Posts Tagged ‘sahara libre’

h1

INTENTAN EVITAR LA DEPORTACIÓN DE UN ACTIVISTA SAHARAUI CONDENADO A CADENA PERPETUA

4 marzo, 2015

El saharaui que crispa a Marruecos

Hassanna Aalia tenía seis o siete años. Un día, cuando estaba en la escuela, un profesor marroquí perdió la paciencia y, colérico, levantó la voz para regañar a los alumnos. “¡Saharauis sucios!”, espetó en medio de la clase. “¿Sucios? ¿Por qué sucios?”, se preguntó entonces aquel niño. Y esa primera inquietud, planteada solo en su cabeza, fue desencadenando muchas otras: “¿Por qué nos tratan mal? ¿Por qué me obligan a aprender un idioma diferente al de mis padres? ¿Por qué hay tantos militares y policías en las calles? ¿Por qué papá se esconde para escuchar las noticias en la radio? ¿Por qué huyeron mis tíos? ¿Por qué tenemos miedo?”. Las respuestas llegaron poco a poco —en esa transición de la niñez a la adolescencia, que en su caso también fue una transición de la inercia al activismo—, pero hoy, con 26 años y a 2.000 kilómetros de distancia, Aalia las resume así: “Son las consecuencias de haber nacido en un territorio ocupado”.

El territorio del que Aalia habla desde Bilbao es el Sáhara Occidental, colonia de España hasta 1975. La escuela que hoy recuerda estaba en aquella región anexionada y gestionada por Marruecos desde 1976, vigilada por una misión de la ONU desde 1991 y a la que —insiste con vehemencia— no puede volver. “Si regreso, me encierran de por vida”, cuenta Aalia, un joven flaco, de mediana estatura, que habla con la voz baja, casi como si estuviera revelando un secreto, y al Rabat acusa de tener relación con la muerte de 11 agentes marroquíes y dos civiles.

Su vida se ha partido en dos: en un antes y un después de su participación en los campamentos de Gdim Izik, entre octubre y noviembre de 2010. La protesta —una especie de acampada a las puertas de la ciudad de El Aaiún, la capital— reunió a 20.000 personas que exigían mejores condiciones de vida. “Fue el inicio de la primavera árabe“, valora con una mezcla de orgullo y desazón, en partes iguales, porque ese también fue el inicio de su autoexilio.

Hoy ha debido acostumbrarse a vivir entre flashes y micrófonos, a peregrinar por Ayuntamientos y Parlamentos, a participar en conferencias universitarias, a reunirse con abogados, incluso a caminar por la calle y que le pidan una foto. Pero hoy, sobre todo, espera que el Ministerio del Interior revierta la decisión de denegarle el asilo político que pidió hace tres años. Aalia llegó a España en octubre de 2011 con una beca de formación en derechos humanos coordinada por EGE, una ONG vasca que trabaja, principalmente, en el desarrollo de mujeres y jóvenes. En esas estaba cuando se enteró, ya en Bilbao, de que en Marruecos se había emitido una orden de búsqueda y captura por su participación en Gdim Izik.

Aalia argumenta que en 2013 un tribunal militar de Rabat le condenó —a él y a una veintena de saharauis— por la muerte de 11 agentes y dos civiles durante el desmantelamiento de los campamentos, el 8 de noviembre de 2010. Él niega haber matado a nadie e, incluso, duda de que en realidad hayan fallecido todas esas personas. Su “único delito”, añade, fue “atreverse” a disentir. Su labor en Gdim Izik, según su versión, consistía en trasladar a representantes de ONG y periodistas desde El Aaiún, sin que fueran detectados en los controles militares.

¿Qué pasó ese 8 de noviembre? “Los militares desmantelaron los campamentos por la fuerza y entraron brutalmente a las casas de El Aaiún para buscar a los organizadores”, cuenta Aalia, que añade que durante la mañana participó en las manifestaciones, pero por la tarde, cuando vio que empezaron las detenciones, se escondió en la casa de una amiga.

Aalia asegura que su labor consistía en trasladar a ONG y periodistas desde El Aaiún hasta los campamentos

Marruecos ofreció otra versión y justificó el ingreso porque un grupo con “antecedentes penales” se había “apoderado” de los campamentos y estaba obligando a los saharauis a permanecer en ellos. “Nosotros participamos libremente”, reprocha Aalia, “¿en serio creen que alguien podía retener a tantas personas?”.

El juicio ha sido cuestionado por organizaciones como Amnistía Internacional o Human Rights Watch, entre otras razones, porque un tribunal militar juzgó a civiles —un procedimiento habitual en Marruecos desde hace décadas— y por las denuncias de torturas para conseguir las supuestas confesiones. “Interior se apoya en la sentencia, sin cuestionarla, para denegarle el asilo”, critica Javier Canivell, abogado de Aalia y responsable del Servicio Jurídico de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) en Euskadi. El ministerio, contactado por este periódico, no ha querido pronunciarse sobre el caso por la confidencialidad de los expedientes de asilo.

La defensa destaca que Aalia fue juzgado “en rebeldía” porque no estuvo presente en el juicio y que por ello no tienen un documento oficial en el que conste que Aalia ha sido condenado a cadena perpetua. “Nos basamos en las versiones de quienes estuvieron en el juicio y en los informes de observadores y organismos de derechos humanos“, señala Canivell.

¿Qué pasa después de la denegación? Aalia tenía 15 días para salir de España desde que se le notificó la decisión, el pasado 19 de enero. No lo hizo. Su defensa presentó un recurso ante la Audiencia Nacional para que revise el proceso y suspenda cautelarmente la orden de salida.

Aalia, mientras tanto, cuenta que continuará denunciando los “abusos” de Marruecos. Un activismo que empezó con 17 años cuando —dice— escuchó por primera vez el himno saharaui durante una manifestación. Al inicio solo se unía a las protestas, pero después empezó a participar en la organización, una tarea por la que —asegura— ha sido detenido “tantas veces” que no recuerda con precisión. “Más de 10, por lo menos. Te golpean, te quitan la ropa, te amenazan con violarte con botellas. Lo que buscan es que tengas miedo, te calles y dejes de protestar”.

Cuando no está en conferencias o reunido con algún político, Aalia intenta llevar la vida de cualquier joven de su edad. De vez en cuando queda con sus amigos por WhatsApp para tomar algo en el Casco Viejo o se conecta a Internet para hablar con su familia en El Aaiún —sus padres y cuatro hermanos—. Vive en Bilbao con la familia de Itziar Fernández Mendizábal, una activista 64 años a la que llama “ama” y a la que presenta como su “mamá vasca”. Ella preside la ONG que le ofreció la beca. “En el Sáhara conocí a Hassanna y a su familia, unas personas comprometidas. Vimos que lo habían expulsado del instituto y que allí no tenía oportunidades de formarse”, relata Fernández, casi con recelo, porque prefiere hablar más del Sáhara y menos de su vida.

“Mi mamá vasca fue a la boda de mi hermana y me trajo vídeos. Fue una manera de estar ahí”, cuenta Aalia en el salón de su casa. Del techo cuelgan telas que imitan la forma de una jaima, una especie de tienda de campaña típica del Sáhara. “Lo ha hecho ama, creo que para que me sienta en casa”.

h1

ASÍ ASESINAN LOS MARROQUÍES A LOS SAHARAUIS… RELATOS DEL GENOCIDIO SAHARAUI EN LA AUDIENCIA NACIONAL

6 octubre, 2014

Un testigo relata ante el juez Ruz el fusilamiento de dos saharauis por soldados marroquíes

Uno de los testigos citados a declarar este lunes en la causa sobre el genocidio del Sáhara, que continúa pese a la limitación de la justicia universal, ha relatado este lunes ante el juez Pablo Ruz el fusilamiento de dos personas en la región de Amgala en 1976 por parte de los soldados marroquíes.

Abba Ali Said Daf ha declarado junto a otros cinco testigos, familiares de ocho personas desaparecidas en la región del Sáhara Occidental, habitada por saharauis nómadas dedicados al pastoreo.

Los cadáveres de estas ocho personas, algunas de ellas de nacionalidad española, fueron hallados en una fosa común en junio de 2013 y exhumados por un equipo de forenses españoles, que encontraron documentos de identidad españoles.

Los testigos citados a declarar presenciaron las detenciones, torturas y ejecuciones sumarias que las fuerzas armadas marroquíes llevaron a cabo presuntamente en la región de Amgala entre el 12 y 13 de febrero de 1976.

Le dejó marchar tras gritar “viva el rey”

Tras declarar ante el juez, el testigo ha contado luego a los medios que todavía recuerda los hechos, ocurridos en febrero de 1976, como si hubieran ocurrido hoy, porque nunca ha podido olvidar lo que pasó.

Además, ha relatado que vio cómo dos personas fueron ejecutadas y que él, que tenía 14 años, era la tercera que iba a ser fusilada, pero que finalmente consiguió salir indemne al suplicar a un soldado que le dejó ir tras gritar “viva el rey” y “viva el ejército de Marruecos“.

El portavoz de la Asociación Pro Derechos Humanos de España (Apdhe), Mahmud Selma Daf, ha explicado que estos fusilamientos fueron parte de “un exterminio” hacia el pueblo saharaui, ya que las fuerzas marroquíes tenían entonces la orden de acabar con todos los miembros de ese pueblo sin importar su nacionalidad.

“Hoy es un día histórico para todos nosotros, familiares de las víctimas, ya que han podido comparecer ante el juez todos sus sufrimientos y lo que han supuestos estos 38 años de espera para conocer el paradero de sus familiares“, ha dicho el portavoz.

Preguntado por la cooperación de las autoridades marroquíes con la justicia española, Selma Daf ha esperado que respondan a los requerimientos del juez. “Esperemos que algún día todos los familiares lleguen a conocer la verdad y tengan derecho a la reparación”, ha dicho.

Las víctimas siguen desaparecidas

Según precisa la Asociación Pro Derechos Humanos de España (APDH), que acompaña a los testigos en su declaración, los abusos denunciados se produjeron dentro de una operación de barrido de la población nómada que tradicionalmente ha vivido en la zona dedicada al pastoreo.

La mayor parte de las víctimas de esta matanza siguen desaparecidas sin que las autoridades marroquíes hayan dado hasta ahora explicaciones sobre su suerte o el paradero de sus restos a sus familiares, indica APDH.

Los testigos llamados a declarar el lunes constituyen una excepción a esta situación ya que son familiares de ocho desaparecidos hallados en una fosa común encontrada en junio de 2013 y exhumada por un equipo de forenses españoles.

Querella contra 31 militares saharauis

Los peritos forenses Martín Beristáin y Francisco Excheberria prestaron declaración el pasado 12 de febrero junto a un testigo saharaui. Los seis testigos que han declarado este lunes también habían sido citados a declarar ese día pero no pudieron acudir ante la Audiencia Nacional al carecer visado de entrada en España.

La Asociación Pro Derechos Humanos de España solicitó a Ruz la ampliación de la querella admitida a trámite por su Juzgado en 2006 tras descubrir esta fosa común en Smara, en el Sáhara Occidental, y que se dirige contra 31 militares saharauis. El enterramiento ocultaba los restos mortales de seis adultos y dos menores, algunos de ellos con documentación española.

Los querellantes aseguran que Marruecos ocupó el territorio “mediante una cruenta guerra y masacre contra el pueblo saharaui que duró 16 años”, y el Ejército marroquí llevó a cabo “el secuestro, encarcelamiento y desaparición” de cientos de saharauis, la mayoría con nacionalidad española.

Reforma de la justicia universal

El juez Ruz rechazó el pasado mes archivar esta causa tras la reforma de la legislación que regula la justicia universal. Consideró que el Sáhara Occidental era territorio español cuando ocurrieron los hechos y, por tanto, a este caso no le afecta la reforma.

Aseguró que la causa es competencia de los tribunales españoles porque los hechos se cometieron contra ciudadanos españoles “en territorio que, a todos los efectos, debe tener la consideración de español en el momento de comisión (1975)”, ya que el Sáhara Occidental era entonces una provincia española.

El magistrado investiga una segunda causa sobre genocidio en el Sáhara, interpuesta por la Asociación Saharaui para la Defensa de los Derechos Humanos (Asadeh), contra 28 miembros del Frente Polisario y altos cargos del gobierno argelino.

h1

VIDEO DE APOYO A LOS PRESOS POLITICOS SAHARAUIS

5 febrero, 2013

h1

JUICIO MILITAR A 24 CIVILES SAHARAUIS EN EL SULTANATO DE MARRUECOS

1 febrero, 2013

Inicio / Política
Comenzó en Rabat el mayor juicio contra saharauis de los últimos años
EFE – Rabat
01/02/2013 – 17:20h

Comenzó en Rabat el mayor juicio contra saharauis de los últimos años
El juicio contra 24 saharauis por los disturbios de 2010 en el campamento de Gdaim Izik (a las afueras de El Aaiún) que se saldaron con 13 muertos comenzó hoy en el Tribunal Militar de Rabat en medio de una gran expectación jurídica y mediática.

Este es el mayor proceso contra ciudadanos saharauis de los últimos años, y se celebra después de que los acusados hayan pasado más de dos años en detención preventiva, detalle que ha sido frecuentemente denunciado por numerosas organizaciones humanitarias.

Los acusados, todos vestidos con la darraa (túnica tradicional saharaui) entraron en la sala entonando lemas por la libertad del Sáhara Occidental y la autodeterminación, y uno de ellos dio vivas al Frente Polisario.

A las afueras de la sala, un grupo de saharauis reclamaba la liberación de sus amigos y familiares por un juicio que tildaron de “político”, mientras a escasos metros familiares de las víctimas exigían que se haga justicia y defendían la “marroquinidad” del Sáhara, en medio de un impresionante despliegue policial.

El portavoz del Gobierno marroquí, Mustafa al Jalfi, negó ayer cualquier motivación política tras el juicio a los saharauis, y justificó el hecho de que comparezcan ante un tribunal militar por el hecho de que la ley marroquí así lo establece cuando la víctima de un crimen es un miembro de la fuerza pública.

En los disturbios que siguieron al desmantelamiento del campamento de Gdaim Izik perdieron la vida 11 agentes del orden marroquíes y dos civiles saharauis, convirtiéndose en los sucesos más trágicos vividos en el Sáhara Occidental desde el alto el fuego declarado entre las partes (Marruecos y el Frente Polisario) en 1991.

Tras ser aplazado en dos ocasiones, el juicio se abrió hoy con la presencia de juristas observadores llegados de España, Francia, Italia o Luxemburgo, además de diplomáticos de varios países occidentales, en lo que fue visto como un “test” a la justicia marroquí tras la promulgación de la nueva constitución.

Cerca de setenta policías de uniforme estaban presentes en una sala en la que se sentaron los familiares de las víctimas y -sólo tras las protestas de la defensa- también los familiares de los acusados saharauis.

En una práctica inédita en Marruecos, el presidente del tribunal militar había llamado a traductores al español, francés e inglés en atención a los numerosos observadores internacionales, pero la defensa protestó porque ello alargaría innecesariamente el juicio, y el presidente despidió a los traductores.

El presidente de la sala también dijo que aceptaría estudiar la comparecencia de nuevos testigos solicitados por los abogados defensores, que pueden demostrar que los acusados no estuvieron implicados en la muerte de los policías.

En cualquier caso, dijo que pretende llegar a esclarecer la verdad de los hechos “aunque el juicio lleve un año”, y se comprometió a respetar en adelante el carácter público del proceso.

Uno de los abogados defensores recordó que cinco de los saharauis juzgados formaban incluso parte de un “comité de diálogo” previo al desmantelamiento del campamento, y que el mismo ministro del Interior en aquella época, Taieb Cherkaui, podría testificar en ese sentido.

En todo caso, el juez mostró un especial interés en respetar el procedimiento, como lo señaló a Efe la abogada defensora Yamila Suiri, presidenta de la Asociación Adala por la reforma de la justicia.

Los familiares de las víctimas han constituido una “Coordinadora de familias y amigos” que reclaman por su parte que se haga justicia con los agentes muertos.

“No queremos venganza ni la pena de muerte contra los acusados, pero sí queremos que se haga justicia y poder así hacer el duelo final por nuestra gente”, dijo a Efe Ahmed Atartur, primo de uno de los policías muertos en los disturbios.

Por su parte, los familiares de los saharauis los consideran inocentes, insisten en la falta de pruebas contra ellos y exigen su inmediata liberación tras más de dos años sin una acusación formal.

Según la agencia oficial MAP, los cargos que la fiscalía quiere aplicar a los acusados son “constitución de bandas criminales, violencia contra las fuerzas del orden con resultado de muerte, premeditación y mutilación de cadáveres”.

Vía: http://www.eldiario.es/politica/Comenzo-Rabat-juicio-saharauis-ultimos_0_96590807.html

h1

LA FAMILIA REAL MARROQUI: CORRUPTOS Y ASESINOS

16 septiembre, 2008

¿Será juzgado un miembro de la familia real de Marruecos?

La prensa independiente pide que se siente en el banquillo un tío de Mohamed VI que tiroteó a un policía de tráfico

IGNACIO CEMBRERO – Madrid – 16/09/2008

 

“No eres más que un mosquito y te atreves a pedirme la documentación”. “Soy tu dueño y señor”. El conductor de un todoterreno Infinity, de color negro, contestó encolerizado a Tariq Mouhib, un policía de 32 años, que le acababa de pitar tras constatar que se había saltado un semáforo en la Corniche, el paseo marítimo de Casablanca.

Cuando un guardia de la circulación interpela a un miembro de la familia real marroquí que ha cometido una infracción circulatoria con un vehículo con matrículas ordinarias, el automovilista declina su identidad y el policía se cuadra para saludarle. La falta queda así saldada.

Pero Hassan Yacoubi, esposo de la princesa Lalla Aicha, cuñado del difunto Hassan II y tío político del rey Mohamed VI, no se identificó hace una semana. Insultó incluso al policía sobre el que llegó a abrir fuego. “¿Crees que eres el único que posee un arma?”, la espetó. “Yo también tengo una, insecto”. A continuación la sacó de la guantera y le disparó en una pierna. El agente cayó al suelo.

 

El guardia fue rápidamente evacuado por una ambulancia a una clínica privada y se le restringieron las visitas, pero el agresor permaneció en su vehículo rodeado por varias decenas de transeúntes indignados por su comportamiento. La policía, con el director regional a la cabeza, tardó un poco más en acudir pese a que en su radio un periodista pudo escuchar el mensaje: “Es un pez gordo. La situación es delicada”. Cuando llegó protegió a Yacoubi y se lo llevó en su propio todoterreno.

 

Tres horas después la MAP, la agencia de prensa oficial, difundía una nota en la que precisaba que Yacoubi, del que no desvelaba que pertenecía a la familia real, “sufre desde hace varios años de la enfermedad de Korsakoff que provoca una grave degeneración mental” “Ha sido sometido a diversos tratamientos psiquiátricos durante cinco años (…)”. “Desde 1995 gozaba de un permiso de armas que le ha sido inmediatamente retirado”.

 

“¡Buena astucia!”, ironiza el diario Le Soir Echos de Casablanca dejando entrever su escepticismo sobre la dolencia. Causada por el alcoholismo crónico, la enfermedad de Kordakoff provoca amnesia, problemas sensoriales y motores y gran confusión, pero no estados agresivos. ¿Cómo un enfermo puede disponer de un permiso de armas?, se pregunta además al unísono la prensa independiente marroquí.

 

La fiscalía de Casablanca, que ha abierto una investigación, ordenó el ingreso de Yacoubi en un establecimiento psiquiátrico de Salé. “Una semana después del suceso no ha formulado aún cargos contra el supuesto agresor”, se sorprende, sin embargo, Ali Anouzla, director del diario “Al Jarida al Oula”.

 

Anouzla y Rachid Niny, director del periódico Al Massae, el de mayor tirada, han pedido al monarca, en sendos editoriales, que de un ejemplo y permita que su pariente sea juzgado. Si acepta sería la primera vez que un miembro de la familia real marroquí se sienta en el banquillo.

 

Este incidente “muestra con claridad que las relaciones entre el palacio real y una parte de la prensa marroquí son execrables”, se lamenta Khalil Hachimi Idrissi, director del rotativo oficialista Aujourd’hui Le Maroc. Su cobertura del suceso “tiene algo de malsano, que se asemeja con un ajuste de cuentas (…)”, prosigue. Idrissi cree haber leído entre líneas el regocijo de sus colegas. “Esta vez os hemos pillado y vais a ver lo que vais a ver”, razonan, según él, los periodistas marroquíes mientras se frotan las manos.

h1

EL SULTAN ASESINO Y CORRUPTO

15 septiembre, 2008

Los presuntos asuntos turbios de la familia real marroquí, tema central de la prensa independiente

La monarquía marroquí -especialmente el monarca Mohamed VI- se ha convertido en estos días en el centro de interés de la prensa independiente y también de la opinión pública por algunos asuntos algunos tan escandalosos como un presunto intento de homicidio indirecto cometido por el marido de su tía contra un policía. Desde hace dos semanas, el rey no abandona la portada de algunos semanarios y periódicos independientes en Marruecos y también la prensa digital. El primero fue el semanario ‘Al Hayat’ (La Vida), que reprodujo un artículo publicado por la revista estadounidense Forbes sobre la fortuna del rey Mohamed VI, calificándole como el séptimo monarca más rico del mundo.

Las críticas no se hicieron esperar, la gente y los periodistas volvieron a preguntarse por la inmensa fortuna del rey marroquí en un país que vive la pobreza y las crisis económicas sucesivas. Y como siempre la pregunta que se plantea es la misma, “¿Por qué el rey no invierte su dinero en Marruecos en vez de dejarlo en los bancos en el extranjero?”. Días después, la opinión pública se despertó con la detención de un periodista que trabaja para el periódico digital, hespress.com. El ‘crimen’ cometido por Mohamed Raji fue publicar un artículo en el que criticaba al monarca por supuestamente favorecer la cultura de otorgar favores a algunos funcionarios sin justificación, despilfarrando así los bienes del pueblo marroquí.

En un país cuya constitución otorga al rey el estatuto de ‘Sagrado’, según el artículo 19, le cayó a este joven dos años de cárcel, pero lo más llamativo es que el juicio celebrado en el tribunal de Agadir, al sur del país, el lunes pasado duró exactamente siete minutos, el más rápido de la historia del país. Los defensores de la libertad de expresión emprendieron una campaña para sacar al joven de la cárcel, y ante la magnitud de la campaña nacional e internacional, el palacio ordenó a la justicia liberar al periodista, que salió en libertad provisional el jueves pasado. El mismo día, la opinión pública se quedó sorprendida por un hecho inusual en Marruecos. Un policía detuvo un coche en Casablanca porque su conductor no respetó el semáforo en rojo. El policía, al pedir los papeles al conductor, se encontró con que éste último sacó una pistola y abrió fuego contra el agente, que recibió tres balas en su pierna. Resulta que el conductor parece que es miembro de la familia real, se llama Hassan Yahkubi y es el marido de la princesa Aicha, la tía de Mohamed VI. El rey ordenó el envió de Yahkubi a un manicomio, bajo pretexto que es un perturbado mental, pero las asociaciones de derechos humanos piden justicia, y el periódico Al Massae, el de mayor difusión pública, que el rey debe dar un ejemplo moral y político permitiendo a la justicia juzgar a su pariente, tras presuntamente cometer este crimen. Los ayudantes del rey quisieron censurar la noticia, pero los periodistas no les hicieron caso.

Mientras tanto, parece que este mes de septiembre es nefasto para el rey Mohamed VI, una publicación española, la revista ‘Época’, le acusa de estar detrás de la noticia publicada por el periódico marroquí, Lobservateur.ma que señala que el ex presidente del gobierno español, José María Aznar, es el padre del hijo de la ministra de justicia francesa, Rachida Dati, de origen marroquí. Un comentarista escribió en hespress.com que parece que los asuntos del rey Mohamed VI se han convertido en un culebrón de las telenovelas de América Latina que empiezan pero no terminan.

h1

TODOS CON EL SAHARA!!!

1 septiembre, 2008

Para todos los que estamos a favor del pueblo saharaui en su legítima lucha y en contra de la corrupción y ocupación ilegal de marruecos, firmad en todosconelsahara.com para presionar al gobierno español, a ver si de una vez se deja de bajar los pantalones con nuestros indeseables vecinos del sur.

Gracias.

Sáhara Libre YA!!!