Posts Tagged ‘sultan’

h1

REPRESIÓN EN marruecos

29 mayo, 2017

Marruecos opta por la represión en el Rif: intenta decapitar la rebelión

El corazón del Rif había quedado sumido en una tregua, por lo menos hasta finales de julio cuando estaba convocada la siguiente gran manifestación, pero las autoridades marroquíes dieron el viernes al traste con ella. No está claro si volvieron a meter la pata o si quisieron acabar de una vez con la rebelión, que empezó hace siete meses, en la provincia de Alhucemas.

Esta vez ha sido el Ministerio de Asuntos Islámicos el que ha echado leña al fuego al querer utilizar a los imanes para desactivar las protestas en Alhucemas y sus alrededores. Recurrir a la religión para alcanzar fines políticos forma parte de las costumbres de su titular, Ahmed Toufiq, no solo en Marruecos sino más allá de sus fronteras empezando por Ceuta y Melilla donde tutela a casi todos los clérigos musulmanes.
Toufiq exigió a los imanes de la provincia de Alhucemas, todos ellos asalariados de su ministerio, que el viernes, el día que más fieles acuden a rezar, pronunciaran un sermón en el que reprochasen a los jóvenes rebeldes el fomentar la “fitna”, el enfrentamiento entre musulmanes. Su orden ponía de facto fin a la tensa calma que reinaba en la provincia desde hacía ocho días.

Tras la gigantesca manifestación del 18 de mayo el Gobierno marroquí se había mostrado conciliador. Cuatro días antes, el 14 de mayo, los seis partidos políticos que conforman la mayoría gubernamental habían estimulado las protestas al publicar un comunicado en el que acusaban a sus cabecillas de “promover ideas destructoras que siembran la discordia” y, peor aún, de ser “separatistas”, es decir nacionalistas rifeños.
A principios de esta semana hubo un cambio de registro. Una delegación de ministros y directores de instituciones públicas viajó hasta la provincia marginada y anunció proyectos sociales, educativos y nuevas infraestructuras, pero no concesiones políticas o culturales. Prometió la apertura en Alhucemas de una antena de la universidad de Tánger, la rehabilitación de escuelas, la contratación de 500 profesores, la remodelación y adquisición de equipamientos para un centro oncológico etcétera. El Estado estaba dispuesto a gastarse unos 900 millones de euros.

La prédica de los imanes puso fin el viernes a la tensa tregua. Causó un gran malestar entre los fieles hasta el punto de que, como sucedió en la mezquita de Omar Ibn Al Khattab en Imzouren, se marcharon del templo para mostrar su desaprobación.

Nasser Zefzafi, de 39 años, el líder carismático de la revuelta rifeña, estaba entre los asistentes al rezo en la mezquita Mohamed VI, la mayor de Alhucemas. Se levantó de inmediato cuando el imán comenzó a arremeter, sin nombrarle, contra el movimiento que él encabeza. Le arrebató el micrófono y se puso a “predicar” acusando al “majzén” (los centros de poder que rodean al rey) de ser el verdadero causante de la “fitna”. “¿Están hechas las mezquitas para Dios o para el “majzén”?”, se preguntó indignado.

Escoltado por decenas de jóvenes Zefzafi volvió entonces a su casa desde cuyo tejado continuó arengando a la muchedumbre hasta que las fuerzas de seguridad de acercaron para apresarle. Huyó entonces a toda prisa. El fiscal general del rey en Alchucemas confirmó poco después, en un comunicado, que había ordenado su detención por “entorpecer la libertad de culto” al haber “impedido al predicador continuar su sermón y pronunciar un discurso provocador en el que insultó al imán” y “perturbó la tranquilidad y sacralidad del culto privando a los fieles de la última oración del viernes del mes de Chaâbane” (mayo).

Si Zefzafi hubiese pronunciado esas mismas palabras fuera de la mezquita no habría puesto en bandeja a las autoridades un pretexto para detenerle y, probablemente, encarcelarle. La prensa afín al poder, como el diario online “Le 360”, acusa ya a Zefzafi de “comportarse como Al Baghdadi [líder del Estado Islámico] durante la oración del viernes”.
En su escondite, que la policía busca día y noche, Zefzafi grabó un vídeo ampliamente difundido en las redes sociales. Asegura estar bien e insta a los jóvenes rifeños a “preservar el carácter pacífico de sus manifestaciones”. “Hemos vencido y hemos visto el miedo en sus rostros”, concluye refiriéndose al “majzén”.
Los jóvenes de Alhucemas no han seguido sus consejos. Con piedras y palos atacaron, el viernes por la tarde, a los antidisturbios obligándoles a veces a retroceder y causando tres heridos graves en sus filas, según un balance oficial. Las fuerzas del orden tampoco flaquearon a la hora de reprimir. El sábado por la mañana habían detenido a una veintena de jóvenes cabecillas y trataban de echar el guante a bastantes más. No les temblaba el pulso a la hora de registrar numerosos domicilios particulares empezando por el del propio Zefzafi.
Rabat parece haber optado por la represión sin contemplaciones. Prueba de ello es el nuevo comunicado del fiscal en el que señala: “Los primeros elementos de la investigación han puesto de relieve que las personas implicadas (…) se han beneficiado de transferencias de fondos desde el extranjero así como de un apoyo logístico para desarrollar campañas contra la unidad del reino y sus instituciones así como contra los símbolos del Estado (…)”. El mensaje implícito es que el Estado no puede dialogar con “traidores” que enarbolan la bandera de la efímera República del Rif (1921-1926).
El fiscal no menciona a Argelia, pero probablemente la que tiene in mente. Asume así las denuncias formuladas por un puñado de medios de comunicación marroquíes y, sobre todo, algunos internautas afines al poder y muy activos en las redes sociales. Todos ellos sostienen sin aportar pruebas que el “oro de Argel” financia unas protestas cuyo coste es irrisorio.
El que se lleva la palma en Twitter es el Consejo Real Consultivo para los Asuntos Saharianos, un centro de apoyo a la oferta marroquí para el Sáhara Occidental. “Los servicios secretos argelinos no lograrán nunca en Alhucemas lo que no consiguieron en el Sáhara”, es uno de sus mensajes más repetidos. Aquellos que propagan calumnias a través de las redes han descubierto incluso quien es el jefe para Marruecos del servicio secreto argelino: un periodista español que desde Tetuán cubre el país donde reside para varios diarios en España.

La prueba de sus vínculos con los “separatistas” rifeños la constituye una foto suya sentado en un salón junto a Zefzafi cuando le fue a entrevistar poco después de haberse reunido con el primer ministro marroquí, Saahedine el Othmani, para formularle también algunas preguntas. Afortunadamente buena parte de la prensa marroquí se ha tomado a broma estas acusaciones.

Anuncios
h1

MOHAMED6, CON SU DINERO LEJOS DE MARRUECOS

11 abril, 2016

El rey de Marruecos justifica sus sociedades en Panamá por la discreción en sus negocios

Así lo manifiesta el abogado de la casa Real marroquí tras aparecer el monarca en los papeles de Panamá.
Mohamed VI, rey de Marruecos. / EFE

El abogado Hicham Naciri, que representa al secretario particular del rey Mounir Majidi, señalado en los llamados “papeles de Panamá” como titular de dos empresas offshore en Panamá, señaló hoy que el rey Mohamed VI busca a veces “cierta discreción en los negocios de lo que supone su vida privada”.

Naciri, que ofrece hoy las primeras explicaciones del caso en una entrevista concedida al portal electrónico medias24.com, añade, sin embargo, que “el patrimonio (del rey) es gestionado de forma extraordinariamente transparente”, y que en su caso “discreción” no significa “disimulación”.

Naciri explica cómo una sociedad llamada Inmobiliaria Orion, registrada en Luxemburgo, compró en nombre del rey un hotel en París (que no identifica, pero que desmiente sea el Hotel De Broglie, como ha informado algún medio francés), y una segunda registrada en las Islas Vírgenes y llamada SMCD adquirió también en nombre del rey una goleta llamada Boughaz.

Las sociedades fueron supuestamente creadas “ad hoc” para ambas operaciones, aunque esto no lo aclara.

La sociedad Orion y el hotel “fueron vendidos hace 5 ó 6 años”, mientras que SMCD fue “disuelta” y la goleta sigue siendo propiedad del monarca, “matriculada en Marruecos a nombre de Su Majestad”, amarrada a puerto y “no disimulable”, señala.

“En Marruecos -insiste el letrado-, los negocios de la familia real son conocidos y transparentes, buen número de ellos cotizan en la Bolsa de Casablanca y están sujetos a reglas estrictas de comunicación”.

“Para quienes lo ignoran -prosigue- las sociedades que posee la familia real están sometidas regularmente a controles fiscales y son tratadas sin ninguna diferencia con el resto. No hay privilegio ni prebenda”.

El secretario particular del rey Mohamed VI, Mounir Majidi, gestiona todo el patrimonio real y es un hombre extremadamente discreto, que rehúye el foco mediático pese a ser considerado uno de los dos hombres más poderosos del país por debajo del monarca.

La fortuna de Mohamed VI, estimada en 2.100 millones de dólares según el listado de Forbes en 2014, lo convertía en esa fecha en el segundo hombre más rico de Marruecos (por detrás de un banquero) y el decimosexto más rico de África.

h1

EL CANNABIS, UNO DE LOS PILARES DEL SULTÁN MOHAMED VI

5 marzo, 2015

El cannabis uno de los pilares del rey billonario marroquí Mohamed VI, el dilapidador

.

Fuente e imágenes: Globedia

.

En la lista Forbes el rey Mohamed VI figura desde 2008 entre los 10 hombres más ricos del mundo. La Reina de Inglaterra está bastante después. El cannabis es un producto comercial que contribuye a su inmensa fortuna parte de la cual está en paraísos fiscales

Marruecos, a cien kilómetros de las costas canarias y a catorce de las del sur de España, se ha convertido en las últimas décadas en uno de los productores mundiales de cannabis, junto con Líbano, Afganistán o Nepal. Investigadores de la Universidad de Granada (UGR) han analizado por primera vez las diversas partes de la industria del hachís, desde el origen de su producción en el Rif marroquí hasta que llega al consumidor europeo.

.

Ceuta y Melilla, fronterizas con el Reino de Marruecos, se han convertido en grandes hipermercados del tráfico de hachís y de blanqueo del dinero. En los tres últimos años el cultivo y la exportación del hachís marroquí se han duplicado. La incautación de varias toneladas de droga en los últimos tiempos y la desarticulación de  importantes redes de blanqueo de capitales en Melilla han puesto de manifiesto la dimensión de una plaga que sigue creciendo, y que tiene como núcleo principal de producción a la región de El Rif.

Desde la llegada al trono de Mohamed VI la producción de hachís en Marruecos  creció espectacularmente. La superficie dedicada a las plantaciones ha superado las 100.000 hectáreas, y la producción rebasa las 2.000 toneladas. La desarticulación de un grupo dedicado al tráfico de estupefacientes, con la incautación de dos toneladas y media de hachís, y el descubrimiento de una importante red de blanqueo de dinero con la detención de personalidades marroquíes, han puesto de manifiesto el papel de Marruecos como primer suministrador de cannabis a Europa, y la utilización de España y el Mediterráneo como «puertas abiertas» hacia el viejo continente.

El Rif, región tradicional del cultivo de hachís, es una región montañosa muy accidentada, con alturas medias superiores a los 500 metros. Se extiende en una superficie de 20.000 kilómetros cuadrados y comprende las provincias del norte de Marruecos, Tetuán, Alhucemas, Chauen y Nador. Es precisamente esta región la de mayor densidad demográfica, con 130 habitantes por kilómetro cuadrado, de los que el 80% viven en zonas rurales. En los últimos tres decenios la población ha aumentado un 250 por ciento. La tasa de crecimiento en el Rif es de 3, 6%, y la media de prole por familia se sitúa en 7 hijos.

Una gran cantidad de marroquíes de todo el país se trasladan a la zona norte en el momento de la cosecha de hachís. Las superficies dedicadas al cultivo de la droga aumentan cada año. En 2000, el Ministerio de Agricultura marroquí, bajo la apelación de «cultivos industriales», lo estimaba entre 65.000 y 74.000 hectáreas. Dos años más tarde, las cifras del gabinete de estudios español INYPSA calculaban por cuenta de la UE,   una superficie de 79.846 hectáreas. En el año 2010, el propio Ministerio de Agricultura marroquí dio la cifra de 90.000 hectáreas. Un año más tarde, en 2011, superaban las 100.000 hectáreas dedicadas a este cultivo.

El Observatorio Geopolítico de Drogas, con sede en París, cifraba la producción para el exterior entre 1.000 y 1.500 toneladas. Fuentes españolas la estiman en 1.750 toneladas. Hay que tener en cuenta las buenas relaciones entre las monarquías de Madrid y Rabat. Para el ex rey don Juan Carlos, Mohamed era el  mejor amigo de España, eso que don Juan Carlos no fuma cannabis.

Y el Departamento de Estado norteamericano la eleva la producción hasta 2.000 toneladas. De cualquier manera las incautaciones de hachís y derivados, procedentes en un 90% del país magrebí según estimaciones de la Interpol, muestran igualmente un aumento regular. La Organización Mundial de Aduanas y la Organización Internacional de Control de Estupefacientes estiman la parte marroquí en las incautaciones realizadas en Europa entre un 70 y un 80%. Por ejemplo, en 2012, de las 693 toneladas de hierba incautadas por los servicios antidroga en Europa, el 89%  procedían de Marruecos (600 toneladas). A lo que hay que sumar las incautaciones realizadas en el mismo Marruecos, que al año siguiente por ejemplo fueron de 120 toneladas y doblaron en 2000.

La extensión de las zonas de producción de hachís. Durante los tres años de reinado de Mohamed VI, el cultivo de hachís no sólo no se ha reducido ni parado, sino que ha aumentado en cantidad y superficie. Los organismos internacionales encargados del control de drogas han observado que a las «regiones tradicionales» del Rif central, se han añadido paulatinamente otras zonas. En los años 80 la producción se extendió a la provincia de Chauen. En 2004 los cultivos ya alcanzaban las municipalidades de Mokrisset y Zumi, y más recientemente se han extendido a las provincias de Tetuán al norte, Larache al oeste y Sidi Kacem al sur. Otras fuentes hablan de la extensión de los cultivos a provincias más al sur, Taza, El Yadida, Beni Melall e incluso Agadir. A pesar de las declaraciones de Hassan Amrani, Director de la Agencia para el Desarrollo de las Provincias del Norte, nombrado por Hassan II y mantenido en el cargo por Mohamed VI, según las cuales «el cultivo de cannabis cubre una superficie de 65.000 hectáreas estable desde 1994, y es una actividad en vía de desaparición en Marruecos», la producción de hachís desborda ampliamente el Rif tradicional y ello en detrimento de las zonas de cultivo intensas y de los perímetros irrigados en base a los embalses, muchos de ellos cofinanciados por España.

.

.

La política preconizada por la Unión Europea y aceptada en un principio por el Reino de Marruecos de reconversión de los cultivos de droga en cultivos agrícolas rentables ha sido un auténtico fracaso. El rendimiento anual por hectárea de la producción de cannabis difiere según las fuentes, pero se sitúa entre 4.500 euros y 18.000 euros, llegando incluso a 30.000 euros en condiciones óptimas.

La Universidad de Granada ha dedicado un extenso trabajo que forma parte del libro ‘A cannabis reader: global issues and local experiences’, uno de los estudios más completos sobre el cannabis como droga global.

Es decir que Marruecos sigue, pues,   liderando la producción de cannabis en el mundo, un cultivo que hoy los jóvenes en España prefieren al tabaco. Pese a las presiones de la UE y a las prohibiciones y “campañas” del Gobierno para erradicarlo. Y es que el cannabis, viejo pero incómodo conocido, mueve en Maruecos 4.600 millones de euros al año y da de comer a 800.000 personas. Y hace al rey billonario.

Este año, las autoridades marroquíes incautaron una cifra récord de 32, 2 toneladas de resina de cannabis en una sola operación. El informe de Naciones Unidas señala también un descenso en la cantidad de resina incautada en Marruecos: 440.747 kilogramos entre 2005 y 2007 frente a 468.727 entre 2002 y 2004. Según el estudio, Afganistán ocupa el segundo lugar en el mundo, con 440.747 kilogramos durante el mismo periodo de 2005 a 2007. En este último año 2007, del total de cannabis incautado por las autoridades en el mundo, el 4% correspondió a Marruecos.

Aunque este documento indica una reducción teórica de las superficies de cultivo, lo cierto es que su importancia en Marruecos no parece preocupar a los poderes públicos y a los expertos. Más del 21% de la resina de cannabis en circulación en el mundo entre 2005 y 2007 había sido exportado desde Marruecos, mientras que entre 2002 y 2004 sólo era el 17%. Afganistán vuelve a ocupar el segundo lugar con el 9%.

La producción bruta de cannabis en Marruecos se estima en 53.000 toneladas al año, lo que arroja ganancias de millones al año

Las asociaciones locales se muestran escépticas con las cifras contenidas en  informe publicado. “Aunque este documento habla de disminución en las zonas de producción de cannabis”, asegura Mohammed Hamouchi, vicepresidente de la Asociación Rifeña de Derechos Humanos, “y de un aumento de las cantidades incautadas, la realidad es que el porcentaje de producción es muy alto y las cifras de este informe están manipuladas.”.

El cultivo de cannabis representa, desde hace muchas décadas, la única fuente de ingresos para las familias pobres del norte de Marruecos, ignoradas desde los tiempos de Hassan II. Unos 800.000 marroquíes viven de este cultivo ilegal que les asegura un ingreso bruto de 3.600 euros por familia al año. Repartido, un salario de hambre.

El cannabis lo venden en bruto  los pequeños agricultores a 50 dirhams el kilo, mientras que el precio de venta de la resina de cannabis se ha fijado en 4.000 dirhams el kilo.

Cultivado desde el siglo XV en la zona del Rif central, el cannabis se ha expandido en los últimos 20 años hasta las tierras situadas en la costa atlántica, al noroeste del país.

La producción de hachís está prohibida por ley, pero tolerada por unas autoridades o sea los Gendarmes Reales, que también obtienen su beneficio a favor de Mohamed VI. Pese a las presiones europeas sobre el Gobierno marroquí para erradicar este cultivo.

.

.

España, la puerta abierta para el tráfico de cannabis para consumo propio y de todos los países europeos

La geografía impone sus realidades. Si Marruecos es el segundo productor mundial de resina de hachís (hasta hace pocos años era el primero; en 2006 generó el 22% de toda la producción mundial) y los mayores consumidores de este producto se encuentran en Europa Occidental, la vía más sencilla para transportar la droga es España. Así lo clasifica también la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefaciente, organismo de la ONU.

La superficie de cultivo ha pasado de un máximo de 135.000 hectáreas en la primera década del siglo a 47.000 hectáreas, un tercio. Según algunas encuestas oficiales.

Los autores del informe de fiscalización aseguran que “España es el principal punto de entrada a Europa para la resina de hachís” marroquí. Un 34% de los decomisos de esta droga en 2011 se efectuaron en España, y sólo un 12% en Marruecos. El 90% de las detecciones de cargamentos hechas por los funcionarios marroquíes correspondieron a embarques en camiones y ferries con destino a España. Según datos de la Junta, la cantidad de resina de cannabis incautada en España se redujo a casi la mitad entre 2008 (683 toneladas) y 2012 (326 toneladas).

Parte del hachís se queda en España para consumo de los adictos españoles y el resto, la mayoría, se dirige al norte.

Rutas por tierra y por mar, en vías que atraviesan diversos países y el Sahara occidental, ocupado

La droga también viaja hacia otros puntos. El informe expone que son frecuentes los viajes de lanchas rápidas cargadas de hachís que salen las costas de Argelia con dirección a España y Francia. A Mauritania y a  otros países de la región del Sahel llega un tercio de la droga cultivada en Marruecos, sea por mar o por carretera, o atravesando Argelia y el ocupado Sahara Occidental.

Los destinos del hachís marroquí, transportado por diversas rutas,   son Bélgica, Holanda, Alemania, Italia, la península arábiga, Egipto, Israel, los Balcanes…

El ministro de Información marroquí, Mustapha El Khalfi, reafirma que su Gobierno “mantiene una lucha implacable contra el tráfico de drogas”. A todas, luces inciertas.

El hachís es un pilar más para la economía marroquí y la estabilidad de su Estado, ya que esta droga mueve 10.000 millones de dólares, un 10% del PIB nacional y los cultivos  se encuentran en el Rif (norte del país), una de las zonas más pobres y también más hostiles a Rabat. Pero toca a un puñado de monedas para paliar el hambre.

Este año se producirá un debate en el congreso (?) marroquí, que podría acabar con la petición al Gobierno de legalizar la droga. Todo depende del amo.

Mohamed Boudra, miembro del partido Autenticidad y Modernidad y gobernador de Hoceima-Taounate, ha dicho que “se trata de un sector prometedor de la economía”.

Entre los argumentos a favor se citan el aumento de la recaudación de impuestos para el Estado y la mejora de las condiciones de vida de las decenas de miles de miserables campesinos que se dedican a este cultivo. (¿)

.

El cannabis está prohibido en Marruecos, pero menos. Los gendarmes reales miran hacia otro lado o ayudan con su vista gorda al negocio real

.

Dos periodistas franceses sin miedo, han desvelado en un libro quién es el delincuente que se sienta el trono

Dos periodistas franceses Son Eric Laurent y Catherine Graciet han escrito sendos libros, ambos bestseller, que tratan sobre el rey de Marruecos Mohamed y su padre Hassan II, así como de sus vecinos. A través de sus conversaciones, la segunda en el libro La régente de Carthage (La regenta de Cartago) desmenuzaba la fortuna, lograda gracias a prácticas corruptas, del dictador tunecino Ben Ali y de su esposa Leila Trabelsi. Juntos, Laurent y Graciet acaban de escribir “Le roi prédateur. Main basse sur le Maroc” (El rey depredador. Apoderarse de Marruecos) que, publicado que se vende en Francia. A lo largo de sus 216 páginas, sus autores desgranan el rápido incremento de la fortuna de Mohamed VI hasta convertirse, en 2008, en el séptimo monarca más rico del mundo, superando a los emires de Qatar y Kuwait. La fórmula es sencilla: “En Marruecos es el pueblo el que, cada día que Dios nos da, enriquece al rey comprándole productos de sus empresas”, que gozan con frecuencia de una situación de monopolio. Fuentes anónimas y algún conocido exbanquero aportan sus testimonios.

En la clasificación especialmente dedicada a los monarcas (por la revista Forbes en 2009, el rey de Marruecos, Mohamed VI, hizo una sorprendente aparición en el séptimo puesto, con una fortuna evaluada en 2.500 millones de dólares. Adelantaba a sus rivales aparentemente poseedores con más riquezas como el emir de Qatar, cuyo subsuelo rebosa de gas y petróleo, o el de Kuwait, cuya fortuna es, según Forbes, seis veces inferior a la del soberano marroquí.

En 2009, la crisis financiera golpeó con fuerza al conjunto de las rentas, incluidas las de los más adinerados. Sin embargo, Mohamed VI, cuya fortuna se duplicó en cinco años, parecía misteriosamente librarse de esta suerte porque Forbes le colocó en cabeza de las personalidades que incrementaron su patrimonio en 2008.

.

.

La monarquía marroquí cuesta al presupuesto del Estado 60 veces más que el Elíseo, la presidencia de la República Francesa

En su informe sobre desarrollo humano elaborado por el Programa de la Naciones Unidas para el Desarrollo, que abarca el periodo 2007-2008, Marruecos está en el puesto 126º (sobre 177 Estados). El índice de pobreza del país alcanza el 18, 1%. Peor aún, más de cinco millones de marroquíes viven con 10 dírhams al día, es decir, un poco menos de un euro, y el sueldo mínimo legal no rebasa los 55 dírhams (5 euros) al día.

La clasificación establecida por Forbes solo dejaba entrever púdicamente la amplitud de una fortuna real en verdad muy superior. Y, sobre todo, callaba o ignoraba los métodos puestos en práctica para acumular tal riqueza. Vinculaba la fortuna del rey con el incremento del precio del fosfato, del que Marruecos es uno de los primeros exportadores mundial. Al razonar así se equivocaba de época.

El país reviste toda la apariencia de un sistema económico normal y, desde algunos aspectos, hasta sofisticado: bancos, empresas, sector privado etcétera. Es una realidad de la que hay que hablar en pasado. El sector económico marroquí se asemeja a un pueblo de Potemkin que esconde la depredación real.

El sueldo de Mohamed VI duplica al del presidente de EE UU pese a que el país ocupa el puesto 126º del desarrollo humano

El rey es, desde hace algún tiempo, el primer banquero, asegurador, exportador y agricultor de su país. Controla también el sector agroalimentario, la droga, la  distribución comercial y la energía. El enriquecimiento desenfrenado del soberano y de algunas personas a sus servicios puede, sin embargo, tener consecuencias políticas incalculables cuando la población está siendo golpeada de lleno por una crisis que la empobrece y fragiliza a las clases medias.

Una rápida comparación con otras monarquías, empezando por las constitucionales, permite comprender que estamos en las antípodas de cualquier ética democrática. ¿Cabe imaginar a la reina de Inglaterra o al rey de Suecia en la cima de las más importantes entidades financieras, industriales y agrícolas de su país que operan en situación de monopolio sin apenas disimularlo?

Atento a sus intereses, Hassan II siempre se preocupó de que la familia real, empezando por él mismo, disfrute de sustanciales rentas financieras. Omnipresente en el ámbito político, se desinteresaba fundamentalmente de los asuntos económicos. Su heredero sigue siendo un auténtico enigma político: inexistente en la escena internacional, con frecuencia ausente de la escena nacional, nunca ha aceptado ser entrevistado por un periodista marroquí, nunca concedió una conferencia de prensa y parece desinteresarse de la política como de su país. Es, en cambio, hiperactivo a la hora de controlar sus negocios. Parece ver en Marruecos un mercado cautivo sometido a su voluntad.

Esta depredación autárquica pone de manifiesto una sorprendente ceguera respecto a la Historia siempre que ésta se ha puesto en movimiento en el mundo árabe. La denuncia de la corrupción ha estado en el corazón de los eslóganes coreados por los pueblos que acabaron con los regímenes autoritarios de Túnez, Egipto y Libia. Como en la aún reciente Primavera Árabe. Las manifestaciones que se han desarrollado en Marruecos estos últimos tiempos señalan con su nombre a dos íntimos colaboradores del rey (Mounir Majidi, secretario particular de Mohamed VI y Fouad Alí el Himma, amigo de colegio) y estrategas de su manipulación de la economía y de la política del reino.

En un universo tan escrupulosamente codificado y endulzado como el de Marruecos esos ataques apuntan, en realidad, a la persona del soberano porque atacarle frontalmente sería un peligroso sacrilegio.

La renta anual per cápita en Marruecos era en 2009 de 4.950 dólares, la mitad de la de los tunecinos y argelinos. Este país pobre con un Estado débil es, sin embargo, una fuente inagotable de satisfacción para el rey. Al apropiarse de la mayor parte de la economía del país incrementa una fortuna personal ya de por sí inmensa mientras que el modesto presupuesto del Estado se hace cargo de todos sus gastos. Regla número uno: el soberano y su familia no pagan ningún impuesto. Regla número dos: sobre este asunto la opacidad y el silencio son la norma y esta generosísima “cobertura social” otorgada al monarca y a los que se le son cercanos no se discute.

Mohamed VI recibe al mes 40.000 dólares de salario por ser rey (…), es decir, el doble que el presidente norteamericano o que el francés. Las pensiones y salarios reales, que ascienden anualmente a 2, 5 millones de euros, incluyen los dineros girados al hermano del rey así como a sus hermanas y a los príncipes afines. No se sabe ni palabra del desglose de esa partida. Todos los miembros de la familia real ingresan, además, sus emolumentos, abonados por el Estado marroquí, por sus actividades oficiales, en general bastante modestas. La generosidad del contribuyente marroquí, cuya colaboración se solicita, sirve, a su vez, a costear la del rey. Bajo la rúbrica de “subvenciones del rey y de la corte” se otorgan al soberano 31 millones de euros (310 millones de dírhams) para que los redistribuya, según su antojo, como donaciones o subvenciones. Es una cantidad cuya utilización se escapa a cualquier control, aunque se sabe que en tiempos de Hassan II servía, en parte, de fondo de reptiles para asegurarse los favores de algunas personalidades políticas, marroquíes o extranjeras y recompensar, por su fidelidad, a esa extraña tribu francesa de “amigos de Marruecos” compuesta por periodistas, académicos, médicos, abogados, exresponsables de servicios secretos…

.

.

Los gastos de los 12 palacios reales repartidos a través del país, a los que se añaden una treintena de residencias en las que trabajan más de 1.200 personas, también corren por cuenta del Tesoro público, que desembolsa un millón de dólares al día. De esos 12 palacios el actual rey solo utiliza regularmente tres o cuatro y muchos de ellos nunca recibieron su visita. Aun así se les mantiene con el mismo esmero vigilante. Jardineros, limpiadoras, cocineros se apresuran todos ellos como si el rey fuese a aparecer en cualquier instante aunque se sepa que en ese mismo momento se encuentra en la otra punta del país o que viaja al extranjero.

Los asalariados empleados por palacio cuestan cada año unos 70 millones de dólares al presupuesto del Estado. Forman una estructura piramidal que empieza por los más humildes servidores del rey hasta la cúpula compuesta por el gabinete real (300 empleados permanentes), la secretaría particular del rey, el gabinete militar, la biblioteca, el Colegio Real, varias clínicas y el equipo de mantenimiento del mausoleo de Mohamed V en el que están enterrados el primer rey y su sucesor, Hassan II.

El parque automovilístico dispone, por su parte, de un presupuesto de seis millones de euros dedicados a renovar los vehículos utilitarios, y también al mantenimiento de los coches de lujo que pertenecen al soberano. En tiempos de Hassan II el huésped de palacio se sorprendía al descubrir numerosos vehículos Rolls Royce, Cadillac, Bentley y demás modelos de lujo cuidadosamente alineados en los garajes reales. Su sucesor no dudó, por su parte, en fletar un avión militar marroquí para transportar a su Aston Martin DB 7 hasta la sede del fabricante en Inglaterra para que pudiese ser reparado con la mayor rapidez. Él es además un cliente privilegiado de Ferrari, una marca de la que ha comprado numerosos modelos.

Sus caprichos en cuanto a vestimenta tienen también un enorme coste para el presupuesto del Estado: dos millones de euros al año. (…) Se hizo confeccionar, por un sastre londinense, un abrigo de lana cuya factura ascendió a 35.000 libras esterlinas. Un millón de dólares es, por último, la partida para cuidados y alimentos de los animales que viven en palacio.

Otro capítulo costoso en la ley presupuestaria: los desplazamientos al extranjero del rey y de su corte que en 2008 ascendían a 380 millones de dírhams (38 millones de euros).  El Boeing de su majestad exhibe un lujo exagerado y ha sido equipado con un dormitorio, un despacho que sirve a la vez de sala de reuniones, aparatos de musculación y un equipo de música estéreo de último grito.  Al rey le acompañan además entre 250 y 300 personas que embarcan en un Boeing 747 y dos Boeing 737-400 a los que hay que añadir tres Hercules C-130 para los muebles y el equipaje. En los viajes de tres semanas y 60 horas de vuelos semanales la factura supera los tres millones de dólares.  Sus viajes oficiales al extranjero casi siempre se prolongan con unas vacaciones.

Un ingeniero marroquí, Ahmed Bensedik, se ha dedicado a hacer una rápida comparación a partir de datos oficiales. En 2009, el producto nacional bruto de Marruecos ascendía a 90.000 millones de dólares y el de Francia a 2.750.000. Pese a esta diferencia sobrecogedora de riqueza, el presupuesto del palacio real, del que se hace cargo el Estado marroquí, alcanza los 228 millones de euros, mientras que el del Elíseo (presidencia francesa) asciende a 112, 6 millones. La cantidad asignada a Mohamed VI duplica la concedida al presidente de la República Francesa. Esta diferencia, ya de por sí significativa cuando se pone en relación con el Producto Nacional Bruto(PIB) de cada uno de los dos países, pone de relieve que la monarquía marroquí cuesta al presupuesto del Estado 60 veces más que la presidencia francesa.

Se puede hacer otra comparación reveladora, que muestra hasta qué punto el futuro es incierto en un país en el que, según Naciones Unidas, el 51% de la población tiene menos de 25 años. Si se suman los presupuestos de cuatro ministerios —Transportes y Fomento, Juventud y Deportes, Cultura y Vivienda, y Urbanismo— se llega a 2.260 millones de dírhams (226 millones de euros). El resultado de esa suma es inferior al del presupuesto del palacio real.

En 2008 (…), 380 millones de dírhams (38 millones de euros) fueron desembolsados para los desplazamientos del rey dentro y fuera del país. Cuando decide instalarse durante unos días en la capital de una región, la policía y la gendarmería llevan hasta allí a miles de hombres para vigilar la zona. Si el soberano no posee ningún palacio en las cercanías, las más bonitas residencias son requisadas para facilitar su estancia y la de su numeroso séquito formado por consejeros, ministros y demás cortesanos. Convoyes procedentes de Rabat o de Marraquech transportan el mobiliario, la vajilla, las cocinas y también a los cocineros y demás personal de servicio.

Esta aparente bondad real tiene efectos limitados: el entorno del rey, las autoridades de la región tratan ante todo de darle satisfacción, aunque sea haciendo trampa. Tras la inauguración, en el sur, de un flamante hospital, el establecimiento fue cerrado después de la visita del rey. Todavía no se había encargado el material médico y el que se le mostró fue alquilado con tal motivo.

Los amigos más íntimos entre los íntimos son Mohamed Rochdi Chraibi, originario de Ouazazate, en el sur del reino, y Fouad Alí el Himma, que viene de la región de Marraquech. Ambos son hijos de familias modestas y son perfectamente conscientes de la oportunidad que les ha sido bridada. El Himma y Chraibi se comportan como eternos rivales, cuyas disputas verbales acaban, en alguna ocasión, violentamente. (…) Más retorcido y más rápido a la hora de manipular al rey montando oscuras intrigas contra sus rivales, Fouad Alí el Himma logró finalmente imponerse como el más cercano compañero de Mohamed VI (desde que ambos eran alumnos del Colegio Real). Durante el verano de 2011 logró colocar fuera de circuito, es verdad que temporalmente, a un enésimo rival, Mohamed Moatassim, consejero real apreciado y afamado jurista. Fue imprudente y cometió el error de dar rienda libre a su hiel sobre el Partido Autenticidad y Modernidad (PAM) en una línea telefónica interceptada. El PAM fue creado, a partir de cero, por Mohamed VI y lo pilotaba El Himma para hacer frente a los islamistas del Partido de la Justicia y del Desarrollo.

Durante un cursillo de varios años en el Ministerio del Interior, entonces dirigido por Driss Basri, Fouad Alí el Himma se aficionó por la información secreta. No parece que dejase un recuerdo extraordinario a su antiguo mentor que no le quería especialmente y decía de él, cuando ya estaba exiliado en París, que “no era un trabajador asiduo porque prefería irse de juerga con el príncipe heredero” (el futuro rey Mohamed VI).

Tan impopular como Fouad Alí el Himma, y precedido además de la mala reputación de ser un hombre sin escrúpulos, Mounir Majidi, secretario particular de Mohamed VI, gestiona la inmensa fortuna del monarca. A diferencia de su rival, El Himma, Majidi no procede del Colegio Real sino de otra banda igual de importante a ojos del rey: la de su adorado primo Naoufel Osman, fallecido prematuramente por enfermedad en 1992. (…) Mounir Majidi tiembla, sin embargo, de miedo ante el menor cambio de humor del patrón cuyas furias son legendarias. Y no solo a causa de los castigos físicos que de vez en cuando impone Eric Laurent.

Fouad Alí el Himma y el grupo del Colegio Real, Mounir Majidi y la banda de Naoufel… Desde principios de la década pasada los amigos de su majestad acaparan todos los puestos clave del reino, excepto aquellos del área exclusivamente militar.

https://rasdargentina.wordpress.com/2015/03/05/el-cannabis-uno-de-los-pilares-del-rey-billonario-marroqui-mohamed-vi-el-dilapidador/

h1

EL DESPRECIO DE LA DIPLOMACIA FRANCESA HACIA marruecos PROVOCA UNA CRISIS ENTRE LOS DOS PAISES

26 febrero, 2014

Un chascarrillo de Bardem provoca una crisis entre Francia y Marruecos

El actor reveló al presentar su documental del Sahara una broma del embajador francés ante la ONU

El presidente François Hollande tuvo que llamar el lunes al rey Mohamed VI para disculparse

Un comentario informal del actor Javier Bardem, seguramente un chascarrillo para condimentar la rueda de prensa de presentación en París de su documental reivindicativo sobre los refugiados saharauis, ha provocado una crisis diplomática seria que ha llegado al más alto nivel entre Francia y Marruecos, dos históricos aliados. Bardem acudió el pasado jueves a la capital francesa para darle un impulso al estreno al fin en Francia tras dos años desde su finalización del documental Hijos de las nubes, la última colonia, dirigido por Álvaro Longoria, que relata las penalidades y las vulneraciones de los derechos humanos en el Sáhara occidental, la antigua colonia española. Bardem aprovechó el evento para recordar que en 2011 un embajador francés en Estados Unidos le había comentado en privado que para Francia el país marroquí era “una amante con la que se duerme todas las noches, de la que no está particularmente enamorado pero que se debe defender. Dicho de otro modo, que miramos para otro lado”. Las palabras de Bardem fueron reproducidas por Le Monde y otros medios franceses y provocaron una reacción inmediata crítica en Marruecos y en su Gobierno.

El ministro de comunicación marroquí, Mustapha Khalfi, exigió el pasado domingo explicaciones al Gobierno francés que fueran “más allá de una simple declaración del Ministerio de Asuntos Exteriores, para reparar los daños causados por esas palabras, así sea que se le han atribuido falazmente o si se han pronunciado verdaderamente”. Khalfi etiquetó esas palabras como “escandalosas e inaceptables” y añadió que “golpean a todos los marroquíes”. Rabat, además, lanzó otro aviso de su enorme malestar por la vía diplomática y aprovechando la situación paralizó la visita de un enviado especial francés para la protección del planeta, Nicolas Hulot, hasta obtener las explicaciones requeridas.

Varios miles de personas se manifestaron este martes en Rabat ante la Embajada de Francia para protestar por esas supuestas declaraciones del embajador francés en la ONU. Los manifestantes portaban banderas y cantaron esloganes patrióticos.

La situación se complicó, además, porque el mismo jueves del estreno de la película del Sáhara de Bardem un grupo de siete agentes policiales franceses se presentaron en la residencia del embajador en París y comunicaron que deseaban tomar declaración al jefe del contraespionaje marroquí, Abdelatif Hamuchi, que había sido denunciado por una ONG francesa por su presunta complicidad en supuestos actos de tortura.

En este clima de creciente crisis diplomática, este lunes el propio François Hollande tuvo que coger el teléfono y llamar al rey Mohamed VI, que aún estaba de gira por varios países centroafricanos. No se han ofrecido muchos detalles de la charla pero ambos jefes de Estado acordaron “proseguir los contactos en los próximos días a nivel gubernamental, y trabajar en el espíritu de las relaciones excepcionales que unen a Marruecos y Francia”. Fuentes francesas citadas por Reuters aseguraron que el presidente Hollande quiso enviar con esa llamada “un mensaje de amistad y confianza hacia Marruecos” y aseguraron que “el malentendido había sido aclarado”.

La productora Morena Films, vinculada al actor español, también redactó este lunes un comunicado para aclarar que el comentario privado revelado por Bardem no había sido del embajador francés en Estados Unidos sino en la ONU, Gérard Araud.

Fuente original: http://internacional.elpais.com/internacional/2014/02/25/actualidad/1393350629_530184.html

h1

OTRA PRUEBA MÁS DEL GENOCIDIO SAHARAUI

9 diciembre, 2013

La prueba más sólida de la querella por genocidio en la Audiencia Nacional
El informe de la exhumación de dos fosas en el Sáhara se incorpora a la causa que lleva el juez

Una vez recuperados los restos de dos fosas comunes por un equipo de investigación español, las familias de los ocho saharauis, entre ellos dos niños, ejecutados por militares marroquíes, quieren justicia y la pedirán en España. “El último soldado español abandonó el Sáhara el 26 de febrero de 1976 y estos asesinatos se produjeron el 12 de febrero. El informe sobre esta exhumación es la prueba más sólida que tenemos”, explicó Manuel Ollé, abogado de los saharauis que en 2006 presentaron una querella por genocidio en la Audiencia Nacional. Baltasar Garzón se declaró competente para investigar los hechos en 2007 y el juez Pablo Ruz heredó la causa, que sigue abierta.

El informe que Ollé ha incoporado a la querella, elaborado por el forense Francisco Etxeberria y el doctor en psicologia Carlos Martín Beristain está hecho con la metodología de un texto pericial — Etxeberria ha participado como perito, entre otros, en los informes sobre la muerte de Pablo Neruda o Salvador Allende y Beristain ha sido colaborador de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y la Corte Penal Internacional—.

El abogado confía en que sirva para que el proceso avance y se cite a declarar a los responsables. “Esta querella habla de torturas, desapariciones forzadas, asesinatos de familias enteras, atentados contra la libertad sexual, envenenamiento de pozos de agua… No eran crímenes ordinarios. Tenían una finalidad clara: exterminar al pueblo saharaui, un genocidio. Son crímenes de obligada persecución por la comunidad internacional”, aseguró en unas jornadas organizadas por la Asociación Pro Derechos Humanos y el Consejo General de la Abogacía.

Etxeberria y Beristain expusieron sus hallazgos el pasado 17 se septiembre ante la directora de la Oificina de Derechos Humanos del Ministerio de Asuntos Exteriores, Cristina Fraile. “Nos pidieron que le enviásemos más fotos de los DNI españoles que recuperamos entre los huesos y así lo hicimos al día siguiente, pero no hemos vuelto a tener noticias”, explica Beristain. “Hemos presentado pruebas muy contundentes que merecen una respuesta de nivel. España debería abrir una investigación propia sobre estos hechos, porque eran ciudadanos españoles y pedir a las autoridades marroquíes que colaboren”.

Un familiar de una de las víctimas muestra el DNI español hallado entre los huesos en la fosa común. / ARANZADI
Los análisis de ADN revelan, además, que Marruecos mintió porque en el informe elaborado por la Instancia Equidad y Reconciliación en 2006 aseguraron que cuatro de las víctimas recuperadas en las fosas habían fallecido en un cuartel de Smara. “Se exhuman huesos, pero también verdades. Y esta llevaba oculta desde 1976”, afirma Beristain.

En su último viaje a la zona, del que acaban de regresar, el equipo de investigación español localizó otras tres fosas comunes. El informe estima que hay más de 400 saharauis desaparecidos. “Tenemos que volver. Esperamos poder hacerlo en seis meses. Ahora hemos agotado los recursos. Cuando consigamos apoyo económico, volveremos”, asegura Etxeberria.

h1

LAS FOSAS DEL SÁHARA OCCIDENTAL Y MARRUECOS

9 diciembre, 2013

“Marruecos dice que mi hermano vive en El Aaiún, pero estaba en una fosa”
Mahmud acaba de recuperar los restos de su padre y su hermano, fusilados en 1976
Un equipo español exhumó en el Sáhara a ocho asesinados por militares marroquíes
Identificados ocho saharauis, dos con DNI español, en fosas comunes

Su madre, Taufa, se despertaba por las noches gritando. Todas, hasta que murió, en 2010. Sus cinco hermanas mayores estaban “siempre tristes”. Él, Mahmud Selma Daf no empezó a estarlo hasta que fue al colegio por primera vez, a los ocho años, y vio que a los otros niños los llevaba y los recogía su padre. Él no tenía. Empezó a preguntar y poco a poco supo de dónde venía esa tristeza que atacaba a toda la familia. “Al principio, mis hermanas me dijeron que mi padre se había ido tras el ganado y que no había vuelto porque el viaje era muy largo. Cuando cumplí 12 años, me explicaron que un niño había visto la ejecución de dos personas y que había reconocido la voz del que pedía clemencia: mi padre. El otro era mi hermano. Entonces comprendí por qué estábamos tristes”, recuerda Mahmud,de 41 años. Tenía solo cuatro cuando militares marroquíes les asesinaron, en febrero de 1976. Él era el penúltimo de ocho hermanos.

Cuando regresó de Cuba después de estudiar ingeniería técnica industrial con una beca del Frente Polisario y pasaporte argelino, Mahmud fue a ver a aquel testigo, que tenía solo 13 años cuando presenció cómo mataban a sangre fría a un padre y su hijo de 14 años. “Desde entonces tuve la esperanza de encontrarlos”, explica. En febrero de este año, un pastor encontró unos huesos en el Sáhara, en la zona de Fadret Leguiaa, en la región de Smara, a 400 kilómetros de los campamentos de Tinduf y a menos de uno del muro marroquí. En junio, un equipo de investigación español dirigido por el forense Francisco Etxeberria y el doctor en psicología Carlos Martín Beristain se desplazó al lugar y abrió en medio del desierto dos fosas en las que yacían los restos de ocho fusilados.

“Mi hermana recordaba perfectamente que mi hermano llevaba el día que desapareció un jersey azul de rombos. Cuando vi ese jersey en la exhumación lloré muchísimo. Paco [Etxeberria] nos iba explicando todo: cómo habían muerto, en qué posición habían caído a la fosa, por dónde había entrado el proyectil, por qué los casquillos encontrados demostraban que los habían matado allí mismo… Cuando nos comunicaron el resultado de las pruebas de ADN nos alivió, pero también nos entristeció, porque supimos con certeza que esas personas a las que llevábamos 37 años esperando ya no iban a volver”.

Cuando regresó de Cuba después de estudiar ingeniería técnica industrial con una beca del Frente Polisario y pasaporte argelino, Mahmud fue a ver a aquel testigo, que tenía solo 13 años cuando presenció cómo mataban a sangre fría a un padre y su hijo de 14 años. “Desde entonces tuve la esperanza de encontrarlos”, explica. En febrero de este año, un pastor encontró unos huesos en el Sáhara, en la zona de Fadret Leguiaa, en la región de Smara, a 400 kilómetros de los campamentos de Tinduf y a menos de uno del muro marroquí. En junio, un equipo de investigación español dirigido por el forense Francisco Etxeberria y el doctor en psicología Carlos Martín Beristain se desplazó al lugar y abrió en medio del desierto dos fosas en las que yacían los restos de ocho fusilados.

“Mi hermana recordaba perfectamente que mi hermano llevaba el día que desapareció un jersey azul de rombos. Cuando vi ese jersey en la exhumación lloré muchísimo. Paco [Etxeberria] nos iba explicando todo: cómo habían muerto, en qué posición habían caído a la fosa, por dónde había entrado el proyectil, por qué los casquillos encontrados demostraban que los habían matado allí mismo… Cuando nos comunicaron el resultado de las pruebas de ADN nos alivió, pero también nos entristeció, porque supimos con certeza que esas personas a las que llevábamos 37 años esperando ya no iban a volver”.

Documento del Grupo de Desapariciones forzadas de la ONU en el que Marruecos asegura que el hermano de Mahmud vive en El Aaiún.
El ADN probó, además, que Marruecos había mentido. En septiembre, la hermana de Mahmud acudió a la sede del Grupo de Trabajo contra las desapariciones forzadas de Naciones Unidas para explicarles el caso. “La ONU le entregó un documento en el que el Gobierno marroquí aseguraba que su hermano no había sido asesinado, sino que había cambiado de nombre y vivía actualmente en El Aaiún [ver documento]”. Pero Mahmud acaba de enterrarlo. “Hemos demostrado con pruebas científicas que mentían. Que Marruecos deje de jugar con nuestros sentimientos”.

El equipo de Etxeberria y Beristain regresó a la zona a finales de noviembre para entregar los restos a sus familiares. Los huesos se envolvieron en ocho lienzos blancos y se anudaron siguiendo la tradición musulmana. A la ceremonia asistieron varios miembros de la Minurso (el contingente de Naciones Unidas en el Sáhara). “El acto tuvo un impacto muy positivo no solo en nosotros, sino entre todos los familiares de desaparecidos saharauis, que ahora tienen esperanza”, explica Mahmud. Los restos se enterraron muy cerca de la fosa donde habían permanecido durante 37 años, y sobre las tumbas se colocó una placa de mármol con sus nombres y una frase del Corán: “En memoria de los mártires”.

Encontrar a los desaparecidos, de los que el dictador argentino Jorge Rafael Videla decía: “No están, no existen”, fue “un gran alivio”. Pero ahora Mahmud quiere que España se implique. “Yo nací bajo bandera española. Quiero que su justicia intervenga, que busque a los responsables. A nadie le gusta saber que el asesino de un ser querido pasea por la calle”.

h1

EL NOBEL OBAMA QUIERE UNA DEMOCRACIA TIPO GUANTÁNAMO PARA EL SÁHARA OCCIDENTAL

3 diciembre, 2013

Obama respalda el plan de autonomía de Marruecos para el Sáhara
El presidente recibe al rey Mohamed VI para discutir las reformas democráticas de su país y la estabilidad en la región

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha reconocido la viabilidad del plan para la autonomía del Sáhara Occidental que Marruecos presentó en 2007 durante su encuentro en la Casa Blanca con el rey alauí, Mohamed VI. Tras las tensiones que surgieron entre ambas naciones en abril, cuando la delegación estadounidense en Naciones Unidas trató de incorporar un sistema de supervisión de los derechos humanos a la Misión de la ONU para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO) -una iniciativa que se frustró por las presiones marroquíes-, el encuentro entre los dos mandatarios ha evidenciado la estrecha relación que une a sus respectivos países.

EE UU ha dejado claro que el plan de autonomía de Marruecos es serio, realista y creíble y que representa una potencial vía que podría satisfacer las aspiraciones del pueblo saharaui para poder gestionar sus propios asuntos con paz y dignidad”
Barack Obama
EE UU siempre ha tratado de mantener una posición de neutralidad respecto del conflicto del Sáhara y, este viernes, Obama ha hecho hincapié en esa política. “Nuestra postura ha sido consistente a lo largo de los años, EE UU ha dejado claro que el plan de autonomía de Marruecos es serio, realista y creíble y que representa una potencial vía que podría satisfacer las aspiraciones del pueblo saharaui para poder gestionar sus propios asuntos con paz y dignidad”, ha reconocido el presidente de acuerdo con el comunicado conjunto publicado tras el encuentro. El plan marroquí prevé un referéndum sobre un estatuto de autonomía para el Sáhara, mientras que el Frente Polisario aspira directamente a un referéndum de autodeterminación. El presidente ha instado a ambas partes a trabajar para encontrar una solución.

El lunes pasado, nueve antiguos embajadores de EE UU en Marruecos remitieron una carta a Obama en la que le pedían que apoyara al país africano en sus esfuerzos por resolver el conflicto con el pueblo saharaui. “Es hora de que EE UU sea contundente en el Consejo de Seguridad y que deje claro que la única manera realista de resolver esta situación es garantizando un territorio autónomo bajo la soberanía marroquí, para que la comunidad internacional pueda centrarse en resolver otros asuntos de mayor importancia en la región”, señala la nota. La petición de los embajadores se suma a la de varios legisladores -la mayoría republicanos- e inversores estadounidenses que desean que el presidente se implique de manera directa en resolver este conflicto, frente a una buena parte del Partido Demócrata que no oculta sus simpatías por el Frente Polisario.

De su primera reunión con Obama, Mohamed VI parece haber arrancado, al menos, una neutralidad positiva hacia la disputa. Para EE UU conservar las buenas relaciones con Marruecos es esencial. La inestabilidad en Egipto convierte al país alauí en el principal aliado de Washington en una región que se ha convertido en una de las principales prioridades para la seguridad de EE UU debido al asentamiento y extensión de los grupos extremistas pertenecientes a Al Qaeda en el Magreb.

La inestabilidad en Egipto convierte al país alauí en el principal aliado de Washington en una región que se ha convertido en una de las principales prioridades para la seguridad de EE UU debido al asentamiento y extensión de los grupos extremistas pertenecientes a Al Qaeda en el Magreb
Marruecos ha demostrado que es un aliado fiable en la lucha contra el terrorismo con su implicación en la intervención militar en Malí para frenar el avance de rebeldes islamistas en ese país. Obama ha reconocido el compromiso de la nación africana y su papel en el Consejo de Seguridad de la ONU “para avanzar en el alcance de la paz y la seguridad en el Sahel, Siria, Libia y Oriente Próximo”.

Marruecos, además, es uno de los pocos países de la zona que no se ha visto desestabilizado por las revueltas de la Primavera Árabe, gracias a las reformas democráticas impulsadas desde el trono alauí y al férreo control sobre la sociedad que ejerce su titular. Durante su encuentro, Obama ha reafirmado a Mohamed VI “la colaboración de EE UU en el fortalecimiento de las instituciones democráticas, la sociedad civil y un gobierno de inclusión”. El modelo marroquí es el que EE UU desearía que se extendiera en el resto de las monarquías de la región, máxime cuando Washington está necesitado de Gobiernos que no se vean amenazados por revueltas internas para impedir la penetración de los extremistas islámicos y contener la expansión de Al Qaeda en el Norte de África.

Las buenas relaciones que la familia real marroquí mantiene tanto con Palestina como con Israel también convierten al país africano en uno de los más firmes interlocutores de la región -ahora que Egipto está enrocado en sus problemas internos- para tratar de sacar adelante el frágil proceso de paz entre ambos países impulsado por el secretario de Estado, John Kerry.

Obama ha reafirmado a Mohamed VI “la colaboración de EE UU en el fortalecimiento de las instituciones democráticas, la sociedad civil y un gobierno de inclusión”
Durante la reunión, ambos líderes han “reafirmado su compromiso con el sistema de derechos humanos de Naciones Unidas y en su papel en la promoción y protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales”. Varias organizaciones de derechos civiles han denunciado que mientras Obama y el rey alauí estaban reunidos, en Marruecos se sentaban en el banquillo dos jóvenes de 14 años acusados de indecencia pública por colgar una foto de ambos besándose en Facebook. Amnistía Internacional ha llamado la atención estos días sobre la ley que obliga a las mujeres a contraer matrimonio con sus violadores, lo que ha provocado que en los últimos meses varias chicas hayan acabado con sus vidas para evitar tener que casarse con su agresor.

La relación diplomática con Marruecos se remonta a la presidencia de George Washington, ya que el país africano fue el primero en reconocer a EE UU como una nación independiente. Algo que ya recordó el presidente John F. Kennedy al padre de Mohamed VI, Hassan II, durante su encuentro en la Casa Blanca, ocho meses antes de ser asesinado en Dallas. “Aunque nos separa un océano, ambos países hemos estado unidos a lo largo de toda nuestra historia. Su país fue el primero en reconocer a EE UU en los días más difíciles de nuestra revolución y tiene una importancia estratégica en el mundo”. Como la mayoría de sus palabras, las de Kennedy también se confirmaron en el futuro. Un ejemplo de la preeminencia de Marruecos para EE UU es que, desde que llegó al poder, el actual monarca alauí ha sido recibido en el despacho Oval por Bill Clinton, George W. Bush y, ahora, por Obama.