy bien “debido a la falta de humedad que se da en el desierto y a las características del terreno”, explica el informe.

Debido a que la zona está bajo supervisión, por parte de la MINURSO, del Alto el fuego firmado por las partes en 1991, los restos, explica el equipo de investigación, “fueron dejados debidamente protegidos y señalados en el lugar donde se encontraron, con el objeto de que se realice próximamente una misión de verificación oficial que pueda concluir con la entrega de las víctimas a sus familiares y se instauren medidas para la protección de otras fosas que se encuentran en la zona”. Actualmente, asegura el informe, “existen más de 400 víctimas de desaparición forzada saharauis”.

“Hasta que se complete el proceso”, explica Sidi Mohamed Sidahmed Segri, “pedimos que haya vigilancia para asegurar el sitio. No tenemos palabras para agradecer el paradero de mi padre. Para nosotros es como una luz, porque todo ha sido oscuro. En nuestra religión, cuando no existe la tumba de un familiar para ir a visitarlo, no se puede tener duelo”.

El informe del equipo de investigación concluye: “Las implicaciones jurídicas y en términos de derecho internacional de los derechos humanos de este caso son evidentes y muy relevantes. Deberían ser evaluadas por las autoridades saharauis y españolas, dado que se trata de ciudadanos saharauis con DNI español, y por los órganos y mecanismos competentes del sistema de Naciones Unidas de protección de derechos humanos. Asumiendo las autoridades de Marruecos su responsabilidad en el caso”.

Fuente: elpais

h1

Los sultanes de España y marruecos indultan a un pederasta

4 agosto, 2013

La sociedad civil marroquí rezuma indignación; las redes sociales rezuman indignación; la prensa rezuma indignación. El indulto real concedido, el martes, a un pederasta español condenado a treinta años de cárcel ha causado un enorme revuelo en Marruecos.

Desde la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH) hasta Touche pas à mon enfant, una ONG de defensa de la infancia, pasando por el Movimiento 20 de Febrero, que protagonizó la tímida “primavera árabe” marroquí, han convocado mañana viernes una manifestación en Rabat, ante el Parlamento.

La gracia real a este pederasta es “una medida que favorece la impunidad”, declaró Ahmed el Haij, presidente de la AMDH, al diario digital marroquí Lakome. “El 30 de julio será uno de los días más crueles de nuestra historia porque ese día el Rey de Marruecos ha indultado a un pederasta que violó y filmó en varias ocasiones a once niños de nuestro país”, escribe el columnista Driss el Ghaib. Los abusos sobre menores constituyen un tema muy sensible en Marruecos cuyas autoridades hacen esfuerzos para erradicar el turismo sexual.

D.G.V, de 64 años, fue condenado en 2011 por el tribunal penal de Kenitra, al norte de Rabat, a 30 años de cárcel por abusos sexuales sobre once niños y niñas de entre 3 y 15 años. Debía además indemnizar a seis de sus víctimas, a las que había grabado en posiciones obscenas, con 4.800 euros cada una. El reo, profesor de universidad, se instaló en Kenitra en 2005 donde mantenía buenas relaciones con sus vecinos para cuyos hijos organizaba fiestas infantiles. “Se aprovechó se la precariedad de las familias”, señalaba la sentencia condenatoria. La detención y el veredicto tuvo tanto eco que la televisión Medi 1 le dedicó un reportaje de 50 minutos que emitió en hora de máxima audiencia.

Con motivo de la Fiesta del Trono, que conmemora su entronización, el rey Mohamed VI indultó, total o parcialmente, a 1.044 presos, 48 de ellos españoles. El palacio real emitió un comunicado explicando que durante su reciente visita a Rabat don Juan Carlos había pedido al monarca alauí que concediese “su gracia a 48 ciudadanos españoles condenados por diferentes tribunales del Reino”, casi todos por tráfico de droga. Al conocer, el martes, el indulto el Rey de España llamó al soberano marroquí para agradecerle “profundamente” su gesto, según informó la Casa del Rey.

“Contra una gracia real no se puede recurrir”, explica desolado, al teléfono, Hamid Krayri, abogado de algunas de las víctimas de Kenitra. “Los bienes del reo en Kenitra han sido incautados y están en venta”, añade. “Confiemos en que se consiga así suficiente dinero para indemnizar a los padres de sus pequeñas víctimas”, concluye.

Mohamed Benjedou, el letrado del pederasta, reconoció, por su parte, que el reo “se sorprendió” de estar entre los beneficiarios de la gracia real. D.G.V. acudió el miércoles al tribunal de Kenitra para recuperar su pasaporte, que le había sido incautado, y, al estar caducado, se presentó hoy en el Consulado de España en Rabat para solicitar un documento con el que cruzar la frontera española. El portavoz del Gobierno marroquí, Mustafa el Khalfi, y el ministro de Justicia, Mustafa Ramid, declararon esta tarde que D.G.V, había sido extraditado a España. El Gobierno español no había solicitado su extradición por lo que difícilmente pudo ser extraditado.

En la gestión que hizo a mediados de julio ante Mohamed VI, don Juan Carlos solo dio el nombre de un preso –Antonio García Vidriel, de 58 años, con problemas de salud- y no pidió el indulto sino su rápido traslado a España para que siguiera cumpliendo su condena, según fuentes diplomáticas españolas. El monarca se mostró además confiado, ante su anfitrión marroquí, en que éste fuese generoso con los presos españoles cuando, dos semanas más tarde, se celebrase la Fiesta del Trono.

La lista de los presos indultados ese día, entre ellos los 48 españoles, ha debido de ser elaborada, como suele ser habitual en Marruecos, por el Ministerio de Justicia, que dirige el islamista Mustafa Ramid, y la Administración penitenciaria, que depende del primer ministro, el islamista Abdelilá Benkiran. A la hora de ponerla a punto se tiene en cuenta la edad del preso, su buen comportamiento y los años que le faltan para acabar de cumplir su condena. D.G.V. tenía aun 28 años por delante. A continuación Mohamed VI suscribe la lista que le someten.

Catorce de los 48 reos españoles indultados no podrán salir de la cárcel hasta que hayan abonado la multa que han sido condenados a pagar a la aduana marroquí a menos que no puedan demostrar que son pobres de solemnidad y no poseen recursos.

Fuente: elpais.com

h1

EL SULTAN DE marruecos QUE PREFERÍA PARIS…

16 junio, 2013

El rey de Marruecos ya no vive aquí
Mohamed VI ha pasado más de dos meses en viajes privados fuera de su país de este año

La última salida al extranjero terminó este fin de semana y duró cinco semanas.

En su ausencia el turco Erdogan no fue recibido por ningún miembro de la familia real.

“Fue el día más feliz” de su vida de inmigrante. Omar el Far, marroquí residente en París, cuenta a través de Facebook su pequeña proeza de hace un mes. Logró sortear a los guardaespaldas del rey Mohamed VI, en la plaza Vendôme, y hacerse una foto con él. “Fue visto y no visto”, comenta. “Ni siquiera tuve la oportunidad de hablar con él”, se lamenta. La felicidad de El Far tras este encuentro fortuito contrasta con el desconcierto y, a veces, la preocupación, expresadas sotto voce, por parte de las élites marroquíes. El de Francia era su tercer viaje privado en lo que va de año. Empezó el 10 de mayo y ha durado cinco semanas.

En total, el soberano alauí ha pasado, desde principios de 2013, 10 semanas de estancia privada en Francia —sobre todo en el castillo de Betz, al norte de París, que adquirió su padre—, en Emiratos Árabes Unidos, y de ahí dio saltos a otros lugares de vacaciones, pero no a España.

Sus ausencias prolongadas han desatado los rumores acerca de supuestos problemas de salud sobre los que la prensa argelina fue la primera en especular pero de los que se ha hecho eco hasta la televisión privada francófona de Luxemburgo RTL. “Mi hermano goza de excelente salud, y si la prensa dice lo contrario, miente”, declaró tajante la hermana del rey, la princesa Lalla Asmae, a un periodista marroquí con el que se cruzó el miércoles en París.

“¿Tiene derecho Mohamed VI, que acumula tantos cargos reales [Comendador de los creyentes, comandante en jefe de las Fuerzas Armadas Reales, presidente del Consejo de Ministros, del Consejo Superior de la Magistratura, del Consejo Superior de los Ulemas, etcétera], a tomarse la libertad de ausentarse tantas veces y tanto tiempo sin ni siquiera anunciar la fecha de su viaje ni su duración?”.

El único que se ha atrevido a hacer públicamente esta pregunta ha sido, hasta ahora, Ali Anouzla, director del diario digital Lakome, en un editorial titulado ‘Absentismo real’. Esta costumbre “plantea un auténtico problema constitucional, político y también moral”, asegura.

Prueba de ello es que, por ejemplo, nada más irse el rey a París, el Istiqlal, el principal socio de Gobierno de los islamistas moderados, anunció su retirada del Ejecutivo. Mohamed VI llamó el 11 de mayo a su líder, Hamid Chabat, y le instó a aplazar cualquier decisión. Este acató de inmediato. “Seguimos esperando su regreso” para zanjar la crisis, explicaba el martes Adil Tchikitou, dirigente del Istiqlal, a la agencia France Presse.

Anouzla es único periodista que, desde Rabat, pone el dedo en la llaga, pero en las redes sociales abundan las preguntas y las bromas. “¿Es más agradable su castillo de Betz que los palacios de Marruecos?”, se pregunta Ahmed, al que otro tuitero responde que “hay que quitar el pasaporte” al monarca “para que no se vaya del país”.

El problema que evoca Anouzla viene de lejos, pero se ha acentuado en los últimos meses. A Mohamed VI, de 49 años, nunca le gustaron los grandes foros internacionales. Ya rehusó acudir, en junio de 2003, a la cumbre del G-8 en Evian (Francia), donde el entonces presidente Jacques Chirac había organizado un aparte para él. Ese mismo año falló incluso al presidente George Bush en la cumbre árabe-americana de Charm el Cheikh. Al sucesor de Chirac, Nicolas Sarkozy, también le dejó colgado, en 2008, en el estreno parisiense de la Unión por el Mediterráneo.

Larga es la lista de cumbres árabes y de la Organización de la Conferencia Islámica a las que tampoco asistió pese a presidir el Comité Al Qods, encargado de defender el carácter islámico de Jerusalén. “¡Qué de oportunidades perdidas para Marruecos!” al estar “representado por individuos carentes de legitimidad constitucional y autoridad para negociar con jefes de Estado extranjeros o comprometer la responsabilidad del país”, recalca Anouzla.

La semana pasada dio plantón a uno de los políticos más influyentes del mundo, el turco Recep Tayeb Erdogan, al que no recibió durante su primera visita a Rabat. Continuó de vacaciones en Francia, pese a que su ministro de Exteriores, Saadedin el Othmani, había anunciado a la agencia de prensa turca Anatolia que sí se reuniría con él.

En algunas ocasiones, Moulay Rachid, de 43 años, hermano pequeño del monarca, le ha sustituido a la hora de atender a huéspedes extranjeros, pero esta vez no fue posible porque el príncipe estaba de vacaciones en Hawai, según el diario digital Alif Post. “Desde enero pasado, cuando, en la cumbre de desarrollo de Riad, Moulay Rachid se negó de hecho a suplir al rey leyendo un discurso en su nombre”, señalan fuentes diplomáticas.

Erdogan se enfadó por el trato recibido. Acortó su estancia en Marruecos y se marchó a Argel, siguiente etapa del periplo magrebí, sin recoger, el 4 de junio, el doctorado honoris causa que le había otorgado la Universidad Mohamed V de Rabat. El feo real a Erdogan no deja de sorprender. ¿Será porque es islamista? Mohamed VI sí se tomó, por ejemplo, la molestia de entrevistarse, el año pasado, con Paulino Rivero, el presidente de Canarias, pero un mes después denegó una audiencia al entonces primer ministro tunecino, Hamadi Jebali.

La prensa marroquí tilda de “fracaso” el viaje de Erdogan, pero omite la ausencia del soberano y lo achaca al boicoteo de la patronal marroquí (CGEM) al primer ministro turco y a los 300 empresarios que le acompañaron. La CGEM lo justificó en un comunicado porque solo se le invitó a preparar la visita tres días antes de que llegase el ilustre huésped, lo que es “poco riguroso”. El órgano de los socialistas Al Ittihad al Ichtiraki atribuye el fiasco de los proyectos empresariales a una intervención “de arriba”, es decir del palacio real.

En junio pasó por Marruecos otro huésped ilustre, el rey Abdalá de Arabia Saudí, que descansó dos semanas en su palacio de Casablanca. Su visita privada sí fue anunciada, el 31 de mayo, por la agencia de prensa oficial saudí SPA y la televisión estatal mostró incluso imágenes de su llegada. El monarca wahabita regresó a Riad, el viernes por la tarde, sin poder saludar a Mohamed VI.

El soberano alauí reapareció en Marruecos justo después. Su primera actividad consistió en presidir, el sábado 15, la ceremonia de fin de curso en el Colegio Real de Rabat donde están escolarizados sus hijos, el príncipe heredero Moulay Hassan, y la princesa Khadija.

Fuente: el país

h1

LAS TACTICAS DEL TERROR EN EL SAHARA OCUPADO

30 mayo, 2013

El método del terror marroquí sobre la juventud, también en Smara ocupada
Sábado 25 de mayo, en Smara ocupada: las autoridades de ocupación marroquí han intensificado su campaña contra los militantes civiles. Al amanecer, comenzaron una amplia campaña de detenciones en varios barrios de la ciudad.

Según nuestro corresponsal, agentes enmascarados, desconocidos hasta el momento en la ciudad, se subieron a los tejados de varias casas para asegurar el ataque antes de que otros agentes irrumpieran en las casas de los militantes perseguidos.

Esta actuación se produce tras una manifestación pacífica organizada ayer viernes por la tarde en el barrio de Tan-Tan. Las banderas de la RASD ondearon mientras los manifestantes coreaban eslóganes políticos hasta que las fuerzas de ocupación intervinieron para dispersarles. Detuvieron al niño Ada Ali Daf, de 12 años, que fue herido en su persecución y tuvo que ser transportado al hospital de El Aaiún ocupada. (Ver fotos).

Pero lo que llama hoy la atención es la reproducción del escenario de detenciones que tuvieron lugar recientemente en El Aaiún ocupada, y que llevó al arresto de seis jóvenes, uno de ellos menor de edad. Agentes de la seguridad especial rodearon la casa del ciudadano saharaui Lbachir Lbsair antes de secuestrarle y llevarle fuera de la ciudad donde le agredieron y le robaron su dinero y su teléfono móvil.

Así pues, este sábado por la mañana, en Smara, las fuerzas de ocupación comenzaron sus operaciones rodeando la casa de la ciudadana saharaui M’barka Alina Mailad antes de subir al tejado de la casa y asaltarla para detener a su sobrino Salah Lbsair. M’barka Alina, que pasó 16 años en una mazmorra secreta al sur de Marruecos, dijo que las fuerzas de ocupación marroquí destruyeron deliberadamente muebles y equipamiento de la casa aun sabiendo que Salah no estaba allí.

A las 5h de la mañana, en el barrio de El Wahda, las fuerzas de ocupación rodearon la casa del ciudadano saharaui Walda Lghzal para detener a su hijo Bucharaya. Éste no estaba en casa y los policías actuaron de la misma manera, destruyendo el equipamiento de la casa, e insultaron a la madre, Bakkara Chakouti.

Operaciones parecidas han tenido por objetivo a los activistas de la intifada Khalil Lamjad, en el barrio de El Fatah, Khalil Mayara, en el barrio de Taqadum, y Salah Sbaiti y Mohamed Salouki, en el barrio Essalam.

Según informa nuestro corresponsal en Smara, es el comisario Abdelhakim quien ha dirigido estas operaciones ilegales. Tanto estos actos como los de El Aaiún muestran la intención de las autoridades de ocupación de aterrorizar a los ciudadanos saharauis y disuadirles de su lucha pacífica, en particular tras el anuncio de la inclusión de Smara en el programa de visitas previstas por el Enviado personal del Secretario General de la Organización de Naciones Unidas.

Fuente: http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article52574

h1

EL EMBAJADOR HOLANDES PROVOCA A LOS HOMOFOBOS MARROQUIES

28 mayo, 2013

El osado embajador holandés que defiende a los gays en Marruecos
Por: Ignacio Cembrero | 27 de mayo de 2013
Ronald Gerard Strikker lamenta en Facebook las recientes condenas de cuatro homosexuales a penas de entre cuatro meses y tres años de cárcel
Las condenas de parejas homosexuales no son frecuentes en Marruecos. Las redadas, cuando celebran fiestas, o los juicios expeditivos de chaperos sí son algo más corrientes. Este mes, sin embargo, los tribunales marroquíes han condenado a sendas parejas gays a cuatro meses de cárcel, en Temara, y a tres años en Souk el Arbaa.
Este inusual frenesí represivo ha sacado de sus casillas a Ronald Gerard Strikker, el embajador en Marruecos de los Países Bajos, el primer país que legalizó en 2001 el matrimonio homosexual. El jefe de misión ha quebrado los usos diplomáticos para acusar públicamente a la justicia marroquí de homófoba. En Marruecos la justicia se pronuncia en nombre del rey.
“Estoy entristecido porque las autoridades marroquíes han condenado recientemente a dos parejas homosexuales a penas de hasta tres años de cárcel”, escribe Strikker, en francés, en la página de la embajada en Facebook. “Esto ha sucedido cuando acabamos de celebrar la jornada mundial en la lucha contra la homofobia”, prosigue.
El embajador recuerda que el 17 de mayo de 1990 “la Organización Mundial de la Salud [decidió] suprimir la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales (…)”. “Para mí es un anacronismo que la homosexualidad siga siendo considerada en Marruecos como un crimen casi 25 años después de esta decisión de la OMS”, añade.
“Las condenas a prisión van, en mi opinión, en contra del primer artículo de la Declaración Universal de Derechos Humanos que establece que “todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos”, afirma Strikker. “Espero en que un día los homosexuales en Marruecos sean aceptados como ciudadanos con plenos derechos que no están enfermos ni son criminales”, concluye.
El lunes 20 de mayo dos jóvenes, un ingeniero de 28 años, y un parado de 20, fueron condenados en Temara, junto a Rabat, a cuatro meses. Ambos negaron ante el presidente del tribunal la acusación de homosexualidad recogida en el informe policial: “Discutíamos en el coche, nada más”. “No hicimos nada ilegal”, añadieron, según la prensa marroquí.
Una semana antes otros dos varones habían sido condenados en Souk el Arbaa (norte) a tres años, la pena máxima prevista en el código penal marroquí (artículo 489), y mil dírhams (90 euros) de multa, por haber mantenido durante 10 años una relación homosexual al margen de sus respectivos matrimonios. Una de las esposas explicó ante el juez, según el diario As Sabah de Casablanca, que respaldaba la severa pena solicitada por el fiscal porque su marido le había sido infiel con un hombre y no con una mujer. Todos los condenados han ingresado en prisión.
“Me pregunto si este empeño en condenar a parejas y no solo a chaperos guarda alguna relación con la llegada, hace más de un año, de los islamistas al Gobierno de Marruecos y, más concretamente, al Ministerio de Justicia”, comentó Samir Bargachi, que dirige desde España la asociación Kif-Kif de apoyo a los homosexuales marroquíes.
El post del embajador ha suscitados miles de comentarios de marroquíes en las redes sociales. Por un lado algunos le critican por su intromisión “colonialista” en los asuntos internos de Marruecos y le reprochan la facilidad con la que se practican abortos “criminales” en los Países Bajos; mientras que otros le felicitan por su valentía y lamentan que los demás embajadores de la Unión Europea no hayan tomado iniciativas similares.
Antes de que el embajador cause sensación con su pronunciamiento el Instituto Holandés en Marruecos ya había patrocinado este mes una exposición fotográfica del bullicioso Movimiento Alternativo para las Libertades Individuales con la que quería expresar su rechazo a la homofobia.