Posts Tagged ‘turismo marruecos’

h1

VIOLENCIA DE GÉNERO: LA TV MARROQUÍ EXPLICA A LAS MUJERES CÓMO MAQUILLARSE PARA DISIMULAR AGRESIONES

28 noviembre, 2016

Patinazo y marcha atrás de la televisión marroquíEn el día contra la violencia machista, un canal explica cómo maquillar los moratones

La maquilladora y animadora de televisión Lilia Mouline se dirigió así en la mañana del pasado viernes hacia sus espectadores del canal 2M, el segundo más visto de Marruecos: “Hoy vamos a abordar un tema triste. Con la ocasión del Día Mundial de Lucha contra la Violencia sobre las Mujeres, os vamos a mostrar las técnicas de maquillaje que podéis utilizar para esconder los rastros de violencia en vuestra cara”. Después se dirigió hacia una modelo sonriente con la cara amoratada a la que le aplicó el maquillaje.

Minutos después, la esteticista despedía su sección: “Os hemos dado un truco para maquillaros, continuar con vuestra vida y acudir al trabajo sin ninguna preocupación”.
Costaba creer que alguien hubiese albergado semejante programa de televisión, que otros lo hubiesen aprobado y que finalmente se hubiera difundido.
Las protestas estallaron en las redes sociales y la dirección de la cadena presentó disculpas a través de un comunicado por lo que considera “un error de apreciación editorial”, teniendo en cuenta “la sensibilidad y gravedad del tema”. “Este tratamiento —rezaba el escrito publicado en Facebook— está en contradicción total con la línea editorial de la cadena (…). Nos comprometemos a tomar las medidas necesarias con las personas responsables de este error”.
Por su parte, Lilia Mouline, responsable de una sección dedicada a la belleza, declaró al sitio digital Yabiladi que la cadena televisiva ya había dado durante toda la semana recomendaciones jurídicas para denunciar a los agresores. Pero, la misión de ella era simplemente “aportar soluciones a las mujeres”.

“Las pobres dejan su vida de lado durante dos o tres semanas, hasta que las heridas desaparecen. Esas mujeres han estado sometidas a una humillación moral y no tienen ninguna necesidad de sufrir la mirada del otro”, declaró.

Fuente: http://elpais.com/elpais/2016/11/27/opinion/1480268425_394565.html

h1

TURISTA ESPAÑOL DETENIDO EN MARRAKECH POR SER GAY

24 noviembre, 2016

Un español, detenido en Marrakech acusado de homosexualidad

El hombre fue delatado por los empleados de un hotel cuando se encontraba con su pareja

Un homosexual español de 70 años fue detenido el pasado lunes en Marrakech junto a un marroquí de 23 años, cuando se encontraban en un hotel próximo a la plaza de Yamaa al Fna, según avanzó la Agencia EFE. El responsable en Marrakech de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH), Omar Arbi, confirmó a este diario que ambos habían alquilado una habitación y fueron delatados a la policía por empleados del hostal.

“Probablemente se trate de un caso de turismo sexual”, indicó Arbi, “y es probable que los dos detenidos hayan pasado a disposición judicial. En el caso del español, contará con la asistencia jurídica de la embajada española”. Fuentes de la embajada española no supieron precisar por el momento más detalles sobre el caso.

En artículo 489 del Código Penal marroquí sanciona “los actos licenciosos y contra natura con personas del mismo sexo” con penas de seis meses a tres años y multas de entre 20 y 100 euros. Ese mismo artículo es el que se baraja también para el caso de las dos adolescentes, de 16 y 17 años, que fueron detenidas a principios de este mes, también en Marrakech, por besarse. Ambas pasaron varios días en prisión, salieron en libertad condicional y deberán presentarse ante un tribunal precisamente este mismo viernes.

En el último año se han producido varias detenciones de homosexuales. En marzo, dos hombres que yacían en la misma cama en el municipio de Beni Melal, en el centro de Marruecos, fueron agredidos por varios vecinos que entraron en la casa. Y un mes antes, dos hombres fueron condenados a seis meses de prisión por besarse en la explanada de la Tour Hassan, uno de los monumentos más emblemáticos del país.

Tras la detención de las dos adolescentes, la escritora francomarroquí Leila Slimani, quién ha ganado recientemente el Premio Goncourt, declaró: “La legislación de Marruecos es completamente medieval, desconectada de la realidad. Hay normas que prohíben las relaciones sexuales fuera del matrimonio, que prohíben la homosexualidad, castigan el adulterio”. “No hay que ser hipócritas”, añadió Slimani, “todo el mundo sabe que hay marroquíes que llevan una vida fuera del matrimonio y que existen homosexuales. Y mantenemos esa dicotomía porque eso le conviene al sistema. Yo creo que ya es hora de que los ciudadanos se rebelen contra esto, que no tiene ninguna relación con la religión (…) Es una cuestión de derechos del hombre, de derechos sexuales, de la dignidad y, en particular, de la dignidad del cuerpo de la mujer”.

h1

MARRUECOS, MALA OPCIÓN PARA PRACTICAR DEPORTES DE RIESGO

8 abril, 2015

Relato cronológico de impotencia y angustia en la montaña marroquí

El grupo de espeleólogos españoles denuncia que el segundo herido pudo morir de frío

Según su versión, los gendarmes marroquíes deslizaron su camilla en un río en el rescate

Los familiares y miembros de la expedición de espeleólogos españoles que viajaron a las montañas del Atlas partieron este miércoles hacia España mientras se les practicaba las autopsias en Marrakech a los dos compañeros fallecidos. El grupo pretende ofrecer una conferencia de prensa el próximo viernes en Granada junto a Juan Bolívar, el único superviviente de los tres espeleólogos que sufrieron un accidente el 29 de marzo.

Mientras tanto, varios miembros de la expedición, entre los que se encuentran el padre y el hermano del superviviente, ofrecieron a este diario un relato cronológico del “sufrimiento, angustia, impotencia e incompetencia vivida” durante más de una semana.

Los deportistas resaltan que el sábado 4 de abril los gendarmes marroquíes consiguieron colocar en una camilla al segundo accidentado, José Antonio Martínez, pero la camilla se les deslizó hasta el río Wandras. Lo sacaron enseguida del río y, según su versión, lo dejaron en una terraza del cañón toda la noche hasta que continuaron con el rescate al día siguiente. Sus compañeros aseguran que Martínez quedó empapado toda una noche a cinco grados de temperatura y 3.000 metros de altitud, hasta que por fin lo sacaron al día siguiente. Este es su relato de los hechos.

Viernes 27 de marzo. Llega a Marruecos la primera parte de la expedición de espeleólogos españoles, el Grupo 1 (G-1), formado por los dos fallecidos (el abogado Gustavo Virués y el policía José Antonio Martínez) más el superviviente, el policía Juan Bolívar Bueno. Junto a ellos venía un grupo de enlace o logístico formado por José Morilla, Diego y Juan Bolívar, hermano y padre del superviviente. Estos últimos se sumarían al Grupo 2 (G-2), que llegó a Marruecos el domingo 29. Por tanto, tres personas formaban el G-1 y seis el G-2.

Juan Bolívar. / FADEL SENNA (AFP)

Domingo 29 de marzo. En torno a las 18.30, los tres miembros del G-1 ascienden el cañón del río Wandras. Juan Bolívar vio caer a Gustavo Virués. Al despeñarse rebotó contra varias piedras. Bolívar cree que su amigo murió en el acto. José Antonio Martínez también sufrió una caída. Se golpeó fuertemente la pierna y la cabeza, pero quedó con vida. Cuando Juan Bolívar subió a auxiliarlo, Martínez padecía convulsiones.

Lunes 30 de marzo. Los seis miembros del G-2 no tienen noticias de sus tres compañeros. En ese momento piensan que puede deberse a la falta de cobertura de la zona.

Martes 31 de marzo. Los seis integrantes del G-2 llegan a Tagret, el punto fijado para encontrarse con los tres compañeros del G-1 y continuar juntos la ruta prevista. Al ver que el G-1 no llega comienzan a preocuparse, aunque creen que el retraso puede deberse a la nieve que había caído recientemente y que llegaba hasta la cintura en algunos tramos. El G-1 dejó dicho a los otros que si no llegaban siguieran el recorrido previsto y que ellos los alcanzarían. Pero el G-2 decide quedarse en Tagret.

Miércoles 1 de abril. Al mediodía, en cuanto el guía del G-2 consigue cobertura, llama al refugio de Tarkedit, a la salida del cañón del Wandras, para preguntar si el G-1 había pasado por allí. Al saber que no, el grupo decide alertar sobre la desaparición, tanto a la Embajada española como a la gendarmería marroquí.

El grupo decide acudir al cañón de Wandras. Caminan durante ocho horas hacia Tabán, el pueblo más cercano. Allí toman un coche hacia el Gite o casa rural de La Cathedral, adonde llegan a las cuatro de la madrugada del día siguiente.

Jueves 2 de abril. A las seis de la mañana, tras dormir solo dos horas, el G-2 parte hacia Amezri. Todo el material de escalada lo llevaba el G-1, así que no les queda más remedio que pedirles a unos compañeros de escalada que acampaban cerca de ellos una cuerda de 50 metros, con la esperanza de que les permitieran descender el cañón desde arriba.

José Antonio Martínez. / P. TORRES (EFE)

Cuando llegan al pueblo de Fazhour dejan los coches en los que viajaban y continúan en un 4×4, la única manera de salvar la crecida del río, cuya senda les llevaría a Amezri.

Cuando quedan pocos kilómetros para llegar a Amezri, el vehículo queda atrapado al intentar vadear el río. Lo abandonan y pasan la noche en la casa del “alcalde” de la aldea Imi N-Ikkis, a unos cinco kilómetros de Amezri. “Si estamos agradecidos con alguien”, dijo a este periódico Juan Bolívar, padre del sobreviviente, “es a los bereberes de la zona. Te dan lo poco que tienen”.

Viernes 3 de abril. El G-2 parte muy temprano hacia Amezri, donde la gendarmería les había dicho que un helicóptero les recogería para trasladarles hasta la parte alta del cañón. Al ver que el helicóptero no llega, al mediodía deciden seguir la marcha hasta Tessuet, la población más cercana al cañón del río Wandras.

Como suponían que no habría cobertura, el G-2 se divide en cuatro que ascienden y otros 2 que se quedan en Tessuet para mantener el enlace y coordinación con la Embajada y las familias. Los cuatro que ascienden van acompañados por tres guías bereberes que se les unieron en Tessuet. Pero no llevan mucho material de alta montaña. “Íbamos cargados con lo esencial para el rescate y nada más”, explica José Morilla, uno de los cuatro integrantes que caminaban hacia el cañón.

Viernes 3 de abril. A las seis de la tarde, los cuatro miembros del G-2 y sus tres guías bereberes han caminado durante seis horas, han superado más de 800 metros de desnivel y llegan a la parte alta del cañón. Desde allí divisan a lo lejos algo de color amarillo que podría ser un saco de dormir de sus compañeros. No hay cobertura en la zona y la distancia hacia la esterilla es demasiado lejana (calculan que unos 300 metros) como para hacerse oír. Pasan la noche en vela encendiendo matojos para combatir el frío.

Cuando lo estaban sacando en la camilla, se les deslizó la cuerda y lo metieron en el río. Así que lo dejaron en una terraza del cañón. Y pasó la noche mojado y separado de su cuidador

Sábado 4 de abril. Por la mañana, con las primeras luces del día, vuelven a divisar la profundidad del cañón y atisban a sus compañeros del G-1. Suben a una zona con cobertura para dar las coordenadas del lugar. Observan que la cuerda de 50 metros que llevan se queda corta en al menos 20 metros. Piden medios apropiados, tanto a la Embajada española como a la gendarmería marroquí.

A las pocas horas aparece un helicóptero de la gendarmería para reconocer la zona y traer personal de rescate. Por la tarde, varios gendarmes consiguen llegar hasta el accidentado tras varias horas e intentan evacuarlo, subiéndolo en una camilla. “Lo sacaron de la protección de su compañero ileso que lo llevaba cuidando desde hacia más de seis días”, explica un miembro del G-2. “Tenían que ascender 300 metros con él. Y cuando lo estaban sacando en la camilla se les deslizó la cuerda y lo metieron en el río. Así que lo dejaron en una terraza del cañón. Y pasó la noche mojado y separado de su cuidador”.

Domingo 5 de abril. Llega desde Granada el grupo de socorro de la Federación Andaluza de Espeleología. “Cuando intentaba coordinar el acceso a la zona, desde Uarzazate a la parte alta del cañón, los gendarmes los amenazaron con detenerlos por obstruir las labores de rescate si intentan acceder a la zona del cañón. Así que se fueron a un hotel y al día siguiente, de regreso a Granada”, explica otro componente del G-2.

Al mediodía, Marruecos autoriza la llegada del grupo de rescate de la Guardia Civil. A las 18.00, llega al cañón la Guardia Civil. A la media hora estaban reconociendo al cadáver y al herido, José Antonio Martínez. Los miembros de la expedición creen que Martínez, a esas horas, ya habría fallecido. La autopsia determinará las causas, pero ellos creen que influyó la “mojada” que sufrió la tarde anterior, tras llevar más de siete días accidentado en una zona donde la temperatura rondaba los cinco grados.

Gustavo Virués. / EFE

En torno a las 19.00, Juan Bolívar Bueno, el único superviviente del G-1, sale por su propio pie del cañón, aunque en los últimos metros se le ofrece una camilla. Bolívar llegó a Tessuet acompañado por personal de la protección civil marroquí, que llevaba operando desde Tessuet tres días. “Trabajaban en horario diurno, sin que hubiera coordinación entre ellos y la gendarmería”, se quejan los deportistas españoles.

Lunes 6 de abril. El G-2 se traslada desde Tessuet a Uarzazate, el pueblo más grande de la zona. Queda en el cañón solo un miembro del grupo, David García, que decidió quedarse por si podía ayudar en algo a la Guardia Civil. “David apreció claramente cómo estos sabían lo que había que hacer en ese rescate, a diferencia de la gendarmería”, explica un miembro del grupo.

Martes 7 de abril. Se trasladan en helicóptero los dos cadáveres desde la parte alta del cañón a la morgue de Uarzazate, cuatro días después de que los dos espeleólogos fueran localizados por sus compañeros, seis días después de que ellos dieran la alerta a las autoridades españolas y marroquíes y nueve días después del accidente.

Fuente original: el pais

h1

Huelga de hambre en Barajas para pedir al Gobierno que conceda asilo al activista saharaui Hassana Aalia

30 enero, 2015

La asociación Sáhara Libre ha convocado para el próximo viernes una huelga de hambre colectiva en el aeropuerto madrileño Adolfo Suárez-Barajas para reclamar al Gobierno de Mariano Rajoy que conceda asilo político al activista saharaui Hassana Aalia, condenado por un tribunal militar de Rabat a cadena perpetua.

Según el relato de los simpatizantes del activista saharaui, Hassana Aalia fue detenido en 2010 por participar en el campamento Gdeim Izik, instalado como protesta pacífica para demandar derechos sociales y políticos a Marruecos. En 2013 fue condenado por ello a cadena perpetua por un tribunal militar.

Hassanna, que se instaló en Bilbao en 2011 gracias a una beca de estudios para formación de derechos humanos, recibió el pasado día 19 el auto de resolución de su solicitud de asilo político en el Estado español, en el que se le anuncia su salida obligatoria del país en 15 días.
La organización ‘Sáhara Libre’ considera “vergonzoso” que el Ejecutivo español haya denegado asilo al activista saharaui “dejando claro que es cómplice de la dictadura marroquí“. “Su vida corre peligro si le deportan a su país, donde será torturado y encarcelado de por vida”, alerta.

Por ello, desde Sáhara Libre han hecho un llamamiento para iniciar una huelga de hambre colectiva a partir de las 17.30 horas en la T-3 del aeropuerto de Madrid-Barajas e intentar así evitar que el Hassanna sea deportado el próximo día 4 de febrero, día en el que se cumple el plazo dado por las autoridades.

h1

MARRUECOS DESPRECIA A LOS HOMOSEXUALES. BOICOT AL TURISMO EN MARRUECOS!!!

7 octubre, 2014

Liberado el británico apresado por tener relaciones gais en Marruecos

Ray Cole regresa a su país tras ser detenido cuando paseaba con su pareja de 20 años

Ray Cole, el jubilado británico de 69 años detenido y condenado en Marruecos a cuatro meses de cárcel por tener relaciones homosexuales con su pareja marroquí de unos 20 años, fue liberado esta tarde y regresa ya en avión a su país. Así lo ha confirmado su hijo, Adrian, y la página web de la organización Change.org que le ayudó a montar la campaña de ayuda que cosechó en poco tiempo más de 21.400 firmas para lograr su liberación y repatriación al Reino Unido.

Cole, residente habitualmente en Deal, al sur de Londres, había sido condenado en un juicio el pasado 2 de octubre. Su hijo, varias organizaciones no gubernamentales y de derechos humanos y hasta el diputado tory de su circunscripción, habían montado estos días una fuerte campaña de boicot turístico contra Marruecos para lograr su puesta en libertad y esa presión ha dado hoy sus frutos.

La homosexualidad continúa siendo un delito en Marruecos y está tipificada en el Código Penal con penas de seis meses a tres años de prisión. El artículo en cuestión apunta contra los que cometieran “actos licenciosos o contra natura con un individuo del mismo sexo”. La propia página web del Ministerio de Asuntos Exteriores británica (Foreign Office) alerta de que “la homosexualidad es una infracción penal en Marruecos”. Pero los casos de detenciones y encarcelamientos de extranjeros, aunque suceden como denunció de nuevo el pasado verano Human Rights Watch, no son habituales, como admite Gillian Edwards, el responsable de la asociación de turoperadores británica.

Ray Cole había reconocido en su entorno su homosexualidad hacía poco tiempo. Este verano acudió a Marruecos a disfrutar de las vacaciones. Allí tenía, además, a su compañero, Jamal Jam Wald Nass, de unos 20 años. El pasado 18 de septiembre ambos acudieron a un centro comercial del barrio de Gueliz, en Marraquech, y fueron controlados y seguidos por la policía, según se ha sabido ahora, porque habían mantenido algún tipo de gestos o actitud “con connotación sexual”. La policía les detuvo luego, en una parada de autobús.

Tanto Ray como su pareja fueron encarcelados en la prisión de Oudaya, con muy mala fama como muchas otras en Marruecos. Estuvieron casi una semana incomunicados. Ray Cole, que sí admitió haber mantenido relaciones sexuales con su pareja, estaba tan confuso y nervioso que rechazó en un primer momento la ayuda del consulado británico. El joven marroquí negó esa relación y sostuvo que solo era amigo de otra hija diplomática de Ray (Gemma). De la situación actual de este hombre se desconoce todo.

El pasado 2 de octubre ambos fueron condenados a cuatro meses de cárcel porque el juez consideró determinantes unas fotos con actos sexuales que se habrían encontrado en los móviles personales de los dos. El hijo de Ray calificó ese juicio como una “farsa”.

Adrian Cole, tras tardar varias semanas en poder tener una conversación con su padre, había apelado este lunes a su liberación y repatriación cuanto antes a su país porque le observaba ya muy deprimido y porque en su día había sufrido dos ataques al corazón. El hijo había denunciado también que en la cárcel de Oudaya su padre dormía en el suelo de una sala preparada para 40 personas con otros 60 presos condenados por delitos de violación, pedofilia y asesinatos.

La familia, la organización Change.org y la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH) habían lanzado una muy seguida campaña en Twitter (con la etiqueta #freeraycole) y en Facebook para lograr sulibertad.

Charlie Elphicke, el diputado conservador (tory) de la circunscripción de Cole (en Dover-Dale), había pedido incluso el boicot turístico contra Marruecos: “He hecho todo lo posible para liberarle y exhorto a no visitar Marruecos porque si alguien va a correr el peligro de enfrentarse a acusaciones falsas y delitos medievales. Marruecos no es seguro para los turistas británicos”. Los ciudadanos británicos eran hasta ahora el cuarto cupo en importancia (tras franceses, españoles y alemanes) en los destinos turísticos marroquíes con casi medio millón de visitantes al año.

h1

VIOLENCIA EN MARRUECOS: LAS MARAS MARROQUÍES ATACAN CON MACHETES

14 julio, 2014

El Tcharmile, las maras de Marruecos

Parecía ser un asunto zanjado, pero la moda del Tcharmile parece que no había pasado del todo.

El pánico al fenómeno violento del Tcharmile, las bandas juveniles marroquíes que se asemejan a las maras de Centroamérica, que se propagó mediáticamente este pasado abril sobre todo en Casablanca, se ha exacerbado ahora en varias ciudades del país con el tramdina o malestar que a muchos les provoca el ayuno durante el Ramadán. Los ataques mortales con armas blancas, sobre todo machetes de carnicero, se han reproducido en los primeros días del mes sagrado musulmán en Tánger, Fez, Temara y en algunos barrios de Casablanca, la capital económica y mayor ciudad de Marruecos. Y la inseguridad creada por esas pandillas de jóvenes procedentes de guetos urbanos y marginales es un fenómeno que no se puede permitir un régimen, como el de Rabat, con vocación de querer controlarlo todo.

El primer ataque registrado del Tcharmile se produjo en marzo pasado en una peluquería de moda del barrio de Maârif, en Casablanca. Tres chicos entraron con sus espadas afiladas en el establecimiento y sembraron el caos. Las clientas huyeron despavoridas. Luego se reprodujeron en los siguientes días y semanas más asaltos, con la misma estética de sables, y algunos asesinatos. Se generó una extraña sensación de miedo y los medios de comunicación le pusieron etiqueta a las bandas con múltiples reportajes: había nacido el fenómeno del Tcharmile. Un término, ahora maldito, procedente de un dialecto marroquí que alude al adobo de especies y hierbas con que se condimenta la carne, que se utiliza también para definir a los espadachines y sus peinados afilados.

Las bandas juveniles, además, instauraron una peligrosa forma de contagio al publicitar sus embestidas en las redes sociales para airear y presumir de sus conquistas. Crearon una exitosa página en Facebook y allí volcaron fotos de los botines (joyas, relojes caros) de sus acciones y, sobre todo, imágenes de sus cabezas rapadas en parte y con peinados encrespados, las cazadoras y deportivas de marca y sus intimidadores cuchillos en todas las posiciones posibles. El héroe de referencia era Tony Montana, el macarra que encarna Al Pacino en Scarface.

Alarmadas, las autoridades policiales del país pusieron en marcha un plan para atajar el problema de cuajo. El rey Mohamed VI, además, había visitado esos días casualmente Casablanca y ordenó una rápida actuación policial. La respuesta fue expeditiva. El director de la policía de Casablanca, Abdelá Said, admitió que existía un grave problema de orden público y se afanó en la tarea. Tanto que, al capturar a los delincuentes, algunos policías les obligaban a rasurarse la cabeza. Se produjeron en solo un fin de semana 691 detenciones por posesión de armas blancas. Interpol exigió a Facebook el cierre de la página que mostraba a las bandas juveniles.

renacido ahora con las primeras jornadas del Ramadán en varios episodios muy sangrientos. En el estreno del mes del ayuno, un joven le amputó la mano a un vendedor de legumbres del mercado de Derb Ghallef, en la capital económica del país. Poco después, en Tánger, la policía contabilizó 30 heridos en diferentes choques. Dos jóvenes se batieron justo antes de la llamada al rezo de la tarde. Uno murió y otro quedó en estado crítico, ingresado en el hospital Mohamed V. En la misma ciudad del Estrecho, un padre y sus tres hijos lucharon contra dos vecinos del mismo barrio y resultaron heridos con cortes graves.

En ese comienzo del Ramadán, en Temara, cerca de Rabat, un individuo agarró a otro y le rebanó la garganta con un arma blanca. Justo también una hora antes de la ruptura del ayuno. En el tercer día del mes sagrado un taxista fue apuñalado en Casablanca por un cliente; en Fez, mientras, una decena de chicos acorralaron y pegaron salvajemente al cobrador de un autobús por no querer pagar el billete. Finalmente, un carnicero fue acuchillado para robarle los 50.000 dirhams (4.460 euros) de la caja del día.

Esta semana, una joven fue raptada y violada por tres jóvenes que la secuestraron en su coche precisamente cuando había acabado en la mezquita la oración. Fue en el Maârif, en pleno centro de Casablanca, una gran urbe que se ha extendido brutalmente tras la implantación de muchas empresas y que cuenta con más de siete millones de personas en sus distintas barriadas. El Maârif parece un lugar tranquilo, occidentalizado, poco transitado de día a causa del Ramadán. Sus calles acogen sedes de firmas y tiendas internacionales. “Los chicos que llevan mala vida, que no quieren trabajar, vienen por aquí, con sus motos y coches, roban y se marchan rápido a sus barrios”, resume en un cruce de calles Hussein.

Algunas zonas de Casablanca parecen proceder de mundos distintos. La riqueza y el trabajo no están bien repartidos, y casi todas las calles parecen tener serios problemas con las recogidas de basuras. No es el caso del Maârif. El perímetro bajo sospecha del que proceden los chicos de las bandas estaría en algunos callejones cercanos a la Medina, el del inglés y el de los italianos. Allí huele a mercado marroquí bajo el agobiante calor. No hay tcharmiles a la vista. Pero sí hay discusiones a grandes voces.

Algunos expertos marroquíes relacionan la reciente explosión de violencia con otro fenómeno: la cólera del ayuno, el incontrolable mal humor y la agresividad que genera en ciertas personas no poder comer ni fumar durante largas horas. El Tcharmile se mezcla con la irritabilidad del tramdina, en un periodo en el que suelen aumentar las discusiones y los conflictos.

El psiquiatra Yussef Mohi lo ha teorizado así: “Durante el Ramadán se produce un cambio en el ritmo de la vida. El ser humano está hecho para trabajar durante el día y dormir durante la noche. Ahora, además de que en verano los días son largos, se duerme muy poco, apenas tres horas”. El país se para durante el Ramadán. Se registra poca actividad y no se celebran, de hecho, ni citas ni reuniones entre el amanecer y la puesta de sol. En teoría, porque es el mes sagrado del rezo, la oración, la solidaridad y los buenos deseos de tolerancia. Pero a otros el ayuno les altera su mecanismo neurotransmisor, el estado de ánimo y les libera aún más agresividad.

Fuente original: EL PAÍS

h1

EL FRENTE POLISARIO ADVIERTE DE GRAVES CONSECUENCIAS SI AMINETU HAIDAR MUERE

1 diciembre, 2009
El primer ministro saharaui, Abdelkader Taleb Omar, advirtió de que si la situación de Haidar llega a un «final catastrófico» habrá consecuencias «muy graves» para el proceso de negociación, el mantenimiento del estatus quo actual y la estabilidad de toda la región del Magreb.
Señaló que el Gobierno saharaui sigue «de cerca» y se encuentra «muy preocupado» por la salud de la activista. A su juicio, la negativa de Haidar a aceptar el pasaporte español que le ofreció este fin de semana el Ministerio de Exteriores español es «justa» ya que la activista «no quiere ser extranjera en su propia patria». Taleb Omar valoró la «solidaridad de la sociedad española» con la militante saharaui, pero demandó al Gobierno español que «la deje salir de Lanzarote, al igual que la ha dejado entrar».
«El primer culpable de esta situación es Marruecos, pero no se puede obviar la responsabilidad de España en este asunto. No convence a nadie y muestra la complicidad que hay, que se diga que va contra la legalidad internacional, al no dejarla salir cuando la han dejado entrar sin ningún pasaporte», aseveró.
Asimismo, consideró que el caso de Haidar es «la punta del iceberg» en lo que calificó como «la escalada» contra los derechos humanos por parte de Rabat desde el aniversario de la «Marcha Verde» el pasado 6 de noviembre.