h1

DOS MUJERES A JUICIO POR LLEVAR FALDA: LA MODERNIDAD DE MARRUECOS

14 julio, 2015

La movilización dio sus frutos. Las dos mujeres de 19 y 23 años que fueron procesadas en Marruecos por vestir con faldas y atentar “contra el pudor” el pasado 14 de junio en la localidad de Inezgane (120.000 habitantes, a 13 kilómetros de Agadir), fueron absueltas este lunes. Durante casi un mes, la opinión pública marroquí estuvo pendiente de este caso en el que la policía y el fiscal detuvieron y procesaron a las dos mujeres, en lugar de a quienes las hostigaron mientras hacían sus compras en el zoco de Inezgane.

“La historia recordará”, señala en su edición del martes el diario L’ Economiste, “que fue la sociedad civil quien organizó la resistencia. Eso es tranquilizante e inquietante a la vez. Tranquilizante en la medida en que una parte de la población marroquí, sin estar subordinada políticamente, permanece vigilante sobre sus logros sociales adquiridos. E inquietante porque se constata que las formaciones que supuestamente debían proporcionar las élites que estarán al mando del país no han tenido gran influencia en los acontecimientos”.

En efecto, fueron las organizaciones civiles, ONG en defensa de los derechos de la mujer, quienes dieron un paso adelante y comenzaron a recabar firmas hasta conseguir unas 30.000 por Internet. La noticia fue saludada como un gran logro dentro de la batalla que libran desde hace meses en Marruecos los liberales contra los sectores más reaccionarios de la sociedad. Pero aún quedan en esta historia muchos capítulos por escribir.

Las asociaciones liberales de Marruecos creen que sobre el país se abate desde hace meses una ola regresiva que atenta contra los derechos individuales. “En 1965”, señala en la revista TelQuel Laila Majdouli, secretaria general de la organización Solidaridad Femenina, “se podía salir con minifalda sin ningún problema en cualquier barrio popular de Casablanca. Esto da idea del avance obscurantista que se cierne sobre nuestra sociedad y pretende llevarnos hacia atrás. Hoy está amenazada la libertad de vestirse, pero mañana puede ser la libertad de hablar”.

Entre los capítulos que aún quedan por dirimirse en esta batalla entre liberales y autoproclamados vigilantes de la moral sobresale el del director de cine marroquí Nabil Ayouch, quien ya vio cómo el Gobierno del islamista Partido Justicia y Desarrollo (PJD) prohibía en mayo la difusión de su película Much Loved, sobre prostitutas en Marrakech. Ahora deberá comparecer este miércoles ante un tribunal de primera instancia en Marrakech, acusado de “incitación al vicio”, “atentado contra el pudor” y “difusión de fotos pornográficas”. Continuará.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: