Posts Tagged ‘turistas’

h1

ATENTADOS CONTRA EXTRANJEROS EN MARRUECOS

6 octubre, 2008

El atentado que nunca existió

Dos turistas españoles apuñalados hace un año en Marruecos sostienen que fueron víctimas de un ataque terrorista. Rabat se niega a reconocerlo

IGNACIO CEMBRERO – Madrid – 06/10/2008    Enviar

Mohamed Hamza se acercó por la espalda a Ángel Olmos López, profirió unos gritos en árabe y le clavó un cuchillo en el cuello. Después, sin sacar el arma, la hundió en la herida con todas sus fuerzas. Hamza atacó a continuación a Juan Cristóbal Sánchez, y hubiese hecho otro tanto con Juan Ballesta, Juana Sánchez y Esther Messeguer, de no haber sido porque unos militares que observaron la agresión desde la su cuartel se apresuraron en reducirle. Ellos llamaron también a la Gendarmería y a una ambulancia.

Dos australianos fueron apuñalados un mes después en Marraquech

Un francés de 17 años fue asesinado a cuchilladas en 2005 en Fez

Los excursionistas fueron atacados en un restaurante de la zona del Atlas

El agresor gritó algo en árabe y hundió un cuchillo en el cuello de Ángel

Los cinco españoles, originarios de Murcia, habían parado, el 7 de abril de 2007, en plena Semana Santa, en Mrirt, un pueblo de Marruecos, para almorzar. Regresaban de hacer senderismo en el Alto Atlas. Aún no se habían sentado en el restaurante cuando Hamza, sorteando las mesas atestadas de clientes marroquíes, les alcanzó.

Los dos heridos fueron conducidos a una clínica local, pero la gravedad del estado de Ángel Olmos -tenía la yugular seccionada- requirió su traslado en helicóptero al hospital militar Moulay Ismail de Mequinez y de ahí al Mohamed V de Rabat, donde fue operado una primera vez. Un avión médicalizado le transportó a Madrid y después a Murcia, donde volvió a ser intervenido en el hospital Virgen de la Arrixaca. Padece parálisis facial, de una cuerda vocal, afonía, dificultad para ingerir alimentos y cojera. Lleva 19 meses de baja.

Horas después de la agresión, la agencia de prensa oficial marroquí, MAP, señaló escuetamente que dos jóvenes turistas españoles habían resultado heridos tras ser apuñalados por un “enajenado mental” que estaba sometido a tratamiento psiquiátrico. A los periodistas españoles que intentaron obtener más información, el Consulado de España en Rabat les indicó que las víctimas no deseaban que se revelara su identidad ni su lugar de origen.

“Fue la Embajada de España la que nos aconsejó que no diéramos publicidad a lo sucedido y nos mantuviéramos en el anonimato”, afirma Ángel Olmos, desmintiendo la versión diplomática. “Se trataba, nos dijeron, de evitar el acoso de la prensa y tensiones innecesarias en las relaciones España-Marruecos”.

Olmos -profesor de educación física-, su novia, Esther, y sus demás compañeros están ahora convencidos de que se trató de un “atentado terrorista”, perpetrado por un integrista, que las autoridades marroquíes intentan disimular con la complicidad española.

“Primero, el agresor solo la emprendió con nosotros, los únicos extranjeros que estábamos allí, y no tocó un pelo a los demás clientes”, recuerda Olmos. “Después, la policía preguntó una y otra vez a los compañeros ilesos si habían oído proferir al agresor la palabra Alá”, prosigue. “Pero ellos corrieron a ponerse a salvo y no recordaban nada de sus alaridos”.

La opacidad que rodea los trámites burocráticos y judiciales en torno a este asunto incrementa aún más las sospechas de las víctimas. El consulado se demoró casi un año en entregarles una copia en árabe -no la mandó traducida- de la denuncia que pusieron ante la Gendarmería contra el agresor, cuya identidad tardaron también meses en conocer. Y aún no han conseguido las declaraciones de los testigos de Mrirt.

El juicio de Hamza, inculpado de “asalto con intento de homicidio”, fue fijado en Mequinez para el 30 de julio de 2007, pero aún no se ha celebrado, pese a que la justicia marroquí suele ser expeditiva en estos asuntos. Olmos cree que un abogado del consulado debería representarles ante el tribunal. Ante la situación creada, los cinco montañeros han recurrido ahora al Defensor del Pueblo.

“El consulado se ha dirigido en numerosas ocasiones al Tribunal de Mequinez para que le mantuviera informado”, responde a las críticas el consejero de prensa de la Embajada de España en Rabat, Pablo López. Pero el juicio ha sido constantemente aplazado. Se sorprende porque “los interesados quedaron en su día muy satisfechos por la labor del consulado” y, según asegura, así lo manifestaron en una carta.

Si ahora creen que se trató de un atentado, “se podrían personar en el procedimiento, a través de un abogado”, dice el consejero de la Embajada, “para ejercer sus derechos al margen de la acción pública que lleva a cabo el ministerio fiscal”.

Al mes siguiente de la agresión de Mrirt, dos farmacéuticos australianos fueron heridos por un hombre que, con un mono de trabajo, se introdujo en el hotel Sofitel de Marraquech con un machete. La MAP le describió enseguida como un “desequilibrado”. Igual que al que había atacado a los españoles.

Aunque no son muy frecuentes, hay otros casos de ataques similares contra turistas en Marruecos. El más dramático fue el asesinato a puñaladas en Fez, en 2005, de Benjamin Vanseveren, un francés de 17 años. Su padre, Eric, luchó con todas sus fuerzas para tratar de probar que el autor era un islamista, pero el tribunal rechazó el testimonio de cuatro testigos de la acusación particular.

h1

NO HAY LIBERTAD RELIGIOSA EN MARRUECOS: HAY ALGUN TIPO DE LIBERTAD QUE NO SEA LA DE TORTURAR???

3 octubre, 2008

Marruecos castiga el proselitismo con la cárcel

Imprimir E-Mail

ACN Press   
lunes, 29 de septiembre de 2008
Rabat / No hay avances en la libertad religiosa en Marruecos. Es la conclusión de un estudio sobre este campo que ha realizado la Asociación americana Democracia y Derechos Humanos tomando como período de referencia 2007 y lo que llevamos de 2008. “El Estado sigue poniendo determinados límites -aseguran- a los cultos no íslámicos y al proselitismo”.


“Hemos constatado que persisten los abusos y discriminaciones para los creyentes que hacen pública su adhesión a otras religiones que no sean el Islam, en especial para los conversos desde esta religión al cristianismo”. Según los datos que aporta el informe de esta Asociación, en Marruecos se pueden contabilizar hasta cinco mil católicos y protestantes, dato que se eleva hasta los 25.000 si se cuenta a toda la comunidad cristiana.

En cuanto a los judíos, señala el informe, son entre cuatro mil y seis mil y la mayoría reside en Casablanca. Otras cuatrocientas personas, recoge, practican en el país la fe bahaí (religión monoteísta, cuya idea central es que la humanidad es una sola raza y que ha llegado el día de su unificación en una sociedad global, explican en su página web).

En Marruecos, el Islam es la religión oficial y el Rey Mohamed VI es el principal representante en la tierra de la comunidad islámica alauita. El Gobierno ha prohibido la distribución de materiales religiosos que no hagan referencia al Islam, considerando este tipo de actos como proselitismo, penado con cárcel (entre tres y seis meses de privación de libertad).

Entre los casos concretos estudiados por Democracia y Derechos Humanos, destaca el de dos jóvenes turistas franceses que fueron detenidos en marzo de este año en posesión de Biblias y compact disc con contenidos religiosos. Fueron acusados de proselitismo, aunque finalmente fueron puestos en libertad y pudieron abandonar el país. No en vano, se permite la venta de biblias en el reino en francés, español o inglés, pero no en árabe.

h1

EL TURISMO EN marruecos: OBJETIVO DE AL QAEDA

2 septiembre, 2008
La célula terrorista desmantelada en Marruecos tiene vínculos con Al Qaeda PDF Imprimir E-Mail
Escrito por Jamal Ouahbi   
martes, 02 de septiembre de 2008
Algunos de los detenidos en esta operación.

Algunos de los detenidos en esta operación.

Marrakech, Tánger, Agadir y Casablanca, las joyas turísticas eran su objetivo. Es una nueva red terrorista vinculada a Al Qaeda que se desmontó en las últimas semanas por los servicios secretos marroquíes. Quince personas en total, cuyo jefe  bautizó a la célula“Fath Al Andaluz” (reconquista del Al Andalus).

“Los terroristas estaban en las fases finales de su plan”, afirman fuentes bien informadas. En cuanto a las armas de ataque, se trata de cinturones de explosivos artesanales fabricados con diferentes materias químicas, “en el estilo de las utilizadas en los atentados del 16 de mayo de 2003 en Casablanca”, añade la misma fuente.
El descubrimiento y el desmantelamiento de esta nueva célula terrorista, calificada de “peligrosa” por fuentes policiales, fue posible gracias a la vigilancia de las transferencias de dinero procedentes de algunos países. “Se transfirieron algunas sumas considerables a partir de países como Siria y España a miembros de esta red. Éstos fondos debían servir para financiar atentados terroristas, así como el asesinato de responsables policiales y militares”, indica otra fuente que prefiere quedar en el anonimato. “Fath Al Andaluz” mantendría vínculos con células de Siria e Irak. El jefe de la red terrorista, desmantelada hace tres semanas, reconoció “tener vínculos con Al Qaeda y planear ataques terroristas en las grandes ciudades turísticas del país con el objetivo de afectar a la estabilidad y la seguridad del país”.
“Los individuos detenidos en el marco de este caso serán presentados a la justicia para responder de sus actos”, añadieron asimismo las fuentes. A raíz de esta evolución inquietante, se observó el estado de alerta en un gran número de ciudades incluida Casablanca. A pesar de esta nueva y exitosa redada contra las filas de los terroristas, no se descarta completamente el peligro. Algunos elementos de la célula “reconquista del Al Andalus”  siguen en fuga. Desde los atentados del 16 de mayo de 2003, que habían causado 45 muertes, los servicios de seguridad marroquíes consiguieron desmontar varias redes terroristas. El último en fecha es el de Abdelkader Belliraj, detenido en febrero pasado. Sus miembros aparecerán el 16 de octubre próximo a Salado, ante el juez especializado en los asuntos terroristas.