Posts Tagged ‘Van Walsum’

h1

YA ESTA MARRUECOS COMPRANDO AL NUEVO MEDIADOR?

13 octubre, 2008

El Polisario, extrañado por la demora en el nombramiento del mediador Sahara

Imprimir E-Mail
Redacción – C24H   
domingo, 12 de octubre de 2008
Santa Cruz Tenerife/ El presidente del Parlamento de la República Arabe Saharaui Democrática y miembro del Frente Polisario, Mahfud Alí Beiba, ha mostrado hoy su extrañeza por la demora en el nombramiento del nuevo enviado especial del secretario general de la ONU para el Sáhara Occidental.
En una comparecencia en la Comisión de Cooperación y Solidaridad del Parlamento catalán, Alí Beiba ha afirmado que aunque hace tiempo que el Polisario dio su visto bueno al diplomático estadounidense Christopher Ross, el nombramiento no se ha producido aún. En este contexto, ha expresado sus sospechas de que quizá ‘Marruecos todavía está negociando algo (con Naciones Unidas)’ y se ha preguntado si el reino alauí ‘reclama el ritmo de la negociación’ o bien negocia ‘la composición de la delegación’.

Alí Beiba, que se ha reunido con el presidente del Parlamento catalán, Ernest Benach, y que visitará en España diversos parlamentos autonómicos, ha opinado que la demora en el anuncio de Ross es ‘algo raro’.

Ha destacado el dominio que tiene este diplomático del ‘árabe’, algo ‘fundamental’ para el entendimiento entre ambas partes, y se ha preguntado en qué dirección ‘se moverá España esta vez’. Ha opinado que en la legislatura anterior la posición de España respeto a los saharauis ‘no estaba clara’, y ha añadido que ahora tiene la oportunidad de ‘corregirla’ puesto que ‘todos nos equivocamos’.

En cuanto a Marruecos, ha denunciado que ‘no hay un interlocutor claro’, y ha destacado que mientras Hassan II ‘aceptaba el referéndum’ en el Sahara, el actual monarca, Mohamed VI, ofrece la autonomía como ‘única opción’. Ha denunciado la ‘represión sistemática’ de Marruecos en la ‘zona ocupada’ del Sahara Occidental, y que las familias saharauis no tienen una previsión de cuántos kilos de alimento recibirán cada cierto tiempo.

Por otra parte, ha alertado de que ‘los saharauis son pacíficos, pero cuando se pisotea la dignidad la reacción humana es ilimitada’, al tiempo que ha reprochado a Marruecos su inmovilismo en este conflicto y se ha preguntado ‘por qué un país tiene miedo a que voten un grupo de beduinos’. A pesar de insistir en que el Polisario no avala otra vía que no pase por la convocatoria de un referéndum de autodeterminación en el Sahara Occidental, ha apuntado, a título personal, que en la hipótesis de que el Sahara Occidental fuera ‘la provincia 53 de España’, él ‘aceptaría un Estatut mucho más bajo que el catalán’. Por su parte, todos los grupos parlamentarios catalanes han mostrado su apoyo a la causa saharaui y han mostrado su solidaridad con este pueblo.

h1

CARTA DE DESPEDIDA A VAN WALSUM

6 octubre, 2008

Carta de despedida a Van Walsum

La ingenua franqueza y el supuesto desahogo de conciencia política del ex representante personal del Secretario General de Naciones Unidas para el Sáhara Occidental, Peter Van Walsum, aunque más bien lo ha sido para Marruecos, posición que después de tres años de ocupar el cargo decidió tomar -porque, según él, “si el Consejo [de Seguridad] hubiera estado dispuesto a imponer una solución (…)” su análisis hubiera sido diferente, le ha llevado a expresar opiniones tan subjetivas como contradictorias que nos hemos visto obligados a responderle, al tiempo que a preguntarle.

Porque es tal el enredo y los despropósitos que llega uno a pensar si su verdadera intención no habrá sido la de confundir al que no sabe, engañar a los que confiaron en su labor y desprestigiar aún más si cabe a la ONU, criticando la pasividad de esta Organización al no aplicar sus propias resoluciones referentes al derecho inalienable del pueblo saharaui a su autodeterminación. Y es que a estas alturas de su vida, y después de haberse desacreditado a sí mismo y haber mancillado su prestigio públicamente con una incoherencia propia de un novato fácilmente manipulable, no puede justificar su trabajo nadando en aguas turbulentas mientras reconoce que la legalidad está de parte del POLISARIO, es decir, del pueblo saharaui, pero que Marruecos se muestra más implacable y es perro faldero de algún miembro permanente en el Consejo de Seguridad.

¿Por qué no dice usted las cosas como son? ¿Por qué no aparta toda esa paja de su discurso y se centra en lo cierto? Es simple, Sr. Walsum, basta con centrarse en la idea principal, en no desequilibrar la verdad, en mostrar valor para reconocer lo que es de justicia y, si no, en dimitir con honor antes de venderse al mejor postor. Eso, Sr. Walsum, se logra con pocas palabras, sin necesidad de explicaciones a destiempo; y por supuesto, con coherencia y claridad absoluta.

El “problema del Sáhara”, no es complejo Sr. Walsum, aunque sí largo, sobre todo para el pueblo saharaui, que en estos 33 años de exilio ha visto morir a muchos de sus hijos, nacer a otros en tierras que no son suyas y que está cansado de escuchar a personas como usted que les dicen que “nada cambiará”. Porque las cosas cambian, sólo basta que uno quiera; y el pueblo saharaui quiere. Quiere volver a su hogar, quiere volver y crecer en la tierra de sus antepasados, quiere vivir en libertad con un Estado soberano y democrático, quiere decidir su futuro y que se respeten sus derechos como seres humanos y como pueblo con identidad nacional.

Y cuando un pueblo quiere, y se sabe en su legítimo derecho, Sr. Walsum, le aseguro que nada le hará retroceder, por lo que es una ofensa y un menosprecio a nuestro pueblo insinuar que “si el POLISARIO renunciara a la independencia total contaría con un gran apoyo internacional”. ¿Qué parte de todo lo que ha visto en estos tres años no ha entendido? Porque, hasta la fecha, son más de ochenta los países que reconocen a la RASD (República Árabe Saharaui Democrática), centenares de asociaciones en España y otras tantas en el resto del mundo.

El pueblo saharaui, y por consiguiente el POLISARIO, cuenta con un gran apoyo internacional en su lucha pacífica por la independencia total. Ningún país del mundo ha consentido admitir la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental.

El conflicto del Sáhara no es insoluble, Sr. Walsum; lo que pasa es que hace falta valor para admitir que Marruecos se burla de la Comunidad Internacional, de las Resoluciones de ONU, y que su propuesta de autonomía, además de inadmisible, no es más que una tapadera para desviar la atención de la grave violación de los derechos humanos que el pueblo saharaui en los Territorios Ocupados lleva padeciendo desde la invasión marroquí y por la que existen los Campamentos de Refugiados y miles de desplazados saharauis en el mundo.

Si las instancias internacionales carecen de fuerza ejecutiva, como usted declara, para la aplicación de sus resoluciones, es un problema añadido que afecta al pueblo saharaui y a todos los pueblos del mundo; además de la suma gravedad que eso significa, por la indefensión a la que nos vemos expuestos y la frustración ante la labor que deberían desarrollar, que tiene como fin la práctica de sus dictámenes.

La debilidad de Naciones Unidas agota, pero no es razón suficiente para claudicar ante el invasor genocida y renunciar a nuestro derecho a la libre determinación. Marruecos sabe muy poco de diplomacia y mucho de prostitución política, o lo que es lo mismo, la “real politique”.

 Si espera que el pueblo saharaui rinda pleitesía a semejante gobierno invasor y criminal, es que ha perdido usted el juicio o ya tiene la jubilación asegurada con la mansión que le espera en Tánger, en la misma calle en la que se encuentra la del Sr. Pérez de Cuellar.

El pueblo Saharaui ya ha perdido mucho, a otro tanto ha renunciado, y aún sigue su lucha con las mejores armas de las que se puede disponer: la verdad, la legalidad y su deseo inquebrantable a ser un pueblo independiente y libre.

Cierto que algo tiene que cambiar: que el agresor deje de agredir, que el invasor devuelva lo que no es suyo y que la ley imparta justicia. Ya procuraremos que lo que venga se haga bien.

Por un Sáhara libre,

Salka Embarek.

h1

NUEVO MEDIADOR DE LA ONU PARA EL SAHARA

10 septiembre, 2008

La ONU elige a un diplomático de EE UU como mediador en el Sáhara

Washington se implica más en buscar una solución con el nombramiento de Ross

IGNACIO CEMBRERO – Madrid – 10/09/2008

 

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, nombrará en los próximos días al diplomático estadounidense Christopher Ross, de 65 años, enviado personal para el Sáhara Occidental, según indican fuentes cercanas a la negociación entre Marruecos y el Frente Polisario. Con el nombramiento de Ross, que posee una amplia experiencia en el mundo árabe, EE UU se implica un poco más en la búsqueda de una solución al conflicto de la antigua colonia española que dura desde hace 33 años, recalcan fuentes diplomáticas de Naciones Unidas.

Ross coordinaba hasta ahora la lucha antiterrorista desde el Departamento de Estado. Con anterioridad fue embajador en Siria y en Argelia y también estuvo destinado en Beirut, en Argel, como funcionario de menor rango, y en la ciudad marroquí de Fez donde trabajó para la Agencia de Información de EE UU (USIA, según sus iniciales en inglés). Fue profesor de árabe en la Universidad de Columbia y colaboró con el Middle East Journal.

Ban Ki-moon se ha dado prisa en elegir a un sustituto al diplomático holandés Peter Van Walsum del que decidió prescindir a finales de agosto. Éste anunció que había dejado el cargo en una tribuna publicada en EL PAÍS el 28 de agosto. Cuando el norteamericano James Baker dimitió, en 2004, cómo enviado personal el entonces secretario general, Kofi Annan, tardó más de un año en reemplazarle.

El nombramiento de Ross significa que Washington acepta involucrarse un poco más en la negociación entre Rabat y los independentistas saharauis que empezó hace más de un año de Manhasset, un suburbio de Nueva York, y que, tras cuatro rondas, no ha dado frutos.

La designación de Ross es una relativa buena noticia para el Polisario que siempre ha deseado que el mediador de Naciones Unidas fuese un norteamericano porque contaría con el respaldo de la Administración estadounidense, la única que, según los saharuis, puede ejercer una presión eficaz sobre Marruecos.

La salida de Van Walsum fue, en cambio, una mala noticia para Rabat. Su ministro de Asuntos Exteriores, Taieb Fassi-Fihri, y el jefe de su espionaje exterior, Yassin Mansouri, se reuniron el 24 de julio con Ban Ki-moon para pedirle que le mantuviera en su cargo. El jefe de la diplomacia española, Miguel Ángel Moratinos, expresó también, el 4 de agosto, en Tánger, su pleno apoyo al diplomático holandés.

El líder del Polisario, Mohamed Abdelaziz, escribió, en cambio, el 8 de agosto, una carta a Ban Ki-moon en la que afirmaba que con sus declaraciones a favor de Marruecos Van Walsum se había ?descalificado? y le instaba a cesarle para que la negociación pudiera continuar presidida por otra personalidad. Una quinta ronda está apalabrada para el próximo otoño.

A puerta cerrada, ante en Consejo de Seguridad, en abril, y en agosto, en EL PAÍS, Van Walsum sostuvo que la independencia del Sáhara Occidental es ?inalcanzable?, lo que irritó a los independentistas. También afirmó, no obstante, que la legalidad internacional está del lado del Polisario, pero que el Consejo de Seguridad no está dispuesto a echar mano del Capítulo VII de la carta de Naciones Unidas (posible uso de la fuerza) para imponerla. De ahí su apuesta por la oferta de autonomía que hizo Rabat.

La mayor implicación de EE UU no es ninguna garantía de éxito. El ex secretario de EE UU, James Baker, fue enviado personal para el Sáhara durante siete años (1997-2004) y acabó dimitiendo después de que Marruecos rehusase aplicar su plan para la ex colonia que había sido aprobado, por unanimidad, por el Consejo de Seguridad. El plan preveía la celebración, tras un lustro de autonomía, de un referendo de autodeterminación con un censo bastante favorable a Rabat.

h1

BUENAS NOTICIAS: VAN WALSUM DESPEDIDO. Van Helsing: aún eres joven, encontraras otra cosa.

28 agosto, 2008

Sáhara.- El secretario general de la ONU no prorroga el mandato del enviado especial para el Sáhara Occidental

  El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, no ha prorrogado el mandato, que expiró hace hoy una semana, de su enviado especial para el Sáhara, Peter van Walsum, quien desde hacía tres años ejercía como mediador para intentar encontrar una solución al conflicto del Sáhara Occidental entre Marruecos y el Frente Polisario.

   Así lo asegura hoy el propio Van Walsum, holandés de 74 años, en un artículo de opinión publicado por el diario ‘El País’, en el que menciona que escribe “como antiguo enviado personal del secretario general de Naciones Unidas” y que se acerca el momento en que sus opinones “no interesarán a nadie” porque ya no es el enviado personal.

   Dentro del Frente Polisario habían sido varias las voces que pidieron este mes a Ban Ki Moon la destitución de Van Walsum por considerar que se había colocado del lado marroquí. A mediados de agosto, el líder del movimiento saharaui, Mohamed Abdelaziz, escribió una carta al secretario general de la ONU en la que aseguraba que su enviado personal “se ha descalificado” y le instaba a destituirle para que así se puediera continuar con las negociaciones con Marruecos.

   De hecho, el primer ministro de la República Arabe Saharaui Democrática (RASD), Abdelkader Taleb Omar, subrayó a finales de julio en Argel la disposición de su gobierno a retomar las negociaciones con Marruecos, aunque sin la presencia del mediador de la ONU debido a su “toma de posición a favor de una de las partes”, es decir, Marruecos.

   Unos meses antes, en abril, el propio Van Walsum señaló ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que la independencia del Sáhara Occidental es “poco realista”. El enviado explicó que en último informe había concluido que no existe presión internacional hacia Marruecos para que abandone su reclamación sobre la soberanía del territorio, “por lo que un Sáhara Occidental independiente no es una proposicion realista”.

PROBLEMA “INSOLUBLE”

   Subrayando sus anteriores palabras, Van Walsum declara en el artículo de opinión publicado hoy que el conflicto del Sáhara Occidental es un problema “insoluble”. “En vista de los 33 años que ha durado el contencioso sobre el Sáhara Occidental, en ocasiones caigo en la tentación de pensar que no he logrado encontrarle una solución porque es un problema insoluble”, señala.

   Sin embargo, el diplomático holandés, que fue nombrado por el ex secretario general Kofi Annan en agosto de 2005, también afirma que se resiste a esa “tentación” porque continúa “creyendo que con voluntad política sí podría resolverse”.

   Van Walsum ratifica que su “análisis” no ha cambiado, pero subraya que “si el Consejo de Seguridad  hubiera estado dispuesto a imponer una solución”, este análisis “habría sido muy diferente”. “La necesidad de llegar a una solución consensuada tenía que ser el punto de partida” según la decisión tomada por el máximo organismo de la ONU, añade.

   El diplomático recuerda que en las negociaciones entre Rabat y el Frente Polisario había que “embarcarse sin condiciones previas”, pero remarca que “lo más realista era pronosticar que, mientras Marruecos ocupara gran parte del territorio y el Consejo de Seguridad no estuviera dispuesto a presionarle, el resultado no llegaría a ser un Sáhara Occidental independiente”.

   Por lo tanto, el que fuera enviado especial de Ban opina que si el Polisario contemplara una “hipotética solución negociada que no fuera la independencia total, contaría inmediatamente con un abrumador apoyo internacional”, y espera que si este momento llega el movimiento independentista “presente su propia propuesta global de autonomía” en lugar de limitarse a introducir enmiendas en la marroquí. Sin embargo, no espera que el Polisario “dé ese paso en un futuro previsible”, por lo que “nada cambiará por el momento”.

h1

CARTA ABIERTA A PETER VAN WALSUM

26 agosto, 2008

 

CARTA ABIERTA A PETER VAN WALSUM

Por Jose el Bidani (Cooperante en Tindouf)

 


Estoy en los campamentos de refugiados que hay en Tindouf. El estado y pueblo saharaui en el exilio sobreviven a duras penas ante el calor dominante del mes de agosto. La novedad no es superar los 50 grados, sino no pasar de los 40. Digan lo que digan hay cosas a las cuales uno no se acostumbra, y una de ellas es vivir en el infierno. 5 somos los cooperantes que estamos ahora en la Hamada argelina acompañando al pueblo saharaui. Y casi todos los días, parece que el objetivo por el cual estamos aquí se funde junto a la esperanza de ver algo diferente por estas latitudes.

De repente, de sorpresa, como suele pasar por estas latitudes, llega a mis manos dos páginas de El País con las últimas declaraciones del Sr. Peter van Walsum. Leo y releo sus declaraciones. No puedo reprimirme por más tiempo, y enviarle una carta…

CARTA ABIERTA A PETER VAN WALSUM

Estimado Sr. Walsum,

 

Usted no me conoce, pero yo al menos tengo el placer (o no sé si lo contrario) de haberme cruzado en su camino. Recuerdo su anterior visita a los campamentos, a principios del año. Era un día más de mi vida como cooperante, y me dirigía a trabajar como todas las mañanas, en compañía de un compañero saharaui, en un destartalado Nissan. Frente al complejo presidencial del gobierno saharaui en el exilio, una abigarrada comitiva de vehículos, escoltada por la guardia civil saharaui, cortó nuestro paso. Entre los vehículos que desfilaron como una exhalación ante nosotros, tuve el privilegio de ver su rostro como una aparición fugaz. El rostro extremadamente serio, casi cadavérico, unido al perfil enjuto y la mirada ida a un punto indefinible del horizonte, junto a la seriedad de su atuendo, daba la sensación de que usted era llevado a dar la extremaunción en un olvidado patíbulo. Gracias a su prisa, esa visión fue tan fugaz que el estremecimiento que sufrí pronto pasó al olvido.

 

Más sin embargo, por la tarde, me disponía a ir a la Escuela del 27 de Febrero, a unos 12 km. de Rabuni, cuando a la altura del control de circulación, nos topamos con una lujosa caravana de Toyotas imponentes y tristemente familiar. Volvía a encontrarme con usted. La caravana internacional, que no superó los 40 km por hora, formó un pelotón de vehículos a sus espaldas inusual en este lugar. Las Naciones Unidas habían logrado colapsar la única carretera de estas latitudes. La interminable travesía solo se veía trastocada por los vehículos que venían en sentido contrario, que debían literalmente lanzarse a un arcén imaginario para permitir su paso.

Cuando llegamos al 27 de Febrero, las viviendas de los refugiados empezaron a flanquear la carretera. Entre ellas, había algunas jefas de barrio distribuyendo la escasa ayuda humanitaria. A su paso dejaron su labor, para comenzar a lanzar zgarits (su famoso alarido) y consignas con signos de victoria en sus manos. Muchos de los peatones que se cruzaron con usted, repitieron el gesto. Entre las palabras que pude escuchar a sus espaldas, independencia sonaba alta y clara. Por fin pudimos desembarazarnos del atasco, para reanudar nuestros quehaceres, así como el del resto de los testigos de la situación.

Más cuál sería mi sorpresa, cuando, subido a una pequeña loma intentando encontrar cobertura en mi móvil una hora después, vuelven a pasar unos inmaculados vehículos por la pista. Esta vez, la caravana se había transformado en tres o cuatro vehículos, y su porte ceremonial había dado paso a una especie de discreta salida por una vía secundaria. En aquel momento pude volver a ver su rostro, igual de enjuto y seco, y con la misma mirada ida de la mañana. Algunos saharauis a mi alrededor tuvieron tiempo de arengarle diciendo lo que quiere este pueblo, que es recuperar su derecho a la existencia y la independencia. Pero pude observar como aquellos gritos hechos con determinación, no lograron atravesar las lunas de su vehículo, y mucho menos, hacer pestañear aquella gélida mirada.

Estos recuerdos han salido a flote al leer sus declaraciones tan secas y gélidas como sus paseos por los campamentos. Y curiosamente contradictorias. Decir que “el Polisario tiene la legalidad internacional de su lado,” pero “que el Consejo de Seguridad no está dispuesto a ejercer sus poderes en función del capítulo VII de la Carta de la ONU, y a imponerla”… ¿qué significa esto? Y que a pesar que el Tribunal de la Haya dictaminó sentencia en 1975, y que el “Consejo de Seguridad, que ostenta el poder de organizar ese referéndum, pero que no lo hace porque rehúsa imponer una solución” ¿Y esto otro? ¿De qué y para qué sirve entonces la legalidad internacional y el Consejo de Seguridad?

Dicho Consejo, “debe respetar la legalidad internacional, pero también tener en cuenta la realidad política sobre el terreno”. ¿Se refiere con esto al bloqueo de las autoridades marroquíes de acceder a las zonas ocupadas y ver qué es lo que allí ocurre por parte del resto del mundo? ¿O quizás a la crisis humanitaria que sufren los refugiados saharauis en Tinduf, que ya no saben cómo enfrentarse a lo que ya parece una hambruna obligatoria? Ah, será por eso que usted dice que “el empeño del Polisario en la plena independencia ahonda el bloqueo y perpetúa el statu quo”. Aunque me da la sensación que quien perpetúa dicho statu quo es Marruecos y sus aliados a través del Consejo de Seguridad.

Y que sepa, que la sociedad española no da falsas esperanzas, sino que hace lo que puede, a veces bien, a veces mal (no dejamos de ser humanos con pocos medios), pero con dos dedos de frente para saber cuál es la realidad política sobre el terreno.

Sr. Walsum, le invito a desvestirse de su armadura anti realidad, porqué no, ahora mismo. Es buen momento para conocer la realidad política de los campamentos. 46 grados a la sombra, la ayuda humanitaria que no acaba de llegar, y varias generaciones de personas obligadas a vivir en estas condiciones de desolación y olvido teniendo la legalidad internacional de su parte. Admiro su sangre fría para pasar por delante de esto y más por los campamentos, y que no influya en su visión fría e imparcial de la realidad política de este surrealista contencioso.

Ah, que no puede venir ahora, claro, estamos en el puente de agosto, muchos compromisos vacacionales… pues nada, cuando quiera, aquí estaremos, muy a nuestro pesar, esperando que alguien de los de arriba tenga la suficiente cordura para ver la realidad política sobre el terreno. ¿Qué cual es la realidad política sobre el terreno? Quizás unos guisantes secos que se reparten a los refugiados, que cuando se cocinan inundan el ambiente con un poco apetitoso olor que acaba por quitar las ganas de comer.

Cordialmente, 

Jose el Bidani

h1

MARRUECOS COLONIALISTA

19 agosto, 2008

Sáhara y el enviado especial de la ONU Peter Van Walsum

Escrito por Miguel Ángel Díaz Palarea lunes, 18 de agosto de 2008 Miguel Ángel Díaz Palarea.

– MARRUECOS SE MERIENDA EL SÁHARA CONTRA LA LEGALIDAD INTERNACIONAL Y TRAMA HACER LO MISMO CON NUESTRAS ISLAS CANARIAS Cuando veas las barbas del vecino quemar pon las tuyas a remojar. Creo que los canarios debemos aprender de la historia del Magreb. Me temo que el Estado Español, como ha demostrado históricamente, en una situación crítica para Canarias nos vendería “por un puñado de dólares” a sus cuates en África: Al Comendador de los Creyentes, Mohamed VI. El diplomático holandés enviado de Naciones Unidas para el Sáhara el pro marroquí Peter Van Walsum, en una entrevista concedida al periódico El País, el 8 de agosto, demostraba que trabaja para Marruecos, Marruecos, Marruecos y si algo sobra, también, para Marruecos; dejaba claro al mundo mundial que era el zorro de Rabat metido a cuidar las gallinas del corral del Sáhara Occidental. De casta la viene al galgo, ya en enero de 2006, no se cortaba un pelo para afirmar: “La independencia del Sáhara Occidental no es un objetivo razonable”, pero previamente como para lavarse la conciencia: “El Polisario tiene la legalidad internacional de su lado; ahora bien, el Consejo de Seguridad no está dispuesto a ejercer sus poderes, en función del Capítulo VII de la Carta de la ONU, y a imponerla”; es decir que la ONU pasará de hacer cumplir este precepto que prevé el uso de la fuerza en caso de quebrantamiento de la paz o acto de agresión. A EE.UU., con el trío de las Azores, de Aznar de nuestros dolores, no le hizo falta el consentimiento del Consejo de Seguridad para merendarse a Irak con cientos de miles de asesinados. Más claro, agua. Yo me pregunto: ¿por qué Mohamed Abdelaziz, Secretario General del Polisario tardó tanto en pedir su dimisión? ¿Acaso creyó en pajaritos preñados? o ¿No le quedó otro remedio que aguantarlo? Cuando se está jugando la independencia de su pueblo, de los que mal viven unos 160.000 como refugiados en los campamentos de Tinduf, en el suroeste de Argelia y, cuando Marruecos con el beneplácito francés, controla las tres cuartas partes del antiguo Sáhara “Español”. Hay que precisar que los ocupantes del Sáhara Occidental en su mayoría no son originarios de aquel territorio por los enredos de Rabat. Según el periódico El País, “menos del 20 % de los habitantes son saharauis”, el resto vaya usted a saber. El infiltrado agente de marroquí, Peter Van Walsum, es el vivo ejemplo de un cínico colonialista, a la vieja usanza de cómo los imperios jugando con sus peones en África, hacen y deshacen a su antojo. En su entrevista en El País primero afirma que por Las Resoluciones del La ONU “El Polisario tiene la legalidad internacional de su lado”, para cambiar de tercio al justificar el fracaso de las últimas negociaciones y querer que los saharauis pasen a ser súbditos del sátrapa marroquí. Aquellos encuentros se reiniciaron hace un año entre saharauis y marroquíes en Manhasset, un suburbio de Nueva York, y, como pintaban las cosas: “siniestro total”. Justifica la postura de Rabat con lindezas de este estilo: “El empeño del Polisario en la plena independencia ahonda el bloqueo y perpetúa el status quo” “La independencia no es un objetivo razonable”. El objetivo de mi mandato como enviado por el Secretario de la ONU Ban Ki-Moon: “no consiste en establecer cuál de las partes tiene mejores argumentos, sino en explorar con ellas cuál es la mejor manera de superar el impasse”. Luego da una de cal y otra de arena, primero reconoce: “Marruecos debe asumir la total responsabilidad de que el referéndum sea irrealista e irrealizable” y manifiesta que la imposibilidad se encuentra en que, como manifestó ante el pro marroquí Senado Francés: “Las reticencias de Marruecos pueden estar relacionadas con la sensación que de esta consulta emanaría una mayoría favorable a la independencia” y para terminar de “cagarla” –perdonen pero es la palabra que mejor define su puesta- los saharauis deben bajarse los pantalones y negociar “una autonomía para las provincias marroquíes del sur”. Habría que buscar razones y soluciones: el estado colonialista Español que creó el problema debe ser responsable con su antigua colonia y volcarse en la independencia de El Sáhara Occidental sin paños calientes con una monarquía medieval que no respeta los derechos humanos, las resoluciones de la ONU, ni acata los dictámenes de la Corte Internacional. Hagamos algo de historia: 1.- Hassan II, padre de Mohamed VI -monarquía con tintes divinos-, en octubre de 1975, lanzó la Marcha Verde contra las fronteras de la colonia española, aprovechando la enfermedad del viejo dictador Franco y la debilidad del régimen fascista que daba la cabeceada. 2.- En febrero de 1976 el Estado Español abandona su antigua colonia; en teoría no entregaba el territorio a Marruecos, prueba de ellos es que el Frente Polisario proclamó la República Árabe Saharaui Democrática y, a un tiempo, inició una guerra contra los intereses expansionista de Rabat. 3.- El Frente Polisario en agosto de 1988 firma con Marruecos el “Plan de Paz con la ONU”, sometiéndose los problemas de soberanía a la voluntad popular a través de un Referéndum democrático. Ingenuos los que creyeron que Marruecos iba a cumplir su compromiso. 4.- En el año 1991 Felipe González/PSOE firma con Marruecos el “Tratado de Amistad, Buena Vecindad y Cooperación” que, al día de hoy, nuestro ministro de Asuntos Exteriores califica de “colchón de intereses”. Yo les pregunto: ¿De quién, mis cuates? 5.- En agosto de 2003 El Consejo de Seguridad de la ONU aprueba el “Plan Baker”, que plantea unas elecciones con un censo favorable a Marruecos. El referéndum debía celebrarse a los cinco años. Rabat no tenía muy claro, según su infiltrado Peter Van Walsum, que lo ganara y en consecuencia se negó a cumplir la palabra dada. 6.- Los nuevos colonizadores se salen con la suya y logran, con la anuencia de Francia, la dimisión en junio de 2004 de James Baker y el rey de Marruecos, ya Mohamed VI, da un apretón más a la tuerca , rechaza el referéndum y ofrece cínicamente “una solución política definitiva” en plazo de cinco años. No se dan cuenta de que el tiempo corre en beneficio del ladrón, que por las buenas, nunca devuelve lo robado; sencillamente pretenden, a través de juegos de artificios, mantener el “statu quo”, como dice Peter Van Walsum y arrepollinarse en el territorio usurpado. Como era de esperar las negociaciones entre las partes implicadas fueron “cantos de cisne”; ya en marzo de 2008 fracasaba la cuarta ronda de negociaciones entre el Polisario y Marruecos; en junio de 2008, como no podía ser de otra forma, el Polisario se ve obligado a rechazar al enviado del Consejo de seguridad de la ONU, el ya mencionado pro marroquí Peter Van Walsum que de forma incomprensible llega a decir la perogrullada “El Consejo de Seguridad debe respetar la legalidad internacional, pero también tener en cuenta la realidad política sobre el terreno que está en manos de Marruecos” y concluye, el zorro metido a cuidar gallinas, que “Treinta años de argumentos legales de peso del Polisario no produjeron resultado alguno”; hay que preguntarse el motivo de por qué ni la legalidad internacional, ni los dictámenes del Tribunal Internacional de Justicia, que en 1975 señaló que el conflicto del Sáhara Occidental es una cuestión de descolonización que debe ser resuelta mediante un Referéndum, no se cumplen en sus justos términos. Peter van Walsum se pregunta: ¿Qué salidas le quedan al Polisario? O tragarse la mandanga y pasar a ser vasallos del monarca marroquí o acudir de nuevo a las armas y el desvergonzado holandés –que no errante- da la respuesta: “Basándose en la historia del conflicto la vuelta a las armas del Polisario no desembocaría en un Sáhara independiente” Hay que tener cara dura. Un pobre desgraciado como yo se pregunta y ¿España, antigua potencia colonial, qué coño hace para restablecer la legalidad internacional? Y mi respuesta es “Nada de nada”, es ilustrativa la salida de Peter van Walsum, cuando habla de que España, aunque lo diga con la boca chica: “Recomienda negociar tomando en consideración la realidad política, el control del territorio por Rabat” Por desgracia esta es la política que siguen destacados pesoistas en las islas canarias, donde destaca por su pro marroquismo Jerónimo Saavedra que no se esconde para decirlo y otros muchos que, hipócritas, sí se ocultan; pero el Polisario tiene otros muchos enemigos incluso en el terreno Independentista/soberanista canario donde, algunas barrigas agradecidas, han sido atrapadas por el lado oscuro de la fuerza: “Rabat” y, se cuentan, asimismo, entre los enemigos de la Independencia y soberanía del Sáhara Occidental determinados directores de periódicos y ex directores, cuyos nombres todos pueden saber, pues el pájaro se conoce por su cagada que son más marroquíes que el Comendador de los Creyentes que les llena el buche. Y termino como empecé, queridos cuates canarios: “Cuando veas las barbas del vecino quemar por las tuyas a remojar”